Pent16 Milagros: ¿Marca del Hombre de Dios?

TEMAS
El “Apesté” de los Obreros de Maldad
La Differencia entre la Biblia y hoy
Sanidades
Milagros en su lugar correcto

Los Milagros ¿Marca del hombre de Dios?

[pent16] v1 ©2009 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad… que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales. 1Tim 6:3, 5

Hay unos grupos hoy en día que quieren asociar y exigir la necesidad de un milagro en un servicio (casi estilo de un show de Hollywood) como requisito o señal para que un ministerio sea de Dios. No es que aceptan que Dios puede hacer un milagro, sino que demandan y exigen que Dios lo haga en sus servicios para que ellos reciban la gloria y estima delante de sus congregaciones. “Bajan a Dios del cielo” para que Dios sea un siervo menor de ellos. Muchos de estos “ministerios” son simplemente negocios con una fachada religiosa que no tienen nada de ver con Dios. Usan a Dios como comercio que “venden” al pueblo, o sea, que algo para sacar provecho del pueblo.




Empezamos con la palabra “milagro” que en griego es la palabra “dunamis” o poder, donde sacamos la palabra “dinamita.” En Mateo 22:29 Jesús regañó a los fariseos por errar, por ignorar de las Escrituras y del poder (dunamis) de Dios. Dios usó milagros en tiempos importantes: como en la creación del universo, en imponer la vida en la tierra, en la iniciación del Tabernáculo y sistema de la Ley de Moisés, en entregarnos las Sagradas Escrituras, en el principio de la Iglesia, etc. Todos estos eventos eran el principio de una nueva era, pero no seguían milagros por todo la era. No hay nada en la Biblia que exige que Dios no sigue haciendo milagros y sanidades, y de hecho, cada persona que acepte al Señor es un milagro, y cada vez que cualquiera sea sanado es de Dios es también. No negamos que Dios sigue haciendo estas cosas. Pero con el cierre de canon de las Escrituras, nuestra era ya está progresando más que el inicio cuando hubo muchas manifestaciones de “poder” La mayoría de la historia humana no tuvo nada de estas cosas, y Dios simplemente usaba Su mensaje, la Biblia, para comunicarse con los seres humanos.

Obispo Ryle hizo la observación que la diferencia entre los milagros de Roma y los de Jesucristo son: (1) Su abundancia. No unos pocos. (2) Su magnitud. Fueron grandes interferencias de la naturaleza. (3) Su publicidad. No fueron hechos en oscuridad, sino en la luz de pleno día, antes de muchos testigos, y aun antes de muchos de sus detractores y enemigos. En las bodas de Cana, Jesús demostró humildad en este milagro, y nadie excepto los siervos supo quien lo hizo. Varias veces Jesús instruyó “no decirlo a nadie” Mat 8:1-4; 9:27-31. (4) Su carácter. Fueron obras de amor, misericordia, compasión, de mucha ayuda y beneficio y no nada más manifestaciones de poder para la gloria del ministro. Actualmente fueron benefíciales a quienes fueron sanados. (5) Fueron directos a los sentidos de los hombres presentes. Fueron visibles, aceptando y aguantando cualquier examinación, aun de sus enemigos. (6) Fueron sin extravagancia. Fueron parte del servicio y ministerio de Jesús al pueblo, y no fueron “arreglados” para que el ministerio de ellos se beneficie (hablando de la popularidad o hacer un impacto en sus seguidores). Fueron instantáneos, sin tener “preparaciones” o arreglados, simplemente vio una necesidad, y lo suplió. (7) Fueron eficaces. Estas personas no fueron “sanados” por el servicio, y el próximo día tuvieron la maldad de nuevo. Podemos añadir (8) No fue por lucro. Los ministros en la Biblia nunca ni usaron los milagros y sanidades para levantar dinero, ni aun vemos una sola vez que vendieron algo o pidieron dinero. Las ofrendas fueron tomadas en cultos de la iglesia, no en campanas de sanidades. (9) Las sanidades de Jesús fueron sin seleccionar a los enfermos, y a veces aun que las personas no tuvieron fe, o aun era muerta fueron sanados. (Luc 7:11-17; Juan 5:2-13).




El Apesté de los Obreros de Maldad

Apoc 16:14 pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. (Véase Apoc 13:14; 19:20) Cuando Dios dio instrucciones a Moisés para cuando iba delante de Faraón, Dios le demostró como hacer cosas milagrosas por el poder de Dios. Pero en Éxodo 7:8-12, 22; 8:7 los magos de Egipto hicieron lo mismo por el poder de los demonios. Dios llama a Satanás el dios de este siglo” 2 Cor 4:4, y hasta Satanás dice de su potestad a mi me ha sido entregada” (Lucas 4:6), y Dios regaña a esta generación por caer en la trampa de Satanás porque la generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada1Mateo 12:39. “Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” Mateo 24:24. El hecho que alguien hace un milagro, sanidad, o señal no es garantía que es de Dios. Es seguro que Satanás obra muchísimo usando milagros y sanidades. Dios nos avisa sin duda que los falsos profetas van a tener poderes así, y debemos ser sabios, no simples respeto ellos. La pregunta es o debe ser, ¿De que fuente sobrenatural es este milagro?

Podemos decir que el hacer un milagro o sanidad verdadera es una obra especial de Dios, entonces Dios no va a usar cualquiera persona para hacerlo. Ministros falsos, de mal carácter moral o testimonio, serán sin el verdadero poder de Dios, pero estos usarán el poder de Satanás diciendo que es Dios. Podemos identificar muy fácilmente el carácter moral del ministro para tachar lo que no es realmente de Dios, si el ministro es arrogante, tiene la tendencia de avaricia (buscar el lucro de dinero), si es mentiroso o engañoso, o si está desenfocándose de la énfasis del Nuevo Testamento, (salvación, evangelismo, Jesucristo, piedad, etc). El carácter de humildad en el ministro choca grandemente con el hecho de publicar el ministerio de milagros y sanidades en la televisión hoy en día. Simplemente no será posible que un verdadero hombre de Dios dejara publicidad y comercialización del poder de Dios (1Tim 3:5).




La diferencia entre la Biblia y hoy

1Co 15:3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados.; Milagros en la Biblia confirmaban el mensaje de Dios, que es la salvación y piedad personal. Hoy en día es el opuesto, quieren que la Biblia compruebe a ellos y sus ministerios de milagros. Es muy importante de ver que estos ministros hoy en día que promueven esto no predican como importante ni la salvación ni la piedad individual. Su enfoque es un show de poderes sobrenaturales, en que la fe que predican ellos es en el creer que sus hechos son hechos por Dios y no otra fuente (demonios o trampas). Cuando hablan de “fe”, no refieren a creen en Jesucristo como su Salvador, arrepintiéndose de sus pecados, sino hablan de “poder de Jesús en sanar y hacer milagros.” Este es su mensaje falso, que hace a un lado el evangelio de la Biblia. El evangelio que predican estos ministros es oscuro, cambiando constantemente, enfocando en Jesús nada más para jalar un verdadero cristiano del evangelio y la santidad para concentrarse en milagros y sanidades. Es un ambiente de sí mismo, en la voluntad y beneficio para uno mismo, que es la avaricia. 1Cor 6:10 indica que los avaros no heredarán al cielo.

O sea debemos aclarar que en los tiempos de la Biblia, ningún hombre de Dios usó la Biblia para establecer y defender su “ministerio” de milagros y sanidades. Los milagros bíblicos nunca fueron usados como defensa o evidencia de que alguien era verdaderamente de Dios. Hoy en día predican sobre los milagros para edificar una fe en milagros, no en el Dios atrás de los milagros. Quieren enfocar para su pueblo una “mentalidad de aficionados del televisor”, donde uno quiere ver novedades constantemente (como irse al circo). Sin la droga de las novedades y las cosas emocionalmente excitantes, estimulantes, parece que la vida termina. Varios en el movimiento de Palabra de Fe han dicho que sin nuevas revelaciones y milagros, ellos mueren como movimiento o como iglesia.

Hebreos 2:3 ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, 4 testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.
Mateo 16:20 Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.
Hechos 14:3 Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con denuedo, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia, concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios.
2° Corintios 12:12 Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros.




Sanidades

Sanidades fueron un beneficio secundario al propósito primario de proclamar el evangelio y la Palabra de Dios. A veces hubo sanidades, y a veces no hubo (según la voluntad de Dios, no de la fe de las personas envueltas). En 2 Timoteo 4:20, Pablo dejó Trófimo enfermo, Pablo recomendó a Timoteo (1 Timoteo 5:23) alcohol como medicina en lugar de sanarse milagrosamente, y Epafrodito era enfermo al punto de morir pero Pablo le dejó igualmente enfermo sin sanarle (Fil. 2.25-27). La Biblia nos presenta al contrario de todo lo que nos dicen hoy en día, de tratar una enfermedad con el pedir los hombres de Dios en tu iglesia local de venir a orar por el enfermo (Santiago 5:14-16). ¿Por qué Santiago no nos instruyó de llamar a alguien con el don de sanar?




Milagros en su lugar correcto

En Mateo 7:22 donde Jesús nos avisa de los falsos profetas, dice que en el día de juicio muchos van a defenderse delante de Dios por medio de sus milagros que hicieron. Pero Jesús dice que van al infierno por todos modos por que no conocieron realmente a Dios el Salvador. Es un grave error de acudirse y defenderse con milagros y no con obedecer la voluntad de Dios presentada a nosotros en la Biblia.

En Mateo 11:20-21 Jesús regañó a las ciudades donde Él hizo muchos milagros. De ser testigos de estos milagros de Cristo no causó el arrepentimiento, y recibieron el regaño más fuerte de Jesús. Dice Jesús será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón que para vosotras (11:20).

2 Corintios 12:10 liga los prodigios y milagros como señal de un apóstol. Los doce apóstoles terminaron con la muerte del último de ellos. Hebreos 2:2 habla del testimonio que hemos recibido (ya pasado). Si exigimos más milagros hoy en día para aceptar el mensaje y mensajero de Dios, entonces quiere decir que rechazamos el testimonio que Dios nos dio en el primer siglo de la iglesia.

1 Juan 4:48 “si no viereis señales y prodigios, no creeréis”.
1 Corintios 1:22 “los judíos piden señales”




Pent16 Milagros: ¿Es marca de un hombre de Dios?
Pent16 Milagros: ¿Es marca de un hombre de Dios?
pent16-cox-milagros-marca-del-hombre-de-dios-v1.pdf
Version: 1
143.8 KiB
512 Downloads
Detalles