¡Bienvenido a mi sitio de folletos!

En este anuncio, quiero darte gracias por visitar mi sitio de folletos evangélicos. Mis folletos son un poco diferente de los folletos que probablemente has acostumbrado, porque no son principalmente sobre la salvación, sino la mayoría son para edificación espiritual del pueblo de Dios.

Estos folletos están siempre en un proceso de desarrollo, y yo (como Pastor-Misionero de una iglesia Bautista Fundamental) creo estos folletos para nuestras necesidades como iglesia. Muchos uso para enfrentar las sectas en la calle, en nuestra evangelización puerta en puerta todos los sábados, pero también creo unos para aconsejar diferentes problemas que veo en nuestra iglesia o en nuestra cultura Mexicana/latina. Otro creo como bosquejo de un sermón que estoy predicando, y a veces predico en series del mismo tema, y estos folletos son uno o más predicaciones en estas series.

¿Qué tienes de folletos?

Tenemos muchos folletos de muchas categorías (cerca de 230 folletos ahora Nov 2011), nada más ve la columna a la izquierda, y haz clic en las categoría para ver la lista. Vamos añadiendo nuevo folletos cada semana o mes, y las categorías van abriendo a ser más también. Continuar leyendo “¡Bienvenido a mi sitio de folletos!”

frdoct28 Cox – A quoi ressemblera le paradis?

frdoct28 Cox - A quoi ressemblera le paradis?

A quoi ressemblera le paradis?
[doct28] Par David Cox v1 © 2011
http://www.folletosytratados.com/
Cette brochure peut être librement photocopiée et imprimée

La Bible nous présente avec l’autorité de Dieu le Créateur plusieurs faits: l’homme vit dans le péché contre Dieu, le salut n’est que par la foi en Jésus-Christ, et le salut est d’aller au ciel après la mort, et de vivre éternellement avec Dieu. Le sujet que nous vous présentons dans ce livret est: À quoi ressemblera le ciel? Car le but ultime d’être sauvé est d’aller enfin au paradis, mais beaucoup de chrétiens n’ont pas une bonne idée de ce à quoi cela ressemblera.

Hollywood, les films, la culture populaire, les fausses religions, et bien d’autres points de vue ont affecté notre façon de penser au paradis, et parmi eux, ils ont «peint» un très faux concept de paradis. Certains pensent qu’ils vont à une fête au paradis, où les cigares, l’alcool, la danse, et le sexe libre avec de belles filles est ce qu’ils vont faire pour l’éternité. Hollywood s’est moqué du ciel en présentant une image du ciel que tout le monde va toucher des harpes assis sur des nuages, et ce sera “ennuyeux”. Les Témoins de Jéhovah disent que le ciel est ici sur la terre, et ils annulent le ciel en les déclarant.

Pourquoi le paradis est-il important?

Premièrement, le ciel est un lieu qui représente en soi des idées et des concepts qui existent actuellement. Le ciel représente notre salut. C’est là que nous vivrons le salut que nous recherchons et que nous aurons la foi que Dieu nous donnera. Nier, annuler ou pervertir, c’est attaquer la promesse du ciel, qui est une grande partie de notre salut. Deuxièmement, le ciel est la maison de Dieu. Nier que le paradis existe, ou dire que d’une certaine manière, le seul paradis qui existe sera le bien que l’on peut trouver sur cette terre, parce qu’il attaque la simple existence de Dieu. Nous voyons aussi que la Bible donne une grande importance à décrire le paradis avec les gens (nous les rachetons) vivant là une existence présente, avec des corps physiques ressuscités, et avec une vie similaire à ce que nous avons maintenant sur terre. (Nous avons mangé, nous avons vécu, nous nous sommes reposés, nous avons fait des activités, etc.). Nier cette existence détruira la réalité du ciel.

Il y a trois cieux

Pour clarifier notre compréhension, nous devons d’abord comprendre ce que les Ecritures enseignent sur le concept du paradis. Il y a trois cieux, bien qu’il soit rare de distinguer l’un de l’autre avec un nombre (voir “troisième ciel” dans 2Cor 12: 2).

Le premier ciel est où il y a les nuages, la pluie (Deu 11:11, 1Roi 18:45, Psa 147: 8, Dan 7:13, Mat 24:30, Ésaïe 55:10, Ac 14:17), la rosée (Genèse 27:39), les rayons (1Sam 2:19), et où les oiseaux volent (Jér 4:25, Lam 4:19, Job 35: 10-11, 1Roi 21:24). Ce ciel est l’air et l’espace directement au-dessus de nos têtes, et il parle de choses terrestres, mais “dans l’air”.

Le deuxième ciel est la maison du soleil, de la lune et des étoiles (Gen 1:14, Deu 1:10, Joshua 10:13, Deu 4:19, 2RoI 23: 5). Il a des fenêtres (2Roi 7: 2), une base (2Sa 22: 8), une porte (Gen 28.17), une partie éloignée (Neh 1: 9), et est comme un rideau (Isa 40:22). Ce ciel est au-dessus de nos têtes, mais hors de notre portée. Ce ciel est visuellement observé par l’homme, mais vraiment, vous ne pouvez pas entrer et naviguer beaucoup là-bas.

Le troisième ciel est la demeure actuelle de Dieu et des anges non déchus, et les morts rachetés (Luc 23: 39-43, Héb 9:24, Psa 11: 4, 1Roi 8:27, 30, 2Chr 7:14; 103: 11). Ce ciel parle de la transcendance de Dieu, qu’il est hors de notre portée et de notre vue, et parle de Dieu étant «plus» ou plus grand que nous. Il est probable que c’est “les cieux des cieux” (1Roi 8:27).

Le paradis est où Dieu est.

En vérité, Dieu est omniprésent (1Roi 8:27, Jer 23:24, Psa 139: 7-8), il n’y a donc aucun endroit où Dieu n’est pas présent. Mais en même temps, Dieu perçoit, contrôle et agit partout, mais la Bible parle d’une concentration de sa présence parfois au même endroit. C’est un endroit où la présence de Dieu existe sans restrictions, sans “masques” ou sous une autre forme avec moins de gloire, d’honneur et de puissance. Le (troisième) ciel est le lieu où Dieu demeure (Esaïe 63:15 “regarde du ciel, et regarde de ta demeure sainte et glorieuse” 1Roi 8:30, 39, 43, 49, Mat 23: 9) et demeure avec les rachetés (Ap 7:15). Dieu le Père est présenté comme demeurant toujours dans ce ciel, et Dieu le Fils a abandonné ce paradis pour venir sur la terre (Jean 3:13, 6:18, 16:28, Mar 16:19, Actes 2:34, 3:21 Éph 4:10; 1 Pie 3:22; Jean 20:17, etc.), puis retourné là-bas, envoyant l’Esprit de Dieu sur la terre à sa place (Jean 1:32; Acts 1: 8; 1 Pie 1: 12). Dans un sens, nous avons toujours la promesse de la présence de Jésus avec nous (Mat 28:20; Apo 3:20), et même d’une manière plus intense quand nous nous rassemblons dans un service d’adoration (Mat 18:20). Donc, le «paradis» est un concept d’endroit, mais ce qui rend cet endroit spécial, c’est qui est là, Dieu.

Estamos esperando el paraíso como nuestro hogar

Jean 14: 2 Il y a plusieurs demeures dans la maison de mon Père; s’il n’en était pas ainsi, je vous l’aurais dit; Je vais préparer une place pour toi. Ceux qui ont foi en Jésus-Christ, qui seront sauvés, et cela prendra une forme future, après notre mort (ou l’enlèvement), et ce salut est un lieu sauvé pour nous, dans lequel Dieu prépare le ciel comme notre récompense pour le la foi (Mat 25:34). D’une certaine manière, c’est synonyme de salut. En plus de ce concept, c’est notre maison. Le concept de maison est un endroit agréable où vous revenez lorsque le travail de la journée se termine. Nous avons la promesse de Dieu que lorsque nous mourrons, que nous «rentrions à la maison», c’est-à-dire que nous serons «avec le Seigneur» 2Co 5: 8. C’est un endroit avec des gens spéciaux qui vous attendent, votre famille. L’Ancien Testament fait plusieurs fois remarquer que lorsqu’un saint affronte la mort, il va «avec ses parents» (Luc 13:28). Ces gens vous sont très chers parce que vous les aimez, et ils vous aiment.

Le paradis est notre ville

Héb 11:10 parce qu’il attendait la ville qui a des fondations, dont l’architecte et le constructeur est Dieu. Dans les temps anciens, les gens ont fait une ville pour l’abri et la protection. Les villes ont été mesurées par leur conception et la force de leurs défenses (Héb 11:10) et le pouvoir de s’opposer à l’oppression (Héb 13:14), en particulier les portes (Ap 21:21). Le ciel est «notre ville», dont nous sommes citoyens (Philippiens 3: 20-21) et nous y avons une part. En tant que rachetés, nous avons un appel là (Héb 3: 1) et nos noms sont écrits dans leurs registres “livres” (Luc 10:20).

Le ciel est notre patrie.

Heb 11:13 Tous ceux-ci moururent dans la foi, n’ayant pas reçu les promesses, mais les ayant vus de loin, et persuadés d’eux, et les ayant embrassés, et confessant qu’ils étaient des étrangers et des pèlerins sur la terre. 14 Pour ceux qui disent cela clairement indiquent qu’ils cherchent un pays; 15 Car s’ils pensaient à celui d’où ils venaient, ils avaient certainement le temps de revenir. 16 Mais ils désiraient un meilleur, c’est-à-dire céleste; c’est pourquoi Dieu n’a pas honte d’être appelé leur Dieu; parce qu’il a préparé une ville pour eux.

Quand nous parlons de «notre maison», c’est un endroit auquel nous appartenons. C’est, c’est là que je vais en tant que possession. De même “notre patrie” est comme ça, et où je vais comme un droit. Le ciel est l’endroit où nous espérons arriver, et où nous nous «adaptons».

Ce qu’il n’y a pas au Ciel

Le ciel est un lieu de plaisir, conçu par Dieu pour nous. Il n’y a pas de péché là (Apocalypse 21:27). Le ciel est le royaume de Dieu où sa volonté est fait entièrement (Mat 6:10 « Que ta volonté soit faite comme au ciel, ainsi sur la terre »). Il n’y a pas d’obscurité (Apocalypse 22: 5), parce que cela représente la confusion, le péché, et les œuvres de Satan. Il n’y a pas de péché ni ses conséquences dans le ciel. Il n’y a pas de douleur, de souffrance ou de mort (Apocalypse 21: 4). Il n’y aura pas de mer qui sépare la famille et les amis (Apoc 21: 1). Ce ne sera pas la chaleur du soleil (Apoc 7:16). Il n’y aura aucun besoin physique ni faim (Apoc 7: 16-17). Dieu est celui qui nous fournit, et dans le ciel, Dieu prendra soin de tous nos besoins.

Ce qu’il y a au paradis

1Jean 3: 2 Bien-aimés, nous sommes enfants de Dieu, et ce que nous devons être n’est pas encore révélé; mais nous savons que quand il se manifestera, nous serons comme lui, parce que nous le verrons tel qu’il est. Par-dessus tout, il y a Dieu habite dans le ciel, et prendre le caractère moral de notre Dieu (Rom 8:29; Fili 3:21; Col 3:4). Cette transformation consiste à comprendre Dieu, en vivant avec Lui face à face (1Cor 13:12; Phi 1:23). Le but du ciel est que c’est une récompense pour croire en Jésus Christ ici sur terre. Ensuite, il est un lieu de plaisirs (Psa 16:11), manoirs (plusieurs demeures) Jean 14: 2, où nous reposer de nos travaux (Apocalypse 14:13), et où nous allons recevoir le réconfort de Dieu et de bonnes choses (Luc 16:25 ).

Les activités dans le ciel

Service Surtout, le ciel n’est pas un endroit ennuyeux. Bien que ni la chaleur du soleil ne sera, ni nous fatiguerons là, mais il y a beaucoup d’activité. Le ciel est un lieu de service constant à Dieu Apo 7:15; 22: 3. Loin d’être un travail ou un fardeau, c’est un lieu d’activité que nous aimerions faire.
Adoration De plus, le ciel (la maison et le temple de Dieu) est un lieu de culte constant (Apoc 07:10; 16/11/18; 15: 2-4). L’adoration est de reconnaître le caractère moral et la nature de Dieu pour ce qu’il est.

Louange La louange consiste à raconter les bénédictions que Dieu a faites pour vous (Ap 19: 1-2).

Chanter Bibliquement, chantant des hymnes et des cantiques spirituels est de mettre le culte et la musique de louange (Apocalypse 5: 9, 14: 2).

Gouvernement Il y a la promesse de Dieu que si nous souffrons pour Lui, nous régnerons avec Lui dans les cieux (2Ti 2:12, Mt 19:28, Apoc 20: 4, 6). Ensuite, il y a un style de gouvernement (Luc 19:19) dans le ciel. Cela doit aller de pair avec des degrés de gloire pour les rachetés (Mt 25: 20-23; Luc 19: 12-13; Col. 1:16; 1Co 15: 41-42) qui correspondent à la fidélité de chaque croyant individuellement considéré . Plus nous sacrifions, plus nous souffrons pour Christ (juste pour ressembler au Christ), plus nous sommes fidèles au Seigneur, et plus nous travaillons à son œuvre, plus grande sera notre gloire dans les cieux (Mt 25, 20- 23, Luc 19: 12-13).

Le ciel est un lieu de communion, nous deux avec Dieu (Jn 17, 3), plutôt que parmi les rachetés. (Mt 8:11; 1Th 4: 13-18) À la fin, Dieu détruira la terre et les cieux actuels, et fera de nouveaux cieux et de la terre (Esaïe 65:17) et descendra toute Sa demeure là-bas.

Fundamentos de Rock: Libertinaje (bosquejo)

Fundamentos de Rock: Libertinaje

Por David Cox © 2007

Introducción: – Quiero hacerte una pregunta, ¿Eres realmente salvo? Sabemos que la vida eterna no consiste en buenas obras sino consiste en una relación personal con Dios, donde pones tu fe y confianza en Jesucristo.

Juan 17:3 Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y (aun) a Jesucristo, a quien has enviado.

Pero ¿qué es la evidencia de esta relación que tienes para con Dios? ¿No es en tu propia vida? ¿Cómo vives distintamente de los demás y de tu vida anterior por que esta relación te ha hecho nacer de nuevo (Juan 3:7), de ser una nueva criatura (2 Cor 5:17)?

¿Qué es la evidencia de esta relación salvadora con Dios? Dios nos ha sellado con Su Espíritu Santo morando adentro de nosotros como garantía de la salvación (2 Tim 1:14).

Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Continuar leyendo “Fundamentos de Rock: Libertinaje (bosquejo)”

doct33 – La Autoridad de la Biblia y Dios

La Autoridad de la Biblia y Dios

Por David Cox

[doct33] v1 ©2015 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

2Pe 3:16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

La lucha espiritual en el campo del alma del hombre es sobre el control de su vida. Este control se ve por autoridad. Dios tiene autoridad sobre nosotros porque es nuestro Creador, y además es nuestro Salvador. Pero el hombre rehúsa reconocer esta autoridad divina, y trata de establecer su propia sabiduría y autoridad de su propia opinión en su lugar.

Todo esto determina la actitud que uno tiene cuando ve la Biblia. Para unos, reciben la autoridad de Dios y ven la Biblia como un gran ayuda que resuelve sus problemas. Para otros, la rechazan y andan revolcándose en sus propias problemas sin solución, y a fin de cuentas, y no saben porque nunca hay alivio para ellos. La Biblia tiene la respuesta si la quieres.

La Biblia dice que es la Revelación Divina

2Ti 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

2Pe 1:20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

Muy simplemente, la Biblia dice que viene a nosotros de parte de Dios, y su transmisión a nosotros es garantizado de ser exactamente lo que Dios quiso que sea. Tiene la “inspiración” de Dios, que quiere decir que Dios impuso en ella parte de sí mismo. Esta parte guarda la calidad y el contenido para que sea la expresión precisa de la voluntad divina.

Dios nos asegura tocando las Escrituras, que nunca vinieron por la voluntad de hombre, sino que Dios siempre está atrás de que libro de la Biblia. La frase “así dice el Señor” ocurre más que 400 veces. Consta que la Biblia es de Dios.

La Escritura no puede Fallar

Jn 10:35 …(y la Escritura no puede ser quebrantada),

La Palabra de Dios tiene una calidad de ser inerrante, o sea, que no puede fallar, o ser quebrantado. La idea aquí es que las Palabras de Dios son la expresión de la voluntad de Dios, su mensaje a nosotros, y Dios, en su genio que es brillante y superior a todo otro ser, nunca falla en cómo piensa, en sus entendimientos, o en su plan y forma de hacer las cosas. Por esto podemos confiar en Su Palabra, y por esto no se puede mejorar o que no hay superior de lo que tiene Dios.

La Revelación fue directa a individuos

Dios quiso revelar su Palabra a hombres especifícos para que ellos pongen en una forma de mensaje humano. Solamente en los diez mandamientos Dios escribió con su propia mano su mensaje al hombre. Lo demás de las veces, habló por medio de hombres escogidos por Dios. Aun con Moisés, se separó a Moisés de los demás y explicó su voluntad a Moisés y luego Moisés escribió los primeros cinco libros de la Bibia.

Dios habló a Moisés Exo 3:4, a Samuel 1Sam 3:11, a Elías 1Re 21:17, a Isaías 2Re 20:1, a Jeremías Jer 1:2, a Ezequiel Eze. 1:3, a Malaquías Mal. 1:1-2, etcétera.

La Biblia sirve para Dios y nosotros

(Ve 2Ti 3:16-17 al principio) Después de haber declarado que las Escrituras son la expresión exacta de la voluntad divina, también vemos que sirven a los propósitos de Dios para con nosotros.

Útil para enseñar. La Biblia tiene el propósito de guiar nuestras vidas espiritualmente. Es sin error, sin mancha, sin confusión. No es siempre clara, pero no es engañosa. Si uno estudia la Biblia con el propósito de obedecer lo que indica, todo será revelado y entendido en su tiempo.

Útil para redargüir. El problema entre Dios y el hombre es el pecado del hombre. Dios está enojado en contra de todos nuestros pecados. Pero somos tan torpes que ni sabemos que pecamos, ni en qué estamos pecando. Entonces si uno estudia la Palabra de Dios, va a redargüir el corazón malvado del hombre, para revelar lo que es su pecado. No hay cambio ni el dejar el pecado si no hay conocimiento de lo que es pecado.

Útil para corregir. Una vez que la persona torpe sabe lo que está haciendo mal, necesita dejar de hacerlo. La correción de su camino es un problema que pocos pueden abarcar y lograr. Las Escrituras igualmente nos instruye cómo dejar el pecado.

Útil para instruir en justicia. Parando el pecado es muy importante, pero también cuando el pecado entra a nuestras vidas, normalmente ocupa un lugar en que debemos estar haciendo algo espiritual, un deber espiritual. Esto es el concepto de la justicia, lo que debes estar haciendo. Más que convencernos que estamos pecado, y corregir esto, la Biblia establece lo que debemos hacer en lugar del pecado.

El Punto Principal

Rom 9:21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?

Job 9:12 He aquí, arrebatará; ¿quién le hará restituir? ¿Quién le dirá: Qué haces?

El punto principal en esta lucha espiritual es el derecho de Dios sobre nuestras vidas. Ya Dios controla nuestras vidas, pero más que esto, Dios quiere que el hombre reconoce este derecho divino en su vida, y que el hombre se sujeta a la autoridad de Dios.

La Biblia es el mensaje de Dios donde Dios declara su autoridad sobre nosotros. Hombres en rebelión no quieren reconocer esta autoridad divina sobre ellos, y tratan de quitar la autoridad de las Escrituras para convencer a ellos mismos y otros que Dios no tiene autoridad sobre ellos, niegan que Dios existe, y niegan que nos ha hablado por la Palabra de Dios.

La Biblia es Confiable

Jn 1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

1Jn 1:1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida 2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); 3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.

Luc 1:1 Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, 2 tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, 3 me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido.

La Biblia es un libro de doctrinas, historias, y testimnios personales a los eventos. Mucho más que pura teoría, es el entendimiento y testimonio de santos hombres escogidos por Dios para comunicarnos Su Palabra en sus propias palabras. Entonces aparte de su parecer y entendimiento, tenemos la inspiración por Dios de este mensaje.

En unos casos Dios dio las palabras exactas a estos hombres, y en otros cosos Dios dirijo sus escritos para que sean exactamente la Palabra de Dios.

La Profecía Cumplida

Pro 22:19 Para que tu confianza sea en Jehová, Te las he hecho saber hoy a ti también. 20 ¿No te he escrito tres veces En consejos y en ciencia, 21 Para hacerte saber la certidumbre de las palabras de verdad, A fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te enviaron?

Otro aspecto de la autoridad de Dios es como Dios nos ha dado profecía en el pasado, y esta profecía se ha cumplido exactamente como Dios lo dio.

Isa 46:9 Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;

El Cambio Sobrenatural

2Co 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Un testimonio muy fuerte a la naturaleza sobrenatural de las Escrituras es su efecto en las vidas de hombres y mujeres sujetos a ellas. Simplemente el nacer de nuevo es un testimonio a lo que Dios puede hacer a alguien cuando viene bajo la autoridad de Dios, y se sujteta a ella.

La Guerra sobre la Autoridad

Mat 15:6 ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.

Los hombres rebeldes no quieren sujetarse a la autoridad de Dios, y como esta voluntad queda en la Biblia, ellos atacan la Biblia en toda forma que se puede. A fin de cuentas, el parecer del hombre mismo es nuestra autoridad, o Dios y Su Palabra.

No Excedes las Escrituras

1Co 4:6 Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros.

El problema con el hombre es de no ser contento con lo que ha dicho Dios. Si no cambia lo que ha dicho Dios, entonces quieren añadir sus propias opiniones y extras a ella.

Manteniendo Escritura en Su Lugar

Apo 22:18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

Dios nos da instrucción muy especifíca sobre su palabra. No debemos tratarlo como escritos comunes. No la añadimos, no la cambiamos, y no la quitamos. En sí, es la Palabra de Dios, y debemos tratarla así. Quiere decir que tiene una autoridad como Dios tiene autoridad, y demanda nuestra sumisión. De no sujetarnos a ella, es de rebelar en contra de Dios mismo.

eva02 ¡Por poco me persuades a ser cristiano!

¡Por poco me persuades a ser cristiano!
¡Espere! Todavía no le cierre la puerta de su corazón a Jesucristo

Por David Boanerge
[email protected]

©2006 www.folletosytratados.com

Seguramente alguien acaba de explicarle el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Usted lo escuchó con la paciencia y el interés suficientes, y por un momento consideró que lo que se le había mostrado realmente era la Palabra de Dios.

Sin embargo, después de haberlo escuchado, usted decidió dar marcha atrás. Por un momento se sintió convencido, pero al pedírsele que diera el paso definitivo e hiciera una decisión por Cristo, la convicción que había comenzado a nacer en su corazón se desvaneció y ya no se sintió tan seguro…

Usted no es el primero que experimenta ese tipo de dudas; sin embargo, la decisión que usted tome va a determinar el resto de su eternidad. Por eso le pedimos que antes de cerrarle a Jesucristo la puerta de su corazón definitivamente, lea con cuidado el presente folleto. Literalmente es cuestión de vida o muerte.

Pablo y Agripa: Cuando “por poco” no es suficiente

Cierta vez, el apóstol Pablo fue presentado ante el gobernador de Palestina Porcio Festo y ante el rey Herodes Agripa por causa del juicio que los fariseos y los saduceos habían promovido en su contra. En aquella ocasión, Pablo aprovechó para dar el testimonio personal de su conversión, y para exponer el Evangelio a aquellos importantes personajes. En cierto momento, Festo acusó a Pablo de haber enloquecido a causa de sus múltiples estudios (Hechos 26:24), pero Pablo se defendió y sostuvo que sus palabras eran verdaderas. Fue en ese momento que Pablo apeló al rey Agripa, afirmando que Agripa creía en los profetas. Éste indudablemente se sorprendió bastante, no tanto porque no creyera, sino porque Pablo lo estaba confrontando con algo que hubiera hecho que Agripa cambiara definitivamente su manera de vivir, por lo que contestó: “Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano” (Hechos 26:28). Agripa estuvo muy cerca de admitir que lo que había expuesto Pablo respecto al Evangelio era cierto, pero en el último momento no se atrevió a dar ese paso, y por ese motivo, quizá, perdió su oportunidad para ser salvo.

20 siglos después: La respuesta que usted le ha dado al Evangelio

Con seguridad el cuadro que se le ha presentado le resultó familiar. Alguien tocó a su puerta y le pidió que le permitiera exponerle el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Usted aceptó y esa persona le mostró a través de la Biblia la razón por la cual el pecado y la muerte dominaban en la vida de todos los seres humanos (Romanos 6:23; 3:23), la manera en que Dios lo amaba (Juan 3:16) y como Jesucristo, el Hijo de Dios, había pagado en la cruz por sus pecados (Romanos 5:8). A lo largo de toda esa exposición usted fue convenciéndose paulatinamente de que todo eso era cierto. Reconoció que sus pecados lo habían apartado de Dios y que de seguir por ese camino usted terminaría en el infierno. Se enteró del amor de Dios y del sacrificio que Jesucristo hizo por nosotros para salvarnos y se le dijo la manera como usted podía arrepentirse de sus pecados y ser salvo.

Entonces, en algún momento, usted comenzó a sentir dudas. Aunque a usted todo le pareció cierto, hubo un punto en el que usted comenzó a preocuparse por lo que sus amigos o familiares pudieran decir. Quizá empezó a rondar por su cabeza la idea de que cambiar de religión no era algo bueno, y es muy probable que al pedírsele que recibiera a Cristo como su Señor y Salvador usted sintiera miedo.

En efecto, usted estuvo tan cerca de convencerse como lo estuvo el rey Agripa hace casi 2000 años, pero al igual que él, usted decidió no dar ese paso final, y optó por no comprometerse, lo cual es con toda seguridad la peor decisión que pudo haber tomado en su vida.

¿Por qué es una mala decisión?

Básicamente, es una mala decisión porque a usted le fue predicada la verdad, y se le señaló el camino que Dios ha provisto para salvar al hombre, y al rechazarlo, lo que usted ha hecho en realidad es rechazar a Dios: “Por tanto, oyó Jehová, y se indignó; se encendió el fuego contra Jacob, y el furor subió también contra Israel, por cuanto no habían creído a Dios, ni habían confiado en su salvación” (Salmo 78:21, 22); así que la ira de Dios está sobre usted: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36).

El problema es que por el hecho de no haber creído, usted está en peligro de ser condenado al infierno: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16). Esto precisamente porque al no creer y arrepentirse, usted está desobedeciendo directamente a Dios:”Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (Hechos 17:30).

Ahora bien, medite en lo siguiente: “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:17,18).

¿Quién es el principal interesado en que usted no sea salvo?

Tal vez usted no lo sepa, pero tiene un gran enemigo: Satanás. Si existe alguien interesado en que usted no crea y se pierda, es él. Precisamente en una de sus parábolas, la del sembrador (Lucas 8:4-15), Nuestro Señor Jesucristo nos dijo que aquellas personas que escuchaban el mensaje eran atacadas por este ser para evitar que fueran salvos: “Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven” (Lucas 8:12).

¡A él le interesa que usted termine en el infierno! Piense en el siguiente pasaje: “El ladrón [Satanás] no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo [Jesucristo] he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

La incredulidad: Un camino seguro al infierno

Algo que debe quedarnos muy claro, es que a fin de cuentas los únicos responsables de que terminemos en el infierno somos nosotros mismos y nuestra incredulidad. Si bien el diablo siempre pone obstáculos y tentaciones y nos hace dudar, lo cierto es que creer o no creer es una decisión que cada persona toma y por esa decisión, acertada o equivocada, es que deberá asumir las consecuencias. “Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.” (Mateo 21:32).

Dios quiere darnos cosas buenas, pero no lo hace por causa de nuestra incredulidad: “¿Y a quiénes juró [Dios] que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad” (Hebreos 3:18,19).

La incredulidad no agrada a Dios, por lo cual es un camino que resulta peligrosos seguir: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalipsis 21:8).

Jesucristo: El único camino al Padre

Tal como se le explicó, la única manera de llegar a Dios es a través de Jesucristo: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13,14). Esa puerta de la que habla es Él mismo: “Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10:7,9).

En definitiva, no todos los caminos llevan a Dios, sólo por medio de Jesucristo podemos reconciliarnos con Dios: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6)

¿Cómo puede convencerse de que esto es verdad?

En cierta ocasión Jesús fue a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios; en esa ocasión Él decía: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:15).

Es lo que Pablo invitó a hacer al rey Agripa, a que creyera en Jesucristo por lo que de Él se dice en la Biblia (los profetas), ya que: “De éste [Jesucristo] dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre” (Juan 11:25-27). De ahí se desprende la importancia de tener fe en Cristo Jesús para ser salvos (Efesios 2:8,9), es decir, ser justificados: “Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia” (Génesis 15:6).

¡No será avergonzado!

Tal como le dijimos al principio de este folleto, píenselo bien y todavía no le cierre la puerta de su corazón a Jesucristo: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

Recuerde que depende de la respuesta que usted le de, que Él lo salvará o que usted se condenará. Si se pone a pensar en el asunto, éste es cuestión de vida eterna o muerte eterna. Por eso no se avergüence, que no hay peor vergüenza que terminar en el infierno por nuestra propia incredulidad: “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado” (Romanos 10:9-11).

Una vez, Jesucristo le preguntó a un hombre: “¿Crees tú en el Hijo de Dios?” El hombre le respondió a Jesús: “¿Quién es, Señor, para que crea en él?” (Juan 9:35,36). Usted ya sabe quién es el Hijo de Dios, la pregunta es ahora ¿Está usted dispuesto a creer en Él?

cp50 Narcisismo contra el Amor

Narcisismo contra el Amor

Por David Cox

[cp50] v1 ©2014 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

El “narcisista” es una persona que se enfoca todo su vida en sí mismo. Como aquí en México dicen, “Yo primero, Yo el último, y Yo todo entre los dos.” A la verdad, este tipo de persona literalmente adora a sí mismo, y muchas veces ni se fija en ello (que es adoración espiritual). Piensa que él mismo es de tanto valor, que el mundo entero debe apreciarle por qué tan grande persona que es.

Esta actitud es altamente en contra de lo que la Biblia nos presenta de Dios, de Jesús, de lo que debemos nosotros de ser. En el carácter de Jesús nuestro patrón espiritual, vemos que es completamente Dios, pero es humilde, y se preocupa para otros.

En el fin de cuentas, el nacisista es una persona igual al diablo. Es cruel, y egoísta, y es muy en contra de todo que el cristiano debe ser. Continuar leyendo “cp50 Narcisismo contra el Amor”