cp24 El Conseguir Todas Tus Peticiones

En este folleto tratamos con el problema de pensar que un hijo de Dios va a conseguir todo lo que pide de Dios. Dios puede, pero nosotros no somos tan sabios para pedir lo que está bien para nosotros.

El Conseguir Todas Tus Peticiones
Por David Cox
[CP24] v1r ©2009 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

_____________

Y él les dio lo que pidieron; Mas envió mortandad sobre ellos. Sal 106:15

Cuando la gente escucha una predicación sobre la oración, de cómo podemos pedir a Dios las cosas para que Dios nos haga caso y nos dé lo que le pedimos, piensan que es como cuando está lloviendo dinero del cielo. Dicen “¡No puede ser mejor que esto!” Pero no entienden en qué consiste la oración, y empiezan a pedir mucho dinero, riquezas, poder, fama, etcétera. Algunos insistentes parece que logran sus deseos, pero no son felices aun todavía. Empiezan a tener una crisis en que tienen cosas pero no disfrutan lo que consiguen. Algo estuvo mal. Pero ¿Qué fue?




La Importunidad

Lucas 11:8 Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. 9 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

La Biblianos enseña que Dios no siempre concede nuestras peticiones por nuestro beneficio. En nuestra ignorancia  pedimos cosas de Dios, y pero nos lastimarnos espiritualmente con ellas. Las cosas materiales tienen esta tendencia de agradarnos por el momento, pero de robarnos la vista sobre lo espiritual. Nos causan daño espiritual por que mal afectan nuestra alma y relación para con Dios. Pero Dios sí nos hace caso a veces aun cuando pedimos por cosas dañinas, si lo hacemos con insistencia y importunidad (de no dejar de pedir con mucha insistencia). Este peligro es más grave con cristianos que tienen algo de experiencia con la oración, y ya han llegado a creer en la oración. Los demás piden y no reciben lo que piden, entonces normalmente dejan de pedir.




El Peligro con lo Material

Mateo 16:23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

No es que no debemos vivir sin nada material, pero el ejemplo de muchos hombres de Dios en la Biblia, como Jesús, Juan el Bautista, y aun Pablo es que despreciaron lo material para desear y buscar lo espiritual (Sal 37:16; Prov 15:16; 16:16).

Lucas 12:15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

La oración es un reflejo de tu alma, y las cosas más importantes para ti es el asunto en que se enfocan más tus oraciones. Cuando este enfoque es en lo material, estamos en pecado y lejos de Dios. Dios nos manda problemas y faltas para regresar nuestra mira a lo espiritual, y para buscar la cara de Dios por medio de nuestras oraciones y vida devocional.

Mateo 6:25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

1Pe 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre él,  porque él tiene cuidado de vosotros.

Normalmente la gente no busca con todo su corazón disfrutar la presencia de Dios son gente que tiene su vista sobre lo material y terrenal de esta mundo, y no lo espiritual de Dios. Dios nos manda de no preocupar para estas cosas materiales sino de enfocar tu vida en lo espiritual.

Fil 4:6-7 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

No es que no debemos orar por “nuestro pan diario” (Mateo 6:11), sino que lo material no debe tener la mayor concentración e importancia en nuestras oraciones.

1Timoteo 6:6-8 Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

Pablo nos aclara que entramos y salimos de este mundo sin posesiones. Entonces debemos buscar estar contentos solamente con sustento y abrigo. La acumulación de riquezas no nos sirve de nada en la eternidad, y son mucho estorbo y tropiezo para nosotros en nuestras vidas espirituales. Si uno no busca el contentamiento, nunca lo encontrará. La meta de nuestra vida debe siempre el ser contentos con lo que Dios nos da. Debemos trabajar y esforzarnos para hacer lo mejor para sostenernos, pero a la vez tener siempre este contentamiento espiritual con lo que haya, sin ansiedad por acumular más.




El Peligro de Insistirle a Dios sobre lo Incorrecto

Sal 106:15 Y él les dio lo que pidieron; Mas envió mortandad sobre ellos.

Israel nos enseña una importante lección aquí. Cuando estaban en el desierto por 40 años, empezaron a insistir con Dios sobre la comida de ellos en el desierto. Probablemente fueron 2 millones de almas en ese grupo, andando en un desierto que a penas podían proveer para unas docenas de personas, y que acababa de salir de Egipto, lo que tuvo un sistema de alimentación para millones de personas con el río Nilo. Viendo atrás y comparándolo con lo de adelante, no vieron forma de sobrevivir. Entonces insistieron a Dios por la comida, pero ellos quisieron granjas de abasto como Josué hizo con Faraón. Desearon las riquezas de Egipto en lugar de esperar y ser contentos con lo que Dios tuvo para ellos. Sin ver de donde iba a salir su sustento para uno o dos años, entonces se espantaron. Dios les dijo que iba a darles comida para el día solamente. El maná cayó pero solamente era suficiente para el día. Cuando recogieron más (que sí esto era posible de hacer), se echaba a perder. Aquí está una gran enseñanza de que debemos vivir por fe, y nuestra seguridad y provisión diaria viene de Dios, no de nuestros esfuerzos solamente.

Hebreos 10:38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.

Jesús se fue a un desierto también, y no habiendo comido por 40 días, tuvo hambre. Satanás vino para tentarle, y la tentación era de maniobrar su sustento afuera del plan de Dios. Estando adentro de lo que es la voluntad de Dios, Satanás trató de hacerle descontento con esta situación. Jesús padecía, y a Satanás le llamó la atención esto, y le presentó una forma fácil de solucionar su situación, pero no en la voluntad de Dios. Satanás le ofreció que usara su poder divino para abastecer su hambre personal, pero esto era algo fuera de los planes de Dios, porque siendo nuestro ejemplo espiritual, si Jesús hubiera hecho caso a Satanás, nos enviaría esta señal de que está bien siempre concentrarse en nuestros propios deseos. ¿Por qué Satanás no cambió las piedras en pan para Jesús? El también hace cosas milagrosas. De ayudarle en su necesidad no era el propósito de Satanás sino de tropezarle. ¿Por qué Satanás no le trajo pan de un pueblo cercano? Es por que el punto de la tentación era que su hambre era la voluntad de Dios en este momento, y Dios no quiere siempre satisfacer nuestras necesidades en el momento. De faltar provisión es una experiencia espiritual. El ayunar es promovido por Dios para edificarnos espiritualmente y que nos permita tener más poder espiritual para con Dios (Mat 17:21). Dios tenía ángeles en camino sin duda con pan, pero no era el tiempo todavía.

Mateo 4:4 Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

La respuesta de Jesús es muy importante. Su enfoque está en la voluntad de Dios, basada sobre la Palabrade Dios. Israel en el desierto no pudo esperar la provisión de Dios como Dios quiso darles, entonces provocaron a Dios, en insinuar que Dios pudo hacerles una mesa en el desierto. Dios tomó el desafió. Sal 106:15 Y él les dio lo que pidieron; Mas envió mortandad sobre ellos.

Dios frecuentemente nos concede en su enojo lo que en su bondad nos niega. El chiste en esto no es de pedir algo a Dios, y que Dios nos da las cosas, sino es en saber con sabiduría e inteligencia qué debemos pedirle. La oración y meditación nos sirven no solamente para conseguir nuestras peticiones, sino también para entender la voluntad de Dios, y para pedir con sabiduría lo que es su voluntad. Después de asegurar que nuestra petición está en la voluntad de Dios, debemos pedir a Dios por esta petición correcta con insistencia e importunidad. Así recibiremos lo que debemos recibir, y eso no nos hace daño, porque primeramente nos aseguramos que estamos en la voluntad de Dios.




El Punto esla Voluntadde Dios

1Juan 5:14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

Primero nos fijamos que Dios no nos oye si pedimos algo afuera de Su voluntad. Esta es la razón muchas veces por que Dios no nos da lo que le pedimos. Segundo observamos que por la importunidad, a veces Dios sí nos da las cosas que no son Su voluntad (o no es el tiempo o manera de su voluntad) para que aprendamos que malo es pedir e insistir en cosas cuando uno no entiende bien la voluntad de Dios. Insistimos en que somos más sabios que Dios en saber qué cosas pedirle.

Además aclaramos que no es el derecho humano de siempre saber la voluntad de Dios, sino es la obligación humana de confiar en Dios y Su sabiduría ni modo si la entendemos o no. Job nunca supo porque Dios permitió estas cosas pasar en su vida. Job 40:2 ¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto. Pues la respuesta es simplemente no es sabio de contender con Dios.

Aun el mismo Jesús oró en una forma que nos demostró su disposición de aceptar lo que Dios el Padre decide, y no de imponer su propia voluntad. Mateo 26:42 Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad.

El cristiano que ora en la forma que agrada a Dios siempre condiciona todas sus peticiones con lo siguiente…

Mateo 6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad,  como en el cielo,  así también en la tierra.

Así Jesús enseñó a sus discípulos a orar, en la voluntad del Padre.




Download “cp24-cox-conseguir-toda-peticion-v2-min.pdf”

cp24-cox-conseguir-toda-peticion-v2-min.pdf – Downloaded 19 times – 45 KB

Más Folletos sobre Consejos Pastorales

¿Quién es David Cox?

One thought on “cp24 El Conseguir Todas Tus Peticiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.