eb23 Las Paradojas del Admirable Jesucristo

En este folleto examinamos unos aspectos de Jesucristo que son difíciles de entender.
TEMAS: Jesús es una Maravilla | Es Inmutable pero se encarnó | Dios no cambia moralmente | Jesús es Dios, pero también es Hombre | Es Dios pero tiene Cuerpo, Mente y Alma | Rico pero Pobre | Era Dios y fue abusado en su Cuerpo

Las Paradojas del Admirable Jesucristo

Por David Cox

[eb23] v1.1 ©2014 www.folletosytratados.com/eb23
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Resumen: En este folleto examinamos unos aspectos de Jesucristo que son difíciles de entender.
TEMAS: Jesús es una Maravilla | Es Inmutable pero se encarnó | Dios no cambia moralmente | Jesús es Dios, pero también es Hombre | Es Dios pero tiene Cuerpo, Mente y Alma | Rico pero Pobre | Era Dios y fue abusado en su Cuerpo

Una paradoja (del lat. paradoxus, y éste del griego παράδοξος), es una idea extraña, opuesta a lo que se considera verdadero en la opinión general.
En otras palabras, es una proposición en apariencia verdadera, que conlleva a una contradicción lógica o a una situación que infringe el sentido común. (wikipedia.org).

Hay una diferencia entre contradicción y una paradoja. Mientras que la paradoja parece ser una contradicción, en realidad no lo es.

Por ejemplo, ¿Cómo puede Jesús ser Dios y a la vez hombre? Eso es una paradoja. Sería una contradicción decir que Jesús es Dios y a la vez, no es Dios. La Biblia no tiene contradicciones, pero está llena de paradojas sobre nuestro maravilloso Salvador.

Jesús es una Maravilla

Una maravilla resulta muy interesante tan solo al mirarla, como el cubo de madera en la portada de este folleto. Es algo en lo que uno puede gastar mucho tiempo tratando de entender, porque parece algo imposible. Igualmente, Jesús es una maravilla para nosotros. Dios lo quiere así.

Mat 21:42
Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?


Siendo el elemento más esencial “del edificio”, los maestros edificadores evaluaron como inútil al Señor Jesús. Esto es una maravilla, una paradoja, un enigma. Jesús no es lo que parece ser a primera vista. La salvación no se obtiene por un análisis ligero de Jesús y su obra y rechazarla. La salvación se obtiene por fijarse en Jesús, y luego poner su confianza en Él. Contemplar a Jesús es el paso anterior a ser salvo. La salvación viene cuando uno lo arriesga todo, confiando en que Jesús le salvará.

Por lo tanto, Dios también ha hecho paradojas o maravillas en Jesús, para llamar la atención a la persona de Cristo. Fijándose en estas paradojas o maravillas, Dios las usa para que concentremos nuestra actividad mental en Jesús, para que, tal vez seamos salvos o perfeccionados espiritualmente al contemplarle. Entonces, vale la pena poner la vista en la persona de Jesús.

Isa 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable…
Jesús es una persona que atrae mucha atención o admiración. Dios diseñó las cosas así, para que por curiosidad la gente le vea. Pero fijarse en Él, no significa necesariamente que uno sea salvo en automático, sino que se puede adoptar la esencia de la salvación meditando en Él.

Heb 11:24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón. Moisés es un ejemplo de alguien que tuvo la mirada puesta en lo celestial. Dejaron de llamarle la atención las cosas de la tierra, para poner su vista en lo celestial. Entendiendo esto y el valor de lo que miraba, obtuvo favor con Dios.

Zac 12:10 Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito.

Juan 3:13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo. 14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,
15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

La esencia en estos pasajes, es que la salvación se fija por mirar al Señor Jesucristo, lo cual produce fe y confianza en esa divina persona.

Isa. 45:22
Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más.
En suma, “¡fíjate en Jesús!” Esta mirada va dirigida hacia a Dios, para ser salvo. Pero hay elementos de curiosidad en Él, que también llaman la atención y hace que nos fijemos más en Él.

Efe 1:18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, Debemos verle y confiar en Él y sus promesas. Pero Dios ha hecho también maravillas alrededor de Jesús que son difíciles de entender, y solamente podemos admirarlas.

Es inmutable pero se encarnó

1ª Tim 3:16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

Heb 13:8 Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Pablo llamó a esto como el gran misterio de la piedad. El misterio empieza con Dios invisible, haciéndose visible en la carne, es decir, en la forma de un ser humano.

La solución a esta paradoja, es que Dios es siempre el mismo en Su esencia y en Su carácter, pero en su forma externa puede cambiar tomando forma humana. Ser inmutable no es lo mismo que permanecer en la misma forma externa siempre. Dios existía sin creación, y luego, Dios creó. No hay contradicción con la inmutabilidad de Dios, porque Dios actúa como una persona, y esto no afecta en ninguna forma la estabilidad de Dios.

Dios no cambia moralmente

1ª Sam 15:29 Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta. Podemos decir, el carácter moral de Dios nunca cambia, aunque Dios ha cambiado en otras formas. Por lo mismo Dios no comete equivocaciones, pero Dios, en su carácter moral, cuando ve que el hombre se arrepienta de sus pecados. Dios puede cambiar su trato con el hombre. Otro ejemplo: cuando Dios (invisible) se hace visible, no hay contradicción. Nadie ha visto a Dios (Juan 1:18; 1ª Tim 1:17). Generalmente, Dios es invisible y no podemos lograr examinarle. Pero cuando Dios, por voluntad propia, decide revelarse, no existe contradicción. Col 1:15 Él (Jesús) es la imagen del Dios invisible…
Jesús, es esta paradoja como Dios “visible”. Entendemos que Dios ha invertido esta calidad maravillosa (Dios visible) en Jesucristo. Pasajes donde Dios es visto: (Gén 32:30Vi a Dios cara a cara“;
Éxo 33:11
hablaba Jehová a Moisés cara a cara“; Núm 14:14
“oh Jehová, estabas en medio de este pueblo, que cara a cara aparecías tú oh Jehová“). Todo esto es puesto en la persona de Jesucristo para que obtenga calidad de maravilla.

Jesús es Dios, pero también es Hombre

Aclaremos que no hay contradicción en esto. No quiere decir que Jesús es Dios, y luego que no lo es. Jesús siempre es completamente Dios y es completamente ser humano.

Tito 2:13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,

Jn 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Entonces, sin duda alguna, Jesús es Dios.

Pero, aparte de ser Dios, Jesús se encarnó y entró en el mundo como cualquier hombre lo haría. Aun los fariseos dijeron de Jesús “Este hombre” (Jn 9:16). Jesús refiriéndose a Él mismo “ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad” (Jn 8:40). Claramente, Jesús es un hombre como los demás. Pero de nuevo la paradoja de Dios y hombre, toma otro giro. Jesús es totalmente “como los demás hombres,” pero para que fijemos la vista en Él, Jesús no es un hombre como cualquiera. Es hombre, pero excepcional. Jesús fue nacido de una mujer, pero “su padre” era el Espíritu Santo (Lc 1:35). Jesús fue tentado como todos, pero sin pecado (1ª Ped 2:22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca”).

Es Dios pero tiene Cuerpo, Mente y Alma

Lucas 2:40 Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él. 52 Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.

Jesús Dios, como hombre tuvo experiencias típicamente “humanas”: creció y aumentó en sabiduría, y pudo moverse de una condición de “no saber”, a “saber”, es decir, aprender todo, es una maravilla. Simplemente no comprendemos como Dios pudo hacer esto. Pero el punto está allí, y es para que contemplemos lo que hizo Dios, que todo lo sabe. Él sabía todo, hizo el universo tal como es. Pero, ¿Cómo pudo crear la flor y crecer en conocimiento por ello? Habla de la humillación de Jesús al venir como un hombre. Mat 8:10 Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe. ¿Cómo puede una persona provocar “maravilla” en Él, Creador de todo? Lo que sabemos es que Jesús tuvo abundancia de experiencias como cualquier ser humano. A la vez, su condición de Dios no se perdió, sino que de alguna forma, fue velado de la mente de Jesús en su paso por la tierra. Mar 13:32 Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.
La encarnación del Hijo de Dios tuvo este detalle: Jesús había de tener limitaciones como cualquier persona, para poder ser hecho “humano”.

Fue Rico pero Pobre

2ª Cor 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Jesús es presentado como el Rey-Dueño del universo, era extremadamente rico, pero al llegar a la tierra, vino en condición de humildad. Lo que nos habla de la gran modestia de su carácter. También habla del poco valor que da a las posesiones y riquezas, muy diferente a nuestro pensamiento. Él hubo de pagar un gran precio por el gran amor que nos tuvo.

Era Dios y fue abusado en su Cuerpo

Isaías 53:7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

¿Cómo es posible que Jesús siendo Dios, Rey de reyes, fuera abusado hasta la muerte? La respuesta radica en que permitió que los hombres malvados lo torturaran, para luego quitarle la vida, y así, poder proveernos la salvación.

Pero después, en su segunda venida, vendrá como un guerrero que destruirá a todos los que están en su contra.

Eb23-cox-Paradojas del Admirable Jesucristo
Eb23-cox-Paradojas del Admirable Jesucristo
eb23-cox-paradojas-del-admirable-jesucristo-v1.1_2.pdf
Version: 1.1
267.1 KiB
61 Downloads
Detalles