doct50 Jesús Imagen y esencia de Dios

En doct50 Jesús Imagen y esencia de Dios examinamos que Jesús es la misma esencia y sustancia de Dios el Padre. Es Dios. TEMAS: Dios entre nosotros | La Gloria de Dios el Padre | El Enviado del Padre | Jesús es Dios | Jesús es uno de Nosotros | Adórenle toda la Creación | El Primogénito | Jesús se humilló en encarnarse

Jesús se encarnó
La Esencia de Dios y un Ser Humano

Por David Cox

[doct50] v1 ©2018 www.folletosytratados.com/doct50
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Jn 10:30 Yo y el Padre uno somos.Tit 2:13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,

Hoy en día muchos grupos religiosos enseñan tales cosas sobre la persona de Jesús que le hace a ser “otro Jesús2Cor 11:4 como Pablo quiso ponerlo. Estas personas quieren quitar la deidad de Jesús pero él es de la misma esencia del Padre. 2Co 4:4… para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Col 1:15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Heb 1:3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia




Dios entre Nosotros

Mt 1:23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

Emanuel significa “Dios con nosotros” o desde Isaías 7:14, “Dios andando entre nosotros.” Actualmente, el concepto es que Dios mero iba a descender del cielo a andar como hombre entre los seres humanos. En esto, se recuerda del huerto de Eden donde Dios andaba con el primer humano.

1Ti 3:16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

El milagro aquí es que Dios se manifestó en la carne de un ser humano, que actualmente vino a la tierra en la persona de Jesucristo. Fíjase que Pablo claramente está hablando sobre Jesucristo, que es mero Dios que fue manifestado en la carne (humana), y se fue arriba en gloria (la ascensión).

El nacimiento de Jesús no debe enfocarse en un bebé, sino que Dios en su majestad se manifestó a la humanidad.




La Gloria de Dios el Padre

Jn 1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

El Apóstol Juan entendió que Jesús era la gloria de Dios el Padre. Esta es, en una forma, que Jesús tuvo la gloria que pertenece solamente a mero Dios. Jesús es una intersección donde Dios cruce con la humanidad. Jesús fue hecho carne, y moraba entre nosotros.

Heb 2:14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

Jesús participó con la humanidad para morir y resucitar para que se pudiera dominar vida y muerte, y darnos la salvación sobre pecado. Rom 8:30

Jesús es a la vez, sacerdote humano para abogar para la salvación representando la humanidad, pero también es mero Dios para aceptar y perdonar a la humanidad. Jesús vino en forma humana para representarnos.




El Enviado del Padre

Gál 4:4 Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, 5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.

El punto aquí gira alrededor de la doctrina de la Trinidad, que es Dios es un solo Dios, pero existe en tres personas, Padre, Hijo, y Espíritu. La Trinidad es parte y activa en la salvación.

Isa 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

En los conceptos de la Biblia, no hay nada imposible o afuera de lo enseñado de hablar de Dios el Hijo siendo enviado del cielo, del Padre, y que este Hijo es simplemente “Dios” o el “Dios Fuerte”. Es el hijo de Dios el Padre, pero a la vez, él mismo es Dios Fuerte.




Jesús es Dios

Jn 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

Primero, Jesús es el Verbo. Jesús se encarnó, y vivía entre los discípulos, y se reveló a sí mismo a ellos. Este mismo Verbo, era desde el principio de todo (antes de la creación del universo), el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Tenía la calidad plenaria de ser mero Dios. Además, el Verbo era cara a cara con Dios (hablando de dos personas en la deidad, Padre e Hijo).

Segundo, este mero Dios andaba entre los seres humanos, y ellos conocieron a Dios en vivo. Se identificó con la humanidad por ser parte de la humanidad.




Jesús es uno de nosotros

Heb 4:14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

El punto de la encarnación es que Jesús, nuestro sumo sacerdote para representarnos, es como nosotros los seres humanos.

Su vida en la tierra era para ser parte de la raza humana.

Sacerdotes tienen que ser sacados de entre el mismo pueblo que representan. Así Jesús tuvo que ser de la raza humana.




Adórenle toda la Creación

Heb 1:6 Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios.

El Hijo, siendo pleno Dios, mero Dios, entonces es correcto que toda la creación de Dios le adora. Dios el Padre mandó a los ángeles de adorarle. Adoración es reservada para solamente Dios.

Mt 4:10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

El punto es, solamente a Dios debemos adorar. Dios el Padre dice a los ángeles de adorar a Jesús entonces Jesús debe ser mero, pleno Dios. Con la Trinidad, esto hace perfecto sentido. Si niegas que la Trinidad, no hace nada de sentido.




El Primogénito

Col 1:15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;

Aquí vemos que Jesús es el primogénito de la creación, el primogénito de los muertos para que tenga la preeminencia. El concepto de “primogénito” no es primero nacido, sino un estilo de preeminencia donde este indicado lleva gloria, honor, y autoridad sobre los demás.

Jesús es el primogénito de los muertos. Jesús no fue el primero resucitado de los muertos, porque Jesús mismo resucitó a Lázaro y otros. Pero entre todos los muertos que resucitaron, Jesús es quien que es lo más prominente e importante, y quien es “el dueño de la resurrección.

Esaú y Jacob peleando para la primogenitura. Gn 25:31 Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura. Todo el relato de este pelea entre los dos hijos, nacidos momentos entre ellos, es simplemente que la primogenitura es una autoridad dado por el padre a uno de sus hijos para llevar la autoridad de su rancho, bienes, y la familia. Si se puede dar, o vender, o intercambiar, no es el primero nacido, sino trata de una autoridad y preeminencia que lleva uno sobre otros.

Jesús es lo más importante de las criaturas. Esto es por él es Dios, y tomó carne, vino a la tierra, y murió en la cruz por nosotros. Después de tres días, resucitó de la muerte demostrando su victoria, poder, y autoridad tanto sobre la muerte que sobre la vida. Esto es su preeminencia y su primogenitura.




Jesús se humilló en encarnarse

Fil 2:7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

Cuando Jesús se humanó, fue de dejar atrás o a un lado su gloria como Dios. En lugar de rey, tomó la forma de un siervo para salvar la humanidad.

Se humanó para que pudiera morir en la cruz para nosotros.

Mr 10:45 ​Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Lc 19:10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Su propósito en humillarse así, tomando la humanidad, era para salvarnos. Esto es morir en la cruz como cualquier otro ser humano muriera. Pero su muerte no es donde terminó la historia, sino en su victoria sobre la muerte que se aplica a todos los que reciban a él como Salvador.




Doct50-cox-Jesus Imagen y Esencia de Dios
Doct50-cox-Jesus Imagen y Esencia de Dios
doct50-cox-Jesus-imagen-y-esencia-de-diosv1-min.pdf
Version: 1
99.9 KiB
87 Downloads
Detalles