ig81 Los Premios por Nuestros Servicios

ig81 premios para nuestro servicio small

ig81 Los Premios por Nuestros Servicios. Dios va a juzgar a todos, y premiar a los salvos, restaurando lo que otros han hecho de quitarles el bien.

Los Premios por Nuestros Servicios

Por David Cox

[ig81] v1 ©2023 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Colosenses 3:23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Efesios 6:7 sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, 8 sabiendo que el bien «que» cada uno hiciere, ése recibirá del Señor

Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador, desde este punto debemos adorarle. Adoramos a Dios por imitar el carácter moral de Él en nuestras vidas. Jesús vinculó el amor a Dios conectándolo con el amor a nuestro prójimo en Mateo 22:38-39. Los frutos del Espíritu Santo son nueve puntos de carácter moral que el Espíritu causará a la persona para tener en su vida, si es que la persona no “apaga el Espíritu” (1 Tesalonicenses 5:19 No apaguéis al Espíritu.) Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor… benignidad, bondad. Estos dos puntos tienen que ver con otros, y especialmente con tus hermanos en Cristo.



Todos mis escritos son gratuitos. No cuestan nada, y puedes descargarlos, predicar o enseñar de ellos (sin decir que tomaste el sermón del folleto), e incluso puedes imprimir el folleto y repartirlo en un culto o en la calle. Mientras que no cambias el folleto y no cobras por el folleto, casi todo lo demás se vale.
Pero fíjate que me cuesta dinero para mantener este sito en el Internet. Mientras que este sitio tiene casi 1000 visitantes al día, no hay nada de cooperación de este visites para mantener este sitio en el Internet. Mis gastos son como $192 pesos mexicanos (como $12 dólares de EEUU) al mes. Considera donando algo ($200 pesos o $15 dólares) de vez en cuando, como 2 veces al año. Con Paypal, puedes donar aunque NO TIENES PAYPAL. Cualquier tarjeta de crédito o bancaria es aceptado. Cualquier cantidad de dinero será una ayuda. ¡Gracias! Que Dios te bendiga grandemente.
Sigo predicando y escribiendo, pero como la presiones económicas me aprietan, siempre estoy considerando de quitar este sitio por falta de dinero.
Webmaster: [email protected]

Dona a David Cox Ministro


Captando la Salvación

1 Juan 4:7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

Dios es amor, y para ir al cielo y vivir siempre con Él, lo que Dios requiere de la persona, es que tenga el amor en su ser y carácter como Dios es amor.

1 Juan 4:12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. 21 Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.  Mateo 22:37 ​Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Esto debe ser entendido que servimos a otros porque nuestro carácter como hijos del Dios de amor es amor para con otros. Esta actitud de siempre amar porque somos como nuestro Padre celestial (Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.) se ve en como servimos a otros. La razón de nuestro servicio no es porque otros necesitan algo, sino que somos hijos de nuestro Padre celestial, y nuestra actitud es de siempre estar atentos para ayudar en cualquier forma que podamos.

Dios nos va a Juzgar a Todos

Romanos 14:12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. 1 Corintios 3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es «Jesucristo.» 12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, 13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

Los inconversos sin Cristo serán juzgados por sus pecados. En el infierno no hay premios, solamente castigos. Tal vez unos inconversos no recibirán castigos tan severos como otros, pero en Lucas 16 indica que no hay nada de alivio para los habitantes del infierno. Pero para los cristianos, “edificamos sobre el fundamento” que es la fe en el Salvador. Lo que edificamos son buenas obras para Cristo. Las buenas obras no nos salvan, pero una vez salvo, el redimido debe pensar en edificar buenas obras. Por cada servicio o buena obra que hacemos para nuestro Dios, Dios va a examinar nuestros motivos y actitudes, y hay alta probabilidad de recibir un premio en la eternidad por esta buena obra. Cada cosa buena que hacemos será bajo inspección de Dios en tal tiempo. Cada pecado que resistamos Él nos dará un premio eterno. Cada buena obra, regalo, o servicio hecho para Cristo recibirá un premio eterno.

¿Cómo Adoramos a Dios?

Juan 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

La adoración involucra al ser completo de la persona, pero no es en cualquier forma cómo queremos hacerlo. Empieza con la Palabra de Dios, leerla, estudiarla, entender los principios espirituales envueltos, y sobre todo aplicar estos principios espirituales en nuestras vidas.

La Marca del Salvo es Su Servicio

1 Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

A todos nos gusta recibir regalos, pero nunca parece que pensamos que los dones de Dios son para que los usemos para servir a otros. Nuestra vida como redimidos debe girar alrededor de ministrar y servir a los hijos de Dios, de ser metidos en la obra de Dios. 1 Juan 4:7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El amor que demostramos a nuestros hermanos en Cristo es una evidencia que verdaderamente somos salvos.

Si realmente eres salvo, entonces amas a tu Salvador, Dios. Además, le adoras constantemente con tu vida. No tenemos nada que es de nosotros para ofrecer a Dios, pero podemos ofrecerle nuestras vidas (Romanos 12:1-2). Pero el sacrificio o servicio que Dios quiere de nosotros es que tomemos el mismo carácter moral de Él.  (Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.) Lo que la gente adora como su dios, llega a ser cómo ese dios. Mateo 20:26 Más entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; 28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Nuestro Salvador es distinguido de otros por su humilde servicio. Jesús vino no para ser servido, sino para servir a otros. Filipenses 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Pablo nos exhorta a ser como nuestro Salvador en tomar esta actitud de ayudar, ser de bendición, y hacer servicio para nuestros prójimos. (Lucas 18:14… porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.) Se puede servir a otros solamente cuando primero uno mismo se humilla. La arrogancia y la jactancia son lo opuesto de servicio.

Mateo 25:35 (Jesús hablando) Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; 36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. 37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? 39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? 40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

La Biblia es muy, muy clara que somos salvos por la fe en Jesucristo, pero este pasaje debe causarnos de pausar y meditar. O sea, la conclusión que tenemos que aceptar es que, en una forma, la fe en Jesucristo causará a la persona salva de servir a otros, especialmente a sus hermanos en Cristo. Proverbios 3:27 No te niegues a hacer el bien «a quien es debido,» Cuando «tuvieres poder» para hacerlo. Cuando haces un servicio a otro cristiano, Dios lo ve como si hubieras hecho lo mismo a Jesucristo.

Los Salvos van a Recibir Premios

Mateo 10:42 Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.

Romanos 2:6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:

Eclesiastés 12:14 Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.

El punto importante es mientras que todo inconverso va a tener toda su vida examinada por Dios, y por cada cosa aunque pequeña va a recibir un castigo por ello, los salvos no van a entrar en castigos, sino que cada cosita que han hecho va a entrar en premios dados por Dios a cada uno. Si Dios va a premiar por aun un vaso de agua que uno regale por Cristo, entonces vas a servir a otra persona, y cualquier servicio cuenta.

2 Corintios 8:12 Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según «lo que» uno tiene, no según lo que no tiene.

Dios no requiere que das grandes regalos de mucho precio, pero lo más que das, lo más que vas a recibir en la eternidad. Marcos 12:42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. 43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; Los hechos que hacen para Dios los salvos no son premiados por cuanto dinero les cuesta, sino por su corazón, su amor a Dios y a los prójimos, y es algo espiritual. Dios ve cómo haces las cosas, y el esmero que aplicas en lo que haces para Él.

Lucas 14:13 Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; 14 y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.

El punto que Cristo hace en este pasaje es que no debes motivarte solamente buscando beneficio de tus servicios, de las personas que sirves, pero servimos porque amamos a Dios, y Dios nos pagará. Dios está vigilando tu vida, y Dios va a premiarte por el bien de lo que tú haces, ni modo si la persona que recibe los beneficios puede pagarte o no.

Practicando la Hospitalidad

Romanos 12:13 compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.

La palabra “hospitalidad” φιλόξενος significa con gusto tener invitados o aún extraños que no son amigos ni conocidos, de mostrar servicio a ellos, de ver sus necesidades o gustos. Normalmente, habla de darles lugar de dormir y/o una comida. Es el ser entregado a huéspedes. 1 Pedro 4:9 Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. ¿Por qué cuando hay una oportunidad de hacer algo por otras personas, especialmente para a un hermano, o alguien visitando nuestra iglesia, en lugar de servirle con gozo, murmuramos? Proverbios 3:27 No te niegues a hacer el bien «a quien es debido,» Cuando «tuvieres poder» para hacerlo.

¿Para qué me servirán los premios?

Apocalipsis 4:10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder…

Unos preguntan, ¿Para qué me sirven estos premios en la eternidad? La salvación es de morar con Dios en su casa, en la eternidad. Allí vamos a adorar a Dios. Pero como aquí en la tierra, ofrecemos a Dios sacrificios “de nuestras posesiones”. En el cielo, Dios va a darnos premios y coronas, y de estos, vamos a echarlos delante de Dios como ofrendas personales que hemos ganado en nuestra vida en la tierra. En los tiempos de la Biblia, de venir a presentarse delante de un rey sin un regalo, era visto muy mal. Compara la parábola del hombre que vino a la boda, pero no usó la bata regalada por el maestro de la boda. Mateo 22:11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Le fue muy mal, y el asunto es que cuando Dios te da oportunidad de ganar coronas y premios, debes hacer todo lo posible para juntar estos aquí, para tu vida en el cielo. Vas a usarlos. Efesios 6:7 sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres.

Apocalipsis 22:12 ​He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

1 Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Si Dios cuidará de los hermanos, ¿Cómo va a hacerlo? ¿Enviará a un ángel del cielo con un bocadillo de pan? ¿Dios mandará a un inconverso, hijo del Diablo, para ayudarte y animarte? O ¿Dios moverá el corazón de unos de Sus hijos para darte algo y animarte espiritualmente? ¿Dónde pasará esto normalmente? En la iglesia.

Gálatas 6:9No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

ig81 Los Premios por Nuestros Servicios

Descargar

Download “ig81-cox-premios-para-servicio-v2-1.pdf” ig81-cox-premios-para-servicio-v2-1.pdf – Downloaded 115 times – 142.97 KB

Más Folletos de esta Categoría, La Iglesia