cp50 Narcisismo contra el Amor

Cp50-cox-narcisimo-contra-amor-v1
Cp50-cox-narcisimo-contra-amor-v1
cp50-cox-narcisimo-contra-amor-v1.pdf
153.6 KiB
22 Downloads
Details

Narcisismo contra el Amor

Por David Cox

[cp50] v1 ©2014 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

El “narcisista” es una persona que se enfoca todo su vida en sí mismo. Como aquí en México dicen, “Yo primero, Yo el último, y Yo todo entre los dos.” A la verdad, este tipo de persona literalmente adora a sí mismo, y muchas veces ni se fija en ello (que es adoración espiritual). Piensa que él mismo es de tanto valor, que el mundo entero debe apreciarle por qué tan grande persona que es.

Esta actitud es altamente en contra de lo que la Biblia nos presenta de Dios, de Jesús, de lo que debemos nosotros de ser. En el carácter de Jesús nuestro patrón espiritual, vemos que es completamente Dios, pero es humilde, y se preocupa para otros.

En el fin de cuentas, el nacisista es una persona igual al diablo. Es cruel, y egoísta, y es muy en contra de todo que el cristiano debe ser.

Identificando el Narcisismo

Primero debemos entender que el narcisista es una persona con enfoque en sí mismo, o sea, pone la importancia de él (o ella) mismo arriba de los demás. Quiere ser el enfoque de todo lugar a donde va. En la Biblia, esto es de ser arrogante, y soberbio. Su autoestima es muy alto (porque él es lo mejor del universo). Ve mi folleto CP08 Autoestima: Estimándose a uno mismo.

Pero ¿Cómo identificamos el narcisismo realmente? Muchas personas son narcisistas y no lo sabe. 2Tim 3:2-4 es una descripción de los últimos tiempos y este pasaje bien describe el narcisismo exactamente.

2Ti 3:2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,

Los Elementos del Narcisismo.

Nota que estos puntos describen un narcisista típica. En cada persona particular unos puntos pueden salir más fuerte de otros, y unos pueden ser bien escondido, pero el típo de persona que es se ve claramente por estos puntos.

Amadores de sí mismo. Su prioridad es simplemente su confort antes de otros. No sirven a otros, no sacrifican para otros realmente (nada más limosnas para que otros le reconozcan a él como buenísmo). Tampoco dan preferencia o honor a otros muy fácilmente. El orden es muy claro en su mente y vida actualmente, nadie va antes que ellos mismos en su mente. Rom 12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. Desde el punto de amor, uno trata al otro diferente, buscando su bien antes del bien o estabilidad de uno mismo. 1Co 13:4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; 5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; El narcisista exactamente busca lo suyo propio antes de ser benigno (haciendo buenas obras) a los demás. Además se identifica alguien con amor bíblico como que no es jactancioso y no tiene envidia. Envidia es cuando te sientes mal adentro de tí mismo cuando otra persona recibe bien o reconocimientos (honor, gloria, fama). Jactancioso es de tratar de vencer a otros por presentarse a sí mismo mejor que otros en la vista pública.

Amadores de placeres, no de Dios. Este elemento es casi lo mismo de lo de arriba. Su enfoque en la vida después de sí mismo (que es adulación y el deseo de fama) es: riquezas (para que tiene con qué vivir bien), placeres, poder y control, y vicios para sí mismo. Tit 3:3 Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.

Codiciosos y Avaros. Cuando uno está envuelto en su propio mundo, viviendo para sí mismo solamente, entonces es lógico que para vivir dándote todo lo bueno del mundo (como tú mereces), no es posible sin dinero, y mucho dinero. La codicia es un acompañante necesario al narcisismo. Su punto de vista es que se mide “exito” en esta vida por medio de cuando dinero tienes. Luc 12:15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

Además, Jesús dice claramente que las riquezas son una amenaza para tu alma porque compete en contra de Dios para ser el Dios de tu vida. Mat 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Jesús simplemente manda a renunciar riquezas, posesiones, y todo lo relacionado si quieres ser salvo. Aunque usamos dinero y posesiones, no son el fin o meta de nuestras vidas. Luc. 14:33 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo. Ve también ig47 El Cristiano y su Dinero.

Arrogantes, Jactanciosos, Soberbios. Parte de entender el narcisista es de entender que él evalua a sí mismo, y todo lo suyo como mayor, mejor, y de más valor de los demás en el mundo. Él pone a sí mismo adelante de los demás. Todo su pensar gira alrededor del punto “amador de sí mismo”. Que el mundo le sirve a él, sí, esto es dado y entendido. Pero que él sirve a otro, para nada excepto que él gana muchísismo en ello (codicia entrando de nuevo). Vanagloriosos significa que busca la gloria para sí mismo, aunque lo que busca no es de valor eterno ni tampoco de valor delante de Dios. Fili 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; Gál 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

Desobedientes a los padres, ingratos, sin afecto natural. Pro 17:13 El que da mal por bien, No se apartará el mal de su casa. 1Te 5:18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. Parte integral de entender al narcisista es de entender que para él, no hay persona más importante en el mundo. Claro que no se sale con esto mucho, pero está allí. Él primero, sus necesidades son más importantes de los demás, y sus prioridades son lo que todo el mundo debe incarse delante de ellas. Aun lo más natural, que debemos honor y respeto a nuestros padres por todo que ellos han sacrificado no importa a él. Para él, esta obligación de gratitud no existe hacia a ninguno, aun para con Dios realmente.

Traidos. Mat 24:10 ​Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. El narcisita no es leal a nadie menos a su propio bien. Aunque a veces da a otros por presiones ajenas de él mismo (nunca da de espíritu de gozo), siempre tiene reservas en hacerlo.

Cruel. La compasión y misericordia son elementos de Dios. Porque uno recibe ellas de parte de Dios, debe causar estos puntos del carácter de uno de replicarse en nosotros. Pero el narcisista no es salvo, y por lo cual, para él, nadie le importa sino a él mismo. Crueldad es normal para él porque si algo causa ventaja para él, lo hará ni modo que consecuencias causan para otros. Pro 11:17 A su alma hace bien el hombre misericordioso; Mas el cruel se atormenta a sí mismo. Su adoración a su propio ser le lleva más y más lejos de Dios.

Implacable. Un cristiano entiende que todo que hace entrará en juicio, y su posición como salvo, no es tan lejos de ser condenado al infierno excepto por la misericordia de Dios. Entonces, busca de no estar en conflicto con otros, y trata de resolver conflictos y problemas lo más rápido posible. El narcisista es una persona que rechaza el juicio de Dios sobre él, y él pensando que él es en el centro del universo, todos los demás deben hacer lo que le conviene a él sin discusión.

Calumniadores. Éx 20:16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. Además que él quiere ser en el centro de atención de todos, en el enfoque del mundo, no le gusta cuando otros entren aun momentaramente en un poco de gloria. Él lo ve como competencia para su gloria, y tiene que atacar viciosamente a otros en su momento de gloria y honor. El sube en su propia estima por pisar a otros.

 El Amor Bíblico,  el Opuesto del Narcisismo

Empezamos con el amor, el carácter base de Dios. 1Jn 4:7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. Fíjate que es el mandamiento principal aquí (Mat 22:36-40 amarás al Señor tu Dios… amarás a tu próximo). El amor a otros, no a sí mismo. Dios distingue este amor para Dios (tu Creador) y el amor a otros, principalmente a tus hermanos en Cristo como criterio de definir que uno es salvo. Sin estos muy vivos en tu vida, está engañándote a pensar que eres salvo.

El ser salvo incluye el cambiar el enfoque de toda tu vida. En lugar de buscar lo tuyo, vas a enfocar tu vida en amar a Dios, y esto es de amar a otros (los hermanos especialmente).

Remedio Divino para el Narcisismo

Mateo 16:24-25 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

El punto de vista es en extremos. El inconverso no quiere negarse nada normalmente. Excepto por los pocos casos de amor entre padre y hijo, o esposo y esposa, el inconverso no conoce el negarse para el bien de otro. Es el opuesto, él mismo quiere gastar todo para que él mismo viva bien, y disfruta los placeres del mundo, y vive para el ídolo de las riquezas del mundo. Esto es la única forma de vivir para él. Luc 8:14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto. O sea, Jesús identificó el narcisista aquí. Cuando uno deja que los afanes de su propia vida, las riquezas, o los placeres de la vida llega a ser tan importante que afectan a su relación con Dios negativamente, esto es un inconverso narcisista.

La Biblia es muy clara que si uno no niega a sí mismo, no goza de ser salvo. Ni es salvo, ni el fruto de la salvación va a aparecer en su vida.

Más folletos de esta categoría:

Consejos Pastorales

En esta categoría examinamos asuntos y problemas de la gente que es común que los pastores de iglesias van a tratar con su gente. Este incluye asuntos extremos como depresión, suicidio, divorcio, etc. Pero los de familia (relaciones, divorcio, etc) están bajo la categoría de “Familia”.

Homosexualidad y similar asuntos están en esta categoría presente.