salv22 La Sangre y el Perdón: Propiciación

En este folleto, examinamos la sangre y el perdón en el concepto de la propiciación.

La Sangre y el Perdón: Propiciación
Por David Cox
[salv22] v1 ©2012 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
_____________

 

Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona. Lev 17:11

Una parte esencial en ser salvo es de entender qué ha hecho Jesucristo en la cruz para nosotros. No es suficiente de decir que “creo en Jesucristo” o que he aceptado a Jesús nada más. Tiene que creer específicamente que su sufrimiento y muerte en la cruz de Calvario eran específicamente para tus pecados, para salvarte.




Dios instituyó el perdón por sangre

Gén 3:21 Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.

Empecemos en el huerto después del primer pecado, y el hombre no era adecuado para estar en la presencia de Dios, entonces Dios empezó la costumbre de cubrir la vergüenza del hombre. En tal caso, Dios mató un animal inocente para que Adán y Eva pudieran entrar en la presencia de Dios y de tratarse con Dios. Además de tener más difícil la comunicación, comunión, y compañerismo entre Dios y el hombre por el pecado, Dios les juzgó con separación de Dios por sus pecados.

Gén 4:4 Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;

Moviendo más allá que el primer pecado, el hombre buscaba a Dios en una forma para adorarle. Abel demostró algo de más agrado que Caín, porque respetó el requisito de sangre de un inocente como medio antes que Dios respetaría a la adoración del hombre. Aunque la sangre es muy fuerte en este pasaje, más importante es la voluntad de Abel dispuesta a obedecer a los deseos y demandas de Dios (especialmente en ofrece un sacrificio animal con sangre), y Caín representa el hombre terco en su propia voluntad que ignora lo que Dios quiere.




El Sacrifico Humano

Gén 22:2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

El relato bíblico continuó con sacrificios de animales hasta Abraham, y en Génesis 22, Dios pidió el sacrificio de su hijo como ofrenda de Abraham. Lo que nos llama la atención al inmediato es ¿Por qué Dios pidió a Abraham el sacrificio de su unigénito hijo? La respuesta es que, para Abraham, su descendencia por medio de Isaac era la cosa más preciosa para Abraham. Los sacrificios que honran a Dios siempre tienen que ser cosas altamente estimada y querida. Si no, no es de agrado a Dios. Pero además de ser alto sacrificio, en Isaac vemos el primer ejemplo de un padre sacrificando a su unigénito hijo para agradar a Dios. A fin de cuentas, Dios le paró a Abraham en el momento de degollar a Isaac, y le mandó de usar en su lugar a un cordero que se atrapó atrás de Abraham. Pero el principio había fundado bien sobre el buen padre que tuvo que sacrificar a su unigénito hijo. Además, Dios impuso en nuestros conceptos la idea de uno muriendo para que otro tenga buena relación y comunión con Dios. También Dios impuso el concepto que realmente Isaac no era satisfactorio en el sentido, que era algo que Abraham “tuvo” e iba a dar a Dios. Dios impuso otro concepto, de que Dios proveerá el sacrificio aceptable delante de Él. Luego Isaac y Jacob imitaban la adoración a Dios por medio de sacrificios sangrientos de animales (Gén. 26:25; 35:3, 7) igual que vemos Job haciendo por su familia (Job 1:5).




¿Qué significa “sangre”?

Éxo. 20:13 No matarás.

Éxo. 21:12 El que hiriere a alguno, haciéndole así morir, él morirá. 13 Mas el que no pretendía herirlo, sino que Dios lo puso en sus manos, entonces yo te señalaré lugar al cual ha de huir.

El principio de la vida que Dios nos regala se queda en la sangre es muy fuerte en las Escrituras. La sangre de un ser vivo representa la vida adentro de tal persona o animal. Lev 17 habla de este principio como la razón porque es prohibido de comer la sangre o productos hechos con sangre.

Gén 9:6 El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.

Este principio de la vida en la sangre se extiende a ser una prohibición de un hombre de quitar la vida de otro, excepto bajo la dirección de Dios, y Dios ha mandado que el homicidio será matado por su pecado, porque el quitar la vida de otro por derramar su sangre es prohibido a todo hombre. Ninguna otra cosa satisface la ira de Dios excepto que el homicidio entrega su propia vida por lo que ha hecho de pecado delante de Dios (Núm. 35:33). Anexamos que no es “pecado” que Dios quita la vida, porque Dios es el Creador y quien que nos da la vida, y por razón de nuestro propio pecado, Dios decide cuándo y cómo, y luego Dios nos quita la vida que Él nos ha dado. Su posición como Creador o Rey de todo implica que Él toma autoridad y dirección sobre la muerte de sus seres vivos (Sal. 29:10Jehová presidió sobre el diluvio”.) Igualmente en el juicio de Babel (Gén. 11:5) y de Sodoma y Gomorra (Gén. 18:21), Dios personalmente supervisó los eventos de juicio. O sea, esto es el oficio únicamente de Dios, y es bajo Su autoridad personal. Vemos el Ángel de Jehová descender sobre Egipto en la plaga de la muerte de los primogénitos, y de nuevo, muerte, sangre, y juicio es lo que aplacó la ira de Dios.




La Sangre da Acceso a Dios

Lev 16: 21 y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. 22 Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir al macho cabrío por el desierto.

Dios nos enseñó el principio del chivo expiatorio, en que un ser lleva la culpa de los pecados de otro ser. Mientras el sistema entero de estos animales sacrificados era lo que agradó a Dios, en este caso, es más claro la transferencia de culpa y castigo.

La Pascua, o la noche en que el Ángel de Jehová pasó sobre la tierra de Egipto, debe ser central en nuestro pensar. Igualmente Jesús celebró la Pascua antes de ser entregado. Lo que nos enseña esta noche es primero, el Ángel de la Ira de Dios pasó sobre una casa cuando vio que ya había derramado mucha sangre, implicando que la muerte ya había visitado tal grupo de personas, se pasó sin hacer más.

Aquí el simbolismo se extiende al Nuevo Testamento, y podemos observar que nadie es libre de la ira de Dios sobre sus pecados si la muerte no les ha visitado previamente. Esta “muerte” es que ha muerto a sí mismo y al pecado (o sea, este es una buena representación del requerimiento de arrepentimiento antes de la salvación), y entonces, la ira de Dios pasará a la persona dejándole en paz para con Dios.

1Jn 1:6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; 7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

Pero este perdón no viene nada más de que sentimos mal sobre nuestros malos hechos, sino por medio del sacrificio que llevó nuestra culpa, Jesucristo. Él es quien que nos quita la ira de Dios.

¿Quién es el sacrificio que Dios respeta?

Si regresamos por un momento a Génesis 4:4, los sacrificios de Abel y Caín, vemos que Dios no acepta cualquier sacrificio que le damos.

Heb 10:4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados. Igualmente Dios no aceptó simplemente la sangre de los animales. Estos animales representaban al sacrificio que es la provisión de Dios para nosotros, como lo hizo con Abraham e Isaac.

Jn 1:29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Entonces Jesús es el Cordero de Dios, la provisión dado por Dios y aceptable para Él, y es solamente este sacrificio que Dios acepta.

Rom 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Si uno cree que la sangre de Jesucristo muriendo en la cruz le salva, entonces igual como el Ángel de Jehová (el Vengador) pasó sobre estas casas con la sangre ya derramada, entonces igualmente Dios pasará su juicio sobre estas personas que son “de la fe de Jesús”.




¿Qué significa “Propiciación”?

1Jn 2:2 Y él (Jesucristo) es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

El concepto de propiciación es que es la cosa que aplaca la ira de otro. Es el precio de “buena sangre” que uno tiene que pagar para que no haya “más mala sangre” entre las dos personas.

1Pe 1:19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, Dios pone la imagen bastante clara. Jesús es el Cordero de Dios, tomando el lugar del animal del sacrificio en el Antiguo Testamento, y si tenemos fe en Jesús como el sustituto quien sufrió y murió en nuestro lugar, seremos salvos.

Heb 9:26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. Este sacrificio es el objeto de nuestra fe, la cosa en que creemos para que nos salve.




Salv22 la-sangre-y-el-perdon
Salv22 la-sangre-y-el-perdon
salv22-cox-la-sangre-y-el-perdon-v2.pdf
Version: 2
124.8 KiB
575 Downloads
Detalles
Salv22-cox-la-sangre-y-el-perdon-v2-RVG
Salv22-cox-la-sangre-y-el-perdon-v2-RVG
salv22-cox-la-sangre-y-el-perdon-v2-RVG.pdf
Version: 2
138.4 KiB
28 Downloads
Detalles