Salv090 Los que Casi son salvos, pero no Alcanzan la Salvación

Salv090 Los que Casi son salvos, pero no Alcanzan la Salvación. Explica el aviso de Cristo que no dejas cosas de desviarte de la salvación.

Los que Casi son salvos, pero no Alcanzan la Salvación

Por David Cox

[salv090] v1 ©2024 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Mateo 13:4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. 5 ​Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; 6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. 7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. 8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

Jesús dio esta parábola después que se juntó “mucha gente.” (v.1) La situación de que a una vez hay muchos que entran a seguir a Cristo e ir al cielo, pero a la otra vez, resulta que en un rato, ya regresaron al mundo, y esto debe preocuparnos. ¿Por qué? Jesús nos muestra porque.

Cerca de Cristo sin ser Salvo

Mateo 13:4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

Hay gente que quieren “acercarse” a las cosas de Dios, pero ellos no actualmente entran a la salvación. A fin de cuentas, simplemente rechazan las cosas de Dios. Israel, a fin de cuentas, igualmente rechazaron a Jesús. Es algo casi universal que la gente piensan que van al cielo después de morir, pero a pedirle ¿Por qué? O ¿De qué base vas al cielo? No tienen respuesta. Nada en su mente cabal va a decir “Quiero ir al infierno.” Pero esto es una dureza del corazón en rechazar la salvación de Dios. Ellos atacan el pecado para deshacerle de lo que es, una ofensa que separa uno de Dios. No pueden hacer argumento sustentable porque el pecado no causará su perdición, entonces empiezan a atacar la existencia de Dios, del cielo, del infierno, etc.

Juan 3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

Tenemos que la mayoría de las personas son egoístas y narcisistas. Ellos elevan a su propia interpretación y pensamientos arriba de lo que otros dicen, y aún arriba de lo que dice la Biblia. Entonces, ellos definen la religión (si admite a una) a ser lo que ellos quieren para que sea lo más cómodo posible. Juan 3:20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. El primer asunto en presentar el evangelio es la existencia del pecado en uno, y su consecuencia. En esta clase de personas (rechazo de inmediato del evangelio), ellos no aceptan que parte de ellos es malo. Ellos aman el pecado tanto que ignoran las consecuencias actuales en su vida de este pecado, y aunque las consecuencias son malas, siguen con el pecado como su dios.

1 Juan 2:19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

El asunto en unos, aun si se congregan con cristianos por un tiempo, no pueden aceptar el arrepentimiento en su vida. Tal vez se abandonan una cosa u otra que realmente no eran cosas “bien queridas” de su corazón, pero el poder de la maldad sobre la persona para dominar su voluntad está allí.

Siguiendo a Cristo Superficialmente

Mateo 13:5 ​Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; 6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

Jesús habló de la salvación como una semilla adentro de uno, que crece. Pero si alguien quiere manzanas, y planta una semilla de manzana, ¿Logró su propósito si el árbol tiene unos centímetros de crecimiento? ¿Qué tal si creció a la rodilla, a la cintura? No. Aun si crece hasta 5 metros de alto, pero no dio nada de fruta, ¿Logró su propósito? No. En la salvación, hay un elemento de perseverancia.

Santiago 1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Gálatas 6:9 ​No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Romanos 5:3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; 5 y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Tenemos que insistir que el mismo sol que causa muchas buenas plantas a producir fruta es el mismo sol que es la causa de muchas personas de entregarse la esperanza de la salvación. Es lo mismo, pero la diferencia es en el suelo, en cada persona. Uno acepta la persecución y la sobrevive. Otros que no tuvieron su corazón entregado a Jesús realmente, van a usar los problemas y tribulaciones como excusa para abandonar a Cristo. Otras personas tienen las mismas situaciones, y sigan fieles a Cristo, ¿Por qué ellos no pueden? No tienen fe realmente. No tiene la fe que mueve montañas.

2 Timoteo 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; 13 mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. 14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;… 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Persecuciones, tribulaciones, y problemas vienen a todos, salvos e inconversos. Para unos, es la destrucción y ruina de sus vidas, y para otros, son piedras que usan para construirse una buena casa.

No Estimando la Salvación

Mateo 13:7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Mateo 13:22 ​El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Lucas 8:14 ​La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.

En el caso de unos, “entran” en la salvación. Participan en las cosas de Dios, pero Jehová no es su Dios realmente. La clave para entender a estos es que son engañados. O sea, creen cosas que no son la verdad, no son ciertas. Jesús definió tres principalmente: los afanes de la vida, las riquezas, y los placeres de la vida.

Los Afanes de la Vida. Es correcto y bueno que cada persona cumple con sus deberes en esta vida. Si las personas quieren comer, deben trabajar (es la vista de Dios ve 2 Tesalonicenses 3:10). Pero hay un orden en las prioridades y responsabilidades en la vida. Si uno no respeta y vive según estas prioridades, su vida no va en orden. De todos modos no se logra a un orden correcto. Cuando analizamos y ponemos las prioridades, Dios que nos presta vida, y causa bendición y maldición en nuestras vidas (Isaías 45:7 que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad [o la calamidad]. Yo Jehová soy el que hago todo esto.) debe ser de primer lugar.

Muchos ponen estos afanes de la vida en tanta estimación, que es como su dios.

Mateo 6:25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Tenemos que insistir que el poner el orden correcto en tu vida es de pararse en exaltar los afanes de la vida a tomar prioridad sobre las cosas de Dios. La respuesta a problemas siempre es de buscar ayuda de Dios, primero sobre todo. No es lo que tú haces primero, sino orar a Dios, y hacer lo que Dios te manda de hacer para solucionar el problema. Esta mente correcta es de quitar el hombre de ser su propio mesías o salvador suyo, y dejar a Dios su lugar como Creador y Sostenedor. Jesús es el Sostenedor Hebreos 1:3. Este se enfoca especialmente en Dios sostiene a los salvos. Salmos 54:4 He aquí, Dios es el que me ayuda; El Señor está con los que sostienen mi vida. Parte de nuestra salvación es la dependencia que tenemos en Dios para las cosas mundanas de esta vida. Oramos, pedimos, y trabajamos haciendo nuestra parte para que Dios provenga lo que necesitamos.

Las Riquezas. Actualmente el problema en este zacate es teológico, que la persona simplemente no cree a Dios. Primero, Dios nos declara nuestra realidad sobre esta vida y lo que pasa con el alma, cuerpo y mente de una persona después de esta vida. Dios dice muy claramente que como vino al mundo sin bienes, sin propiedades, sin nada, así saldrán de este mundo. Segundo, el mundo tiene el problema del efecto del pecado igual como los seres humanos. Dios va a hacer un nuevo mundo y cielo, y va a destruir el presente mundo con fuego. Entonces, el valor de las riquezas ahora en este mundo no es tanto como muchos presumen de ser.

Los Placeres de la Vida. Si entendemos el punto de que esta vida es temporal, algunos toman su conclusión de disfrutar la vida es su dios. Adentro del cuadro de obedecer a Dios, debemos disfrutar esta vida. Es lo que Dios quiere para nosotros. Pero no al grado de hacer la diversión, entretenimiento, y placer a ser nuestro dios. Eclesiastés 2:24 No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios. Pablo nos avisó que en los últimos tiempos vendrán gente que exaltan los placeres sobre Dios. 2 Timoteo 3:2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos… 4… amadores de los deleites más que de Dios, Insistimos en que estos son personas que no son salvos, porque su prioridad es los placeres de la vida. En como viven, como gastan sus recursos, energía, tiempo, etc. de la vida, se ve muy claro que la diversión siempre toma prioridad sobre las cosas de Dios.

Los que Alcanzan la Salvación.

Mateo 13:8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. Jesús nos presentó nuestra salvación como una semilla que crece a rendir fruto al final, y constantemente después de un punto de madurez. ¿Qué quiere decir? Aunque la salvación es en un punto de tiempo, igualmente es una procesión de cosas en la vida. También, hay muchas personas que están en esta procesión, pero no llegan a la salvación, porque por ellos mismos, no “hacen su parte.” ¿Qué es su parte? Simplemente de tener fe hasta el fin. No llegando al fin de la vida con esta constante y persistente fe es la marca de alguien no salvo. A la vez, entendemos que esto no es una obra que suele de adentro de nosotros que nos hace merecidos para la salvación. Es la salvación.

Lo que Dios empieza, Dios terminará. Pero, este se ve en la persona. Esto “ES SU FE” a la vista. Mateo 24:13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Esta perseverancia en una persona es Dios obrando Su salvación adentro de la persona. Los que abandonan a Dios no son salvos. De dejar el mundo en cualquier forma de afectar a uno para que no persevera, es algo que un salvo no va a hacer. Se puede desanimar, se puede fallar, pero nunca abandonan a Cristo. Juan 6:66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. 67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? 68 ​Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. O sea, el chiste aquí es la certeza adentro de uno que Jesús es el único Salvador de su alma. Es la única forma de recibir bien verdadero.

Josué 24:15 Y si mal «os parece» servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres… pero yo y mi casa serviremos a Jehová. 16 Entonces el pueblo respondió y dijo: Nunca tal acontezca, que dejemos a Jehová para servir a otros dioses; 17 porque Jehová nuestro Dios es… nosotros, pues, también serviremos a Jehová, porque él es nuestro Dios. 19 Entonces Josué dijo al pueblo: No podréis servir a Jehová, porque él es Dios santo, y Dios celoso; no sufrirá vuestras rebeliones y vuestros pecados. 20 Si dejareis a Jehová y sirviereis a dioses ajenos, él se volverá y os hará mal, y os consumirá, después que os ha hecho bien. 21 El pueblo entonces dijo a Josué: No, sino que a Jehová serviremos. 22 Y Josué respondió al pueblo: Vosotros sois testigos contra vosotros mismos, de que habéis elegido a Jehová para servirle. Y ellos respondieron: Testigos somos.

Salv090 Los que Casi son salvos, pero no Alcanzan la Salvación

Descargar

Download “salv090-cox-los-que-casi-pero-no-alcanzan-la-salvacion-v1.pdf” salv090-cox-los-que-casi-pero-no-alcanzan-la-salvacion-v1.pdf – Downloaded 267 times – 138.57 KB

Más Folletos sobre la Salvación y Crecimiento Básico