¡Bienvenido a mi sitio de folletos!

En este anuncio, quiero darte gracias por visitar mi sitio de folletos evangélicos. Mis folletos son un poco diferente de los folletos que probablemente has acostumbrado, porque no son principalmente sobre la salvación, sino la mayoría son para edificación espiritual del pueblo de Dios.

Estos folletos están siempre en un proceso de desarrollo, y yo (como Pastor-Misionero de una iglesia Bautista Fundamental) creo estos folletos para nuestras necesidades como iglesia. Muchos uso para enfrentar las sectas en la calle, en nuestra evangelización puerta en puerta todos los sábados, pero también creo unos para aconsejar diferentes problemas que veo en nuestra iglesia o en nuestra cultura Mexicana/latina. Otro creo como bosquejo de un sermón que estoy predicando, y a veces predico en series del mismo tema, y estos folletos son uno o más predicaciones en estas series.

¿Qué tienes de folletos?

Tenemos muchos folletos de muchas categorías (cerca de 230 folletos ahora Nov 2011), nada más ve la columna a la izquierda, y haz clic en las categoría para ver la lista. Vamos añadiendo nuevo folletos cada semana o mes, y las categorías van abriendo a ser más también. Continuar leyendo “¡Bienvenido a mi sitio de folletos!”

eva02 ¡Por poco me persuades a ser cristiano!

¡Por poco me persuades a ser cristiano!
¡Espere! Todavía no le cierre la puerta de su corazón a Jesucristo

Por David Boanerge
[email protected]

©2006 www.folletosytratados.com

Seguramente alguien acaba de explicarle el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Usted lo escuchó con la paciencia y el interés suficientes, y por un momento consideró que lo que se le había mostrado realmente era la Palabra de Dios.

Sin embargo, después de haberlo escuchado, usted decidió dar marcha atrás. Por un momento se sintió convencido, pero al pedírsele que diera el paso definitivo e hiciera una decisión por Cristo, la convicción que había comenzado a nacer en su corazón se desvaneció y ya no se sintió tan seguro…

Usted no es el primero que experimenta ese tipo de dudas; sin embargo, la decisión que usted tome va a determinar el resto de su eternidad. Por eso le pedimos que antes de cerrarle a Jesucristo la puerta de su corazón definitivamente, lea con cuidado el presente folleto. Literalmente es cuestión de vida o muerte.

Pablo y Agripa: Cuando “por poco” no es suficiente

Cierta vez, el apóstol Pablo fue presentado ante el gobernador de Palestina Porcio Festo y ante el rey Herodes Agripa por causa del juicio que los fariseos y los saduceos habían promovido en su contra. En aquella ocasión, Pablo aprovechó para dar el testimonio personal de su conversión, y para exponer el Evangelio a aquellos importantes personajes. En cierto momento, Festo acusó a Pablo de haber enloquecido a causa de sus múltiples estudios (Hechos 26:24), pero Pablo se defendió y sostuvo que sus palabras eran verdaderas. Fue en ese momento que Pablo apeló al rey Agripa, afirmando que Agripa creía en los profetas. Éste indudablemente se sorprendió bastante, no tanto porque no creyera, sino porque Pablo lo estaba confrontando con algo que hubiera hecho que Agripa cambiara definitivamente su manera de vivir, por lo que contestó: “Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano” (Hechos 26:28). Agripa estuvo muy cerca de admitir que lo que había expuesto Pablo respecto al Evangelio era cierto, pero en el último momento no se atrevió a dar ese paso, y por ese motivo, quizá, perdió su oportunidad para ser salvo.

20 siglos después: La respuesta que usted le ha dado al Evangelio

Con seguridad el cuadro que se le ha presentado le resultó familiar. Alguien tocó a su puerta y le pidió que le permitiera exponerle el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Usted aceptó y esa persona le mostró a través de la Biblia la razón por la cual el pecado y la muerte dominaban en la vida de todos los seres humanos (Romanos 6:23; 3:23), la manera en que Dios lo amaba (Juan 3:16) y como Jesucristo, el Hijo de Dios, había pagado en la cruz por sus pecados (Romanos 5:8). A lo largo de toda esa exposición usted fue convenciéndose paulatinamente de que todo eso era cierto. Reconoció que sus pecados lo habían apartado de Dios y que de seguir por ese camino usted terminaría en el infierno. Se enteró del amor de Dios y del sacrificio que Jesucristo hizo por nosotros para salvarnos y se le dijo la manera como usted podía arrepentirse de sus pecados y ser salvo.

Entonces, en algún momento, usted comenzó a sentir dudas. Aunque a usted todo le pareció cierto, hubo un punto en el que usted comenzó a preocuparse por lo que sus amigos o familiares pudieran decir. Quizá empezó a rondar por su cabeza la idea de que cambiar de religión no era algo bueno, y es muy probable que al pedírsele que recibiera a Cristo como su Señor y Salvador usted sintiera miedo.

En efecto, usted estuvo tan cerca de convencerse como lo estuvo el rey Agripa hace casi 2000 años, pero al igual que él, usted decidió no dar ese paso final, y optó por no comprometerse, lo cual es con toda seguridad la peor decisión que pudo haber tomado en su vida.

¿Por qué es una mala decisión?

Básicamente, es una mala decisión porque a usted le fue predicada la verdad, y se le señaló el camino que Dios ha provisto para salvar al hombre, y al rechazarlo, lo que usted ha hecho en realidad es rechazar a Dios: “Por tanto, oyó Jehová, y se indignó; se encendió el fuego contra Jacob, y el furor subió también contra Israel, por cuanto no habían creído a Dios, ni habían confiado en su salvación” (Salmo 78:21, 22); así que la ira de Dios está sobre usted: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36).

El problema es que por el hecho de no haber creído, usted está en peligro de ser condenado al infierno: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16). Esto precisamente porque al no creer y arrepentirse, usted está desobedeciendo directamente a Dios:”Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (Hechos 17:30).

Ahora bien, medite en lo siguiente: “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:17,18).

¿Quién es el principal interesado en que usted no sea salvo?

Tal vez usted no lo sepa, pero tiene un gran enemigo: Satanás. Si existe alguien interesado en que usted no crea y se pierda, es él. Precisamente en una de sus parábolas, la del sembrador (Lucas 8:4-15), Nuestro Señor Jesucristo nos dijo que aquellas personas que escuchaban el mensaje eran atacadas por este ser para evitar que fueran salvos: “Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven” (Lucas 8:12).

¡A él le interesa que usted termine en el infierno! Piense en el siguiente pasaje: “El ladrón [Satanás] no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo [Jesucristo] he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

La incredulidad: Un camino seguro al infierno

Algo que debe quedarnos muy claro, es que a fin de cuentas los únicos responsables de que terminemos en el infierno somos nosotros mismos y nuestra incredulidad. Si bien el diablo siempre pone obstáculos y tentaciones y nos hace dudar, lo cierto es que creer o no creer es una decisión que cada persona toma y por esa decisión, acertada o equivocada, es que deberá asumir las consecuencias. “Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.” (Mateo 21:32).

Dios quiere darnos cosas buenas, pero no lo hace por causa de nuestra incredulidad: “¿Y a quiénes juró [Dios] que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad” (Hebreos 3:18,19).

La incredulidad no agrada a Dios, por lo cual es un camino que resulta peligrosos seguir: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda” (Apocalipsis 21:8).

Jesucristo: El único camino al Padre

Tal como se le explicó, la única manera de llegar a Dios es a través de Jesucristo: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13,14). Esa puerta de la que habla es Él mismo: “Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10:7,9).

En definitiva, no todos los caminos llevan a Dios, sólo por medio de Jesucristo podemos reconciliarnos con Dios: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6)

¿Cómo puede convencerse de que esto es verdad?

En cierta ocasión Jesús fue a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios; en esa ocasión Él decía: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:15).

Es lo que Pablo invitó a hacer al rey Agripa, a que creyera en Jesucristo por lo que de Él se dice en la Biblia (los profetas), ya que: “De éste [Jesucristo] dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre” (Juan 11:25-27). De ahí se desprende la importancia de tener fe en Cristo Jesús para ser salvos (Efesios 2:8,9), es decir, ser justificados: “Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia” (Génesis 15:6).

¡No será avergonzado!

Tal como le dijimos al principio de este folleto, píenselo bien y todavía no le cierre la puerta de su corazón a Jesucristo: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

Recuerde que depende de la respuesta que usted le de, que Él lo salvará o que usted se condenará. Si se pone a pensar en el asunto, éste es cuestión de vida eterna o muerte eterna. Por eso no se avergüence, que no hay peor vergüenza que terminar en el infierno por nuestra propia incredulidad: “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado” (Romanos 10:9-11).

Una vez, Jesucristo le preguntó a un hombre: “¿Crees tú en el Hijo de Dios?” El hombre le respondió a Jesús: “¿Quién es, Señor, para que crea en él?” (Juan 9:35,36). Usted ya sabe quién es el Hijo de Dios, la pregunta es ahora ¿Está usted dispuesto a creer en Él?

cp50 Narcisismo contra el Amor

Narcisismo contra el Amor

Por David Cox

[cp50] v1 ©2014 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

El “narcisista” es una persona que se enfoca todo su vida en sí mismo. Como aquí en México dicen, “Yo primero, Yo el último, y Yo todo entre los dos.” A la verdad, este tipo de persona literalmente adora a sí mismo, y muchas veces ni se fija en ello (que es adoración espiritual). Piensa que él mismo es de tanto valor, que el mundo entero debe apreciarle por qué tan grande persona que es.

Esta actitud es altamente en contra de lo que la Biblia nos presenta de Dios, de Jesús, de lo que debemos nosotros de ser. En el carácter de Jesús nuestro patrón espiritual, vemos que es completamente Dios, pero es humilde, y se preocupa para otros.

En el fin de cuentas, el nacisista es una persona igual al diablo. Es cruel, y egoísta, y es muy en contra de todo que el cristiano debe ser. Continuar leyendo “cp50 Narcisismo contra el Amor”

Fundamentos de Rock: Libertinaje (bosquejo)

Fundamentos de Rock: Libertinaje

Por David Cox © 2007

Introducción: – Quiero hacerte una pregunta, ¿Eres realmente salvo? Sabemos que la vida eterna no consiste en buenas obras sino consiste en una relación personal con Dios, donde pones tu fe y confianza en Jesucristo.

Juan 17:3 Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y (aun) a Jesucristo, a quien has enviado.

Pero ¿qué es la evidencia de esta relación que tienes para con Dios? ¿No es en tu propia vida? ¿Cómo vives distintamente de los demás y de tu vida anterior por que esta relación te ha hecho nacer de nuevo (Juan 3:7), de ser una nueva criatura (2 Cor 5:17)?

¿Qué es la evidencia de esta relación salvadora con Dios? Dios nos ha sellado con Su Espíritu Santo morando adentro de nosotros como garantía de la salvación (2 Tim 1:14).

Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Continuar leyendo “Fundamentos de Rock: Libertinaje (bosquejo)”

tdj04 Los 144,000 de Apocalipsis y los Testigos de Jehová

Los 144,000 de Apocalipsis

y los Testigos de Jehová

Por David Cox

[TDJ04] v1 ©2008

www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Los Testigos de Jehová dicen que ellos son los 144,000 Testigos de Dios de Apocalipsis. Vienen presentando sus doctrinas falsas como si fuera la verdad de Dios. Pero vamos a examinar la verdad o mentira de su nombre, ¿Son realmente los verdaderos Testigos de Jehová? Si examinamos su conducta y su doctrina, vemos que son fraudulentos y traidores al mensaje de Dios. Tal vez una de las doctrinas que más distingue a los Testigos de Jehová de los demás es su afán de asociarse con Jehová antes de Jesús. Son Testigos DE JEHOVA, antes y primeramente que testigos de Jesús. Niegan la Trinidad.

Los 144,000 son judíos

Apoc 7:4

Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel.

Estos predicadores son todos judíos, todos descendientes de las 12 tribus de Israel, procedente de la raza judía (Apoc 7:5). Entonces según la Biblia NO ES POSIBLE QUE SEAN GENTILES. Fallan los Testigos en no entender la clara enseñanza de la Biblia. Continuar leyendo “tdj04 Los 144,000 de Apocalipsis y los Testigos de Jehová”

ort05 ¿Es Correcto Juzgar?

¿Es Correcto Juzgar?

Por David Cox

Revisión Gramatical: Luis Flores E.

[ort05] v2 ©2013 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Mateo 7:1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.

Hay un pensamiento que prevalece entre algunos grupos cristianos, apuntando que no debemos “juzgar” a otros. La interpretación que arguyen, es que es pecado condenar a otra persona, o condenar su conducta. La idea es dejar que solo Dios trate los errores, y no decir nada a nadie, ni señalar lo que hay de malo en la vida de otros. Llevándolo al extremo de no mencionar siquiera los nombres de los malos. Esto es el argumento que usan los falsos profetas para disfrazar sus verdaderas actividades. Continuar leyendo “ort05 ¿Es Correcto Juzgar?”