salv46 El Fruto de Espíritu Fe y Fidelidad

salv46 El Fruto de Espíritu Fe y Fidelidad examina porque la fidelidad es una función del creer, y del Espíritu Santo adentro de nosotros.

salv46 El Fruto de Espíritu Fe y Fidelidad examina porque la fidelidad es una función del creer, y del Espíritu Santo adentro de nosotros.

La Fe y la Fidelidad Como Fruto del Espíritu Santo

Por David Cox

[salv46] v1 ©2024 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Salmo 12:1 Salva, oh Jehová, porque se acabaron los piadosos; Porque han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombres.

Tenemos que entender que cuando Dios salva a una persona, Dios cambia totalmente su vida (desde el punto de vista moral). Su forma de pensar, sus motivos y metas son diferentes, y su manera de vivir la vida cambia. Lo que parece es como Jesucristo. Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 1 Juan 2:6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. (1 Pedro 2:22) La única participación que tenemos en esto realmente es la fe. Pero el justo andará por su fe (Romanos 1:17; Habacuc 2:2, Gálatas 3:11; Hebreos 10:38), su fe dando dirección a su vida. O sea, creemos lo que Dios nos dice por qué Dios es de tal carácter que confiamos en Él. La fe es la clave para la salvación. No somos salvos por obras, sino por la fe. No recibimos el Espíritu Santo, sino por la fe. Toda nuestra vida gira alrededor de nuestra confianza en Dios.

Entonces, la fe es la fundación de la salvación y la fe es igualmente esencial DESPUÉS para vivir la vida cristiana en una forma que agrada a Dios. Pero el vivir por fe es una lucha que la mayoría de los cristianos pierden diariamente. No habla de hacer cosas atrevidas, sino de que sus creencias morales guíen y dominen tu vida en todo aspecto.

Unas Observaciones sobre la Fe

La fe es lo que nos salva de nuestros pecados. Nadie es salvo por algo aparte de la fe. La fe se define como la certeza adentro de ti, la confianza, en algo que no tienes evidencias exactamente físicas o tangibles. Es cierto para ti porque Dios te ha dicho que es cierto, y aceptas esto como “suficiente” para planear tu vida, de basar tu vida totalmente en esta declaración divina, y de vivir en la luz que tal cosa es correcta, cierta, y confiable.

Hay una sola característica de ver si tienes fe o no, y es la regla que tu vida va a demostrar lo que crees que es cierto. Habacuc 2:4 He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; más el justo por su fe vivirá. (2 Corintios 5:7) Todos vivimos por fe, incluso los inconversos. Pero la diferencia entre un hijo de Dios y un hijo del Diablo es que el inconverso confía en el dinero, en sus lujos, en sus vicios, y placeres en lugar de la moralidad que Dios nos manda para creer en ella. El inconverso cambia “su fe” que guía su vida como le conviene, y constantemente.

La fe es vista en alguien cuando la guía de su vida es lo que la persona cree, y la fe que quiere Dios en nosotros es fe en el Salvador, Jesucristo, y en la moralidad que Jesús trae, y que nos muestra.

Si uno tiene la fe de la Biblia, LA PERSONA CON FE ES FIEL en toda su vida.

Tu Fidelidad (y ¿fiel a qué o quién?)

Lucas 16:10 El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. 11 Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero? 12 Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro? 13 Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. (Proverbios 28:20; 3:3-4)

La regla del mundo es que todos sirven al dinero, y buscan el dinero, a lo que a uno le conviene arriba de lo demás. Esto es pecado. Pero los problemas espirituales regresan a su fondo que son los deseos desordenados de uno. Dios nos llama a salir de esta práctica de siempre buscar las riquezas y a servir a Dios sobre todo lo demás incluso aceptando cosas que no parece que nos convienen en el momento. El mundo y todas sus “riquezas” van a ser destruidas por Dios en el futuro, y solamente lo que tienes espiritualmente en el cielo quedará para ti. Dios prueba nuestro cambio espiritual de ser pecador a ser una nueva criatura (2 Corintios 5:17) y nacida de nuevo (Juan 3:7; 1 Pedro 1:23). Se ve la fe en cómo vive la persona su vida, sus decisiones, prioridades, el uso de sus recursos. Su entendimiento espiritual de qué temporal es este mundo y todo en ello, y que permanente es lo espiritual.

¿Qué es el fruto de la fe?

Hebreos 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

La fe es la creencia de algo que es, existe, “funciona” para la ventaja de uno, aunque no hay evidencia “evidente” por ello. Pero en hablar del fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas, es entendido que el fruto del Espíritu de Dios viviendo dentro de nosotros es la fidelidad. Produce el ser fiel, esto es el producto de la fe. La fidelidad es lo mismo de la fe, excepto tiene la evidencia en ti que crees en tal cosa y vives como si fuera real.

La fidelidad es la fe en acción. Si alguien tiene el cargo de abrir la iglesia cada domingo en la mañana, no es fiel en hacerlo solamente porque lo hizo una vez. Lo que establece la fidelidad de la persona es una historia larga en la fidelidad de su cargo de cada domingo estar abriendo.  La fidelidad o el ser siempre fiel es una observación sobre la vida de la persona que a lo largo del tiempo, siempre guía su vida según sus creencias bíblicas. Dios usa a tales personas para hacer Su obra, el ministerio, y Dios premia altamente a los fieles.

El ejemplo mayor de alguien siendo fiel es Dios. 1 Tesalonicenses 5:24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará. O sea, Dios siempre cumple. ¿Cuántas veces que necesitas a Dios y Él se fue de vacaciones? A lo mejor que no te da lo que quieres y cuando lo quieres, pero Dios está allí escuchando los billones de seres humanos en el planeta.

El fruto del Espíritu no existe porque hay una sola ocasión en que te manifestaste fiel. Cuando tu carácter es amable o de demostrar amor como constante elemento de tu carácter, entonces eres fiel para con Dios en este asunto.

2 Samuel 22:22 Porque yo he guardado los caminos de Jehová, Y no me aparté impíamente de mi Dios. 23 Pues todos sus decretos estuvieron delante de mí, Y no me he apartado de sus estatutos. 24 Fui recto para con él, Y me he guardado de mi maldad;

Apocalipsis 2:10 No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

El punto es que nada ni nadie, ni ninguna circunstancia puede cambiar lo que crees y esta creencia de ser vista como la guía de tu vida, lo que eres. Esto sobrepasa lo económico y llega hasta que si tienes que morir por lo que crees. Esto es de creer en tal cosa ni modo lo que te cuesta. La historia de la iglesia de Jesucristo está repleta con ejemplos de mártires que murieron por su fe. (Apocalipsis 12:11menospreciaron sus vidas hasta la muerte”.)

Siendo fiel es el requisito para que otros puedan confiar en ti. De “ser verdad a tu palabra” es fidelidad. Es lo que tú eres dentro realmente. Mateo 5:37 Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

La Fidelidad de Dios

Deuteronomio 7:9 Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones; 1 Reyes 8:56 Bendito sea Jehová, que ha dado paz a su pueblo Israel, conforme a todo lo que él había dicho; ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo ha faltado.

Cuando entendemos la palabra “creer” como un verbo de acción, que creemos en la Palabra de Dios, no debemos aplicarla a Dios mismo. Su Palabra es una representación de Su Ser. Dios está siempre actuando y declarando Su voluntad, y Dios no necesita “creer” en Su propia Palabra, porque Su Palabra siempre se cumple. Él es Dios, y siempre tiene poder de cumplir todo lo que desea. Nuestra fe es EN DIOS y SU CARÁCTER, en la persona atrás de las promesas. Dios es quien que hace estas promesas, y Dios no habla sin cumplir. Pero si entendemos que a veces el concepto es una descripción en lugar de una acción, que uno es fiel, hablando del carácter de una persona, entonces los conceptos de la fe o la fidelidad son bien aplicados a Dios. Se puede contar con Dios. Ojalá que pudiéramos también contar siempre con los hijos de Dios, pero esto no es común porque pocos cristianos parecen ser espirituales y llenos del Espíritu Santo, y pocos manifiestan el fruto de este Espíritu, o sea la fidelidad, morando dentro de ellos.

Deuteronomio 32:18 De la Roca que te creó te olvidaste; Te has olvidado de Dios tu creador. 19 Y lo vio Jehová, y se encendió en ira Por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas. 20 Y dijo: Esconderé de ellos mi rostro, Veré cuál será su fin; Porque son una generación perversa, Hijos infieles.

Dios todavía se enoja con sus hijos porque son infieles a Él, infieles e inconstantes en su fe cristiana, y “desaparecidos en acción” en su iglesia y obra. El castigo de Dios viene sobre nosotros no porque Dios es infiel, sino porque nosotros somos infieles a Dios. Dios ha dado tareas a cada cristiano para cumplir en su obra y en sus vidas particulares. Pero nosotros “no tenemos tiempo” para lo que Dios quiere.

La infidelidad

Salmo 78:8 Y no sean como sus padres, Generación contumaz y rebelde; Generación que no dispuso su corazón, Ni fue fiel para con Dios su espíritu.

La fidelidad tiene que ver con el Espíritu de Dios. Es la morada del Espíritu Santo dentro de nosotros que nos causa ser fieles, y la infidelidad es consecuencia de rechazar la presencia de su Espíritu o de ni ser salvo desde luego.

Proverbios 20:6 Muchos hombres proclaman «cada uno»  su propia bondad, Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?

Proverbios 25:19 Como diente roto y pie descoyuntado Es la confianza en el prevaricador en tiempo de angustia.

Estos versículos lamentan en voz alta la infidelidad de las personas. ¡Cómo nos dañan por su infidelidad!

Isaías 11:5 Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura.

Jesús, nuestro patrón moral, junta todos sus puntos de fuerza y carácter moral en el cinturón de la fidelidad.

En el Antiguo Testamento, Dios escogió la palabra “infidelidad” para describir las relaciones malas entre Dios e Israel. Es similar a la relación entre un hombre y su esposa cuando uno no es fiel en su relación matrimonial. ¿Cuántas veces tiene que ser infiel para que esto sea malo? Nada más una vez.

Las Bendiciones por Ser Fiel a Dios

Salmo 31:23 Amad a Jehová, todos vosotros sus santos; A los fieles guarda Jehová, Y paga abundantemente al que procede con soberbia.

Deuteronomio 1:36 excepto Caleb hijo de Jefone; él la verá, y a él le daré la tierra que pisó, y a sus hijos; porque «ha seguido fielmente»  a Jehová.

1 Timoteo 1:12 ​Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio,

Tenemos que entender bien que la fidelidad es una consecuencia de ser salvo (ser fiel es que tienes fe siempre) y es el requisito para servir a Dios. Todas las bendiciones de Dios dependen de tu fidelidad a Dios. Si eres inconstante con Dios en tu vida espiritual, no debes pensar que Dios va a bendecirte. Va a castigarte por ser inconstante e infiel.

Para vivir bien ahora y en la eternidad, uno tiene que adorar a Dios (ser moralmente como Dios es, fiel) y tiene que servir a Dios bien. Todo esto gira alrededor de tu fidelidad. Tu fidelidad es tu constancia en siempre estar haciendo lo correcto, la justicia.

salv46 El Fruto de Espíritu Fe y Fidelidad

Descargar

Download “salv46-cox-fruto-del-espiritu-fe-y-fidelidad-v1.pdf” salv46-cox-fruto-del-espiritu-fe-y-fidelidad-v1.pdf – Downloaded 142 times – 167.09 KB

Más Folletos desde la Categoría de Salvación