¿Cómo es nacer de Nuevo?

Salv72 ¿Cómo es nacer de Nuevo?

¿Cómo es nacer de Nuevo? Salv72 es una franca discusión de las muestras de su vida cuando alguien es realmente salvo.

¿Cómo es nacer de Nuevo? Salv72 es una franca discusión de las muestras de su vida cuando alguien es realmente salvo.

¿Cómo es nacer de Nuevo?
Por David Cox

[salv72] v1 ©2022 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Juan 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Jesús habló de la salvación representándola como es un “nacer de nuevo.” Nadie que no tiene este nacimiento nuevo, el nacimiento espiritual, va al cielo. Está engañándose a sí mismo.

Aunque uno “haya hecho bien todos los pasos para ser salvo”, debemos examinar nuestras vidas a ver si realmente hay vida espiritual en nosotros. La Biblia habla de la realidad de este cambio cuando uno es salvo. Siempre pasa este nuevo nacimiento CADA VEZ QUE ALGUIEN ACEPTA A JESÚS COMO SU SALVADOR. No depende si decidimos de seguirlo o no, estas marcas siempre siguen el nuevo nacimiento por hecho de Dios.

Nacido del Espíritu

Juan 3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. 8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; más ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Jesús le habló a Nicodemo sobre “cosas terrenales”. Sin duda, Jesús se estaba refiriendo al nacimiento físico de una persona. Literalmente, el bebé tiene que salir de la madre, y luego, tiene que empezar a respirar para ser nacido. El nacido del espíritu, o de la respiración, es obligatorio para cumplir el paralelo de ser salvo.

El nacer de nuevo es como el viento. Esta es la misma palabra de “espíritu” (pnuema en griego) en Espíritu Santo. Quiere decir que nadie puede negar el viento cuando sopla, porque las evidencias de un huracán o una nave de velas que se mueve alrededor del mundo son sin discutir. Así, la evidencia de un nacimiento espiritual, una nueva creación es obvia. La persona que no tiene interés en Dios, de adorarle en su casa los domingos, en promover el evangelismo, en obra, en oración, cuando esta persona es salva, cambia en toda su vida y quiere “lo espiritual”. Alguien engañándose simplemente sigue “no queriendo lo espiritual.” Todo lo demás de la vida se llena con sus prioridades, y no hay tiempo, ganas, ni energía para lo espiritual.

Lucas 8:14 ​La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.

El que ha tenido “una experiencia religiosa” pero no es nacido de nuevo, (y no les sirve nada para ser salvo) porque se ve en su vida qué cosas tienen la importancia, los afanes diarios, las riquezas, los placeres o lo espiritual, lo que importa a Dios.

Nadie es salvo por solamente repetir unas palabras. La persona es salva porque tiene fe, y toda creencia causa cambios en las acciones de la vida. Las obras no nos salvan, pero si eres verdaderamente salvo, tus obras van a cambiar. Estas son las evidencias de la salvación, de tu relación salvadora con Jesús.

1ª Pedro 1:23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece «para siempre.»

La Biblia es el medio por lo cual sabes del Salvador, y lo que la Biblia indica lo que es un salvo, un salvo va a hacer por naturaleza. Los bebés tienen características naturales porque son bebés. Así, el salvo, porque tiene a Dios en él o ella, va a portarse distintamente como un salvo.

1ª Pedro 1:3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, Un salvo enfoca toda su vida sobre un punto, su Salvador, y esto incluye el tener la esperanza del regreso de Jesús el Salvador para rescatarnos de este mundo de pecado. Nuestra resurrección (o sea, la reunión de nuestra alma y un cuerpo nuevo) en el futuro va a ser el colmo de nuestra salvación porque somos salvos y hemos creído en el Salvador. La mente de un verdadero cristiano no puede salirse de esta esperanza que absorbe toda su atención y vida.

El Principal Factor: La Fe

Gálatas 2:20 Con Cristo «estoy juntamente crucificado,» y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

La “Fe” es la base de creencias que te guían para hacer las decisiones y hechos de tu vida. No crees en algo realmente si no te afecta y dejas la creencia a moldear tu vida. Hay una relación directa entre lo que es tu creencia y lo que es tu conducta. La fe siempre tiene sus hijos, que son los hechos de tu vida.

La salvación es un hecho y un proceso a la vez. El momento en que la persona pide la salvación de Jesús o recibe a Jesús como su Salvador, es salvo. Pero a la vez, poco a poco vamos creciendo en esta salvación. Estamos ordenando nuestra vida bajo estas creencias.

Salmos 63:1 Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas, 2 Para ver tu poder y tu gloria, Así como te he mirado en el santuario.

Simplemente, la muestra que si eres realmente salvo es la comunión que tienes con Dios. Nadie tiene esta comunión con Dios si no tiene a Jesús como su Salvador. Pero una vez salvo, uno tiene que seguir teniendo comunicación con Dios. Hablamos con Dios por nuestras oraciones, y Dios nos habla a nosotros por su Palabra. Aunque de oír un sermón en el que se lee una porción de las Sagradas Escrituras y luego se explica en forma práctica para que cambiemos nuestras vidas, (esto es lo que hacemos los domingos en los cultos de una buena iglesia), pero no es suficiente. Cada cristiano debe leer, estudiar, y meditar sobre las Escrituras diariamente para tener comunión con Dios.

Pero tenemos que hablar de que sí hay vida espiritual en uno o no. Si eres salvo, debe haber señales de vida en ti.

Proverbios 4:18 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

El bebé que nace y no respira más está muerto. Tenemos que crecer si de veras somos salvos.

De Desear a Dios

Salmos 122:1 Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.

Salmos 84:2 Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.Los atrios” hablan de la entrada a la casa de Dios, el templo del Antiguo Testamento y la iglesia del Nuevo Testamento. La persona que no quiere reunirse con los hermanos para participar con la lectura de la Palabra de Dios y sus exhortaciones no tiene el carácter de un nacido de nuevo. El viejo hombre está dominándolo si es salvo, o simplemente esta todavía afuera de la salvación.

Salmos 42:1 Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía.

Cuando aceptamos a Jesús, si eres veras en ello, un poquito no es suficiente. Quieres más y más.

1ª Pedro 2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación,

Los recién nacidos son conocidos por su apetito. Quieren más y más.

Igualmente, cuando alguien verdaderamente es salvo por Cristo, la persona lee su Biblia para conocer más de su Salvador, asiste a una buena iglesia donde los sermones explican la Biblia y nuestra vida espiritual en Cristo, quieren llevar las cargas suyas en oración más las de sus hermanos en la fe, y quieren convivir con los hermanos que buscan en sinceridad de crecer en su fe.

Siendo una Nueva Criatura

2ª Corintios 5:17 De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Romanos 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

La vida de un cristiano es diferente que su vida sin Cristo anteriormente. Principalmente, sus deseos y sus acciones son diferentes. Una sed y hambre de seguir “lo espiritual” es la marca de que eres salvo, y que Dios te ha dado su Espíritu Santo para que te guíe en la vida. Las buenas decisiones son las consecuencias de 1) conoces y entiendes la Palabra de Dios, 2) eres salvo y el Espíritu Santo está adentro de ti, afectando grandemente tu vida, 3) Dios usa tu consciente como creyente junto con la Palabra de Dios y el Espíritu Santo para que andes como agrada a Dios.

Amando a los Hermanos

1ª Juan 4:7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

2ª Timoteo 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

Otra evidencia que una persona ha nacido de nuevo es su amor natural para los hermanos en Cristo. Dios lo puso muy fuerte. La persona que es salva quiere comunión con otros buenos cristianos (los ama) quienes están siguiendo con corazón limpio a Dios en sus vidas. Dios ha puesto un requisito de convivir con otros buenos cristianos para que seas completo en tu vida cristiana. Si no amas a los hermanos, tu vida espiritual faltará ser completada.

La Muestra de Seguir a Cristo

1ª Juan 2:6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

Nuestra unión con Cristo por nuestra salvación nos empuja para imitar a Dios, de ser como Jesucristo es. Cuando recibes a Jesús, lo recibes como Salvador, pero también como el patrón de tu vida en esta tierra.

No Practicando el Pecado

1ª Juan 3:9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

1ª Juan 2:29 Si sabéis que él (Jesús) es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.

El verdadero salvo es una persona quien no deja que el pecado venga a ser un “habito constante” (de practicar es de hacerlo regularmente como en considerada repetición.) Pelea con el pecado en su vida. Hace justicia en su lugar. La justicia es de hacer lo que debes hacer según la voluntad de Dios el Padre.

La Victoria Espiritual en su Vida

1ª Juan 5:3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

Otra marca de que uno es realmente nacido espiritualmente es que guarda los mandamientos de Dios, y no le son gravosos. Vence el pecado en su vida por su fe en el Salvador.

¿Cómo es nacer de Nuevo?

Download “salv72-cox-como-es-nacer-de-nuevo-v1.pdf” salv72-cox-como-es-nacer-de-nuevo-v1.pdf – Downloaded 8 times – 197 KB

Más de la Categoría de Salvación