salv15 ¿Desnudo en el cielo? o ¿Vestido de novia?

Este folleto, Desnudo en el cielo, es sobre el lugar de buenas obras en nuestra vida como cristiano. No somos salvos por las buenas obras, pero al llegar al cielo, nuestras obras nos serán un prenda celestial de gloria.

¿Desnudo en el cielo? o ¿Vestido de novia?
Por David Cox
[salv15] v1 ©2011 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
_______________

Yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Apo. 16:15

Muchos cristianos son bien satisfechos con nada más “llegar al cielo.” Piensan, “¿Qué es lo mínimo que tengo que hacer a llegar al cielo?” Con esto, piensan que todo será bien. Pero Dios nos pone unas metas más que nada más llegar. Cada hijo de Dios será premiado con gloria por lo que ha hecho, lo que ha sacrificado, y por su santidad y dedicación a su Salvador. Para estos que se conforman con el mínimo, su estancia en el cielo será “vergonzosa” en mejores casos, ni lleguen en peor de los casos.




Definiendo el verdadero salvo

Heb 11:9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

Lo que distingue a un creyente salvo de un inconverso es su vista en lo celestial, la herencia en el cielo que le espera. Su vida se orienta alrededor de esta esperanza más allá que la muerte.




Preparándose para el cielo

Luc. 12:16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. 17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

El creyente obra para su estancia eterna, invirtiendo su vida, su tiempo y energía, y sus recursos para la eternidad, no para su jornada terrenal. La actitud típica de la gente es de juntar y acumular todas las riquezas y posesiones que se pueden para que se puedan reposar, comer y beber, y regocijarse sobre sus acumulaciones de riquezas. El error en este pensar es de enfocarse solamente en lo presente y temporal, y no invertir en lo celestial y eterno. Dios regaña esta actitud porque no es una que tiene vista de la eternidad.




Fijando en lo eterno, no lo temporal

1Tim 6:7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Dios ha puesto una barrera en la muerte, en que morir, no hay nada que podemos “llevar con nosotros” pasando este punto. A la verdad, esto no es cierto. Hay cosas que podemos tener en la eternidad porque hemos manejado nuestras vidas de una cierta forma aquí, pero la verdad que dijo Pablo habla de las posesiones y el dinero. Nada de esto va a pasar la muerte con nosotros. Es un engaño de pensar que posesiones y riquezas son de gran valor. No las son.




¿Por qué nos dedicamos a hacer buenas obras?

Apo. 3:17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. 18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

Apo. 16:15 He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.

El cristiano tiene la tarea de velar espiritualmente. Esto es la responsabilidad del cristiano, y no es algo que Dios va a hacer por él, sino es su responsabilidad. En Apocalipsis 3, Juan dirigió unas palabras a los ricos quienes jactaban de su auto suficiencia. Juan les regañó a ellos porque eran realmente pobres en los tesoros celestiales y la eternidad, y porque fueron “ciegos y desnudos”, que habla de su falta de visión a la realidad a su alrededor, y de su estado de estimar y poner prioridad y energía siempre en cosas sin valores reales. Su exhortación es de comprar oro “refinado en el fuego”. Obviamente no está hablando sobre oro un metal aquí en la tierra, sino algo de alto valor en los cielos, que es puro y santo. Esto es lo que “conseguimos” aquí en una forma. En lugar de dedicarse a ganar y guardar oro terrenal, debemos dedicarnos a ganar oro celestial, por nuestras obras y servicio al Rey y la obra de Dios.

Además, Juan exhorta que compramos “vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez.” En una forma u otra, tenemos la posibilidad de vergüenza por nuestra “desnudez” en el cielo. Habrá unos allí quienes llegarán por cierto, pero su estado y felicidad serán manchados por esta vergüenza que ellos no prepararon suficientemente o adecuadamente por su llegada al cielo. No hablamos de ir al cielo o no irse, sino nuestra condición una vez allí. La idea de desnudez es un estado de que no quieres que otros te vean así. En este versículo, debe ser la vergüenza de cómo invertiste tus labores, energía, tiempo, y recursos en lo temporal y sin valor que te causa cuando otros ven tu falta de verdadero amor por Cristo. Murió en la cruz por ti, pero tú no quieres sacrificar tu vida por Él. ¡Qué vergonzoso eres!




Falta de preocuparse de su ropa es equivalente de no ser salvo

Mat. 22:8 Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas… 10 y las bodas fueron llenas de convidados. 11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. 12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció. 13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Ahora no es muy clara exactamente a qué esta parábola se refiere, pero habla de una persona quien llegó a la fiesta de bodas mientras muchos otros no alcanzaron, pero su actitud era, “mientras que llego, nada más me importa.” El amo había provisto cómo vestirse (regalando ropa a cada convidado), pero no se importa a este huésped a aprovecharse de la provisión del amo, y a fin de cuentas, fue expulsado. Jesús te provee Escritura para dirigirte a invertir tu vida en lo eterno, pero por tu actitud, no te aproveches, ¿Verdad? Desde el huerto de Edén cuando los ojos del hombre fueron abiertos para que vea su desnudez, los piadosos siempre han tenido la modestia como una regla deseada en sus vidas. Quieren cubrirse sus partes íntimas y ser modestos. Estas partes del cuerpo son vergonzosas a tenerlas expuestas para que todo el mundo las vea. Hablando espiritualmente, hay ropa celestial. Esta ropa celestial es las buenas obras que nosotros “ponemos” por nuestros esfuerzos en servir a Dios y serle fiel como un obediente hijo de Dios, como Cristo nos demostró. (Gál. 3:27de Cristo estáis revestidos”; Rom. 13:14vestíos del Señor Jesucristo”; Ef. 4:24 “vestíos del nuevo hombre”). Aclaramos que para nada estamos hablando sobre conseguir la salvación por las buenas obras, que la Biblia dice que no es así (Tito 3:5). Tampoco hablamos sobre el cubrir nuestros pecados con la santidad y justicia de Dios (que la obra de Jesús en la cruz nos hace esto). Pero en una forma, cada hijo de Dios debe esforzarse de obedecer a Dios, servir a Dios, vestirse de Jesucristo (vivir como Él vivió 1Jn 3:2seremos semejantes de él”), y hacer buenas obras porque Dios le salvó (por amor de Él). El hijo de Dios recibirá vestiduras en el cielo para estas buenas obras, de ser como Cristo. O sea, hay vergüenza para los que bien se pueden vivir por Cristo pero no hicieron nada más el mínimo para “nada más llegar al cielo.”

Isa 61:10 En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.

Dios nos ha dado la ropa celestial que debemos ponernos, y la vida de Jesucristo nos muestra que es esta ropa espiritual. Pero aunque Dios hace la provisión, tenemos individualmente por nosotros mismos “vestirnos” con ella.

Col. 3:10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,

2Co. 5:2 Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; 3 pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos.

Job. 29:14 Me vestía de justicia, y ella me cubría; Como manto y diadema era mi rectitud.

Isa. 59:17 Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza;

Isa. 61:10 En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.

Ef. 6:14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,

1Te. 5:8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.

Ap 19:8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

Entonces el cristiano confía solamente en su relación con Jesucristo para llegar al cielo, pero trabaja y se adorna espiritualmente por sus buenas obras y justicia porque entiende que su presencia en el cielo será algo bueno si hace abundar las buenas obras en su vida terrenal, o será para su vergüenza si no tiene abundancia de ellas. El concepto de ser desnudo delante de los demás en el cielo es algo de pura vergüenza para él en cielo, y esto depende en cómo, en cuánto, y qué tan intenso acumula cosas espirituales (su ropa celestial) en su cuenta espiritual en el cielo.




Salv15-cox-desnudo En El Cielo
Salv15-cox-desnudo En El Cielo
salv15-cox-desnudo en el cielo v1.1.pdf
Version: 1.1
119.4 KiB
557 Downloads
Detalles
Salv17 Batalla espiritual
Salv17 Batalla espiritual
salv17-cox-batalla-espiritual-v2.doc
Version: 2
71.0 KiB
106 Downloads
Detalles