doct20 La Palabra de Dios ¡Secuestrada!

Doct20 La Palabra Secuenstrada v1
Doct20 La Palabra Secuenstrada v1
doct20-cox-la-palabra-secuenstrada-v1.pdf
Version: 1
113.0 KiB
198 Downloads
Details

La Palabra de Dios ¡Secuestrada!
Por David Cox v1 © 2012
[doct20] www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
_____________

Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. 2Pe 1:20-21

Pedro fue movido por la inspiración de Dios de avisarnos de los falsos profetas, y en capítulo 2 de su segunda epístola, precede este aviso con la declaración que habrá personas quienes que quieren “secuestrar la Palabra de Dios”, dictando lo que significa y realmente dice. Pero su declaración y aclaración son simplemente que nadie puede hacer esto realmente. Vale mucho de examinar este pasaje con cuidado.

El Contexto de Pedro

Pedro avisó a sus amigos y hermanos de su pronta muerte (2Ped 1:14-15), y tuvo miedo de la presencia de los lobos de los falsos profetas que siempre estaban presentes y buscando una entrada a la iglesia y recepción entre los hermanos para maniobra sus mañas malignas.

Esta sección contrasta la fidelidad de la Palabra de Dios, y lo que estos falsos iban a fabricar y tratar de promover.

2Pe 1:16 Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad.

La base de nuestra relación con Dios es lo que nos ha dado en Su revelación, las Sagradas Escrituras. Los falsos van a denigrar, despreciar, y contradecir las inspiradas Escrituras. Esto se envuelve con negar el carácter de Cristo, que es la esencia de la persona de Cristo. La verdad de Dios está vinculada y relacionada con el carácter de piedad. Verdad produce o causa piedad adentro de los que mantienen la verdad de Dios. Cuando este plan de ellos hace oscuro el día, “tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones.1Ped 1:19.

El Plan de los Falsos Maestros

1. Identificarse como ovejas.

entre el pueblo… introducirán encubiertamente” (2Pe 2:1). La primera parte de su maldad es de parecer como buenos maestros de la Biblia, hermanos fieles, o sea, buenos cristianos. Se disfrazan para que los hermanos le crean.

2. Herejías destructoras.

Luego su plan es de causar “herejías”. La palabra en sí significa separaciones, entonces la doctrina o enseñanza no es tan enfocado en una doctrina específica sino en que es algo que causa, división, conflicto, o mal sentir entre los hermanos.

3. Su objetivo: Negar al Señor.

aun negarán al Señor que los rescato” La idea atrás de estos es de negar la autoridad de Dios de dictar, dirigir, y ordenar en nuestras vidas. “Desprecian el señorío…no temen decir mal de las potestades superiores.” (2Pe 2:10) Lo que marca a ellos es su falta de respecto y sumisión a las autoridades, especialmente la autoridad de Dios.

La Palabra Secuestrada

2Pe 1:20 ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada…

4. Maneja la Escritura a su manera.

Estos usan la táctica de interpretar la Palabra de Dios en una forma única que es de ellos. Ellos ponen sus propias interpretaciones sobre las Escrituras para manejarlas a sus objetivos, y proclaman que solamente su interpretación es permitida o la correcta. La Iglesia Católica, las sectas, y muchos grupos locos hacen lo mismo.
Lo que Pedro insiste es que las Escrituras son abiertas a interpretación “no privada”. ¿Qué es esto? Quiere decir que lo que Dios quiere comunicar por Su Palabra es entendible sin un grupo o maestro (o pastor) que ponga su apruebo sobre ello. El “mensaje de Dios” o la “verdadera Palabra de Dios” no es porque una persona quiere que lo sea, pero porque Dios ha proclamó tal mensaje.

Identificando el Secuestro de la Palabra

Debemos preguntarnos, ¿Cómo puedo protegerme de que alguien me roba el sentido real y actual de la Palabra de Dios? ¿Cómo identifico a estos haciendo esta maña? Primero, fíjate que viene desde personas bien identificadas como buenos hermanos, supuestos excelentes cristianos, y expertos maestros. Entonces no vienen como de afuera, sin son “uno de nosotros.” En este peligro, no podemos confiar aun en lo que dicen los más fieles de nuestros hermanos. Tenemos que ver la verdad en las Escrituras por nosotros mismos.

1. Negación de la autoridad de Dios.

Ya lo vimos que esto es su objetivo arriba (2Pe 2:1). Tuerce lo que las Escrituras claramente y simplemente enseñan. Cuando otros te dan una interpretación de la Biblia, simplemente lee el pasaje en su contexto, y pregúntate, ¿Así dice realmente quiso el autor original decir? Pedro dijo, “negarán al Señor que los rescató” (2Pe 2:1). Hay el pensamiento de que la redención del pecado no es visto en sus posiciones. O sea, interpretan la Biblia, pero al fin de cuentas, no es de quitar el pecado actualmente de nuestras vidas, sino de excusar sus deseos como legitimas, y por lo cual, da más vuelo al pecado. “Muchos seguirán sus disoluciones” (2Pe 2:2), esto significa perdición o el camino de perdición, perdida. “la verdad será blasfemado” (2:2). O sea, gente, especialmente inconversos, viendo como sus enseñanzas, planes, programas, actitudes, y acciones desarrollan van a pensar mal de Dios y Su obra. El fruto de sus creencias, ministerio, y enseñanzas no producen arrepentimiento y piedad, sino otras cosas. “Por sus frutos los conoceréis Mt 7:20.

2. Tienen motivos de avaricia vistos en la blandura de sus palabras.

por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas” (2Pe 2:3). La idea aquí es que usan programas altamente afinado en sus palabras, principios, y presentación para convencer y atraer la gente a ellos (no a Cristo, a su Persona, a su carácter). “Fingida” es artificial, moldeadas, ficción o falsas palabras. Son expertos en programas de atraer gente a ellos (marca de muchas iglesias y grupos hoy es su éxito en juntar gente, no seguir a Cristo). Hacen “mercadería” o andan vendiendo sus productos para ganar dinero (lucro). La gran distinción entre un verdadero hombre de Dios y estos secuestradores es que un hombre de Dios vive del evangelio, pero en ningún momento “vende” o hace negocio del ministerio. “Seducen a las almas inconstantes” (2:14). Usan astucia, decepción, mentira, y trampas para lograr a enredar a los inocentes en sus maquinas de hacer dinero.

Jesús solamente una vez parecía muy o extremadamente “enojada”, y esto era cuando entrando en el templo, encontró estos mismos “haciendo negocio” en la casa de Su Padre,

Jn 2:14 y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados. 15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;

La marca fiel de un falso maestro es su ojo peleado siempre para el dinero. Pero no es nada más que ganan dinero del ministerio y las cosas de Dios, porque aun los válidos ministros de Dios hacen esto, y esto es cómo Dios ha puesto que ellos deben vivir. La diferencia es en su ambiente y actitud. El verdadero ministro de Dios enseña que el pueblo de Dios debe sostenerle, y desde allí, deja que el pueblo de Dios les da cómo puede, cuándo quiere, y en la cantidad que quiere y puede. Se conforma con lo que el pueblo de Dios humildemente les da.
Los falsos maestros son marcados por su ambición, y esto es por proponer proyectores que ellos controlan y de los cuales roban para su ganancia, o si es por la fuerza en demandar o exigir del pueblo, así siempre su ambición es visible. Piensan en lo grande, y otros van a sacrificar por estos grandes planes, y en sus planes, no hay concepto de sacrificio de sí mismos.

3. Andan en la concupiscencia y la inmundicia, son atrevidos y contumaces. (2Pe 2:10)

Aquí la idea es su fuerte voluntad, e inclinación a la carne, de vivir en placeres, y agradar a sus deseos. “Atrevido” significa que no tiene respeto a otros, a sus posesiones, a sus esposas o hijas, a su privacidad, etcétera. Se mete en cualquier cosa para lograr sus planes y ambiciones. “Contumaz” significa arrogante y concediendo placeres y deseos a sí mismo. “ya tienen por delicia el gozar de deleites cada día…recrean en sus errores” (2:13). “tienen el corazón habituado a la codicia” (2:14). Las ideas de sacrificio personal, de negar y matar los deseos y placeres de uno mismo, son muy lejanos de su forma de pensar. Se ve en su manipulación de la Palabra de Dios, su singular manera de interpretar la Biblia, que es siempre para su propia conveniencia, para promover sus ambiciones y soberbia con otros pagando.

Desechan las reglas y principios de Dios para formular y fabricar lo que les agrada a ellos. Pedro usa en este punto ilustraciones:
2:4 los ángeles que se cayeron. Escribieron sus propias “reglas” y autoridad porque no les gustó lo que Dios había impuesto para ellos.
2:5 el mundo del tiempo de Noé.Gén 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. 6 Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. La maldad de su tiempo es que todos se entregaron a seguir sus propias ideas y conceptos, y la autoridad de Dios en dirigir sus vidas fue despreciado totalmente.

2:6 Sodoma y Gomorra. Otro ejemplo de la humanidad entregado a seguir sus propias reglas hechas por sí mismo, sin aceptar lo que Dios ha mandado.

Conclusión

2Pet 2:22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno. Hay un principio que debe siempre guiarnos.

La Palabra de Dios es un instrumento o guía para llevarnos a Jesucristo, y esto es tanto la salvación que es la vida santa, viviendo piadosamente como es Jesucristo. Cualquier interpretación de las Escrituras que no promueve la santidad sino la libertad es sospecha de ser incorrecta. A fin de cuentas, nadie puede tener la interpretación correcta de la Palabra de tal forma que nadie puede cuestionarle si no es algo que hace armonía con lo demás de la Biblia.