la iglesia no es un circo

ig64 La Iglesia no es un Circo

En este folleto, la Iglesia no es un círco, examinamos la definición nueva de nuestro día, que iglesia tiene que ser divertido para que sea buena. La iglesia debe ser seria, en respeto al Señor, es su casa.

Por David Cox

[ig64] v2 ©2018 www.folletosytratados.com/ig64
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto




La Iglesia no es un Circo. No es para entretenerse

Tu concepto hacia algo determina como participas con tal cosa. Pobre el soldado que piensa que puede participar con obras del ejército solamente cuándo y cómo él quiere.

Las Diferencias entre un Circo y la Iglesia

Un circo realmente no tiene un plan de trabajo. Su propósito es solamente para entretener. Varios actores salen con algo para entretener a la gente por un poco de tiempo, y luego es seguido por otro igual. Son curiosidades y novedades. Pero una iglesia tiene el enfoque del evangelio. La tarea principal de la iglesia es que Jesús murió en la cruz para salvar a las personas de sus pecados. Es de llevar esto a todo el mundo. El éxito o fracaso se juzga por cumplir esta tarea o no. Y viviendo la moralidad de Jesús personalmente es cómo.




¿Ganar Dinero o Servir?

En un circo, no es importante si viene la gente o no, nada más que el circo gane dinero. Se vende todo. Se vende la entrada, se vende comida chatarra, se venden juguetes, se venden recuerdos. Así es la iglesia que es un circo. En la Biblia, el grupo que compuso la iglesia alrededor de Jesús ¡NO VENDIÓ NADA! Servían la gente.

Mateo 21:12 Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; 13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.




El mal aquí era tanto que “la iglesia” (la organización) vendía cosas para ganar dinero y hacer comercial la obra de Dios, la congregación quiso ser consumidor de chucherías religiosas. El circo tiene el enfoque en ganar dinero por entretener a la gente, y la iglesia tiene el enfoque de convertir a la gente a ser salvos, y luego servidores de Cristo.

Esto se dice que prostituir a la iglesia porque como una novia pura y singular para su marido es prestada a cualquier hombre, a otro propósito, así la iglesia ha sido robada del propósito que Dios le dio (llevar el evangelio al mundo) y ahora es un circo, algo ajeno de lo que Dios quiso que fuera.

¿Por qué tan poquita gente sirve en la Iglesia? La respuesta es simplemente porque son gente que buscan a asistir a un circo. Cuando un adulto llega a la casa de sus padres (si son buenos hijos), quieren servir a su madre y padre en una forma. Traen ofrendas, regalos, y luego buscan algo para demostrar su amor hacia sus padres. Tienen reverencia hacia a ellos.




Cuando uno va al circo, nunca uno va a agarrar una escoba y barrer. Para servir o trabajar no es el propósito en ir a un circo. El entretenimiento esta en la mente, entonces “otros deben trabajar mientras que yo disfruto esto.” Se ve la diferencia de percepción en la fidelidad. Los soldados trabajando en una guerra buscan de ser muy fieles. La gente que van a entretenerse van cuando quieren, y tan fácilmente desaparecen cuando no quieren. El trabajo es marcado por la obligación de asistir y trabajar cuando se llega allí, y la diversión no tiene este compromiso. Las iglesias de nuestro día están llenas con espectadores y no con trabajadores.




La Obligación de Asistir

Hebreos 10:23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. Como redimido, tenemos la obligación de asistir a la iglesia cada semana, las veces que se tienen funciones. Nuestra firmeza espiritual tiene que ver con la relación que tenemos con otros cristianos, en mutuamente demostrar el amor y las buenas obras, y exhortarse entre sí.




La Obligación de Participar

Dios nos dio el concepto de la iglesia, es un cuerpo de redimidos ayudando uno a otros, exhortando uno a otro, apoyando uno a otro, para nuestro bien. Pero esto solamente funciona correctamente cuando las personas que forman esto, actúan como Dios quiere para tener el efecto correcto. Véase Hebreos 10:24-25 arriba.

Isaías 6:8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. Dios busca a individuos que se comprometen a cumplir su obra. ¿Eres uno de ellos?




La Misión de la Iglesia

Lucas 19:10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido 2Cor 6:2; 1Jn 5:13; Hechos 3:19. Juan 6:40 ​esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Marcos 16:15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
Juan 17:18 Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. La misión de la Iglesia es de hacer la obra de Dios, que específicamente es, de evangelizar a los inconversos y edificar (entrenar) a los redimidos para que ellos mismos hagan mejor esta obra de Dios.

Mateo 24:14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones…

Todo gira alrededor de dos cosas, el evangelio, y el discipulado. El discipulado es para que el salvo llegue a ser fructífero en cumplir la obra de Dios. Cuando su vida personal lleva el fruto del Espíritu Santo personalmente, entonces este fruto deseable atrae a otras personas al evangelio. O sea, pones tu vida en orden, y luego eres un testimonio atrayendo a otros al Salvador.




Juan 4:34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra. 35 ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. 36 Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega.37 Porque en esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro es el que siega. 38 Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y vosotros habéis entrado en sus labores. Continuamos la obra de Dios que otros laboraron en ella antes que nosotros. Jesús nos llama a ver la obra de Dios y participar en cumplir esta obra divina. Pero es una obligación,

Cuando tú no tienes el concepto correcto de la iglesia de Dios, no vas a relacionarte y participar con ella correctamente. Peor todavía, los malos conceptos de la iglesia resultan en iglesias dadas a la diversión y el entremetimiento en lugar de capacitarse para trabajar. Se enfocan en competencias y shows donde no aplican el evangelio al inconverso, ni tampoco capacitan al siervo de Dios.




¿Estamos en Guerra o no?

Mt 13:25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
1Pedro 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;
Marcos 4:15 Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones.

Típicamente los soldados en una batalla no tienen uso para las cosas de un circo. Están peleando en contra de un enemigo, tratando de lograr objetivos suyos, de su lado. Pero los que están en un circo (en su mente) se despreocupan de peligros, y enfocan la atención solamente en las pistas del show. La forma que ves la vida y tu marcha para Dios deciden si eres presa fácil o soldado difícil de vencer. Satanás lucha para deshacer cualquier cosa espiritual que Dios hace en tu alma.




Moverse a la Autoridad de Todo

Mt 24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. En un circo, la cosa que dicta es lo que entretiene al momento. Cada actor tiene su momento, y es visto como bueno o malo simplemente en que si hace chiste al momento. Un payaso es bueno si te hace reír. Otro es malo “por no tener chiste”. Como en el Colosio en Roma, la gente se cambiaba sin razón con el viento, y de un momento al otro. Los mejores ministros hoy en día son reconocidos por “como entretienen.” Pero nadie reconoce a ¡los mejores ministros que les capacitan y sirven! A la misma vez, la gran mayoría de los cristianos se quejan porque son bombardeados con ministros payasos haciendo sus payasadas. Hay una solución fácil. Si no te gustan los payasos, no vayas a un circo desde principio.




El Culto Cambiado

Sal 5:7 Mas yo por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa; Adoraré hacia tu santo templo en tu temor. Dios sabe mejor que nosotros. Adentro de su plan para la iglesia, hay adoración corporativa hacia Él. Todos escuchando la palabra de Dios leída, y luego explicada, cambiamos por aplicar lo enseñado en nuestras vidas. Todo gira alrededor de Dios y su carácter, y nosotros cambiándonos a la moralidad que vemos en Dios. El circo no tiene moralidad excepto de disfrutar la vida. No hay trabajo para la gente, solamente diversión. En la casa de Dios, es un lugar de aprender y cambiarse, es un lugar de trabajo y capacitación.




El Cristiano Cambia de Siervo a Presumido

Una de las diferencias drásticas entre una iglesia y un circo es cómo piensa la congregación y ministros hacia sí mismo. Una iglesia debe estar llena de siervos que son humildes, que no les importa a ellos si brillan enfrente de todos o no. En un circo hablamos de espectáculos y presumidos. El enfoque es siempre sobre la grandeza de los actores. Un presumido tiene que controlar las cosas por quien que es él o ella. No trabaja bien en equipo, sino trabaja solamente como jefe. Orgullo, arrogancia, y jactancia son elementos tipicos del circo, pero no se encuentra lugar para ellos en la obra de Dios, o en la casa de Dios. Filipenses 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; Arrogancia contra humildad. Son polos opuestos.




Lo Transitorio contra lo Eterno

Hebreos 13:8 Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Un circo viene al pueblo y se va. Otro show viene luego. Pero no hay cimientos eternos en los circos. Una iglesia se funda sobre el evangelio que fue hecho en concreto en la eternidad pasada y durará para la eternidad futura. No está edificado sobre “novedades” sino en la base espiritual que no cambia y no se mueve. Un circo tiene que cambiar constantemente, o si no, la gente no va, se aburre.

2Ti 4:1 Te encarezco… 2 que prediques la palabra…. 3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. En un circo, no hay constancia sino que la presentación cambia constantemente. En una iglesia se oye la palabra de Dios que no cambia, siempre es la misma (buena cosa).




AUDIO La iglesia no es un circo. No es para entretenerse http://www.davidcoxsermones.com/sermones/doctrina/iglesia/ig64-la-iglesia-no-es-un-circo/

Sitio Oficial IBF-Tláhuac http://www.ibf-tlahuac.com