devociones

salv10 Cómo tener Devociones Personales

Este folleto explica por qué y cómo tener un tiempo devocional con Dios.

Cómo tener Devociones Personales

Sugerencias y Observaciones
Por David Cox
[salv10] v1 ©2009 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios. Isaías 58:2

“El espíritu de devoción no es nada más la aroma de religión, sino es tallo y rama de donde la religión brota… Es el azúcar que endulza nuestras obligaciones, es la negación de sí mismo, y es nuestros sacrificios.” – E.M. Bounds




¿Qué es una devoción personal?

“El raíz de ‘devoción’ es de devotar a un uso sagrado. Entonces aquella devoción en su sentido verdadero tiene que ver con la adoración religiosa. Se relaciona íntimamente con la verdadera oración. Devoción es una forma de pensar encontrada en alguien enteramente devotado a Dios. Es el espíritu de la reverencia, del asombro, del temor de Dios. Es el estado de corazón lo cual aparece ante Dios por oración y adoración. Es ajena a toda ligereza del espíritu, y es opuesta a levedad, el ruido, y las fanfarronadas. Devoción delante de Dios mora en el reino de la quietud y calma. Es seria, pensativa, y sedativa.” Bounds – Esenciales de la Oración

La palabra “devoción” significa dedicada para el uso de Dios. Un tiempo devocional es la manifestación de tu devoción a Dios, es tiempo apartado de tu día (lo haces santo) para ser dedicado a Dios, en que abre su Biblia para leerla y estudiarla, y en que ore a y conversa con Dios. De lo que Dios te habla, la persona ore a Dios sobre estas cosas y también otros asuntos de la vida, y donde hablas con Dios sobre lo que te pesa. Debe ser diaria y debe ser un tiempo que te levanta y te anima espiritualmente. Normalmente es mejor antes de empezar el día que al terminarla, y es mejor de tener un poco de tiempo antes de acostarte para una segunda devoción personal para terminar al día. Un tiempo devocional es una forma formal, personal, e intensivo de adorar a Dios cada día. Cumple con la obligación como criatura de regresar gracias a Dios por haber dado todo lo que Dios nos ha dado, incluyendo de haber creado a nosotros. Es la consecuencia o muestra de una reverencia y un respeto a Dios. Es el resultado de un profundo temor de Dios. Pro 9:10 El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

Ecl 12:13 El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.

La vida devocional de la persona se refleja en como actualmente vive su vida. Pero la persona no se hace espiritual por lo externo que hace, sino por su relación íntima con Dios. El conocer mejor a Dios nos cambia espiritualmente a ser diferente, y esta espiritualidad fluirá de su relación de amor a Dios y se ve en tu vida diaria. Sin tiempo dedicado a esto, no hay una buena relación, y es imposible que uno sea espiritual, o crece espiritualmente. El tiempo invertido en acercarse a Dios nunca es tiempo perdido.



¿Qué son los elementos de devociones?

Elementos: Oración para empezar, lectura bíblica, estudiar, meditar, alabanzas, acciones de gracia, peticiones, y observaciones. Aunque el orden no es importante, es importante de tener algo de estos elementos cada día. Pero no tiene que ser muy complicado.

Primero y sobre todo, debemos entender que un tiempo devocional es como la mera comunicación entre dos jóvenes que están enamorados. Es lo que define su relación entre sí. Siempre es de dos sentidos, uno escucha, y luego uno habla. No se hace nada más frustrarse si uno habla y el otro no escucha. Entonces los dos elementos más importantes y esenciales son la oración y la lectura de las Escrituras. Además de leer la Biblia uno debe meditar y reflejar sobre la Biblia. Meditación no es de vaciar la mente, tampoco es de leer, estudiar, o escribir, sino de pensar que significa lo que haces leído o aprendido de Dios, y cómo esta enseñaza debe cambiar tu vida. Un tiempo devocional es un taller personal en que dedicas tiempo y esfuerzo para que Dios te cambia tu vida donde tienes problemas personalmente. No es solamente un tiempo de estudio, sino es de aplicar un principio espiritual que ha llegado a iluminar tu mente. Es mejor de escribir tus descubrimientos y dudas para recordarlos para que luego puedas meditar sobre ellos y tal vez otro día leyendo la Biblia Dios te contesta. Sí, hay un elemento de estudio adentro de un tiempo devocional, pero no es solamente juntar detalles, sino es de encontrar respuestas a problemas espirituales, y aplicar la Biblia a tu vida. O sea cada cristiano debe estudiar la Biblia aparte de sus tiempos personales y devocionales.

Pero también es importante que tu tiempo devocional tenga mucho tiempo para estudiar si el asunto del día necesita estudio, y con este tiempo debes “absorber” lo que lees. Este quiere decir que el estudio no es como en la escuela, sino es más de pensar sobre lo que lees, y analicemos la vida para ver como cada principio de las Escrituras puede cambiar como vives tu vida. Un tiempo devocional es un entrego serio del corazón, donde nada es ligera, sino que tomas en serio todo lo que Dios te manda de hacer y de no hacer, donde Dios te instruye como debes hacer las cosas, por qué motivos debes hacerlo, y qué actitudes debes llevar en tu vida. Sobre todo es de escudriñar las Escrituras (Hechos 17:11) para que uno sepa qué es la voluntad de Dios, y para que se dirija tu vida en esta voluntad divina.

Salmo 119:104 De tus mandamientos he adquirido inteligencia…105 Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.

Podemos definir la oración como el entender y alinear a uno mismo con la perfecta voluntad de Dios. No es nada más el pedir a Dios por algo, aunque la petición es muy elemental en el hecho de orar. Pero la oración es también el saber sabiamente qué debes pedir. El punto clave es que sabemos qué debemos pedir a Dios, y esto gira alrededor de entender bien los mandamientos de Dios, como funcionan, y qué es esta voluntad de Dios. La oración es de buscar la voluntad de Dios y luego pedir a Dios su ayuda y el esfuerzo espiritual para que cumplamos con Su voluntad.

Aparte de lectura, meditación, reflexión, y oración, un tiempo devocional puede tener tiempo de cantar himnos y cantos espirituales para animar la persona en su vida espiritual. Hay un elemento de animar al corazón decaído, de levantar los ánimos por leer o pensar en cosas que nos apoyan espiritualmente. No debemos ser guiados por las emociones, sino por el saber lo correcto, y conocer la persona de Dios, que en sí, estas cosas nos darán alegría y paz espiritual.



¿Por qué debemos tener devociones personales?

1Juan 5:11-12 dice que la vida eterna está en Jesucristo. Cada cristiano se dedica tiempo diario para entender esta salvación en Cristo, y para desarrollarla más, o sea, para que crezca espiritualmente y diariamente.

Un Tiempo del Aseo Personal. Es un tiempo personal en que podamos reflexionar sobre nuestras vidas y los pecados y fallas espirituales que tenemos. Considera que todo el día aprendemos malas cosas por ejemplo, por ver, y por escuchar. Si vemos el televisor o escuchamos música del mundo, tenemos todavía más mugre que entra nuestras vidas. Con horas tras horas de esto, un tiempo devocional es un poquito de tiempo para ubicarnos otra vez en las cosas de Dios, y enfocar de nuevo nuestras vidas en la voluntad de Dios. Es un tiempo en que dedicamos tiempo y esfuerzo para hacer más fuerte nuestros entendimientos, convicciones, y fortalecemos nuestra vida cristiana. Es muy necesario entonces si vamos a tener victoria en nuestras vidas cristianas.



Las Ayudas para Estructurarla

Busca un buen tiempo – Lo más simple aquí es que nunca va a haber un buen tiempo para tener un tiempo devocional con Dios. Satanás siempre es muy atento para destruir cualquier tiempo que se presenta. Pero ni modo, debes hacer el esfuerzo para tener un tiempo con Dios. La recomendación mejor es en la mañana antes de empezar tu día. Si uno quiere una o dos horas con Dios antes de empezar su día, será un sacrificio agrado delante de Dios. Si no pudiste tenerlo en la mañana, entonces tienes lo demás del día para hacerlo. Simplemente cada persona sabe más o menos cuantas horas necesita dormir para funcionar bien, y esto implica que tienes que acostarte más temprano en la noche para tener una hora en la mañana. Tendrás que “robar” tiempo de ver la televisión y de tus diversiones para tener tiempo para Dios. ¿Vale la pena o no?

Aparte de hacer tiempo, necesitas buscar un tiempo cuando no hay distracciones e interrupciones que para muchos la mañana parece mejor, y un lugar quieto para hacerlo.

Usa un cuaderno. Debes usar un cuaderno para escribir lo que aprendes de tus lecturas y estudios de las Escrituras. En este cuaderno, apunta tus peticiones para poner delante de Dios, y hazlo una parte para una historia de todas tus acciones de gracia y alabanzas para Dios. No te presiones de leer demasiado, porque no meditarás sobre lo que lees. Cuando Dios te habla por un versículo, dale tiempo para que pienses bien de lo que Dios está tratando de enseñarte, aunque no vas a leer mucho en la Biblia aquel día. No dejes tu mente de vagar a otras cosas. Use lápiz y cuaderno para guardar la atención en el asunto que buscas. Tomas apuntes en la Escuela Dominical y los sermones, y revísalos entre semana para ver si tienes preguntas o que Dios te da algo más de bendición de ellos. Use preguntas para dirigir tus estudios en las áreas de tus intereses, y estudie estas áreas que son importantes para ti.

Dedícate a un tiempo para orar a Dios. Es muy importante de tener mucho tiempo a solas para orar (Mateo 14:23). La Biblia condena oraciones largas (en pública Mateo 23:14; Marcos 12:40; Lucas 20:47) y vana repetición (Mateo 6:7). Pero la Biblia encomienda largos tiempos de oración personal (Lucas 6:12 “pasó la noche orando a Dios” 1Tes 5:17 “orad sin cesar”). Eclesiastés 5:2 nos exhorta de tomar con seriedad lo que decimos delante de Dios, y que “sean pocas tus palabras.” Sin devoción atrás de nuestras oraciones, Dios no va a tomarlas en cuenta. Somos hipócritas.

Mateo 6:6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Dios nos manda de orar en secreto, y hacer comunión con Él. Si dedicamos tiempo y esfuerzo a esto en secreto, Dios nos premiará en nuestras vidas públicamente.

Para más

…exhortaciones sobre tu tiempo devocional ve estos artículos:




Salv10-cox-devociones-personales
Salv10-cox-devociones-personales
salv10-cox-devociones-personalesv1.pdf
Version: 1
108.2 KiB
633 Downloads
Detalles
Salv10 Devociones Personales
Salv10 Devociones Personales
salv10-cox-devociones-personalesv1-RVG-min.pdf
Version: 1
62.0 KiB
88 Downloads
Detalles