salv45 Fruto Del Espíritu Benignidad y Bondad

salv45 Fruto Del Espíritu, Benignidad y Bondad. Explica el producto de la salvación, en ser generoso y hacer bien hacía a otros, como Dios es.

salv45 Fruto Del Espíritu, Benignidad y Bondad. Explica el producto de la salvación, en ser generoso y hacer bien hacía a otros, como Dios es.

Por David Cox

[salv45] v1.2 ©2023 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es… benignidad, bondad 5:13… servíos por amor los unos a los otros. 14 Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Lucas 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Pablo dijo que la esencia de la salvación es un cambio moral y permanente en tu ser en que manifiestas el amor de Dios a otros. Estos dos frutos miran de hacer el bien al prójimo. La benignidad es la inclinación que lleva a ocuparse por los demás. La bondad nos lleva a atender a los que están en necesidad y a que compartan de lo que Dios te ha dado. Se demuestra en la forma de hablar, en la generosidad de la conducta, en el perdón de las injurias, en la atención a quien me resulta difícil o conflictivo.

Dios juzgará a cada uno

Mateo 12:36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

Cada palabra mala o buena que decimos entrará en juicio en la eternidad. ¿Cuánto más si haces un bien, un servicio, un regalito, una ayuda para tus hermanos? ¿Por qué no le das una palabra tierna a tu hermano en que tienes interés en su bien? Hebreos 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador* de los que le buscan. (* Galardonador es quien que premia o tiene autoridad y reparte según los hechos de cada uno.) O sea, para agradar a Dios, tienes que “hacer” buenas obras pensando que vas a recibir un premio por ello. Esto es una actividad que procede de tu fe. Somos salvos solamente por la fe en Jesucristo, pero la fe nos causa a seguir Su ejemplo moral. Santiago 2:17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Tus palabras de creer en Jesús son huecas si no hay evidencia real en tu vida.

Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

Hay una ley espiritual que Dios impone que en el juicio de cada individuo, va a regresarle a esta persona exactamente lo mismo, lo que es su moralidad. La maldad que se manifiesta en la vida hacia otros va a ser contestada con maldad por parte de Dios en el juicio. Lo que siembras, vas a cosechar. La salvación aparece de ser el corazón a este principio. La salvación causa a la persona de “actuar benignamente, bueno hacia a otros” entonces el salvo por su fe, va a sembrar y un día va a cosechar la vida eterna. Las personas que siembran maldad y pecado van a cosechar la perdición y el castigo. La salvación cambia forzosamente lo que estás sembrando.

Romanos 2:2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. 3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios? 4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?

El cristiano que no aprecia la benignidad de Dios va a perjudicar grandemente su propia vida. Es la benignidad de Dios hacia a ti que te jala a la salvación. Ningún cristiano puede ignorar, despreciar, o faltar de perseguir esta benignidad sin graves consecuencias. Es lo que te trajo a Dios, y es esencial en tu vida espiritual delante de Dios. De apreciarlo es de demostrar lo mismo en tu propia vida.

Romanos 2:5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, 6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: 7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, 8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;

A fin de cuentas, hay un juicio de Dios para cada persona, incluyendo a los cristianos, un juicio de SUS OBRAS. La salvación verdadera cambiará tus obras a que sean buenas obras del amor. Si no es así, estás engañándote de pensar que eres salvo. Este juicio de las evidencias de tu corazón en tu vida actual es muy, muy integral con la salvación, vida eterna, y cómo la salvación funciona. (Los cristianos son salvos por su fe, no por obras. Habiendo dicho esto, el cristiano espera premios buenos por sus buenas obras, si han hecho algo).

No Somos Salvos por Buenas Obras

Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Es muy claro que no somos salvos por buenas obras o por mérito que hacemos. Somos salvos por nuestra fe, pero esta fe es la convicción fuerte en nosotros que Jesús, y lo que Jesús representa moralmente, son correctos y lo que vamos a “RECIBIR” o imponer para nuestra propia moralidad. ¡NO HAY SALVACIÓN SI TU FE NO INCLUYE EL TOMAR EL CARÁCTER MORAL DE JESÜS COMO TUYO! La salvación es del pecado a la justicia.

Somos Creados para Buenas Obras

Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Entonces, Dios nos hizo para que hagamos buenas obras (benignidad a otros). Si la salvación de nuestra alma no es del pecado a la justicia y benignidad, entonces la salvación no existe en ti. Eres condenado a la perdición.  El chiste aquí es que la salvación siempre hace a la persona benigna y bondadosa hacia otros, especialmente a sus hermanos en Cristo. La benignidad fluye del Espíritu Santo morando en nosotros. Es Su fruto Gálatas 5:22.

Definición de Benignidad y Bondad

Proverbios 15:1 La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.

Tu actitud cuando tienes interacción con otros puede causar pecado o puede ser justicia. Puedes ser una bendición o un problema causando más pecado por tu actitud y forma de tratar a otros. Para abrazar la misericordia es de demostrar misericordia a otros.

Bondad. La bondad es una virtud que se manifiesta por su disposición, actitud, y acciones de compasión hacia otras personas y aun a los animales. La persona bondadosa tiene interés que causa beneficio y ventaja en la vida de la otra persona para que sea bendita, segura, feliz y querida.

Efesios 5:6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 7 No seáis, pues, partícipes con ellos. 8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz 9 (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), 10 comprobando lo que es agradable al Señor. 11 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas;

La base de la bondad es lo que son las normas de Dios. Haces lo que es bueno a la vista de Dios. El salvo comprueba la voluntad de Dios. Los cristianos luchan en contra de la maldad, no la hacen.

Benignidad. Significa dulzura, de ser afable, amigable, o gentil; consiste en tratar a los demás con gusto, cordialmente, con alegría. Es el estado de ser bueno, y de ser bueno en relación a otras personas. Es una manifestación de buena voluntad a otros. Benignidad es de ser bueno para con otros. Es de tener la gracia de nuestro Señor Jesucristo en tus relaciones con los demás. Muchas veces hay confusión en “ser bueno”. No es ser bueno para nosotros mismos, lo que queremos, sino lo que es bueno ante la vista de Dios. Uno dice que es bueno no dar caridad, porque es más para sí mismo. Pero Dios ve que es bueno que apoyemos a otros en necesidad. Entonces, el ser bueno, es de ser bueno ante la vista de Dios.

La gentileza es la virtud de hacer el bien con el menor daño posible a los demás. [1] Es la decisión de acercarse a los demás desde una postura de amor, o al menos de benevolencia, en lugar de indiferencia, o algo peor. La gentileza es valentía sin violencia, fortaleza sin aspereza y amor sin ira. La gentileza es una paz interior que resiste la guerra, la crueldad, la brutalidad, la agresividad, la barbarie, la tosquedad, el insulto, la violencia y otras violaciones de la santidad de otro. [2] La gentileza gana su fuerza de su base constante y estable. La gentileza es una fuerza constante nacida de la serenidad y la paciencia que contrasta con la confusión de la indignación, la ira, la venganza y la violencia.

En esencia, la amabilidad es una forma de pensar y comportarse que respeta las vulnerabilidades inherentes a nosotros mismos y a los demás, ya que resuelve avanzar y hacer el bien. Es activamente receptivo y protector, en lugar de adversaria, defensivo, invasivo o pasivamente sumiso. Cuando se enfrenta al abuso, la gentileza pregunta “¿cómo puedo responder con aceptación y afecto en esta situación?” No “¿cómo puedo herir o destruir a mi enemigo de la misma manera que mi enemigo me hiere o me destruye?”
(https://en.wikiversity.org/wiki/Virtues/Gentleness)

La benignidad proviene de nuestro entendimiento del estado pecador de nosotros y otros, y la gran importancia que Dios quiere que no provoquemos pecado en otros.

La benignidad es el motivo que causa cortesía, amabilidad, y hospitalidad en nuestra actitud para con otros. En el perfil de un hombre de Dios que tiene que llenar para ser pastor en 1 Timoteo 3, se describe el carácter que todos debemos tener. 1 Timoteo 3:2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible… prudente, decoroso, hospedador3… amable, apacible, no avaro; Romanos 12:13 compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad. Lucas 14:14 y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.

Estos atributos vienen de la benignidad que Dios causa por el Espíritu Santo en el alma. Vive el amor de Dios en su vida hacia los demás. Juan 13:34 os améis los unos a otros.

Diferencia y puntos similares. La benignidad es el estado de carácter, y bondad es cómo se manifiesta este carácter a otros, en dar mucho y de mucho sacrificio a otros.

Lo Opuesto: Lascivia

Efesios 4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
Gálatas 5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son… lascivia,

Hay dos conceptos: Lascivia que es el gastar en lujos para uno mismo, porque no importan tanto otros, pero es egoísta, y el otro concepto es el hacer maldad hacia otros. Somos benignos y bondadosos hacia otros porque no resguardamos todo lo que tenemos para nuestros placeres solamente.

La Guardia del Alma

Proverbios 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.
Eclesiastés 10:4 Si el espíritu del príncipe se exaltare contra ti, no dejes tu lugar; porque la mansedumbre hará cesar grandes ofensas.
Mateo 5:9 Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Estas calidades de la vida de benignidad y bondad protegen a uno de conflictos con otros, especialmente con otros hermanos en la fe. Es muy, muy difícil de pelear con alguien que es siempre amable y afable aun cuando le maltratan. Por ser generoso con otros, se evita el conflicto.

1 Timoteo 6:18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos… 1 Pedro 4:9 Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. Hebreos 13:16 Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.  Efesios 6:7 sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres…

Versión 1.1 2016; 1.2 2023.

Descargar

Download “salv45-cox-fruto-del-espiritu-benignidad-y-bondad-v1.2.pdf” salv45-cox-fruto-del-espiritu-benignidad-y-bondad-v1.2.pdf – Downloaded 115 times – 213.10 KB

Más folletos de la Categoría de Salvación

 


[salv45] v1.1 ©2016 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es… benignidad, bondad 5:13… servíos por amor los unos a los otros. 14 Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Lucas 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Pablo dijo que al grano de la salvación es un cambio moral y permanente en tu ser en que te manifiestas el amor de Dios a otros. Estos dos frutos miran al bien del prójimo. La benignidad es la inclinación que lleva a ocuparse por los demás y a que comparten de lo que Dios le ha dado. La bondad nos lleva a atender a los que están en necesidad. Se demuestra en la forma de hablar, en la generosidad de la conducta, en el perdón de las injurias, en la atención a quien me resulta difícil o conflictivo.

Dios juzgará cada uno

Mateo 12:36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

Hay una ley espiritual que Dios impone que, en su juicio de cada individuo, va a regresar a esta persona exactamente lo mismo, lo que es su moralidad. Maldad que se manifiesta en la vida hacia a otros va a ser contestado con maldad por parte de Dios en el juicio. Lo que siembras, vas a cosechar. La salvación aparece de ser al corazón a este principio. Salvación causa la persona de “actuar bueno, benignamente hacia a otros” entonces el salvo por su fe, va a sembrar y un día cosechar la vida eterna. Las personas que siembran maldad y pecado van a cosechar la perdición y el castigo. La salvación cambia forzosamente lo que estás sembrando.

Romanos 2:2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. 3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios? 4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?

El supuesto cristiano que no aprecia la benignidad de Dios va a perjudicar grandemente su propia vida. Es la benignidad de Dios hacía a ti que te jala a la salvación. Ningún cristiano se puede ignorar, despreciar, o faltar de perseguir con ganas esta benignidad sin graves consecuencias. Es lo que te trajo a Dios, y es esencial en tu vida espiritual delante de Dios.

Romanos 2:5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, 6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: 7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, 8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;

A fin de cuentas, hay un juicio de Dios para cada persona, incluyendo a los cristianos, un juicio de SUS OBRAS. La salvación verdadera cambiará tus obras a ser buenas obras del amor. Si no es así, estás engañándote a pensar que eres salvo. Este juicio de las evidencias de tu corazón en tu vida actual es muy, muy integral con la salvación, vida eterna, y cómo la salvación funciona.

No Somos Salvos por Buenas Obras

Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Es muy claro que no somos por buenas obras o mérito que hacemos. Somos salvos por nuestra fe, pero esta fe es la convicción fuerte en nosotros que Jesús, y lo que Jesús representa moralmente es correcto y lo que vamos a “RECIBIR” o tomar para nuestra propia moralidad.

¡NO HAY SALVACIÓN SI TU FE NO INCLUYE EL TOMAR EL CARÁCTER MORAL DE JESÜS COMO LA TUYA!

Somos Creados para Buenas Obras

Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Entonces, Dios nos hizo para que hagamos buenas obras (benignidad a otros). Si la salvación de nuestra alma no es del pecado a la justicia y benignidad, entonces la salvación no existe en ti. Eres condenado a la perdición.

El chiste aquí es la salvación, siempre hace la persona benigna y bondadosa hacía a otros, especialmente a sus hermanos en Cristo.

Definición de Benignidad y Bondad

Proverbios 15:1 La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.

Tu actitud cuando tiene interacción con otros puede causar pecado o puede remediar pecado. Puedes ayudar o perjudicar causando más pecado por tu actitud y forma de tratar a otros. Misericordia causa lo mismo en otros.

Bondad. Bondad es una virtud que se manifiesta por su disposición, actitud, y acciones de compasión positiva hacía a otras personas y aun animales. La persona tiene interés que le lleva a actuar para el beneficio y ventaja de la otra persona para que sea bendita, segura, feliz y querida.

Efesios 5:6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 7 No seáis, pues, partícipes con ellos. 8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz 9 (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), 10 comprobando lo que es agradable al Señor. 11 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas;

La base de la bondad es lo que son las normas de Dios. Haces lo que es bueno en la vista de Dios. El salvo comprueba la voluntad de Dios. Lo hace esto por hacerlo. Cristianos luchan en contra de maldad, no la hacen.

Benignidad. Significa dulzura, de ser afable, amigable, o gentil; consiste en tratar a los demás con gusto, cordialmente, con alegría. Es el estado de ser bueno, y de ser bueno en relación a otras personas. Es una manifestación de buena voluntad a otros. Benignidad es de ser bien para con otros. Es de tener la gracia de nuestro Señor Jesucristo en tus relaciones con los demás. Muchas veces hay confusión en “ser bueno”. No es ser bueno para nosotros mismos, lo que queremos, sino lo que es bueno en la vista de Dios. Uno dice que es bueno no dar a caridad, porque es más para sí mismo. Pero Dios ve que es bueno que apoyando otros en necesidad. Entonces, el ser bueno, es de ser bueno en la vista de Dios.

La gentileza es la virtud de hacer el bien con el menor daño posible a los demás. [1] Es la decisión de acercarse a los demás desde una postura de amor, o al menos de benevolencia, en lugar de indiferencia, o algo peor. La gentileza es valentía sin violencia, fortaleza sin aspereza y amor sin ira. La gentileza es una paz interior que resiste la guerra, la crueldad, la brutalidad, la agresividad, la barbarie, la tosquedad, el insulto, la violencia y otras violaciones de la santidad de otro. [2] La gentileza gana su fuerza de su base constante y estable. La gentileza es una fuerza constante nacida de la serenidad y la paciencia que contrasta con la confusión de la indignación, la ira, la venganza y la violencia.

En esencia, la amabilidad es una forma de pensar y comportarse que respeta las vulnerabilidades inherentes a nosotros mismos y a los demás, ya que resuelve avanzar y hacer el bien. Es activamente receptivo y protector, en lugar de adversaria, defensivo, invasivo o pasivamente sumiso. Cuando se enfrenta al abuso, la gentileza pregunta “¿cómo puedo responder con aceptación y afecto en esta situación?” No “¿cómo puedo herir o destruir a mi enemigo de la misma manera que mi enemigo me hiere o me destruye?”
(https://en.wikiversity.org/wiki/Virtues/Gentleness)

Benignidad proviene de nuestro entendimiento del estado pecador de nosotros y otros, y la gran importancia que Dios quiere que no provocamos pecado en otros.

Benignidad es el motivo que causa cortesía, amabilidad, y hospitalidad en nuestra actitud para con otros. En el perfil de un hombre de Dios tiene que llenar para ser pastor en 1Timoteo 3, se describe el carácter que todos debemos tener.

1 Timoteo 3:2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible… prudente, decoroso, hospedador3… amable, apacible, no avaro;

Estos atributos vienen de la benignidad que Dios causa por el Espíritu en su alma. Vive el amor de Dios en su vida hacía a los demás. Juan 13:34 os améis los unos a otros.

Diferencia y puntos similares. Benignidad es el estado de carácter, y bondad es cómo se manifiesta este carácter a otros, en dar mucho y de mucho sacrificio a otros.

El Opuesto: Lascivia

Efesios 4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
Gálatas 5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,

Hay dos conceptos: Lascivia que es el gastar en lujos para uno mismo, porque no importa tanto otros, pero es egoísta, y el hacer maldad hacía a otros. Somos bondadosos hacía a otros porque no resguardamos todo lo que tenemos para nuestros placeres solamente.

La Guardia del Alma

Proverbios 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.
Eclesiastés 10:4 Si el espíritu del príncipe se exaltare contra ti, no dejes tu lugar; porque la mansedumbre hará cesar grandes ofensas.
Mateo 5:9 Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Estas calidades de la vida de benignidad y bondad protegen a uno de conflictos con otros, especialmente con otros hermanos en la fe. Es muy, muy difícil de pelear con alguien que es siempre amable y afable aun cuando le maltratan. Por ser generoso con otros, se quita conflicto.

1 Timoteo 6:18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;

salv45 Fruto Del Espíritu Benignidad y Bondad

Descargar

Download “salv45-cox-fruto-del-espiritu-benignidad-y-bondad-v1.1.pdf” salv45-cox-fruto-del-espiritu-benignidad-y-bondad-v1.1.pdf – Downloaded 112 times – 204.58 KB

Más de esta Categoría