cp10sp La Pureza Sexual

Un folleto sobre la pureza sexual para cristianos de fortalecer su vida espiritual.

La Pureza Sexual
Por David Cox
[CP10] v1 ©2008 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Ve también La Seducción de un Cristiano Parte 2: Hambre

 

__________________

¡No es una lucha imposible!

 

1° Pedro 2:11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

Gálatas 5:17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

Con el aumento de la pornografía y la baja constante de normas, la tentación sexual ha llegado a ser un problema serio para muchos de los cristianos. Es la lucha espiritual más intensa para casi todos los cristianos. Esta lucha no es imposible, pero sí es dura.




El Modelo Bíblico

1° Corintios 7:3-5 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia (el no hacer sexo).

Podemos decir que ninguna alternativa del plan divino (un hombre con una mujer que se casan hasta que la muerte los separe) es aceptable. Todas las alternativas van a tener sus problemas porque no es lo que quiere Dios.

Dios reconoce la necesidad sexual de cada ser humano. Dios hizo también esta parte de su ser. Dios no está ignorante de ello, ni sin interés que los humanos disfruten esta parte de la vida. Dios ha hecho el deseo sexual como parte de la reproducción. Vamos a ser muy claros aquí, el sexo no es pecado. Heb. 13:4 Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho (sexo) sin mancilla. Solamente el sexo afuera de lo permitido por Dios es pecado.

1Tes. 4:3-5,7-8 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa (vaso-cuerpo) en santidad y honor; 5 no en pasión de concupiscencia (intenso deseo), como los gentiles que no conocen a Dios…7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Dios ve parte de la santidad como la limpieza y pureza espiritual que proviene de cuidarse sexualmente puro y de cuidar su mente. En este pasaje, la palabra “esposa” actualmente es la palabra “vaso” no mujer como en las demás citas que tienen “esposa”. Unas versiones de la Biblia traducen este versículo, “sepa tener su propio cuerpo en santidad y honor.” Es muy importante que el cristiano aprenda y se esfuerce en cuidarse sexualmente de pecados y tentaciones sexuales. Cuando alguien rehúsa de honrar a Dios y de darle a Dios el lugar supremo en su vida, entonces dejan que otras cosas lleguen a ser dios (idolatría).

Romanos 1:23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. 24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

Siempre Dios les entrega a ellos a ser prisioneros de sus propias concupiscencias (fuertes deseos y pasiones) cuando no estiman a Dios. Rechazan la soberanía de Dios para buscar algo agradable a ellos en lugar de Dios y esto es idolatría.

Ve también Porque homosexualidad es una abominación sale feb/16/21




Homosexualidad y Prostitución

En la Biblia la palabra para “sodomita” es qadesh, un prostituto masculino de un templo. Unos quieren proponer que esto no es el pecado de sexo de un hombre con otro, sino de ser sacerdote en un templo pagano. Actualmente la palabra describe el carácter de tales personas, quienes dedican sus vidas al sexo como su dios (la vida gira alrededor de ello). Aquí vemos a las prostitutas iguales, como personas quienes viven (a gusto) del sexo con quien sea.

Tenemos que entender que cuando el sexo llega a ser una idolatría en nuestras vidas en que es lo más importante, y toda nuestra vida gira alrededor del sexo, ya hemos dejado la adoración al verdadero Dios de los cielos. Hay un fuerte vínculo entre esta adoración de sexo (tan común en nuestro día) y la idolatría ((2Rey 23:7 “prostitución idolátrica”.)) como Dios lo ve. Los sodomitas y las prostitutas fueron condenados a la pena de muerte (Deu 23:17) por la gravedad del pecado que es en los ojos de Dios. El punto no es que las prostitutas y homosexuales adoran a un dios pagano, sino que la adoración del sexo es un dios en sí, ni modo lo que crean teológicamente.

1° Corintios 6:9-10 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,…heredarán el reino de Dios.

Dios identifica a estos grupos de pecados aquí como idolatría, o sea, se ponen estos de tanta importancia en la vida que la persona menosprecia a Dios. Menciona específicamente el pecado de fornicación (pecados sexuales en general), los hombres quienes se portan como mujeres (afeminados ((Es una abominación cuando un hombre se viste o parece como una mujer, es  “afeminado.” Deu 22:5 “No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que este hace.”))), y los hombres quienes se echan hombre con hombre (homosexualidad). Lesbianismo también es condenado en Rom. 1:26.  Todos estos son de la misma clase, son tipos de la idolatría, que bloquean la salvación.

1° Corintios 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

Estos pecados sexuales son de un tipo muy dañino. Creo que esto es porque son pecados en “contra de su propio cuerpo,” o sea, causan un sentir físico que llega a ser una adicción física que es muy difícil vencer. Esto debe causarnos de tener doble de precaución con ellos.

La Bibliaclaramente condena todo tipo de sexo que es en contra de lo que Dios ha establecido. El incesto ((Lev 20:11-12, 17, 19-21; Deu 22:30; 27:20, 22-23; Eze 22:11.)) (el sexo con parientes), el sexo con animales ((Exo 22:19; Lev 18:23; 20:16.)), el sexo entre personas del mismo sexo (homosexuales ((Génesis 19:4; Jueces 19:22; 1Tim 1:10 Que es abominación: 1Rey 14:24Lev. 18:22 “No te echarás con varón como con mujer, es abominación”Lev 20:13 “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.”)) y lesbianismo ((Romanos 1:26 “sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza”.))), el sexo fuera de su propio matrimonio (adulterio), etcétera. Todos estos son captados en la palabra “fornicación”. “Adulterio” es un concepto especifico, que es el sexo fuera de su propia pareja.

Rom 1:27-28 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. 28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

El pecado que tiene Pablo en mente aquí es claramente un hombre con un hombre, o sea homosexualidad.




La Desnudez y la Mente

Por la perversidad de nuestro día, hemos llegado a ver la desnudez completa como cosa común. Actualmente Dios condena esto y además para Dios la desnudez es aun cuando la persona tiene ropa interior puesta. En latín, la palabra para una ropa floja que se pone al exterior es “nudus”, y de quitarlo es “desnudus.” Así entendemos Marcos 14:52, y Juan 21:7. La palabra también expresa de ser abierto, viendo lo íntimo de otros, lo que uno no debe ver de otros. Dios nos ha mandado que cada persona tenga su pareja, y que se case (un compromiso moral delante de Dios y las autoridades civiles) para que no tenga relación íntima con otras personas.

Job 31:1 Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen? Job entendió que el pecado sexual empieza con la vista, de ver y desear. Job hizo un pacto, un compromiso con sí mismo de no ver a las muchachas para desearlas o dejar la imaginación de vagar. Igualmente Jesús nos enseñó en Mateo 5:28 que aun el pensar en asuntos pecaminosos sin hacerlos es igual actualmente hacerlos. Esto es una explicación de la ley de Moisés en Éxodo 20:17no codiciarás la mujer de tu prójimo”. David vio antes de codiciar (2Sam. 11:2). Prov. 6:25 nos avisa de no codiciar la hermosura de una mujer, ni tampoco dejarnos ser prendidos con (o por medio de) los ojos.




La Auto Estimulación Sexual

La estimulación de los genitales de uno mismo es también un problema espiritual aunque la Biblia no habla mucho de ello directamente. Tal vez debemos ver esto como una exaltación de los sentimientos sexuales (igual como los sodomitas y prostitutas) arriba de todo. Cuando el sexo llega a ser “una necesidad” de cada rato, ya hemos dejado nuestro cuerpo carnal mandarnos la vida. Dios ha hecho una forma en que “nos deshogamos” sexualmente, y esto no lo es. Dios nos ha dado el matrimonio de por vida, y hemos ignorado o destrozado el matrimonio, y por eso sufrimos.




Resistiendo la Tentación

2° Timoteo 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

La batalla espiritual es de no entrar en pecado, especialmente en la fornicación (1Cor 6:13el cuerpo no es para la fornicación”), de estar firme en tu corazón, “sin tener necesidad, sino que es dueño de su propia voluntad” (1Cor 7:37).

El ayunar es de enseñar al cuerpo que no tiene el control de uno mismo, y es exactamente lo que necesitan las  personas con este problema. Este pecado gira alrededor de los pensamientos. “cual es su pensamiento en su corazón, tal es él” (Prov 23:7). “Todo lo puedo en Cristo que me fortaleceFil. 4:13.

Col. 3:5-7 Haced morir, pues, lo terrenal (carnal) en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;  6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,  7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.

Clase de Escuela Dominical sobre la vida de José.




Ve también

Cp10 La Pureza Sexual
Cp10 La Pureza Sexual
cp10-cox-pureza-sexual-v1.pdf
Version: 1
181.6 KiB
1150 Downloads
Detalles
Cp10-cox-Pureza Sexual RVG
Cp10-cox-Pureza Sexual RVG
cp10-cox-pureza-sexual-v1-RVG-min.pdf
Version: 1
105.5 KiB
116 Downloads
Detalles
Cp10-cox-La Pureza Sexual ESword
Cp10-cox-La Pureza Sexual ESword
cp10-cox-La-Pureza-Sexual.topx
45.0 KiB
124 Downloads
Detalles

4 thoughts on “cp10sp La Pureza Sexual

  1. osea, que no hay perdon u honra en un segundo matrimonio…una familia bien formada que sirve a Dios…con verdadero arrepentimiento por no haber cumplido con los estatutos de Dios en un matrimonio previo y que ahora luego de un largo trayecto debe romper una segunda familia? el adulterio entonces en un estado perpetuo, no uno del que se puede arrepentir sinceramente y continuar honrando a Dios en una nueva relacion? Acaso David no fue bendecido dando buen fruto en Solomon?

    1. Hola Ana,

      Primero, tengo que decir lo que la Biblia dice, y opiniones personales no sobrelleva lo que la Biblia dice.

      Rom 7:2 Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. 3 Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera.

      Entonces yo entiendo que no es permitido por Dios de casarse de nuevo, después de un fracaso matrimonial (hasta que el primer esposo ya ha muerto). Esto es muy claro que no hay tal cosa de “una familia bien formada” como dices. El hecho de casarse de nuevo es un hogar mal formado en los ojos de Dios.

      Siendo pastor, he visto muchos desastres, y mi punto de vista es esto. Una vez que las personas “se despiertan” a la voluntad de Dios en estos asuntos del matrimonio, debemos obrar hacia conformidad con la voluntad de Dios, y sobre todo, ser contento con que Dios nos ha llamado. Si eres casada de nuevo, no pretendes de decir que tu segundo (tercero, cuarto, etc) matrimonio es perfecto o “bien formado” delante de Dios. La formación era en pecado, porque tu previo marido todavía vive. Pero habiendo entrado en una relación con este hombre, debes ser contenta con la situación en que te encuentras, y no buscar remover las cosas, sino ser lo mejor de esposa y madre que puedas. Nunca vas a “querer” o “sugerir” a otros, especialmente a tus hijos, que siguen exactamente el camino donde has andado. Esto necesita ser entendido, y abiertamente declarado a ellos. Tampoco es de tomar la situación que tienes que dejar tu nuevo marido, sino ser una mujer de Dios para con él. El divorcio nunca es la voluntad de Dios. Es un remedio que Dios permite en un nivel civil, pero nunca es una bendición ni solución realmente a los problemas de las personalidades envueltas.

      El problema con el divorcio es que se pasa porque LOS DOS no tratan con los problemas como debe ser, como Dios manda. Sí, hay casos de que una persona acepta al Señor, y tiene una relación con un inconverso que se hace imposible resolver los conflictos sin divorcio. Pero siendo la situación así, normalmente dejas “una persona problemática” para encontrar otro, pensando que ahora te va a ir bien, cuando tú traes TUS problemas al nuevo matrimonio, y todo se repita. A fin de cuentas, TÚ ESCOGISTE A TU PRIMER ESPOSO, y la falta de entendimiento y discernimiento es una falla EN TÍ. Por esto, empezamos a ver que después de un divorcio, sigue otro en más o menos el mismo recorrido del primer matrimonio. Si no hay profundo arrepentimiento y extremo deseo de someterse a la voluntad de Dios, entonces todo va a repetir.

      Ana, no te culpo por tu situación. No soy nada para hacer esto. Vas a pararte un día delante de Dios y “entregar cuentas” igual que yo. No digo lo que digo para lastimarte, sino para provocarte a ponerte fuerte a NO DEJAR LA HISTORIA REPETIRSE! Se fiel a tu esposo, y aguántale aun cuando él está mal. Tu presión de Dios es que no sigues tu propio ejemplo. Haciendo esto, esperamos que el impacto de tu ejemplo matrimonial será mínima en tus hijos y otros que te conocen.

Comments are closed.