cp43 La Lengua Mundo de Maldad

Un folleto exhortándonos de cuidar a nuestra lengua para que no pequemos con ella.

Por David Cox
[cp43] v1.1 ©2014 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

De los 10 mandamientos (Éxodo 20:7, 16), dos tienen que ver con la lengua. De las siete cosas que son abominaciones para Dios (Pro 6:16-19) tres tiene que ver con la lengua (lengua mentirosa, el testigo falso y la persona que siembra discordia entre los hermanos).

Mateo12:34 Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Así como el acento de voz revela el origen de uno, las palabras indican el estado de su alma. La forma de hablar de Pedro reveló que era un seguidor de Jesús (Mat 26:73). Lo que hay en el corazón, normalmente se a manifiesta en la forma como se dice.

“La lengua es el espejo del alma. Las palabras dichas revelan los intentos, los deseos y los sentimientos del corazón. Daremos una respuesta ante el juicio de Dios por cada palabra hablada, y seremos condenados por nuestras desmedidas, profanas, y falsas palabras (Mat 12:34-37). Implícito en este principio de juicio, está el hecho de que podemos controlar lo que decimos. Y la mejor medida de control es la habilidad para controlar la lengua”. Bruce McConkie.

La Importancia de Controlar la Lengua

Sant 3:2 Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo. 3 He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, y dirigimos así todo su cuerpo. 4 Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere. 5 Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas.

He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! La lengua es parte muy importante de nuestro ser espiritual, y es tan fuerte que nos controla espiritualmente. Santiago compara la lengua de nuestro ser espiritual con el timón de un barco. El timón conduce a dónde y en que dirección te lleva. Igualmente, uno decide la dirección de su vida espiritual. Si podemos controlar nuestra plática, controlamos nuestra vida espiritual. Este es el secreto para ser espirituales. Es una ayuda divina para el ser espiritual, si lo aceptamos.

Santiago 1:22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera «en ella,» no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. 26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

La lengua es el espejo del alma, y la persona que pretende ser espiritual, debe tener control de su lengua y ser extremamente prudente.

Prov 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. 24 Aparta de ti la perversidad de la boca, y aleja de ti la iniquidad de los labios.




La Lengua, Mundo de Maldad

Stgo 3:6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

La lengua es un miembro de nuestro cuerpo que causa “fuego” (problemas), que se hacen cada más grandes con el tiempo. Es algo que comienza muy pequeño pero termina a gran escala.

Stg 3:7 Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la naturaleza humana; 8 pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. 9 Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. 10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. 11 ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? 12 Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce. 13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. 14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; 15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. 16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. 17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

Mucha gente muestra disgusto hacia a otros por sus palabras. En el corazón hay celos y contención. Lo que Santiago enfatiza, es que no debemos ser hipócritas. Lo que somos debe ser manifestado decentemente en nuestra plática. Nadie engaña a nadie. Una persona que por su boca peca y lastima a otros, no es un buen hijo de Dios. El cristiano es alguien que siempre siembra paz, tranquilidad y espiritualidad por lo que dice.



Necesitamos Pensar antes de Hablar

Stg 1:19 Por esto mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.

Un cristiano guarda su forma de hablar o de no hablar. De esta manera, mide sus palabras y dice solo cosas apacibles. Un verdadero hijo de Dios aborrece pecar, y sabe bien que es mucho más fácil por medio de la lengua.

Hay una ley universal para el bien hablar: Siempre sé lento, piensa en el efecto espiritual de tus palabras. “Muchas cosas se hacen por equivocación pero ninguna tan frecuente como la boca”.

Prov 10:19 En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente.
Pro 17:27 El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido.
Ecl 5:3 Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio.

No hay una razón forzosa para solo hablar y hablar. Uno se puede quedar simplemente silente. Hay un dicho, “Es mejor quedarse quieto, y que todos piensen que tal vez eres un tonto, que abrir la boca y quitarles la duda.” Lo que estos versículos indican, es que muchas veces el pecado anda en el mucho hablar, y la prudencia y sabiduría en el no hablar. No hablar mucho, o hablar poco, pero recapacitado.



El Pecado de Jurar y Maldecir

Éxodo 20:7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

En el A.T., maldecir usando el nombre de Dios era pecado grave, tanto, que se ejecutaba a tal persona Lev 24:14; ¿Por qué? Porque Dios toma en serio lo que sale de la boca de cada persona. Las palabras son tan serias para Dios como las acciones.



El Chismear

Lev 19:16 No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra «la vida de» tu prójimo. Yo Jehová.

El chismoso es una persona que gana popularidad y se entretiene con las vidas de otras personas. Lo que dice de los demás no edifica ni ayuda, solo es información que otros no deben saber. Hay tres pruebas para saber si debe ser comunicado:

1) ¿Es la verdad? Si es verdad ¿Cómo lo sabes? ¿Lo has verificado? Toda cosa verídica debe ser divulgada. 2) ¿Es necesario? Hay verdades que no deben participarse, excepto en casos policiacos, emergencias médicas, o solamente a tu pastor. ¿Por qué la persona a quien le cuentas debe saberlo? ¿Por qué?, 3) ¿Es de gracia y cortesía? Si alguien ha hecho algo en su pasado, no es gracioso ni cortés informar a nadie sobre ello. Si estuvieras en su lugar, ¿Lo dirías?

Prov 11:13 El que anda en chismes descubre el secreto; Mas el de espíritu fiel lo guarda todo. Pro 17:9 El que cubre la falta busca amistad; Mas el que la divulga, aparta al amigo.

El buen cristiano no es una persona que siempre esté divulgando información de otros, sin que haya una muy buena razón para hacerlo.


La Criticones

Mat 7:1 No juzguéis, para que no seáis juzgados. Jesús no prohibía evaluar doctrinas y conducta para entender si estaban bien o mal.
Juan 7:24 No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.

Jesús aclaró que debemos evaluar con experiencia en otros, pero no para estar siempre criticando a otros, encontrando fallas y errores, no hay razón para hacer eso. Criticar es lo que hace el Diablo, el acusador.

Si es doctrina falsa, debemos denunciarla con la Biblia. Pero si se trata de conducta no admisible, entonces no debemos seguirla, es claro que no hacemos ese tipo de conducta, debemos orar por la persona que toma esta conducta. Misericordia y lástima debiera ser lo que sintamos, y no chismear tal conducta calumniando a la persona. Stg 4:11 Hnos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. 12 Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?



Los Contenciosos

Prov 15:1 La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.
Rom 2:8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;

Dios declara que su ira y enojo está sobre los que siempre buscan rivalizar, y siempre desea apagar la contención y la fricción entre las personas. Ser “pacífico” es bíblico.



Los Mentirosos

Prov 12:22 Los labios mentirosos son abominación a Jehová; Pero los que hacen verdad son su contentamiento.
Apo 21:27 ​No entrará en ella (en el cielo) ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

El mentiroso no entrará al cielo. Esta persona es alguien mentalmente flojo y torpe con la verdad, tuerce las cosas para que el resultado sea el que él quiere. Este tipo de personas no tiene cabida en el cielo.



Las Necedades

Mateo 12:36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.
Efes 5:4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.

Existen personas que no piensan maliciosamente, pero hablan demasiado sin el propósito de honrar a Dios con cada palabra, y dicen cosas necias. Esta no es la conducta de un verdadero cristiano.



Conclusión

Ecl 5:6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?
Sal 141:3 Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios.
Sal 19:14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.




Download “cp43-cox-la-lengua-mundo-de-maldad-v1.1-min.pdf” cp43-cox-la-lengua-mundo-de-maldad-v1.1-min.pdf – Downloaded 4 times – 114 KB

Más Folletos sobre Consejos Pastorales

¿Quién es David Cox?

Cp43 cox La Lengua Mundo de Maldad
Cp43 cox La Lengua Mundo de Maldad
cp43-cox-la-lengua-mundo-de-maldad-v1.1.pdf
Version: 1.1
123.2 KiB
535 Downloads
Detalles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.