cp65 ¡Cuidado con lo que Siembras! Dios te lo da lo mismo

En Cuidado con lo que siembras examinamos como Dios nos da en la vida lo que sembramos. Cuidado por te va a regresar lo que tú haces y das a otros. TEMAS: La Regla de Acero | El Gran Engaño | Semillas Brotan luego luego | 1 El cristiano que hace bien | 2 El inconverso que hace mal | cristaino que hace mal | 4 inconverso que hace bien

¡Cuidado con lo que Siembras! Dios te lo da lo mismo

Por David Cox

[cp65] v1 ©2019 www.folletosytratados.com/cp65
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

En Cuidado con lo que siembras examinamos como Dios nos da en la vida lo que sembramos. Cuidado por te va a regresar lo que tú haces y das a otros. TEMAS: La Regla de Acero | El Gran Engaño | Semillas Brotan luego luego | 1 El cristiano que hace bien | 2 El inconverso que hace mal | cristaino que hace mal | 4 inconverso que hace bien

Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Dios ha impuesto unas reglas espirituales que reinan sobre nosotros. Una de estas es que como un campesino, lo que planta va a producir según su género. Siembras maldad, cosechas maldad. Siembras bueno, cosechas bueno.

Entonces es muy importante de cuidar QUÉ cosa estamos sembrando.

 La Regla de Acero

Mateo 7:17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

Esta ley está vigente en la naturaleza de nuestro mundo. Es muy obvio que el fruto de algo es según el género. Ningún campesino va a plantar abrojos, porque nadie quiere abrojos.

Mateo 7:16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

¿Qué eres entonces? Porque el contexto de estas palabras es simplemente reconocer los buenos ministros entre los lobos rapaces.

Cómo cristiano, igualmente, ¿Realmente eres salvo?, o ¿Todavía eres inconverso con el corazón mugroso? ¿Qué estás sembrando?

El Gran Engaño

Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado:

Job 13:9 ¿Sería bueno que él os escudriñase?  ¿Os burlaréis de él como quien se burla de algún hombre?

Job 4:8 Como yo he visto, los que aran iniquidad Y siembran injuria, la siegan.

El engaño aquí es simplemente cuando uno mismo se engaña a pensar que puede hacer maldad, y Dios no va a fijar ni tampoco va a juzgarte con lo mismo que estás dando a otros. Dios está siempre observándonos, y además de observar, Dios es muy bueno sobre la dispensa de justicia a los seres humanos.

La regla es que Dios responde al carácter profundo de cada uno.

O sea, es muy fuerte y seguro que Dios va a juzgar a toda persona. Pero el principio aquí es algo diferente. El principio que no debemos ignorar ni malentender es que la salvación es un nacimiento espiritual en que la persona ahora tiene otro tipo de naturaleza. Es un hijo o hija de Dios y su vida se refleja este carácter de Dios en evidencia constante y abundante, y de calidad moral como Jesucristo.

1 Juan 3:7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo.

Santiago 1:22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

¿Qué es engaño aquí? De no creer que el justo vivirá por su fe. Dios no puede ser burlado. Nadie puede convertirse por la salvación sin que también su carácter cambie. A lo mejor que es una lucha espiritual adentro de la persona, y seguro lo es, pero, la persona salva ES DIFERENTE de que era antes de ser salvo.

Semillas Brotan Luego Luego

Santiago 5:7 Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.

El punto aquí es que nuestras acciones, actitudes, y palabras son semillas espirituales. Por medio de ellas, ha consecuencias morales, espirituales, y eternas.

Hay una ley o principio espiritual explicada en la Biblia de que eres lo que haces. Dios usa este principio, y puede pronunciar que Dios va a juzgar a cada uno por nuestras obras. O sea, es fiel y una constancia de que viendo las obras o evidencias de la vida de uno, se puede ver si es salvo o no.

Romanos 2:6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:

1 Corintios 6:9 ​¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,

Eclesiastés 3:17 Y dije yo en mi corazón: Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y para todo lo que se hace.

Eclesiastés 12:14Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.

Mateo 16:27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

2 Corintios 5:10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

(Vé también Levítico 26:21; 1 Reyes 8:31-32; )

Somos salvos por creer en la obra de Jesucristo en la cruz por uno. Sí, absolutamente. Pero a la vez, el cristiano vivirá su fe.

Creyentes en Dios – Su justicia viva en sus vidas causan premios de parte de Dios. 1Reyes 3:6; Sal 18:20-24;

Inconversos – Su iniquidad causará castigos eternos en el infierno. Sal 28:3-5;

Salmo 62:12 Y tuya, oh Señor, es la misericordia; Porque tú pagas a  cada uno  conforme a su obra.

Hay unos principios eternos que Dios tiene bien firmemente en poder: 1. El pecado daña a uno mismo. 2. La justicia causa una bendición a quien que lo haga. 3. Dios analiza y premia o castiga a todos, y nadie puede engañar a Dios, ni tampoco esconder su vida de Dios.

Entonces, para no engañarnos a nosotros mismos, tenemos varios casos a considerar y aclarar:

1) Cristiano que hace bien – Esto es lo que quiere Dios. Hay premios en el cielo por estas. Por hacerlo, no le salvan. Es salvo por fe en Jesucristo, no por su buenas obras (Ef 2:8-9). Salvación es procurada por otro medio (fe), no por obras.

2) Inconverso que hace mal – Dios castiga a él con el infierno, gradando su castiga según sus maldades. Esto es lo que coloca cada persona en el infierno que no cree en el Hijo de Dios.

Juan 3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

1 Corintios 3:13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

La condenación al infierno es solamente porque no creó en la obra salvadora de Jesús en la cruz. Pero la intensidad del castigo es medido por la gravedad, frecuencia, y cantidad de pecadores que él ha hecho en la vida.

3) Cristiano que hace mal – Nadie ni gana ni pierde la salvación por hacer mal. Pero por fe, la persona puede ser salvo. Pero las buenas obras en su vida le van a dar premios (coronas) de parte de Dios en el cielo. Estas se pueden perder por un salvo haciendo maldad, o faltando de hacer la justicia. Como salvo, debo buscar coronas eternas, y preocuparme a retener las coronas que he ganado.

Apocalipsis 3:11 He aquí» yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.

2 Juan 1:8 Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo.

4) Inconverso que hace bien – Un pecado define que somos pecadores. Igualmente, un crimen se define a uno como criminal. Pero el hecho de una buena obra por un inconverso no le da entrada al cielo.

Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Santiago 2:10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Es más, antes de ser salvo, o siendo inconverso, no ha buenas obras realmente.

Isaías 64:6 Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.

Romanos 3:20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

La ley de Dios iluminar a nuestro entendimiento lo que es que ofende a Dios (contra su voluntad, un pecado) y lo que le agrada (su voluntad). Pero es muy claro que una persona afuera de la salvación en Jesucristo, en su obra en la cruz, no agrada a Dios con nadie de su vida. ¡NO HAY BUENA OBRA! Aunque hace igual que un hijo de Dios, su actitud, sus motivos, su estancia delante de Dios causa que todo lo que hace de ser no aceptado por Dios, o sea, es todo pecado.

Romanos 5:1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 

Nuestra justificación, lo que nos hace salvo, es la fe en la obra de Jesucristo.

Colosenses 2:6 Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él;
Romanos 13:14 sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.  

Una “buena obra” en la vista de Dios es SOLAMENTE porque uno tiene una relación salvadora con Jesucristo, y por esta relación, fluye buenas evidencias u obras de su vida.

2 Samuel 22:21 Jehová me ha premiado conforme a mi justicia; Conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado. 22 Porque yo he guardado los caminos de Jehová, Y no me aparté impíamente de mi Dios. 23 Pues todos sus decretos estuvieron delante de mí, Y no me he apartado de sus estatutos. 24 Fui recto para con él, Y me he guardado de mi maldad; 25 Por lo cual me ha recompensado Jehová conforme a mi justicia; Conforme a la limpieza de mis manos delante de su vista.

Eclesiatés 12:14 Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. 

Download “cp65-cox-cuidado-con-lo-que-siembras-v1.pdf”

cp65-cox-cuidado-con-lo-que-siembras-v1.pdf – Downloaded 16 times – 108 KB

Más Folletos sobre Consejos Pastorales

¿Quién es David Cox?