eva21 ¿Qué aprendemos de la Torre que se cayó?

eva21 ¿Qué aprendemos de la Torre que se cayó? Es una comparación entre el Metro Línea Dorada que se cayó y la torre que se cayó en los tiempos de Jesús.

eva21 ¿Qué aprendemos de la Torre que se cayó? Es una comparación entre el Metro Línea Dorada que se cayó y la torre que se cayó en los tiempos de Jesús.

Por David Cox

[eva21] v1 ©2021 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Probablemente, no eran más pecadores que los demás andando en la calle en ese momento. Pero cuando Jesús estaba predicando, hizo una observación, ¡TODOS SOMOS PECADORES! Si no nos arrepentimos de nuestros pecados delante de Dios, todos vamos a sufrir peor que los que murieron en esa torre que se cayó en su día.

Todos Somos Pecadores

La Biblia nos declara que, ante los ojos de Dios, todos somos pecadores. Eclesiastés 7:20 Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque. Y 1 Juan 1:8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos 10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a Él (Dios) mentiroso, y su palabra no está en nosotros.  Entonces, en los ojos de la justicia, en la vista de Dios, no hay ningún hombre aceptable, inocente, o sin pecado, nadie es aceptable de entrar en el cielo, Su hogar. El asunto es que somos como criminales morales en la vista de Dios. Todos tenemos la sentencia de la muerte física en una forma u otra.

Estamos bajo la Mano de Dios

Nosotros conocemos nada más nuestro mundo, y es físico, pero sabemos que hay otro mundo espiritual. Estamos compuestos de más que lo físico, y todos tenemos mente, alma, y espíritu. Existe Dios que es el Ser Supremo, y somos criaturas de Él, y Dios nos sostiene. No hay otra forma de existir. Todos los seres humanos están en las manos de Dios. Dios puede matarnos o darnos vida, Él puede darnos abasto y más, abundancia, o puede causarnos de padecer hambre. Isaías 45:7 que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto. Dios declara esto al mundo para que entendamos que es muy, muy peligroso de ignorar o rebelarse en contra de Dios.



Todos mis escritos son gratuitos. No cuestan nada, y puedes descargarlos, predicar o enseñar de ellos (sin decir que tomaste el sermón del folleto), e incluso puedes imprimir el folleto y repartirlo en un culto o en la calle. Mientras que no cambias el folleto y no cobras por el folleto, casi todo lo demás se vale.
Pero fíjate que me cuesta dinero para mantener este sito en el Internet. Mientras que este sitio tiene casi 1000 visitantes al día, no hay nada de cooperación de este visites para mantener este sitio en el Internet. Mis gastos son como $192 pesos mexicanos (como $12 dólares de EEUU) al mes. Considera donando algo ($200 pesos o $15 dólares) de vez en cuando, como 2 veces al año. Con Paypal, puedes donar aunque NO TIENES PAYPAL. Cualquier tarjeta de crédito o bancaria es aceptado. Cualquier cantidad de dinero será una ayuda. ¡Gracias! Que Dios te bendiga grandemente.
Sigo predicando y escribiendo, pero como la presiones económicas me aprietan, siempre estoy considerando de quitar este sitio por falta de dinero.
Webmaster: [email protected]

Dona a David Cox Ministro


Hay algo Peor que la Muerte Física

Pero Dios puede hacer nuestra existencia peor que uno puede imaginar, y peor que la existencia de cualquier persona en la tierra. Esto es la segunda muerte. La primera muerte es una puerta, donde se separa tu alma (lo espiritual de uno) de su cuerpo físico. Enteramos los cadáveres de los muertos. Pero sigan existiendo su espíritu y alma después de su muerte física.

Lucas 16:20 ​Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquel, lleno de llagas, 21 y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. 22 ​Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Jesús nos relata esta situación. Su objetivo y enseñanza son obvios. Es para avisar a la gente de atender lo eterno en sus vidas porque hay algo más después de la muerte. Aunque uno puede estar bien puesto en esta vida y tener todas sus necesitadas atendidas, y aún puede vivir muy, muy bien, la muerte y la eterna es el gran evento que ajustan lo indebido según Dios lo ve. Somos pecadores en su vista, y esto es como criminales morales. Dios se encarga a derrotar lo alto, y levantar lo pisado.

Salmos 10:4 El malo, por la altivez de su «rostro,» no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos.

¿Ves el problema? Nosotros, siendo criaturas de Dios, no adoramos a Dios con nuestras vidas. Adoración es de imponer en tu vida (por buena voluntad) Dios y sus principios morales. Esto se puede hacer solamente por saber y investigarlo en las Escrituras, la Palabra de Dios. Los que no hacen esto tienen arrogancia que llegar a existir en este mundo sin el Ser Supremo haciendo todo. Es más, uno es arrogante si cree que se puede sostenerse sin que Dios te da todo. ¿Tienes un buen trabajo? ¿Quién te lo dio? Dios. ¿Quién te dio un cuerpo que funciona y la salud para que proveas para ti y para lo tuyo? Dios. Tu arrogancia en no reconocer tu Creador y Sostenedor es lo que causa la ira de Dios contra ti.

La ira de Dios

La ira de Dios es la rabia o indignación de Dios en contra de cómo somos (pecadores) moralmente. Le ofendemos su justicia, santidad, y normas morales. Somos pecadores, y vivimos mal moralmente. Dios es el ejemplo de las buenas morales. Si no aceptas a Jesús para arreglar tu estado de criminalidad moral delante de Dios, te vas al infierno bajo la ira de Dios para la eternidad.

El hombre rico no tuvo Jesús como su Salvador, y el momento inmediato después de morir, estaba sufriendo desde este momento para toda la eternidad futura. Lázaro creó en el Salvador, y se fue a un paraíso para la eternidad.

Juan 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? 2 Timoteo 2:11 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él;

En el caso de Sodoma y Gomorra, sus vidas eran un producto de su corrupta moralidad, y Dios les castigó con fuego y azufre desde el cielo. No pudo Dios esperar a que murieran, entonces de pronto quiso castigarles. En Números 16, Dios mandó ellos directamente al infierno. La tierra abrió su boca y les tragó ellos vivos al infierno.

O sea, hay una muerte moral a sí mismo, y esto corresponde a lo que Jesús predicó en el pasaje de la torre que se cayó, es arrepentimiento. Si nos arrepentimos, y recibimos la salvación que es Jesús murió en la cruz para uno mismo, la persona será salvo.

Es de Nacer de Nuevo

No podemos poner suficiente importancia en este hecho de la salvación. Jesús habló que era un principio o empezar de nuevo tu vida. Juan 3:7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. 2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Es un evento que totalmente transforma tu vida a ser diferente. Dios lo hace si le pides de salvarte. Tendrás una relación salvadora con Jes

¿Qué nos enseña la caída de la torre?

ús, y Jesús y las cosas de su reino serán de lo más alta prioridad. Vives por Cristo.

¿Qué nos enseña la caída de la torre?

Primero, y, sobre todo, los que desatienden el asunto de la salvación de su alma van a caer bajo la ira de Dios. No hay otro resultado que esto, ser castigado en el infierno. El problema más grave, aún más que la muerte repentina de gente, es el no arrepentirse de sus pecados y buscar al Salvador. Tu perdición eterna en el infierno, bajo la ira de Dios, es lo que estamos hablando. No haces nada, no te importa, e igualmente tu vida va a terminar en tragedia muy triste para ti.

No estoy listo para morir

2 Corintios 6:2 Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

Romanos 13:11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.

Satanás quiere que te demoras cualquier pensamiento sobre la eternidad. Sabe que cada vez que dices “luego voy a pensar sobre esto”, que estás endureciendo tu corazón para nunca tomar el paso de recibir a Jesús (Juan 1:12).

Dios puede enviarnos a la eternidad

La realidad es que Dios bien se puede enviarnos a nuestro destino eterno en cualquier momento y en cualquier forma. Nadie tiene garantía de más tiempo o más oportunidades de recibir a Jesús.

Cada vez que subes el metro recuerdas que la tragedia es que no se arrepintieron, no que Dios le llamó de repente a la justicia. El metro elevado puede caer en cualquier lugar y tiempo. Igualmente, el metro subterráneo puede caer encima de ti. Si vas en transporte público igual pueden accidentarse causando tu muerte. En casa, puede venir un terremoto y mueras de cosas cayendo sobre ti, o aun una araña puede picarte y causar tu muerte.

Nada es seguro, excepto si ya has aceptado a Jesús como tu Salvador. En tal caso, a morir, vas al cielo para estar con Jesús para toda la eternidad en gran gozo, no con sufrimiento. ¿No quieres confesar tus pecados, arrepentirte y aceptar a Jesús ahora mismo?

Descargar

Download “eva21-la-torre-que-se-cayo-v1.doc” eva21-la-torre-que-se-cayo-v1.doc – Downloaded 69 times – 461.00 KB

Más Folletos de esta Categoría (Evangelismo)

¿Quién es David Cox?