pent05 Mujeres en el Ministerio

En este folleto explicamos porque no es bíblico que una mujer está dirigiendo a hombre, predicando y enseñando a los hombres, ni que está en autoridad sobre los hombres.

Mujeres en el Ministerio
¿Es correcto cuando las mujeres predican?
(enseñan, hablan, dirigen)
Por David Cox
[pent05] v1r ©2005 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

 

Hechos 2:17… Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones…18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

Ÿ Usan este versículo para que prediquen, pero este versículo no dice si ministran solamente a mujeres o a todos, incluyendo a hombres.




Las Asambleas de Dios tienen 4,000 mujeres ordenadas y licenciadas. La Iglesia Metodista Unida empezó ordenando a mujeres en 1954 y hoy tiene 4,743. La Iglesia Presbiteriana (USA) tiene 2,419 líderes. En 1979 la Iglesia Presbiteriana Unida requiere en sus congregaciones que ordenen las mujeres al liderazgo sobre la iglesia. Además ellos mandaron que cualquier hombre que se oponga a esta ordenación de mujeres sea descalificado para el ministerio. La Iglesia Unida de Cristo tiene 1803 líderes femeninas. Las Mujeres ahora componen casi la tercera parte de los seminarios, y en Harvard y Yale, componen la mitad. (ŸDatos de grupos en los Estados Unidos.)

Ÿ En todos los Estados Unidos, las mujeres componen como el 8% de todos los ministros.

Aclaración #1 – La Biblia no prohíbe a las mujeres de enseñar y predicar en todas los contextos y situaciones sino solamente donde hay hombres presentes. Actualmente vemos que las mujeres cristianas, especialmente las ancianitas, deben ser maestras ((Col. 3:16 “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros”. 2 Timoteo 1:5 Timoteo fue enseñado por su madre y abuela. Pablo vio bien esto (2 Timoteo 3:15).)) Tito 2:3-4 “maestras del bien, que enseñen ((“Enseñen” aquí no es la palabra normal para enseñar (didaskalow) sino es sofronizo, que significa de hacer de mente sana (de disciplinar, corregir, o de causar a otros de ser de mente sana. La idea es de ser prudente, o de causar a uno de ser prudente, de ser razonable, de controlarse, y ser sensible y serio, cuidar la calma en todo tiempo; de pensar y actuar en una forma que es correcta.)) a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos.” No nos oponemos que las mujeres enseñen (Tampoco debemos menospreciar que el padre es maestro igualmente.), sino la objeción bíblica es que las mujeres no pueden enseñar a grupos donde hay hombres presentes y escuchando. Esto también excluye a las mujeres de oficiar los servicios públicos donde de repente un hombre puede entrar, excepto donde es asegurado que no hay hombres (como en un reclusorio de mujeres, un retiro de puras mujeres, etcétera). Debemos entender bien que en las iglesias del Nuevo Testamento, los que enseñaban más que nada (y especialmente la doctrina) fueron los hombres. Igualmente los líderes de la iglesia fueron hombres, no mujeres. La Biblia enfoca que la mujer debe quedarse en el hogar, cuidando de su esposo, cuidando y criando a sus hijos, y que no esté afuera en el mundo para trabajar. (Tito 2:4; Proverbios 31. Es la responsabilidad del esposo de tratar a la mujer “como un vaso más frágil” 1ª Pedro 3:7, y de no exponerla a lo bruto del mundo.)




Aclaración #2No negamos tampoco que la mujer en unas situaciones tiene autoridad bíblicamente de Dios para enseñar o administrar su casa, a niños, o a otras mujeres. La mujer piadosa en Proverbios 31 manda a sus siervos, y vemos en Tito 2:3-4 que las mujeres deben enseñar a otras mujeres y niños. Entonces no es decir que no tiene o no debe ejercer esta autoridad, sino en lo que le toca con su propio esposo, con otros hombres en el mundo, o especialmente con otros hombres en el contexto de la iglesia o cosas religiosas, la mujer tiene prohibido de tener dominio sobre los hombres. (Está excluido de esta prohibición el cantar u otras actividades de la congregación donde todos hablan a la misma vez. Efesios 5:19; Col. 3:16)




Aclaración #3 – Pero la Biblia sí, restringe y prohíbe a las mujeres de predicar y enseñar expresamente cuando hay hombres varones presentes.

1 Timoteo 2:11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.12Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

  • “en silencio” – (hesuchia) quieto, de dejar de actividad o hablar.
  • sobre” puede ser traducido aquí “de”, no debe tener la autoridad de un hombre.

Debemos notar que este pasaje es seguido por 1 Tim. 3:1-7 donde da las calificaciones para un obispo, un líder, el pastor, un predicador en la iglesia. Los manuscritos originales no tuvieron divisiones de capítulos y versículos como hoy en día. Entonces esta sección corresponde a la sección siguiente de los requisitos para los líderes, pastores, maestros de la iglesia. La mujer está descalificada por ser femenina. ((1 Timoteo 3:2 claramente excluye a las mujeres de ser obispos, hombre de una sola mujer.)) La razón es por la falta de discernimiento espiritual de Eva en qué fue engañada.

1° Corintios 14:34 en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, ((Según 1 Corintios 14:37, esta es una prueba de espiritualidad. Los que no reconocen estos principios de Dios, no son espirituales.)) como también la ley lo dice. 35 Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.

Dios siempre ha tenido su orden para el hombre y la mujer en la familia y en la Iglesia. En este orden, regresamos a Génesis 2:18 cuando Dios creó a la mujer para el hombre. El propósito de existir para la mujer es para ser una ayuda idónea para su esposo, de acompañarle socialmente, espiritualmente, y físicamente. “Ayuda idónea” (‘ezer) significa algo que supla sus necesidades, con la idea de rodear a la persona con bien. Entonces concluimos con Pablo en 1 Corintios 11:8-9,11 “porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón… Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón.” ((Dos veces (1 Cor. 11:8-11 y 1 Tim 2:11-12) Pablo se refiere al principio (con Adán y Eva) para demostrar que la situación empezó en el huerto, y todavía es lo mismo hoy en día.)) Pablo comenta en 1ª Timoteo 2:13-15 (lo que sigue del pasaje citado arriba) es que la mujer fue engañada con la mentira de Satanás, y el hombre no fue engañado. Pero ella “se salvará engendrando hijos”. La idea no es salvación de pecado, sino se redime a sí misma por haber introducido pecado a su esposo y ahora ella toma su lugar original que Dios estableció, que es de ser sujeta al hombre.




Las feministas hacen muchos argumentos porque no debemos aceptar estos pasajes, ((Niegan ellas la inspiración de Dios. La Biblia no tiene partes equivocados, y esto no es un bufete para seleccionar lo que se te antoja y deja lo que no se te antoja.)) pero a fin de cuentas, la interpretación más obvia es simplemente que está prohibido que las mujeres prediquen, enseñen, hablen, o presidan ((Podamos aumentar aquí igualmente que no es correcto que un hombre use doctrina, o instrucción religiosa como comentarios escritos por mujeres.)) en cultos donde hay hombres presentes. “Cuando el sentido común hace sentido, no busques otro sentido.” Cualquier argumento contrario tuerce las Escrituras de lo que es una interpretación obvia y natural sin problemas realmente (excepto el problema que las mujeres no aceptan lo que Dios les ha dado, el ser sujetas al hombre ((Igualmente los hombres permiten esto porque ellos rehúsan de ser el líder espiritual que Dios les manda a ser.))).

Otra vez en Génesis, 3:16-17, vemos que Dios identificó la maldad que hizo Adán no con comer del árbol (aunque esto era el pecado actual), pero Dios se fue más profundamente a la raíz del problema, “por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer” (se sujetó al liderazgo femenino), y a la mujer, Dios declara muy claro, “tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti” (que nunca tomará de nuevo liderazgo sobre el hombre). Cuando hay una mujer en el pulpito dirigiendo o hablando de la Biblia, ella está tomando el señorío sobre todos los presentes. Esto es cuando la mujer sale de su lugar que Dios le ha mandado, y es pecado cuando hay hombres presentes. No hay excepción. Todo lo que ella puede hacer a este punto está contaminado por su rebelión a Dios en ejercer el dominio sobre el hombre. Esta restricción fue impuesta por Dios, y fue impuesta antes que hubo pecado en el mundo. La restricción sigue siendo obligatoria para todos hoy en día. No seas engañado ¡Dios no ha cambiado en nada!




Objeciones y Sus Respuestas

Hay ejemplos de mujeres profetas, María, Débora, Hulda, Ana, las hijas de Felipe – Los profetas masculinos fueron muy vocales en sus ministerios, pero notamos que la forma o modelo para estas mujeres fue distinta del ministerio de los hombres. Débora (Jueces 4-5.) se fue a Barac en privado para decirle de su falta de cumplir con la tarea que Dios le dio, ahora Dios iba a usar a una mujer para su vergüenza. ((Siempre es una vergüenza cuando las mujeres asumen posición de liderazgo. Isaías 3:12 “mujeres se enseñorearon de (mi pueblo)”.)) Hulda (2Re 22:14; 2Cr 34:22) hizo su profecía de su hogar. Ana habló (ni fue predicación ni enseñanza, sino reconocimiento.) con los padres de Jesús en privado, no en un servicio público. Las hijas de Felipe eran parte de la casa donde Pablo estaba quedándose pero Dios mandó un profeta de otro lado a comunicarse con Pablo sin usarles a ellas (Hechos 21:8-9). María, la hermana de Aarón, estaba en compañía de mujeres cuando habló Éxodo 15:20-21. No negamos que hay mujeres (1 Cor 11:5 “Pero toda mujer que ora o profetiza…”) que tienen un don de Dios de enseñar a otras mujeres, pero siempre lo bíblico es de no hacerlo cuando hay hombres presentes.




Gálatas 3:28 “No hay varón ni mujer” – Hubo creyentes esclavos, pero este pasaje no les libra de sus deberes, igualmente con lo de la mujer.

No hay hombres que quieran hacerlo – El punto aquí es que los hombres andan mal. Porque los hombres no toman su responsabilidad no da permiso que otros pueden hacerlo. Si el presidente de la republica no hace su deber, esto no abre para que otros asuman su lugar. Cuando veas a mujeres hablando como predicadoras en los cultos, ¡es pecado! Dios no está allí. ¡Huye de tal lugar!




RVG

Pent05 Mujeres Predicadores
Pent05 Mujeres Predicadores
pent05-cox-mujeres-predicadoresv1.1r.pdf
Version: 1.1
185.9 KiB
470 Downloads
Detalles
Pent05-cox-mujeres-predicadoresv1.1rRVG-min
Pent05-cox-mujeres-predicadoresv1.1rRVG-min
pent05-cox-mujeres-predicadoresv1.1rRVG-min.pdf
104.2 KiB
102 Downloads
Detalles