doct28 ¿Cómo será el cielo?

En este folleto, explicamos lo que la Biblia dice sobre el cielo. Vemos porque es importante de afirmar que el cielo existe, y existe como Dios nos propone en las Sagradas Escrituras. Cómo está, qué haremos allí.

¿Cómo será el cielo?
[doct28] Por David Cox v1 © 2011
www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
________

La Biblia nos presenta con la autoridad de Dios el Creador varios hechos: el hombre vive en pecado en contra de Dios, la salvación es solamente por fe en Jesucristo, y la salvación es de irnos al_cielo después de la muerte, y vivir para siempre con Dios. El tema que les presentamos en este folleto es ¿Cómo será el cielo? Pues todo el objetivo de ser salvo es de irse al final al_cielo, pero muchos cristianos no tienen una buena idea de como será.

Hollywood, películas, la cultural popular, falsas religiones, y muchos otros puntos de vista han afectado como pensamos sobre el_cielo, y entre todos ellos, han “pintado” un concepto muy falso del cielo. Unos piensan que van a una fiesta en el_cielo, donde cigarros, alcohol, bailando, y sexo libre con bellas muchachas es lo que van a hacer para toda la eternidad. Hollywood ha burlado del_cielo presentando una imagen del_cielo que todos van a tocar harpas sentados sobre nubes, y será “aburrido”. Los Testigos de Jehová dicen que el_cielo es aquí en la tierra, y anulan el cielo por declaración de ellos.




¿Por qué es importante el cielo?

Primero, el cielo es un lugar que en sí representa ideas y conceptos que actualmente existen. El_cielo representa nuestra salvación. Es dónde vamos a vivir la salvación que buscamos y que tenemos fe que Dios nos va a dar. De negarlo, anularlo, o pervertirlo será de atacar la promesa del_cielo que es una gran parte de nuestra salvación. Segundo, el_cielo es el hogar de Dios. De negar que el cielo exista, o de decir que en una forma, el único_cielo que exista será lo poco bueno que uno puede encontrar en esta tierra, pues ataca la mera existencia de Dios. Igualmente vemos que la Biblia pone mucha importancia sobre describir el_cielo con personas (nosotros los redimidos) viviendo una existencia actual allí, con cuerpos físicos resucitados, y con una vida similar de lo que tenemos en la tierra ahora (comimos, convivimos, descansamos, hacemos actividades, etcétera). De negar esta existencia será de destruir la realidad del_cielo.




Hay Tres Cielos

Para clarificar nuestro entendimiento, tenemos que entender lo que las Escrituras enseñan sobre el concepto del cielo antes de nada. Hay tres cielos, aunque rara es la vez que se distingue uno del otro con un número (ve “tercer cielo” en 2Cor 12:2).

El primer cielo es donde hay las nubes, la lluvia (Deu 11:11; 1Re 18:45; Sal 147:8; Dan 7:13; Mat 24:30; Isa 55:10; Hch 14:17), el rocio (Gén 27:39), los rayos (1Sam 2:19), y donde los pajaritos vuelen (Jer 4:25; Lam 4:19; Job 35:10-11; 1Re 21:24). Este cielo es el aire y el espacio directamente sobre nuestras cabezas, y habla de cosas terrenales, pero “en el aire.”

El segundo cielo es el hogar del sol, la luna, y las estrellas (Gen 1:14; Deu 1:10; Josué 10:13; Deu 4:19; 2Re 23:5). Tiene ventanas (2Re 7:2), una fundación (2Sa 22:8), una puerta (Gén 28.17), una parte remota (Neh 1:9), y es como una cortina (Isa 40:22). Este cielo es sobre nuestras cabezas, pero afuera de nuestro alcance. Este cielo es observado visualmente por el hombre, pero realmente, no se puede entrar y navegar por allí mucho.

El tercer cielo es la morada presente de Dios y los ángeles no caídos, y los redimidos muertos (Luc 23:39-43; Heb 9:24; Sal 11:4; 1Re 8:27, 30; 2Cr 7:14; Sal 103:11).  Este cielo habla de la transcendencia de Dios, que Él es más allá de nuestro alcance y vista, y habla de que Dios “es más” o mayor que nosotros. Es probable que esto es “los cielos de los cielos” (1Re 8:27).




El Cielo es Donde está Dios.

A la verdad, Dios es omnipresente (1Re 8:27; Jer 23:24; Sal 139:7-8), entonces no hay lugar donde no está presente Dios. Pero a la vez, Dios percibe, controla, y actúa en todos lados, pero la Biblia habla de una concentración de su presencia a veces en un lugar. Es un lugar donde la presencia de Dios existe sin restricciones, sin “mascaras” o en otra forma es con menos gloria, honor y poder. El (tercer)_cielo es el lugar donde Dios mora (Isa 63:15 “mira desde el_cielo, y contempla desde tu santa y gloriosa morada”; 1Re 8:30, 39, 43, 49; Mat 23:9) y mora con los redimidos (Apo 7:15). Dios el Padre es presentado como siempre habitando este_cielo, y Dios el Hijo abandonó este_cielo para venir a la tierra (Jn 3:13; 6:18; 16:28; Mar 16:19; Hch 2:34; 3:21; Efe 4:10; 1Pe 3:22; Jn 20:17, etcétera), y luego regresó allí, enviando a Dios el Espíritu a la tierra en su lugar (Jn 1:32;; Hechos 1:8; 1Pe 1:12). En un sentido, siempre tenemos la promesa de la presencia de Jesús con nosotros (Mat 28:20; Apo 3:20), y aun en una forma más intensa cuando nos reunimos en culto de adoración (Mat 18:20). Entonces “el_cielo” es un concepto de un lugar, pero lo que hace este lugar especial es quien que está allí, Dios.




El Cielo es Nuestro Hogar en Espera

Jn 14:2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Los que tienen fe en Jesucristo, que serán salvos, y esto toma una forma futura, después de nuestra muerte (o el rapto), y esta salvación es un lugar guardado para nosotros, en que Dios está preparando el cielo como nuestro premio por la fe (Mat 25:34). En una forma es sinónima con la salvación. Además de este concepto, es nuestro hogar. El concepto de hogar es un lugar placentero donde regresas cuando termina el trabajo del día. Tenemos la promesa de Dios que al morir, que “vamos a casa,” o sea, estaremos “con el Señor” 2Co 5:8. Es un lugar con personas especiales allí esperándote, tu familia. El Antiguo Testamento hace el punto varias veces que cuando un santo enfrenta la muerte, va “con sus padres” (Luc 13:28). Estas personas son personas muy queridas por ti, porque tú les amas, y ellos te aman.




El Cielo es Nuestra Ciudad

Heb 11:10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

En tiempos antiguos, las personas hicieron una ciudad para refugio y protección. Las ciudades se medían por su diseño y la fuerza de sus defensas (Heb 11:10) y el poder de aguantar en contra de la opresión (Heb 13:14), especialmente las puertas (Apo 21:21). El cielo es “nuestra ciudad,” de lo cual somos ciudadanos (Fili 3:20-21) y tenemos parte allí. Como redimidos tenemos un llamamiento allí (Heb 3:1) y nuestros nombres son escritos en sus registros “libros” (Luc 10:20).




El Cielo es nuestra Patria.

Heb 11:13 Conforme a la fe murieron todos estos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; 15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. 16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

Cuando hablamos de “nuestro hogar” es un lugar a qué pertenecemos. O sea, allí es donde yo ando como posesión. Igualmente “nuestra patria” es así, y el cielo es a donde esperamos a llegar, y donde nosotros “quepamos.”




Lo que no Hay en el Cielo

El cielo es un lugar de placer, diseñado por Dios para nosotros. No hay pecado allí (Apo 21:27). El cielo es el Reino de Dios, donde se hace completamente su voluntad (Mat 6:10hágase tu voluntad como en el_cielo, así en la tierra”). No hay tinieblas ni oscuridad (Apo 22:5), porque esto representa confusión, pecado, y las obras de Satanás. No hay pecado ni sus consecuencias en el_cielo. No hay dolor, sufrimiento, ni muerte (Apo 21:4). No habrá mar que separa familia y amigos (Apo 21:1). No será el calor del sol (Apo 7:16). De plano no habrá necesidades físicas, ni hambre (Apo 7:16-17). Dios es quien que nos abasta, y en el_cielo Dios cuidará y proveerá todas nuestras necesidades.




Lo que Hay en el Cielo

1Jn 3:2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.

Sobre todo, allí en el cielo mora Dios, y tomaremos el carácter moral de nuestro Dios (Rom 8:29; Fili 3:21; Col 3.4). Esta transformación es por comprender a Dios, por medio de vivir con Él cara a cara (1Cor 13:12; Fili 1:23). El propósito del_cielo es que es un premio por haber creído en Jesucristo aquí en la tierra. Entonces es un lugar de placeres (Sal 16:11), de mansiones (muchas moradas) Jn 14:2, donde descansaremos de nuestros labores (Apo 14:13), y donde recibiremos consuelo de Dios y buenas cosas (Luc 16:25).




Las Actividades en el Cielo

Servicio.

Sobre todo, el_cielo no es un lugar aburrido. Aunque ni el calor del sol habrá, ni cansaremos allí, pero hay mucha actividad. El_cielo es un lugar de constante servicio a Dios Apo 7:15; 22:3. Lejos de ser un trabajo o pesar, es un lugar de actividad que nos gustará hacer.

Adoración.

Además, el_cielo (el hogar y templo de Dios) es un lugar de constante adoración (Apo 7:10; 11-16-18; 15:2-4). Adoración es de reconocer el carácter moral y naturaleza de Dios por lo que es.




Alabanza.

Alabanza es de recontar las bendiciones que Dios ha hecho por ti (Apo 19:1-2).

Cantando.

Bíblicamente, el cantar himnos y cantos espirituales es de poner la adoración y alabanza a música (Apo 5:9; 14:2).

Gobierno.

Hay la promesa de Dios que si sufrimos por Él, que reinaremos con Él en el_cielo (2Ti 2:12; Mt 19:28; Apo 20:4, 6). Entonces hay un estilo de gobernar (Luc 19:19) en el_cielo. Esto debe ir mano en mano con grados de gloria para los redimidos (Mt 25:20-23; Luc 19:12-13; Col 1:16; 1Co 15:41-42) que corresponden a la fidelidad de cada creyente individualmente considerado. Lo más que sacrificamos, lo más que sufrimos por Cristo (justamente por ser como Cristo), lo más que somos fieles al Señor, y lo más que trabajamos en Su Obra, lo mayor nuestra gloria en el_cielo será (Mt 25:20-23; Luc 19:12-13).

El_cielo es un lugar de compañerismo, tanto nosotros con Dios (Jn 17:3) que entre los redimidos. (Mt 8:11; 1Tes 4:13-18). Al final, Dios destruirá la presente tierra y_cielos, y hará nuevos_cielos y tierra (Isa 65:17) y descenderá toda Su morada allí.




Véase también

Download “doct28-cox-como-sera-el-cielo-v2-1.pdf”

doct28-cox-como-sera-el-cielo-v2-1.pdf – Downloaded 9 times – 187 KB

Más Folletos sobre Doctrina

¿Quién es David Cox?

Doct28 ¿Cómo Será el Cielo?
Doct28 ¿Cómo Será el Cielo?
doct28-cox-como-sera-el-cielo-v1.1.pdf
Version: 1.1
109.9 KiB
647 Downloads
Detalles
Doct28-cox-como-sera-el-cielo
Doct28-cox-como-sera-el-cielo
doct28-cox-como-sera-el-cielo-v1.1_2.pdf
Version: 1.1
110.5 KiB
268 Downloads
Detalles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.