salv24 Yo morí por ti. ¿Qué me debes por ello?

En este folleto explico el deber del redimido hacia a Dios por concederle la salvación. No conseguimos la salvación por medio de buenas obras, pero no es decir que una vez salvo, no debemos a Dios mucho por lo que ha hecho por nosotros.

Yo morí por ti. ¿Qué me debes por ello?
Por David Cox
[salv24] v1 ©2012 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
_____________

Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. 1Cor 6:20

Aunque la salvación es gratis en cuanto a conseguirla, no es decir que es sin valor, o de poco valor, o era fácil para Dios de hacer por nosotros. Es de gran valor. Jesús pagó con su vida en la cruz para que tengamos la salvación. El precio altísimo de conseguir la salvación es inconocible. Igualmente, por decir que no tenemos que “hacer obras de justicia” de conseguir la salvación no es decir que una vez que la tenemos, no DEBEMOS nada a Dios por ella. Hay un alto deber en el cristiano hacia a Dios por conseguirle, y la mayoría de los cristianos rehúsan de reconocer o actuar sobre este deber espiritual que tienen hacia a Dios.




Cristo pagó el precio por ti

1Ped 1:13 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; 14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. 17 Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; 18 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, 19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,

Pedro nos avisa de “ceñir los lomos de nuestro entendimiento” que quiere decir de fijarnos fuertemente en algo. Pedro nos presenta nuestro deber (1:14-17) como un hijo que ha recibido todo incluyendo la vida por parte de su padre. La obligación aquí es de ser santo, como nuestro Padre celestial es santo. Si “invocas a Dios como tu Padre”, entonces, querrías ser santo.

“Padre… sin acepción de personas.” La segunda vista a esta misma exhortación empieza con recordarnos que Dios no acepta tu persona, y por esto, te deja entrar en el cielo, sino “según la obra de cada uno”, se trata con el individuo. O sea, cómo te portas delante de Dios, así es la base en cómo Dios se tratará contigo. Este pensamiento provoca “conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación” v17. Debemos tener cuidado, porque si pensamos que la salvación es nuestra, haciendo lo que queremos (libertinaje), hay juicio por venir.

“fuisteis rescatados…, con la sangre de Cristo.” Aunque el conseguir la salvación es gratis, habiendo recibido la salvación, entonces viene el deber al hijo de Dios hacia a su Padre celestial, y el deber del creyente hacia a Cristo quien pagó por su salvación con su propia vida y sangre.

1Ped 1:22 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;

Ahora Pedro enfoca en nuestro deber, que es la obligación de obedecer la verdad, que nos creará un amor fraternal no fingido (falso), y causará la práctica de amor fraternal, con corazón puro o sincero. Cuando el creyente se da cuenta de su beneficio en Cristo, a fuerzas causará el amor bíblico adentro de él, y se manifestará esta sinceridad por devoción y fidelidad hacia a Dios, y actividad espiritual y amorosa (fraternal) hacia a los demás cristianos, y esfuerzos de testificar a los inconversos.

La Biblia no habla mucho de fidelidad, que debemos ser fieles a Dios, porque 1) fe es una forma de confianza y fidelidad, entonces si uno es salvo, es fiel a Dios. 2) El amor se ve por devoción y fidelidad. Ningún esposo puede clamar a amar a su esposa cuando es infiel. Verdadero y sincero amor siempre es fiel. Los dos conceptos llegan a ser uno a fuerzas.




El Negar a Sí Mismo

1Co 6:19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

El hecho o realidad que no somos dueños de nosotros mismos es muy claramente declarado en la Biblia. Tenemos ni derecho ni autoridad de vivir como dueños de nosotras vidas.

Mat 16:24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

La horrible lucha espiritual adentro de nosotros es para control de nuestras mismas vidas. Jesús aclaró que nadie puede ser salvo o ver el cielo si no muere esta fea voluntad de uno mismo. La lucha para la aspiración personal resultará en desastre. De morir a sí mismo, resultará en gloria y salvación para uno, pero solamente cuando se niega a sí mismo.

Sal 51:6 He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

Dios quiere que la verdad (la moralidad de Dios) en lo íntimo del hombre. Este pecado (que es una expresión de la voluntad propia) tiene que ser vencido aun después de la salvación formal. Se conoce esto como la santificación.

Rom 14:7 Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. 8 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. 9 Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

Además, Pablo aclara que nuestro deber como redimido es de vivir para el Señor. Que Jesús reine sobre nosotros, y esto quiere decir que manda o se impone en nuestras vidas. Su carácter moral debe ser nuestro carácter y meta.




Herejía: El Negar a Cristo

2Ped 2:1 Pero hubo también falsos profetas…y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

Pedro específicamente nos avisa de que una marca de los falsos profetas es una religión “cristiana” sin reconocer y cumplir con la relación a Jesús. Dicen que son cristianos, pero no se ve Cristo mandando y formándoles en la imagen de Cristo.




Deber: Vivir el ejemplo de Cristo

Rom 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Pablo entendió este deber a Dios por la salvación como racional, lógico, lo que naturalmente sigue la lógica, que Jesús hizo tanto por nosotros en morir en la cruz, entonces debemos rendirnos delante de Él, y llegar a ser un ejemplo o muestra de la perfecta voluntad de Dios. A. Alexander dijo “Esfuérzame para que brille mi luz, para que otros, viendo mis buenas obras, puedan glorificar Tu nombre. Úsame como un humilde instrumento de avanzar Tu reino en la tierra, y promover la salvación de las almas inmortales.”

Efe 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

El propósito de Dios en salvarnos es para que vivamos las buenas obras imitando el patrón espiritual de Jesucristo. Jonathan Edwards dijo, “Como no has creado a ti mismo, igualmente no fuiste creado POR ti mismo. Ni eres el autor ni el fin de tu propio ser. Tampoco eres quien que te sostienes, ni quien que hace provisión por ti ni eres independiente. Hay otro que te ha hecho, y quien que te preserva, quien provee para ti, y a Él eres dependiente, y Él te ha hecho por Él mismo, y para el bien de tus compañeros, no para ti mismo. Te ha creado con fines más elevados que a ti mismo… para los intereses de Su reino; y es para estos que debes laborar y vivir, no solamente ahora, pero para la eternidad.”




Deber: Glorificar a Dios

1Co 6:19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Hay un fuerte deber de vivir en una forma que demuestra la gloria a Dios (porque imitamos a Él moralmente, entonces llegamos a ser pequeños Cristos, o cristianos). O sea, nuestras vidas deben ser vivos testimonios de Cristo, de Su carácter, y de la voluntad de Dios.

Deber: Demostrar el Carácter de Jesús

1Pe 2:7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; 8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Pedro nos exhorta de reconocer que Cristo es precioso para el verdadero salvo. Otra vez, el deber para el salvo es de anunciar las virtudes o carácter de Dios por medio de vivir una vida ejemplar de Cristo.




Deber: Confesar a Cristo,

Rom 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

Obtenemos la salvación por aceptar el hecho de Jesús de morir en Calvario que es para mí personalmente. Como parte de esta creencia (fe), la persona salva testifica a su Salvador, no solamente por su vida, pero también con su boca. La confesión que hace es que Jesús es tu Señor, que es quien que manda en tu vida, y es el patrón espiritual de tu vida, de esto, no tienes vergüenza, sino siempre estás confesando esto.




Salv24 que-haces-hecho-por-mi
Salv24 que-haces-hecho-por-mi
salv24-cox-que-haces-hecho-por-mi-v2_1.pdf
Version: 2.1
135.9 KiB
854 Downloads
Detalles
Salv24-cox-que-haces-hecho-por-mi-v2 1-RVG
Salv24-cox-que-haces-hecho-por-mi-v2 1-RVG
salv24-cox-que-haces-hecho-por-mi-v2_1-RVG.pdf
Version: 2RVG
164.9 KiB
109 Downloads
Detalles

2 thoughts on “salv24 Yo morí por ti. ¿Qué me debes por ello?

  1. Hola Dios le bendiga grandemente, quisiera saber como recibir tratados gratis.

    Atentamente
    Natasha Nieves

    1. Descarga el documento en PDF o DOC y desde allí imprimir el folleto tu mismo. Todos los costos actuales lo sabrás, y no gano nada para mí. Si quieres que yo imprimo los folletos, pero lo siento de decirte que dejamos de hacer esto cuando la gente dejaron de donar al sitio y ministerio de nosotros. Yo personalmente y mi iglesia pagaban costos de impresión y envio por un tiempo, pero cuando los que reciben $2000-$3000 pesos de folletos, al costo adicional de $2000 de envio, todo pagado por nosotros, y ni siquiera nos da un “gracias”, terminamos con ello. Además unos pedían folletos gratis con direcciones falsas, y despues de todo, los folletos regresaron a nosotros después del trabajo y gasto de imprimirlos y enviarlos, y entonces nos dimos cuenta que no podemos regalar folletos hoy en día. Si tú como ministro quiere descargar los archivos y imprimirlos, hazlo. Si no quieres hacerlo, paganos por ellos y lo haremos después que llega su donación.

      Pastor David

Comments are closed.