doct12 Dios Encarnado

En este folleto explicamos las dos naturalezas de Jesucristo, que es totalmente hombre, y es totalmente Dios.

Dios Encarnado
Por David Cox
[doct12] v1 ©2009 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
Dios Encarnado

____________

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14

Una parte esencial en la doctrina de Jesucristo es que Jesús es completamente Dios, y a la vez, es completamente hombre. La doctrina de “Dios encarnado” o la unión hipostática entre las dos naturalezas de Jesucristo ha sido un problema por muchos cristianos por la historia de la iglesia. Unos resuelven esto por decir que la divinidad vino sobre un hombre normal (no divino) en su bautismo, y otros han hecho Jesús una fantasma, y otros que él no era completo en la esencia de Dios. “Hipóstasis” viene del griego, “lo que queda de bajo de” y “ser”, o sea la fundación o esencia de algo. Otros conceptos relacionados con esto son la encarnación, la humillación, y kenosis.




La Definición de la Doctrina

Lo que quiere decir esta doctrina es que Jesús, quien siempre era, es, será Dios, en un punto en la historia del mundo tomó un cuerpo por medio de María sin conexión de un hombre, sino por medio del Espíritu Santo, y la unión en la persona de Jesucristo es tal que Jesús es 100% la esencia de Dios, y es 100% la esencia de un hombre. No es un hombre normal porque ningún otro hombre tiene Dios como su personalidad y esencia, aunque muchas sectas han tomado este concepto y han entrado en el error de que los hombres son dioses. Esto era la primera tentación de Satanás (Gen 3:5 “seréis como Dios”).




La Confusión sobre la Doctrina

Qué no enseña la Biblia. Jesús era único en la historia. Nadie más es hombre-Dios. Igualmente Jesús no tomó la personalidad de un ser humano que se concibió normal. Jesús vino al cuerpo de María en su concepción por el Espíritu Santo creando un ser humano. María no tuvo bebé, y luego vino Jesús tomar su personalidad. Mateo 1:18 aclara muy bien, “El nacimiento de Jesucristo fue así… antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.” María claramente no conoció a un varón (Lucas 1:27 “una virgen”, Lucas 1:34 “¿Cómo será esto? Pues no conozco varón”), y Dios le informó que la criatura que iba a nacer por medio de ella vendrá a ella por medio de Dios, el Espíritu Santo (Lucas 1:35 “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.”). También Jesús tuvo una existencia previa de su concepción y nacimiento con María, cosa que ningún ser humano tiene. Juan 1:1-15; 17:5. La Biblia indica que Jesús es el Creador y Sostenedor de la Creación (Col. 1:16-17; Heb 1:2), y varias veces Jesús vino en el Antiguo Testamento en la forma del Ángel de Jehová que es mero Dios en una forma con un cuerpo con un ángel o ser humano (Gen. 16:7-14; Éxo. 3:1-8, especialmente versículo 6; Jueces 13:10-23).

Hay dos naturalezas en Jesucristo, deidad y humanidad, y las dos no se mezclaron para hacer una tercera naturaleza, ni tampoco una negó o afectó a la otra. Ninguna de las dos se perdieron ningún atributo, y las dos se mantuvieron sus identidades individuales. O sea, en Jesús, se hizo un vínculo entre Dios y el hombre, pero la esencia de Dios no se hizo humana (el Padre y el Espíritu no tomaron cuerpos humanos porque Jesús lo hizo), y la humanidad no se hizo divino (los hombres no son ahora divinos porque Jesús se hizo humano). La naturaleza divina queda divina, y la humana queda humana. Jesús es completamente Dios, y es completamente hombre. Tampoco no hubo dos personalidades en Jesús, uno Dios, y otro humano (como un espíritu con otra personalidad que sobre vino a Jesús como posesión de un demonio). Jesús tuvo una sola persona (personalidad) la cual era distinta a Él. Mucho de esta unión es imposible para comprender, pero tenemos que aceptarla por todos modos aunque no la entendemos. Jesús fue omnisciente (sabe todo) en su divinidad, pero ignoró en su humanidad (Juan 11:1-14, con Marcos 13:29-32). Era omnipotente en su Deidad mientras que se cansó en su humanidad (Juan 11:38 con Juan 4:5-6). Era omnipresente en su Deidad pero limitado a una sola ubicación en su humanidad (Mateo 18:20 con Mateo 26:32). Siempre ha existido en su Divinidad, pero tuvo 33 años de vida en su humanidad (Juan 8:58 con Lucas 3:23). Era inmutable en su Deidad, pero creció físicamente, mentalmente, y espiritualmente en su humanidad (Hebreos 13:8 con Lucas 2:52). Jesús no es menos Dios porque se hizo humano, y no es menos humano porque es divino.




Historia de la Doctrina

Antes de que entrara en el cristianismo, la filosofía griega usaba el término. La idea de una unión entre Dios (o los dioses) y la humanidad era común en las religiones antiguas.

El concepto de “hipóstasis” fue hecho oficial en el concilio de Calcedonia 451 d.C., que básicamente dijo que las dos naturalezas fueron unidas en una persona. En los debates sobre la persona de Cristo en los siglos cuatro y quinto, el término fue usado mucho. En el primer concilio de Nicea (325 d.C.) fue declarado que la Trinidad es tres personas o realidades (usando la palabra hipóstasis para “realidad”) con una sola esencia. Apollinaris de Laodicea usó el término diciendo que es una sola naturaleza con una sola esencia. Teodoro de Mopsuestia dijo que hubo dos naturalezas, con dos hipóstasis (esencias) que existieron juntos en Él. El credo de Calcedonia apoyó la posición de Teodoro. Su aclaración era que cada esencia o naturaleza retuvo sus propiedades y se unieron en la persona de Jesucristo. Declararon que era una unión mística, y que nadie puede entenderla con exactitud. Los que rechazaron esta posición de Calcedonia fueron conocidos como “monofisitas” porque creyeron que Jesús tuvo una sola naturaleza. Otra palabra para la unión hipostática es “diofista”, del griego para “dos naturalezas”.




La Humillación de Jesús

Su vínculo con su madre humana (María) es lo que le dio esta naturaleza humana. Esta habla de su cambio de cuando siendo Dios se manifestó, para parecer como un hombre, una forma más humillante que la divinidad. Su esencia no cambió, solamente la manifestación de su persona se cambió. Esto es desde su concepción (donde la unión hipostática empezó) hasta su muerte (Heb. 5:7-9; Fil. 2:5-8). Si Jesús no era nada más un hombre normal (no Dios) ¿Por qué tuvo que concebirse así? Jesús es humano porque tuvo un nacimiento humano (Mat. 1:18-2:11, Rom. 1:1-3; Gal. 4:4), y es llamado “un hombre” (Juan 1:30; 8:39-40), y los fariseos se enojaron cuando dijo que era algo más que un hombre (Juan 10:33). Lucas 2:40, 52 habla de su crecimiento como joven como algo totalmente normal para un humano. Tuvo un cuerpo antes y después de su resurrección (Mateo 26:7-12; Lucas 24:36-40; Juan 20:24-29). Tuvo un alma (Mat 26:38) y un espíritu (Marcos 2:8; Lucas 23:46). Tuvo fatiga (Mat 8:24), angustia (Mat 27:46), hambre (Lucas 4:1-2), estrés o agonía (Lucas 22:44), luto (Lucas 19:41-44), cansancio (Juan 4:5-6), sed (Juan 19:28), y fue tentado como un ser humando (Heb 2:18, Stgo 1:13).




La Kenosis de Jesús

Filipenses 2:6-8 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Este tema merece un trato separado de este folleto pero simplemente es que Jesús hizo para que no se parezca la gloria de su divinidad mientras que trataba con los seres humanos en la tierra. Se limitó a sí mismo en varios aspectos, pero nunca se perdió la divinidad. Lo que implica esto es que Jesús no usó su divinidad en su tiempo en la tierra, sino dependió en el Espíritu Santo como nosotros tenemos que hacer, siendo ejemplo para nosotros.

La Divinidad de Jesús

Hay unas fuertes evidencias en las Escrituras que Jesús es Dios. En Juan 8:56-59, Jesús usó un concepto que se enojó grandemente a los judíos, cuando se identificó a sí mismo con el “yo soy” de Jehová. O sea, Jesús dio de entender que Él cree plenamente que es Dios. En Lucas 5:18-25, los fariseos correctamente dijeron que solamente Dios tiene poder de perdonar a los pecados, pero Jesús dijo que Él pudo. En el nombre de Jesús únicamente se puede ser salvo Hechos 4:12. Es correcto que adoramos solamente a Dios, y somos mandados de adorar a Jesús, y hay ejemplos positivos de gente adorándole (Juan 9:37-39). Jesús se identificó como Dios el Creador de todo Juan 1:1-3, y Rey de reyes, y Señor de Señores (Apoc 19:16). Todo rodilla se doblará delante de Jesús (Fil 2:9-11).




La Exaltación de Jesús

Esta fase empezó en la resurrección y ascensión de Jesús, y continuará como un estado para la eternidad (1Tes. 4:17; 1Tim 6:14-16). Jesús fue exaltado como era Dios antes de la encarnación, antes de la creación del mundo, pero aun más glorioso porque efectuó la salvación de la humanidad.




¿Por qué Dios tuvo que ser hecho hombre?

Dios el Padre mandó a Jesús de ser hecho hombre para que aprenda obediencia (Heb 2:14-15; Fil 2:8-9). Parte del plan de Dios es que Dios mismo pagara el precio para nuestra salvación por medio de una muerte. Del punto de vista de Dios, no pudo efectuarse la salvación sin la encarnación de Jesús. Según Job 9:32-33, un mediador tiene que ser igual (recibido o reconocido) con los dos partes para efectuar mediación. Jesús siempre ha sido Dios, pero tuvo que hacerse humano (en su encarnación) para cumplir con este trabajo de mediador (1Tim 2:5-6). Su naturaleza humana es lo que nos hace comunión con Jesús, y lo que nos da libre acceso a Dios por medio de Jesús.

También Jesús se encarnó para destruir las obras de Satanás. Siendo hombre y siendo tentado como hombre, resistió la tentación completamente (1Jn 3:5 “sin pecado”) destruyendo el poder de Satanás. Además, fue tentado de usar su poder divino en la cruz, y de no haber hecho esto (Heb 2:17), Jesús venció a Satanás en este punto también, tomando poder y victoria sobre la muerte (Heb 2:14-15; Juan 12:31). Igualmente Jesús tomó humanidad para cumplir la promesa del reino eterno de Dios por medio de David (2Sam 7:16-17; Sal 89:20-37).

Jesús es nuestro sumo sacerdote, y para identificarse nosotros tuvo que haber sido hecho humanidad (Heb 7:14-28; 10:5-14).




Folletos tocando la Encarnación del Hijo de Dios

Doct12 Dios Encarnado
Doct12 Dios Encarnado
doct12-cox-dios-encarnado-v1.3.pdf
Version: 1.3
119.2 KiB
531 Downloads
Detalles

Comments are closed.