salv73 ¿Eres actualmente Salvo? Los que son engañados. Examinamos la salvación y qué exactamente tienes que hacer para ser salvo, y no hay dudas en ti.

salv73 ¿Eres actualmente Salvo? Los que son engañados

salv73 ¿Eres actualmente Salvo? Los que son engañados. Examinamos la salvación y qué exactamente tienes que hacer para ser salvo, y no hay dudas en ti.

salv73 ¿Eres actualmente Salvo? Los que son engañados. Examinamos la salvación y qué exactamente tienes que hacer para ser salvo, y no hay dudas en ti.

Por David Cox

[salv73] v1 ©2023 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

1 Corintios 15:2 por el cual, asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.

Pablo vio que el aceptar a Jesucristo, de empezar a tener fe en Jesús como tu Salvador, es una acción que sigues haciendo (“retenéis la palabra”). Esto es envuelto con fe en Jesús, tanto con tu relación activa y diariamente con Jesús el Verbo, o la Palabra de Dios. Muchos “han aceptado a Jesús” pero de allí, ni hay más actividad ni gusto con Él, con su iglesia de los redimidos, ni nada de ver con compañerismo y amor a los hermanos. Tampoco estos engañados tienen estudio, meditación, ni aplicación de la Palabra de Dios en sus tiempos personales, ni tampoco van fielmente a escuchar sermones en una iglesia, ni tampoco participan en la obra de Dios. Son engañados en lo que salva a alguien y en lo que debe pasar después.

No Somos Salvos por Obras

Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.



Todos mis escritos son gratuitos. No cuestan nada, y puedes descargarlos, predicar o enseñar de ellos (sin decir que tomaste el sermón del folleto), e incluso puedes imprimir el folleto y repartirlo en un culto o en la calle. Mientras que no cambias el folleto y no cobras por el folleto, casi todo lo demás se vale.
Pero fíjate que me cuesta dinero para mantener este sito en el Internet. Mientras que este sitio tiene casi 1000 visitantes al día, no hay nada de cooperación de este visites para mantener este sitio en el Internet. Mis gastos son como $192 pesos mexicanos (como $12 dólares de EEUU) al mes. Considera donando algo ($200 pesos o $15 dólares) de vez en cuando, como 2 veces al año. Con Paypal, puedes donar aunque NO TIENES PAYPAL. Cualquier tarjeta de crédito o bancaria es aceptado. Cualquier cantidad de dinero será una ayuda. ¡Gracias! Que Dios te bendiga grandemente.
Sigo predicando y escribiendo, pero como la presiones económicas me aprietan, siempre estoy considerando de quitar este sitio por falta de dinero.
Webmaster: [email protected]

Dona a David Cox Ministro


La salvación es un evento espiritual, afuera de nosotros mismos para hacerlo. Pero, aun así, empieza con nosotros cuando tenemos fe en Jesús o creemos en Él como nuestro Salvador. Juan 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Juan 3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. La salvación siendo un evento espiritual, es solamente válido o real cuando el Espíritu Santo lo hace (Efesios 4:22-24). En Juan 3:5, viento es la misma palabra de “Espíritu”. Si es Dios quien que salva (no nosotros mismos) entonces en cada caso Dios cambia la persona. El Espíritu Santo obra adentro de la persona para rehacerle en la imagen de Dios, de Jesús. 1 Juan 2:6; Juan 13:13-17; Lucas 6:46. Tito 3:5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo. Hay un plan que Dios marca para ser salvo. Por uno mismo, no procura la salvación por obras. La diferencia es que “los que obrancreen que, por medio de estas acciones de ellos, Dios va a aceptar sus buenas acciones y le da crédito de ser bueno frente la corte de Dios. No hay nada que uno puede “hacer” para hacerle aceptable frente a la justicia de Dios.

Isaías 64:6 Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.

Lo mejor de nuestras obras es tan sucio que Dios tiene odio y escorio a verlo. Romanos 4:4 Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; 5 más al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. Pero entonces, lo que hace uno aceptable para Dios no es tus propias buenas obras, sino tu fe. Esta fe en Jesús nos cambia. Primero y más importante, es que cambia nuestro destino del infierno (porque somos criminales morales frente de Dios), y nos hace nuestro destino el cielo. Pero no te paras allí. Nuestra salvación significa de vivir con Dios para toda la eternidad futura. Cuando convivimos con Dios, debemos tener el boleto de la entrada (fe en Jesús como Salvador nos salva). Pero aparte de esto, actualmente en nuestro ser, Dios nos cambia MORALMENTE. Esto es una regla de siempre. No puedes ser salvo sin tratar con el pecado en tu propia vida, esto es tanto tus faltas de hacer la justicia tanto frenar tus pecados.

Somos Salvos por “Tener a Jesús”

Juan 20:31 Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

La expresión “tener a Jesús” significa que tienes una relación con otra persona en una capacidad u otra, y no es una vez sino continuo constantemente. Cuando uno cree en Jesús, es salvo. Ni la confesión, ni el bautismo, ni ninguna otra manifestación externamente similar es fiel para indicar la salvación. Pero el tener fe significa que estás aceptando a Jesús como tu patrón moral. Andas con Dios (en comunión con Dios) y te cambias a ser como Dios es moralmente Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Esta parte sí se ve, y es la mejor evidencia que eres salvo. Pero tiene que venirlo de adentro de ti (naturalmente, no por presión de otros), y tiene que expresarse por ganas en ti para enfocar tu vida en lo espiritual, lo celestial.

Hay Gente Engañada

2 Corintios 3:14 Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, «cuando leen» el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. 15 Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. 16 Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará.

El velo” es de ser engañado sobre como uno es salvo. Israel creía que por sus obras fueron salvos. Igualmente, por su ser descendente de Abraham, fueron salvos. La fe no entraba.

La Confesión de tus Pecados

1 Juan 1:8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Por ser descendiente de Abraham y cuidaban las leyes de Dios, creían que eran salvos. Pero la salvación es únicamente por la fe en la obra de Jesucristo en la cruz, y su resurrección. Romanos 3:10No hay justo, ni aun uno.

No renunciaron el Pecado en sus vidas

Juan 3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

En que una persona llega a la salvación, hay unos elementos que tienen a fuerza de entender y tratar correctamente con ellos. Primero es el elemento de sus propios pecados. Si no reconoces sus pecados (la Biblia usa la frase “confesar los pecados a Dios”) entonces nunca vas a llegar a la salvación. Muchos evangelistas o cristianos que explican la salvación no toman mucho tiempo en hablar de la realidad que la persona es pecaminosa. Es una tristeza esto. Sin entender ello, nadie puede ser salvo. Eclesiastés 7:20 Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.

Segundo es el elemento de arrepentimiento. Lucas 13:3 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Esta palabra significa diferentes cosas a diferentes personas. Para unos cristianos, el arrepentirse es de venir al frente de una iglesia y gritar y llorar. Aunque no hay nada mal en sí con esto, muchos cuentan estas acciones u obras como ello que le salvan. Pero la Biblia insista que uno es salvo por tener fe en Jesucristo, y es la única manera por lo cual uno es salvo. Pero la fe es de “dar la vuelta” del pecado (lo que pones de tus propios deseos más importante y de más prioridad que la voluntad y Palabra de Dios), y dar la vuelta A ALGO. Esto es la vuelta a la voluntad de Dios, o sea, la justicia, lo que debes estar haciendo EN LUGAR DE los pecados.

1 Juan 3:7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo.

La Salvación es la Negación de tu propia Voluntad

2 Crónicas 7:14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Las cosas que son precursores a la salvación son el buscar a Dios para su salvación y que se arrepienten de sus caminos, de sus pecados.

Lucas 9:23 Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. 24 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.

El pecado es normalmente uno buscando su propia voluntad, deseos, y beneficio propio. Uno tiene que perder este beneficiarse a sí mismo si quiere ser salvo. El ser salvo es vinculado con entregarse tu vida a lo que Dios quiere en lugar de tus deseos. Mateo 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; La salvación hace la persona manso y humilde, sujetándose a Dios el Padre como Jesús nos mostró por su propia vida. El redimido “se pierde” su vida en la voluntad de Dios. Esto es la salvación. No se puede “usar a Dios” para darte todos tus deseos.

La Delusión en Pensar que son Salvos

2 Tesalonicenses 2:9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para «los que se pierden,» por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 ​Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Para los que quieren la maldad (cualquier cosa que no sea la voluntad de Dios) más que la verdad (principios morales de Dios), estos entran en un engaño pensando que son salvos cuando no los son.

Para un salvo, tiene temor de Dios y no peca. Su disposición es de obedecer a Dios y no pecar. Lucha activamente por esto. Pero el engañado 1) no teme a Dios, 2) ni entiende ni cree que Dios va a juzgar a todos un día (Apocalipsis 20:12), y 3) creen que ya son salvos por un hecho que hicieron, y que la salvación no es una relación con Jesús el Salvador que tienen que mantener más de su momento de recibirle. Típicamente con un engañado hay mucha emoción sobre ser salvo al principio, y luego no tiene tiempo, ganas, esfuerzo ni ánimo (emociones) para seguir su relación con Jesús. Se ve por la escasez de actividad espiritual con tiempo, por la mala actitud hacia cosas espirituales y sus hermanos en la fe, por la abundancia de pecado en su vida, y por la falta de arrepentimiento en su vida. No les gusta ir a escuchar sermones que regañan al pecado. Ni hay esfuerzo en la obra de Dios ni hay servicio, amor, ni amabilidad hacia a los hermanos en la fe.

Un salvo entiende que delante de Dios el pecado le hace condenado y destinado al infierno. Si realmente QUIERE SER SALVO, aceptará el arrepentimiento de sus pecados, y buscarla la voluntad de Dios, la justicia, y las cosas celestiales, y no tanto limitar su vista a lo terrenal.

También, la salvación está envuelta con un camino que Dios quiere, y de buscar a esto, sobre todo. Uno procura la salvación solamente por fe, pero una vez salvo, tu vida será una nueva vida, como Jesús habló, serás nacido de nuevo, espiritualmente. Tu vida se enfocará en Dios, y lo que le hace a Dios agradarse con tu vida.

Para un engañado, su salvación es ligada a un hecho o buenas obras que la persona ha hecho, y no de tener una relación de fe en el Salvador.

salv73 ¿Eres actualmente Salvo? Los que son engañados

Descargar

Download “salv73-cox-eres-actualmente-salvo-v1.pdf” salv73-cox-eres-actualmente-salvo-v1.pdf – Downloaded 94 times – 174.55 KB

Más Folletos de la Categoría de Salvación