cp05 Resistiendo la Pornografía v2

Resistiendo la Pornografía es un folleto explicando por qué y cómo resistimos ver malas imágenes, y los problemas relacionados con esto.

Resistiendo la Pornografía
Siendo contento con lo que tengas
Por David Cox
[CP05] v1 ©2006 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

 

Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen? – Job 31:1

La pornografía ha llegado a ser un grave problema en nuestra sociedad. A veces parece que uno ni siquiera puede andar en la calle sin ver advertencias de 100 metros de alto de mujeres desnudas. En cada esquina hay puestos que vendan pornografía, y uno no puede estar en lugares públicos sin que haya una televisión con programas o advertencias con mujeres parcialmente desnudas o desnudas. Uno va a cualquier lugar público y las mujeres allí sin duda lleva poca ropa sobre sus partes sexuales, o la ropa es transparente, o muy apretada para llamar la atención y provocar el pecado de codicia.




De Ver una Mujer para codiciarla

Los problemas de la pornografía se caen en tres principales: (1) Es de pecar en contra el Señor – Uno está codiciando lo que no es suyo, y para Dios, el codiciar una mujer es igual de tener sexo afuera del matrimonio (adulterio o fornicación). (2) Es de pecar en contra de su pareja – Uno es desleal, no fiel, a su pareja. Si uno no es casado, está actuando en impureza, pasiones juveniles (Huye de las pasiones juveniles2ª Timoteo 2:22) que es un pecado. (3) Es de pecar en contra de sí mismo, en contra de uno mismo.

Mateo 5:27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.28Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ((“Codiciar” es de tomar placer en algo, de desear o buscar para uno mismo (en forma ilegitima o en un objetivo ilegitima). 1ª Reyes 21 relata la maniobra mala que el Rey Acab hizo para quitar de Nabot y conseguir para él mismo una viña. No es pecado de comprar un terreno, pero cuando no te dejan o no es legal, y de seguir con ansiedad para conseguir algo es de codiciarlo.)) ya adulteró con ella en su corazón.

Éxodo 20:17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ((Romanos 13:9 Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.)) ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

Jeremías 5:8 Como caballos bien alimentados, cada cual relinchaba tras la mujer de su prójimo.

(1) De verla para codiciarla, es adulterio –  Aquí Jesús amplia la definición de adulterio para ser más que tener relaciones sexuales a tenerlas mentalmente. Los pensamientos son donde Satanás nos gane en esta batalla. Si hablamos en verdad sobre este asunto, hombres ven mujeres desnudas porque las quieren. Hay un deseo en el profundo de su corazón hacia esta mujer, y este deseo es únicamente correcto cuando la mujer es su esposa legal. Que triste que los hombres no se pueden pararse de pensar así hacia cualquier mujer que ven, pero ignoran y menosprecian a su propia esposa en este sentido.

Efesios 5:3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.

Dios lo pone duro con las codicias. Las personas que son fornicarios tienen otro dios, practican la idolatría, y no tienen parte en el reino de Dios (no son salvos). Habla con prostitutas y homosexuales, y les presentas el evangelio y siempre es lo mismo, ellos no aceptan al Señor por que quieren entregar su vida sexual desenfrenada. Es su ídolo.

(2) Deslealtad a su pareja (adulterio) – A fin de cuentas, Jesús puso todo esto en perspectivo para nosotros en Mateo 5:27-28. El codiciar a una mujer (por ver, leer, o pensar) es igual de pecado como si actualmente fueras a ella y lo hicieras de verdad. Las consecuencias de SIDA, enfermedad sexual, bebés no deseados, etcétera pueden no venir, pero en los ojos de Dios, es lo mismo.

Proverbios 5:18 Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud,

Malaquías 2:14 Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.

Dios pone la lealtad a tu pareja en un contexto espiritual. De vagar de corazón es una caída espiritual con Dios tanto con los votos con tu pareja.

(3) Es un pecado contra tu propio cuerpo. Pecados de fornicación (impureza sexual) son pecados que perjudican el mismo ser de la persona que los haga. Espiritualmente nos dañamos a nosotros mismos en meternos con la fornicación o adulterio.

1° Corintios 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

Romanos 6:12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

Romanos 1:24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

Debemos pelear para detener y sacar todo pecado de nuestras vidas, pero especialmente debemos prevenir el prestarse a pecados sexuales. Estos pecados causan a Dios de dejarnos en ellos, y Dios no nos acerca para ayudarnos, sino nos deja lejos de Dios, porque son abominaciones particularmente asquerosas delante de Dios.




Debemos de ser contentos

Hebreos 13:5 Sean vuestras costumbres sin avaricia (codicia), contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré;




Debemos ser contentos adentro del plan de Dios para nosotros. La felicidad es encontrada por trabajar duro, y hacerse a uno mismo satisfecho con lo que Dios provee. Dios nos instruye que si tenemos deseos sexuales, y no podemos contenernos con la vida celibato, debemos casarnos con una jovencita cristiana.

1° Corintios 7:8 Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; 9 pero si no tienen don de continencia, cásense, ((1 Cor 7:36 “no peca, que se case”, 39 “libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor” (salvo, con un creyente).)) pues mejor es casarse que estarse quemando.

Claro ella debe ser una cristiana, persona de buena fe en Dios. Pablo se trata en este capítulo sobre la fornicación que nos ataca. Nuestra defensa bíblica en contra de la fornicación es de tener relaciones (( El sexo no es pecado. El sexo afuera del matrimonio con la persona es pecado, fornicación o adulterio. No debemos perder este punto, Hebreos 13:4 Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios. “Lecho” es el acto sexual, de tener relaciones sexuales.)) con nuestra pareja, que una vez casado, no es una opción sino un deber espiritual delante de Dios. 1° Tesalonicenses 4:3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;

Por esto Dios pone las reglas respecto al sexo muy claro.




1° Corintios 7:1 En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; 2 pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. 3 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. 4 La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. 5 No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.

La solución de Dios para la tentación de pornografía o codiciar una mujer es de tener su propia pareja, y disfrutarla. Eclesiastés 9:9 Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque ésta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol.




No debemos codiciar lo ajeno

Una base de los diez mandamientos es una relación limpia con sus prójimos. Éxodo 20:17  No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. Nuestra relación con Dios es realmente vista en nuestra relación con nuestros prójimos. Primero violamos la santidad y privacidad del cuerpo de una mujer desnuda, y luego esta mujer sin duda tiene un esposo que igualmente violamos sus derechos para con ella. Que ellos hacen lo que quieren de pecar, pero nosotros no entramos en sus pecados. 1 Tim. 5:22 “ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.”




El Problema con Divorciados

Hay un grave problema en todo esto. Si uno es soltero, y tiene fuertes tentaciones sexuales, debe buscarse una buena muchacha cristiana y casarse con ella. Si uno es casado, entonces debe hacer todo lo posible de poner su matrimonio en orden, imponiendo los principios de Dios en ello para que su propia esposa le satisface, y tú a ella. Pero una vez casado, uno no puede casarse de nuevo sin provocar más pecados encima de pecados. ((Mateo 5:32 Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el quese casa con la repudiada, comete adulterio.)) ¿Cómo puede entonces la persona divorciada pelear en contra de pecados sexuales? La repuesta es muy difícilmente. Esto se complica porque Dios ha honrado el matrimonio, que no se puede entrar y salir como uno renta un departamento y se cambia en un año. El matrimonio es mucho más serio, y no podamos entrarlo ni romperlo ligeramente. Si uno se decidió de divorciarse, debe considerar sus futuros necesidades sexuales. El sexo es como una droga. Una vez que empiezas, de salir de ello es una bronca horrible, o peor, es imposible.

1° Corintios 7:10Pero a los que están unidos en matrimonio…Que la mujer no se separe del marido;11y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.

Filipenses 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.



Download “cp05-cox-pornografia-v2-min.pdf”

cp05-cox-pornografia-v2-min.pdf – Downloaded 19 times – 90 KB

Más Folletos sobre Consejos Pastorales

¿Quién es David Cox?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.