eva15 Salvo pero no testificando

Hay un gran número de cristianos que toman la actitud muy conchuda de que el testificar de su fe a otros es algo extra, no realmente que tienen o deben hacer, menos que quieren.

Marcos 5:19 Mas Jesús… le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.

Dios quiere que compartamos la misericordia que tiene con nosotros a otros, especialmente a nuestra familia, amigos, conocidos, etc.

Hechos 4:20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.
Hechos 22:15 Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído.

De veras, si uno es realmente salvo, ¡VA A DECIR LAS BUENAS NUEVAS A OTROS! La persona que Dios le salva y no quiere decirlo a otros es una contradicción. Esta persona no entiende que grande es la obra de salvación y misericordia que Dios le ha dado.



Mandamiento de Llevar el Evangelio

Hechos 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Marcos 8:38
Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.
Mateo 10:32
A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.
Mt 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado…



¿Tienes orgullo de Cristo? O
¿Eres avergonzado de él?

Romanos 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree… De tener fe en la obra de Jesucristo en la cruz, la fundación del evangelio, es un punto fuerte en el ser salvo.

Juan 15:16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca. El plan de Dios es que cada cristiano que Dios salve también debe “reproducir más fruto,” o sea, traer más gente al reino de Dios.

Romanos 1:14 ​A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor. A la verdad, tenemos una deuda para con el mundo, para llevarles el evangelio.

2Co 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. O sea, Dios alcanza al mundo con el mensaje de reconciliación en Cristo POR MEDIO DE NOSOTROS, ¡LOS REDIMIDOS! Somos la clave para ganar al mundo. Si entiendes esto, vas a poner a este trabajo alto en tus prioridades



El hombre que quiso ser perdonado, pero
no quiso practicar el perdón él mismo

Mt 18:21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? 22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

Pero pensaba que el perdón es con un límite corto, tú perdonas a otros un poquito, y ya no más. Jesús explicó que el perdón debe ser una forma de vivir siempre para el hijo de Dios. Misericordia, clemencia, y perdón deben llegar a ser parte de tu carácter cristiano.

Mt 18:23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. 24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. 25A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

La carga o deuda del pecado delante de Dios es demasiado grande que ninguno puede pagarlo. Entonces la única forma de vivir sin el juicio de Dios sobre nosotros por nuestros pecados es de encontrar perdón y misericordia de Dios. El “no pagar la deuda” no se base en lo que el siervo puede hacer, sino en el carácter bueno del amo.

Mt 18:27El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.

Fíjate que el amo no le dejó pagarlos sobre tiempo, sino lo perdonó toda la deuda. Diez mil talentos son como 10,000 millones de dólares hoy en día. Nadie puede pagar tanto, especialmente siendo siervo.

Mt 18:28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios (como 100 salarios diarios); y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. 29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

Lo que el siervo violó es que su señor tuvo la expectativa que la misma misericordia que le pedía de su señor, esta misma misericordia y compasión deberá haber practicado en su propia vida para con otros. El dinero realmente no tuvo que ver sino si uno vive por la misma regla de la misericordia que uno quiere desde Dios o no. O sea, no puedes querer la misericordia para ti solo, pero no haces nada para otros guste de la misma.

Mt 18:31 ​Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. 32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? 34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. 35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Aunque la parábola es sobre perdonando a tu prójimo, hay otro punto muy claro que Dios no le gusta cuando hay gente que recibe el perdón de Dios, pero no quiere a otros también de ser perdonados.



¿Eres un siervo una luz para Dios?

Fil 2:15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo;

Parte del propósito de Dios de Dios en salvarte es para que resplandezcas el carácter y bien de Dios.

Cómo vives como cristiano, estás escribiendo un “evangelio” (buenas noticias) por las acciones y palabras que presentas cada día. Los hombres leen lo que tú escribas en tu vida, ¿Es sobre Jesucristo y la salvación? ¿Anuncias esto bien fuerte? O viendo tu vida bien, ¿es sobre tu egoísmo y arrogancia de tu propia vida, sin dar testimonio de tu Salvador y lo que Él ha hecho en tu vida?



Jonás el Evangelista

El caso de Jonás es interesante. Jonás era como nosotros hoy en día. Siendo salvo, no quiso entrarse a él mismo en la salvación de otros.

Jonás 1:3 Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová. 11 Y le dijeron: ¿Qué haremos contigo para que el mar se nos aquiete? Porque el mar se iba embraveciendo más y más.

Habiendo recibido el divino mandamiento de salir a presentar el evangelio a los inconversos, ¡se levantó para correr a la dirección opuesta!

Jon 3:5 Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos.

Jonás tuvo la actitud, si viviera hoy en día, “¿Por qué voy a repartir folletos si nadie va a leerlos, nada más tirarlos al suelo?¡Su expectativa es que NADIE IBA A RESPONDER! Pero la multitud se arrepintió, y la reacción de Jonás el evangelista es de enojarse porque unos respondieron cuando él decidió que ninguno iba a hacer. Jon 4:1 Pero Jonás se apesadumbró en extremo, y se enojó.

Obviamente no entendió el principio del Sembrador (Mateo 13), que el buen Sembrador esparce la semilla en muchos suelos aunque no todos van a llegar al fruto de la salvación en muchos casos.



¿Eres un Siervo de Dios o no?

Mateo 21:28 Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. 29 ​Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. 30 Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.

Hemos visto el simple mandamiento a llevar al evangelio a los inconversos. Ahora, ¿qué es tu respuesta a esto? ¿Sí? O ¿No? Y si es sí, ¿realmente vas a hacerlo?

Mateo 21:31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.

La marca de un inconverso es que pelea con la voluntad de Dios y no la hace. La marca de un verdadero hijo de Dios es que oye y entiende la voluntad de su Padre celestial, y busca hacerlo lo mejor que se puede. Antes de ser salvo, la gente realmente no entendieron como orar correctamente, o hacerlo para muchos. No supieron como estudiar la Biblia, memorizar la Palabra de Dios, ni ofrecer diezmos y ofrendas. Tuvieron que aprender todo esto en la forma que quiere Dios. Así es con el evangelismo.




Mateo 7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad

Checa tu disposición hacia la voluntad de Dios, porque esta disposición (haces lo que entiendes que es la voluntad de Dios) es una buenísima marca de que eres salvo o no.

Mateo 12:50 Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.  

O sea, según Jesús mismo, él contaba que tuvo una relación con una persona de base que si esta persona hacía la voluntad de Dios el Padre Celestial. La línea ente testificando en alguna forma y confesando a Cristo como tu Salvador es muy poca.




AUDIO Salvo pero no testificando:http://www.davidcoxsermones.com/sermones/doctrina/salvacion-2/evangelismo-salvacion-2/eva15-salvo-pero-no-testificando/

Download “eva15-cox-salvo-pero-no-testificando-v1.pdf”

eva15-cox-salvo-pero-no-testificando-v1.pdf – Downloaded 39 times – 165 KB



Más Folletos sobre el Evangelismo

¿Quién es David Cox?