cp66 Recibiendo y Dando la Critica

En Recibiendo y dando critica, examinamos cómo damos libremente y cruelmente la crítica a otros, pero no podemos recibir critica de otros. TEMAS: No juzgando a otros | Animando y Edificando | Preocuparte de tu Vida delante de Dios | El Quejarse contra su hermano | ¿Cómo recibes la Crítica a ti?

Recibiendo y Dando la Critica
Nuestra Actitud

Por David Cox

[cp66] v1 ©2019 www.folletosytratados.com/cp66
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

En Recibiendo y dando critica, examinamos cómo damos libremente y cruelmente la crítica a otros, pero no podemos recibir critica de otros. TEMAS: No juzgando a otros | Animando y Edificando | Preocuparte de tu Vida delante de Dios | El Quejarse contra su hermano | ¿Cómo recibes la Crítica a ti?

Mateo 7:3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? 5 ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Este dicho por el Señor Jesucristo es dirigido a nuestra mala actitud hacia otros de siempre criticarles pero nosotros llevamos nuestras vidas sin arreglar. Este pasaje bíblico su intención es de causarnos de tomar una pausa ANTES de criticar a otros, y no hacerlo. Debemos dejar la corrección de otros a los que tienen sus propias vidas ejemplares. Nuestra relación con el Señor y otros está bajo constante observación por Dios, y como tratamos a otros, así Dios va a tratarnos.

No juzgando a otros

Romanos 14:4 ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme.

No es como si fuéramos los amos de la gente que estamos criticando. Si fueran nuestros propios hijos y criticamos su conducta, su mala lengua, su mala actitud, será otra cosa, pero aun siendo su padre, debemos corregir a nuestros propios hijos, y esto no hacemos, pero de criticar a los ajenos que no tenemos autoridad sobre ellos, esto si hacemos con gusto. ¿Por qué?

Hay una gran diferencia entre ayudar a tu hermano o hermana, y derrumbarle (criticarle sin ayudarle a salir de su maldad). Cuando abres tu boca, ¿es para la edificación de la persona? O ¿Es para enfocar la atención en sus fallas nada más? No somos jueces para que estemos acusando y condenando a otros siervos de Dios.

La gente que critica a otros normalmente no tiene la autoridad ni el deber de hacerlo ante Dios, pero es para cubrir sus propias fallas y maldad.

Cada persona individualmente va a entregar cuentas a Dios un día. Entonces debemos poner nuestros esfuerzos mejor en dar buena cuenta de nuestras propias vidas que estar metiéndonos en las vidas ajenas. Si puedes ayudar a alguien, hazlo. Si no de otra manera, deja los regaños y críticas a los líderes de la iglesia de hacer en sus sermones generales que ayudan y exhortan y no condenes a nadie. La regla aquí debe ser si uno tiene responsabilidad sobre otros, entonces es válido de evaluar y AYUDAR, pero no a condenarle y dejarle, o condenarle y tratar de castigarle.

Mateo 7:12 Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

O sea, lo que tú estás haciendo a otra persona, si otros hicieran lo mismo a ti, ¿Cómo te sentirías? Hablan mal de ti criticándote sin decirte nada en tu cara, o que están haciendo grande cualquier cosa insignificante que haces mal. ¿Cómo te sentirías? Ponte en su lugar, y ¿son edificantes las palabras que dices de ellos?

¿Cómo quieres que Dios te trate? ¿Con dureza y crueldad o con misericordia y ternura? Dios te trata igual como TÚ TRATAS A OTROS.

Mateo 18:28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. 29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 30
Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. 32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 33
¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?
34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.

El punto de este relato es que Dios va a examinarte cómo tú te relacionas con otros para decidir cómo Él va a tratarte a ti (entre Dios y tú). Dios va a ser duro y cruel con los que son malos con sus prójimos.

Mateo 6:12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

Cómo tú te quejas o aguantas a los demás es muy importante en como Dios va a tratarte a ti.

Animando y Edificando

1 Tesalonicas 5:11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.

1 Tesalónicas 4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

1 Timoteo 1:4 ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora.

Tenemos mandamientos de animar y edificar a los demás, pero no tenemos permiso para hacerles daño a otros ni para criticarles.

Efesios 4:16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

Para que el cuerpo de Cristo haga su función, su trabajo, necesita mantener una buena relación entre los miembros. El ataque de uno al otro causa que los miembros no estén unidos, y este espíritu de crítica causa que no se haga la obra de Jesucristo.

1 Corintios 10:23 Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.

La idea es que dejamos la crítica, y apoyamos y edificamos a nuestros hermanos. Hacemos lo que les ayuda a ellos.

El Diablo, el Acusador

Apocalipsis 12:10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

O sea, a Dios no le gusta el pecado. Peor cuando sus hijos están haciéndolo. Pero más que disgustarse con el pecado, se disgusta y se enoja mucho con los que le llaman la atención A DIOS de estos pecados.

Cómo con Job, Satanás está siempre pronto para indicar las fallas del hombre. La idea es que Dios hizo mal en crear al hombre. Satanás nos critica a nosotros tanto y tan intensivamente que ahora su nombre es Acusador, o el Diablo. En hebreo, diablo es acusador.

Satanás acusa al hombre con Dios (Job 1:9; 2:1-4) y a Dios lo acusa con el hombre (Génesis 3:1-7). Cuando estamos acusando a otros hombres delante de Dios, Su objetivo es de destruir la comunión entre hombre y Dios para que no haya esta comunión.

Preocuparte de tu Vida delante de Dios

Gálatas 6:1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.

Cuando pensamos de fallas y fallar delante de Dios, el enfoque es siempre que uno se preocupe de su propia vida delante de Dios, y no de estar acusando a otros.

Lucas 6:41 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 42 ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano. 43 No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. 44 Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas. 45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. 46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?

A fin de cuentas, la vida de cada persona es cómo un árbol. Produce fruto, y ¿Qué fruto produce tu vida? La crítica de otros es el fruto de una persona corrupta. Un piensa que por criticar a otras personas, las propias fallas de su propia vida no parecen tan mal. Pero Dios no lleva distracción de juzgar por esto. Él va a juzgar a cada uno en su tiempo y extensivamente sobre todo de su vida.

El quejarse en contra de su hermano

Santiago 5:9 Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.

A la verdad, Dios va a examinar a cada uno de nosotros muy pronto para juzgarnos como nuestro Creador, y es un pensamiento asombroso. Aún TODOS ANDAMOS EN PECADO, debemos enfocarnos en Jesús el Salvador, el Perdonador. Aquí, el enfoque es lo positivo, que sea la gente justa delante de Dios.

De enfocarnos en los pecados y fallas de otros será de enfocarse en el pecado. Dios si va a condenar, pero no creas que tú serás exento. Porque tú empiezas con pecado,
Dios va a juzgarte y sobre tus pecados primero.

¿Cómo tú recibes la Crítica?

A la verdad, todos andamos mal y en pecado. Pero la Biblia nos dice esto claramente. El punto aquí es ¿Cómo tú recibes la crítica cuando te dicen en dónde estás mal? Si meditas si te gustaría que tus hermanos y familia te den crítica, tal vez cambiarías como hablas sobre otros.

Primero sobre todo, a nadie le gusta la condenación, entonces no lo hagas a otros. Segundo, es mejor de decir lo mínimo posible de la falla, y lo máximo posible sobre cómo salir de la falla. Si hablas con alguien sobre el alcoholismo en su vida, él o ella ya saben que es malo. No necesitas repetir todo lo malo que es su vida como alcohólico. Lo que ésta persona recibe muy bien y con gratitud es si puedes explicarle con detalles cómo salir del alcoholismo, y específicamente como ésta persona puede hacerlo, no en generalidades.

Download “cp66-cox-recibiendo-y-dando-critica-v1.pdf”

cp66-cox-recibiendo-y-dando-critica-v1.pdf – Downloaded 132 times – 37 KB

Más Folletos sobre Consejos Pastorales

¿Quién es David Cox?