salv088 la Salvación es vinculado con el Amor

salv088 la Salvación es vinculado con el Amor

La Salvación está vinculada con el Amor de Dios

Por David Cox
[salv088] v1 ©2024 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

La Salvación está vinculada con el Amor de Dios

Por David Cox

[salv088] v1 ©2024 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Al estudiar el evangelio de San Juan, vemos el capítulo muy importante de Juan 3. Jesús le planteó al educado rabí Nicodemo que a él con todos sus conocimientos de la Biblia le faltaba algo. Esto esencial que le faltaba era simplemente que la salvación es una transformación de su alma. Envuelta con esta transformación es el asunto del amor de Dios, Juan 3:16. Hay elementos esenciales antes, cuando, y después que uno es salvo. Antes de ser salvo, la persona tiene que entender que es el pecado y como el pecado estorba la relación con Dios, y que por sus pecados es que no irá al cielo cuando muera. Pero encima de este entendimiento, uno debe entender que es esencial la parte del arrepentimiento hacia el pecado. Sin sentir lástima de los pecados que personalmente ha hecho, y esta lástima tiene que llegar al nivel de abandonar los pecados. Leer Juan 3:1-21.

Por el Amor Divino somos Salvos

Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios…

Dios dio la ley en el Antiguo Testamento no para que nos salvemos por cumplir con la ley, porque nadie puede cumplir con la ley. Además por infringir un solo punto en la ley, toda la ley está en contra de la persona, y sufrirá castigo. Dios dio la ley para que sepamos la gravedad de nuestras fallas.

Juan 3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

O sea, este versículo viene directamente después de Juan 3:16, porque Dios amó al mundo entonces envió a Jesucristo para salvar al mundo. Mucha gente no entiende que si no aceptan este amor divino, no pueden ser salvos. Pero el punto de Jesús con Nicodemo es que uno no es salvo por aceptar un regalo gratis, la salvación es cuando uno hace este mismo amor divino parte de su vida, parte de su carácter.

Entonces Jesús quiso enseñarnos sobre el carácter de la salvación, es un cambio de carácter en nuestra parte, en nuestras vidas, en cómo pensamos y cómo somos. Juan 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. El cambio del qué habla Jesús es el mero acto que pasa cuando uno es salvo. La salvación es un hecho que Dios hace, pero igualmente, vemos este hecho y la realidad de la salvación en nuestras vidas nuevas (o sea, cambiadas).

La Parte de Fe en la Salvación

Juan 3:14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado…

Primero, lo que no es este hecho. Dios no usa la magia para salvarnos. La magia es una maniobra del diablo y sus agentes, las brujas. Es por repetir unas frases, que algo sobrenatural pasa. Cuando uno es salvo, no son las palabras exactas las que nos salvan, porque a la verdad, entre tanta gente salva en la Biblia, la frase exacta no aparece para que podamos decirla a otros. Hay dos elementos que sí son importantes. Primero, la persona entiende lo que ha hecho Jesucristo en la cruz y en su resurrección. Segundo, la persona acepta a Jesús como su Salvador personal, por sus pecados personales (uno confiesa o admite que es pecador, y abandona el pecado, hay arrepentimiento). Juan 1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; ¿Cómo podemos entender esto? Igual como Moisés levantó el asta en el desierto, cuando Israel estaba sufriendo por las serpientes y su falta de fe, igualmente nosotros podemos ser salvos por fijarnos en las instrucciones de Dios como ellos .

Mirar con Fe

Juan 3:14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado.

Moisés nos dio el remedio para las serpientes pero no con magia, sino que si el pueblo veía la salvación de Dios con la fe en sus propios corazones, recibían el remedio. El asunto es que el remedio fue hecho para todos, pero solamente los que hicieron lo que Moisés mandó fueron sanados. Pero por medio de esta referencia, entendemos como Jesús salva a la gente. Jesús requiere que la persona responda en su propia voluntad, haciéndose sumiso a la voluntad de Dios. Por cualquier razón que no sea así, tampoco será salvo.

La fe es definida como… Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Sin entender como está el asunto, la fe es cuando uno está cierto de que es como Dios dice que es.

La Ilustración de Medicina y Médico. Cuando un médico receta medicina para remediar tu enfermedad, la medicina no servirá de nada si no la tomas. Aun regalada o comprada, si la persona no ejerce su propia voluntad y confianza en el doctor de actualmente tomar la medicina, no es eficaz para esta persona. Es porque todo esto es tan importante de entender para que tú entiendas la salvación para ti, y para que puedas dar el evangelio a otros.

Lucas 5:31 ​Respondiendo Jesús, les dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Debemos enfatizar extremadamente el punto de Jesús. “Os es necesario nacer de nuevo. Juan 3:7. Pero si la persona no admite que es pecador ante los ojos de Dios, no será salvo. Igualmente, si no se arrepiente de sus pecados, no será salvo. Debemos entender que estos dos puntos tienen que estar presentes en la persona, uno no está libre de pecado (1 Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros), y entonces todos estamos en la lucha contra el pecado.

La diferencia que destaca a unos de otros es que el verdadero cristiano ha declarado su guerra en contra del pecado, y el engañado pretendiendo de ser cristiano no lo es, simplemente esta persona no se esfuerza nada en luchar en contra del pecado. Cuando peca, se defiende a sí mismo si es descubierto en pecado, y si no, la persona esconde sus pecados. Hechos 3:19 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio. Lo que Jesús estaba aclarándole a Nicodemo es lo que se llama la “conversión” de la persona desde ser inconverso, a ser un hijo de Dios salvo por la gracia de Jesús. (Fíjate en 2 Pedro 3:9 que alcanzando el arrepentimiento es de alcanzar la salvación. En 2 Crónicas 7:14, igualmente vemos la necesidad de una conversión, “se convirtieren de sus malos caminos”) para que sea uno salvo.

Jesús enfatizó la necesidad de esto “nacer de nuevo” o en otras palabras de la Biblia de “convertirse.” Debemos siempre entender el concepto de la salvación como un cambio dentro de la persona, de actuar como un pecador a ser como Jesucristo en su carácter moral.

Jesús no vino para Condenar

Juan 3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Es muy importante de distinguir entre las dos venidas de Jesucristo. En su primera visita al mundo cuando nació de María, es para salvación. Cuando regrese, es para condenar al malo en el mundo.

En el encuentro entre Jesús y Nicodemo, corrigió dos problemas con el pensar de Nicodemo. (1) Nicodemo era un descendiente de Abraham. (2) Nicodemo era un orgulloso judío que cumplía con la ley. En el primer punto, Jesús aclaró que el ser un descendiente de Abraham sin haber pasado por la confesión del pecado personalmente, el arrepentimiento, y el recibir al Salvador (en el Antiguo Testamento, es este especial emisario de Dios, el Cristo), la persona no va a entrar en el cielo. En el segundo punto, nadie puede cumplir con la voluntad de Dios si no deja su propia voluntad a un lado, y sabe por estudiar las Escrituras lo que es la voluntad de Dios, y la persona sujeta su vida y deseos a esta voluntad divina. No hay lugar en la salvación para el orgullo, especialmente de uno mismo. El judío piensa que por obedecer las reglas divinas en la vida diaria esto le hace aceptable ante Dios. Así no es. Santiago 2:10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. O sea, la solitaria ofensa menor le causará a la persona de ir al infierno por toda la eternidad.

Jesús es Nuestro Abogado

1 Juan 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

Jesús es la persona en quién debes confiar para resolver tu estado de haber ofendido a Dios por tus pecados. Es por la “justicia de Jesús” (justicia es lo que hacemos correctamente en la voluntad de Dios), que Dios no ve tus pecados sino que ve la justicia de Jesús.

Pero hay algo más aquí. Cuando aceptas a Jesús como tu Abogado y Salvador, imitas a Jesús en su carácter moral. En lugar de andar ofendiendo más la ira de Dios, vas siguiendo el ejemplo moral de Jesús. Ve el folleto en folletosytratados.com doct25 Patrón Moral. Si queremos entender como Jesús llega a ser nuestro patrón moral, es por esta misma conversión o transformación moral de que estamos hablando arrita.

Pero ¿Dónde está la Falla?

Juan 3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

Pero ¿Dónde fallamos en todo esto? Simplemente en amar (querer mucho) lo que es pecado, lo que no es la voluntad de Dios. Muchos quieren ir al cielo, pero dicen “no me hables de poner más de mi parte,” no me pongas más cargas, porque no voy a tolerarlas. 1 Juan 5:3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. El problema aquí es que el pecado no es lógico en el razonamiento de Dios. Es defectuoso. ¿Por qué no robamos? Porque no queremos que otros roben de nosotros. El pecado es muy defectuoso si lo ves del punto de vista de Dios. Dios enfrenta lo incorrecto, lo injusto en la vida con sus mandamientos para no hacerlo. Igualmente, Dios nos obliga a hacer cosas correctas en su vista, que es la justicia. Dios va a hacer juicio en la eternidad a cada persona, pero Dios quiere que cambiemos en la tierra antes de este juicio para que evitemos el ser condenados por Dios. (Este es el amor divino.)

El Testimonio de Tu Vida

Gálatas 3:11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; Romanos 1:17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

Mientras declaramos que somos salvos, que aceptamos la salvación de Dios, Dios se preocupa de que hemos hecho esta transformación espiritual, que hemos nacido de nuevo, que nos hemos convertido de nuestros pecados a la justicia de Dios. Pero, la realidad no es en lo que has dicho o hecho una vez en una invitación después de un culto evangelístico, la evidencia es simplemente en la guía de tu vida, ¿Qué es? Esto se ve en toda tu vida, cómo vives actualmente.

El asunto muy importante en todo esto es si ¿realmente eres salvo? O ¿No? La respuesta no es que ganas cada batalla que tienes con el pecado, sino ¿qué es la evidencia, práctica de tu vida? ¿Luchas contra cada tentación y pecado? La persona verdaderamente salva es un justo. ¿Vives por tu fe? ¿Tu fe es la guía moral de tu vida?

Habacuc 2:4 He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; más el justo por su fe vivirá. “Enorgullece” es de hinchar, de ser más grande pero sin sustancia. Cuando el corazón de alguien no sigue la moralidad que Dios usa, que Dios ha establecido como correcto y recto, entonces la persona piensa que es mayor que Dios, y es un desastre. Pero la persona que es aprobada por Dios va a incorporar esta moralidad divina en su vida, va a usar esta moralidad que cree y es la guía moral de su vida. Dios y Su amor es vivo en la vida de esta persona.

salv088 la Salvación es vinculado con el Amor

Descargar

Download “salv089-cox-la-salvacion-y-tu-projimo-v1.pdf” salv089-cox-la-salvacion-y-tu-projimo-v1.pdf – Downloaded 12 times – 232.38 KB

Video del Sermón