fam39 El Yugo Desigual

¿Es correcto o permitido que un cristiano se case con un inconverso? No. Este folleto explica la prohición y pensar de Dios atrás de esta prohibición. TEMAS: El Matrimonio es Espiritual | La Norma de Dios: Una Pareja | Una Pareja Inconversa | Casandose em eñ Señor | Las Consecuencias de un Yugo Desigual

El Yugo Desigual
Cristianos casados con inconversos

Por David Cox

[fam39] v1 ©2018 www.folletosytratados.com/fam39
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Dt 22:10 No ararás con buey y con asno juntamente. 2Co 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?
15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial (el diablo)?
¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. 17 Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, 18 Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

La salvación es una relación para con Dios, donde somos el pueblo de Dios, y Dios es “nuestro Dios”. El concepto de “Dios” es alguien que decide las vidas de otros, en qué hacen, cómo se portan moralmente, y su situación actual. Aquí, para entrar en esta relación de la salvación tenemos que no entrar en relaciones malas con inconversos. Matrimonios serán uno. La Biblia no da permiso para un cristiano de abandonar a un matrimonio, sino de tratar de ganar el inconverso. Pero mejor de nunca haber entrado en tal relación para perjudicar la vida.




El Matrimonio es Espiritual

Ef 5:25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

Para realmente entender qué es un matrimonio, uno tiene que ir a la Biblia. Matrimonios son paralelos con nuestra relación espiritual para con Dios. El amor que el marido debe tener hacia a su esposa es paralelo con el amor que Dios tiene para con nosotros. Igual, la sumisión de la mujer a su esposo es como la iglesia debe ser con Dios. Dios nos dio la institución del matrimonio para entender prácticamente cómo debe ser nuestra relación espiritual con Dios.




La Norma de Dios: Una Pareja

Génesis 2:18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.Gén 2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

El plan de Dios siempre ha sido que un varón se casa con una mujer para formar una unidad (la familia), donde desempeñan el amor cuidando uno al otro y a sus hijos. Esta unión tiene a fuerzas que ser dos personas que congenian absolutamente en un nivel espiritual antes de nada. Lo mejor de todo es cuando los dos son salvos y sumisos a Dios. Pretendemos de saber mejor que Dios, y podemos escoger a una pareja idónea, pero sin la guía de Dios, es condenado al fracaso, y nadie realmente quiere esto.

Mt 19:3 Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa? 4 ​Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, 5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? 6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

El divorcio existe, y es algo que Dios permite por la dureza del corazón del ser humano. Podamos debatir si es correcto o no para creyentes, pero simplemente puesto, NO ES LO IDEAL DE DIOS. Un matrimonio desigual empieza con divorcio en el futuro. No es la norma que Dios nos propone que debe ser nuestro objetivo. Es un desastre esperando.

La norma de Dios es una unidad entre la pareja (un hombre con una mujer). La unión de los dos es lo ideal de Dios, y su comunión espiritual, emocional, social, etcétera es el propósito de la institución del matrimonio que Dios nos dio. Cuando hablamos del amor de Dios para con nosotros (en morir en la cruz para salvarnos), la gente que entiende y ha experimentado el verdadero amor entre seres humanos son las personas que entienden más rápido y mejor el amor de Dios hacia a nosotros. Se identifican con este amor divino que han experimentado previamente en verlo entre sus padres, o de sus padres con ellos como hijos, o entre ellos y sus parejas.

1Ti 3:1 Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. 2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar;

El ejemplo dado al creyente del Nuevo Testamento es que los hombres se casan con una solamente mujer. Su fidelidad y amor a su pareja es paralelo a la fidelidad y amor entre nosotros (la iglesia) y Cristo.




El matrimonio de una persona es los resultados de sus creencias y prioridades espirituales.

Lo que es las creencias y prioridades de un inconverso es diferente que un cristiano es obvio a todos menos a dos jóvenes en amor.

1Pedro 3:1 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, 2 considerando vuestra conducta casta y respetuosa. 3 Vuestro atavío4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

La mujer cristiana está poniéndose debajo de la autoridad de un inconverso en casarse con él. Donde el guía las dos es por caminos de inconversos. El varón cristiano que se casa con una inconverso está pidiendo problemas de rebelión y división de ideas a dónde y a qué va su familia. Si tienen hijos, va a dar el cuidado principal de sus hijos a una mujer inconverso. Casi siempre está mujer no va a querer verles en la iglesia cada domingo ni tampoco cuidar de su vida espiritual como una madre cristiana.

  • Anoto que Pablo aquí habla de un yugo desigual, con el entendimiento que fue por la conversión de uno en el matrimonio. No es aprobar esto, sino para ayudar a los que se encuentran así.




Una Pareja Inconversa

Gén 24:3 y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito;

Es muy importante de entender que buenos y fieles cristianos por toda la Biblia se han separado de matrimonios con inconversos.

Esd 9:2 Porque han tomado de las hijas de ellos para sí y para sus hijos, y el linaje santo ha sido mezclado con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en cometer este pecado.

A veces esta situación existe, un cristiano casado con una inconversa, o una cristiana casada con un inconverso. Pero el asunto es que los dos fueron inconversos, y uno de los dos aceptó al Señor. Esto es malo, pero realmente no culpa del cristiano. Pero esto es totalmente diferente de un cristiano escogiendo a uno inconverso para ser su pareja.

2Co 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial (el diablo)? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?

Cuando un cristiano entra en un matrimonio con un inconverso, es sumamente necio y contra lo que manda al Señor.




Casandose en el Señor

1Co 7:39 La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor..

En este capítulo Pablo establece unos puntos sobre el matrimonio, y toca el matrimonio con un inconverso. Es importante de entender que el mandamiento para el cristiano es de trabajar para ganar a su pareja al Señor, y dejar que el inconverso en la relación es quien que hace el divorcio si hay uno.

Pero también Pablo hace un punto, que tenemos libertad de casarnos solamente “en el Señor.” Esto quiere decir que según la voluntad perfecta de Dios. Esto es primero sobre todo, con un creyente, y según, no cualquier creyente, pero la persona que Dios indica que es su voluntad. Aun casándose con un creyente, puede ser afuera de la voluntad de Dios.




Las Consecuencias de un Yugo Desigual

Primero, la parte inconverso en esta relación no va a querer obedecer a Dios. Mientras en el principio, se presta para cualquier cosa, hasta aun fingiendo de confesar a Cristo para ganarse el matrimonio, después todo es diferente. Entre dos buenos cristianos, el matrimonio es muy difícil a veces, y cuando uno no obedece de plano a Dios, ni ve sus mandamientos para parejas como cosa de interesarse, esto hace el matrimonio un infierno, y destinado casi siempre hacia el divorcio.

La Orden Bíblico entre Pareja.

1Ped 3:1-5 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos… Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; 6 como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor;

Cualquier cristiano que está citando a un inconverso debe meditar sobre esto. Dios manda que el hombre ama a su mujer, y que la mujer se sujeta a su hombre. Si la mujer es inconverso, no va a querer hacer esto, y va a rebelar eventualmente. (Las cristianas también hacen esto, pero si tienen relación con Cristo como su verdadero Salvador, se corrige su conducta.) Si el marido es el inconverso, entonces la cristiana tiene que sujetarse a un inconverso, y siempre hay la probabilidad de que él va a hacer las cosas afuera de la voluntad de Dios. Con un marido cristiano, uno puede dialogar con las Escrituras para corregir su error, pero con un inconverso, su autoridad no es la Biblia sino su propio ser, y va para problemas.




Diferencias en la Administración del Hogar.

Génesis 18:19 Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

Aconsejando parejas sobre los años, es muy común que los maridos no toman su responsabilidad de encaminar a sus hijos en los caminos de Dios. Peor cuando el marido es inconverso. Si eres cristiana en una relación desigual, su marido inconverso no va a exaltar la autoridad de Dios sobre su vida como un cristiano hará. Si eres un cristiano marido tratando de obedecer a esto, tampoco su esposa inconverso va a dejarte fácilmente de hacerlo.




Download “fam39-cox-el-yugo-desigual-v1-min.pdf” fam39-cox-el-yugo-desigual-v1-min.pdf – Downloaded 131 times – 79 KB

Más Folletos sobre la Familia

¿Quién es David Cox?