ig61 El Siervo inútil

La parábola del siervo inútil en Mateo 25 es una enseñanza por Jesucristo que nos dirije nuestro entendimiento hacia el propósito divino de Dios.

Por David Cox

1Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

Dios da a cada creyente un trabajo espiritual de hacer para la obra de Dios. Nadie es sin esta obligación espiritual. La parábola del siervo inútil en Mateo 25 es una enseñanza por Jesucristo que nos dirija nuestro entendimiento hacia el propósito divino de Dios para cada creyente. Simplemente puesto, Dios nos salva para servirle en sus planes y propósitos, no para que Dios cumpla con nuestros planes y propósitos. De estudiar esta parábola es de entender que debemos buscar, ampliar, pulir, y usar nuestros dones espirituales para la obra de Dios y para gloria de Dios. La falta de ser útil para Dios es de condenarse uno mismo a ser inconverso, y destinado al infierno.




La Parábola del Siervo Inútil

Mateo 25:14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

Dios repartió los dones según su juicio, y no dio lo mismo a todos, ni la misma cantidad de talento a cada persona. Pero cada uno tiene algo.

Mateo 25:16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. 17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. 18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

La enseñanza clave gira alrededor de lo que cada siervo hizo con lo que Dios le dio. Sobre todo, todos menos uno trabajaron fielmente con lo que Dios vio justo y cabal de darles. Pero uno pensó diferente y escondió lo que Dios le dio (talento, oportunidad, energía, tiempo, etcétera). Todos los siervos son “siervos del Señor” o así lo pensaban ellos de sí mismo.

Mateo 25:19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. 20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

Hay un día de hacer cuentas con Dios para cada persona. Romanos 14:12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. Jeremías 17:10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras. Jeremías 32:19 grande en consejo, y magnífico en hechos; porque tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras. Apocalpsis 22:12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

Estos se fueron al cielo porque tomaron lo que Dios les había dado en esta vida, y usaron esto para Dios en lugar de usarlo para sí mismo, o simplemente ser flojo y no usarlo por nada bien.

Lo importante de ver de estos versículos es como se balancea entre la salvación por fe, y cada uno recibirá según sus obras. O sea, no somos salvos por obras (Efe. 2:8-9), pero después de afirmar esta, debemos rápidamente afirmar que tu fe es definida por tus obras. Fe que es sincera delante de Dios causa obras especificas que agradan a Dios.




La salvación es definido por “lo que haces”, y esto no es exactamente buenas obras para ser salvo, sino la salvación es una respuesta del corazón a Dios. O sea, respondió a Dios en una forma distinta, cumpliendo con la voluntad de Dios en lugar de hacer lo que uno mismo quiere.

Mateo 25:24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.




Hay un Negarse para ser Salvo

Esta enseñanza debe causar miedo y temor en el corazón de cada cristiano. La salvación no es segura para uno, si uno ignora el plan de Dios para los creyentes. Dios quiere que cada salvo entre en los planes de Dios para cumplir con la voluntad y obra de Dios. Si quieres ser salvo, pero desobedeces a Dios en usar tu vida para ti, no tienes firme la salvación en ti.

Lucas 9:23 Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Para ser salvo, hay un negarse a sí mismo para agarrar bien la salvación. Como Jesucristo entregó su vida para cumplir con la voluntad de Dios, igualmente cada cristiano tiene que negarse y entregarse a la voluntad de Dios.

O sea, hay que entregar sus aspiraciones y esperanzas para el tipo de vida que uno quiere, y aceptar lo que Dios te guia para tu vida. Hay que hacer las prioridades no en lo que conviene para uno mismo, sino en lo que refleja las prioridades de Dios.

Lucas 8:14 La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto.

El cristiano no debe meterse en el mundo tanto como los inconversos. Para ellos el ser rico, el disfrutarse y entretenerse es lo máximo, son ídolos que no los entregan fácilmente. El cristiano no va a dejar que estos se apoderan de su vida, sino mantiene su vida sujeto a Dios.

Fíjate que en esta parábola del Sembrador, solamente la semilla que llega a ser planta Y DIO FRUTO ABUNDANTE es lo que representa el cristiano verdadero. Aunque unas de estas plantas parecen casi de rindir fruto, solamente los que cumplen con abundante fruto son los salvos.

Fíjate las cosas que estorban la persona para que no lleve fruto, y que no es salvo:

(1) los afanes de la vida. Esto es simplemente “el vivir” llega a dominar y tener más prioridad que las cosas de Dios. Muchos faltan a la iglesia, a leer y a estudiar diligentemente la Palabra de Dios, y a orar porque tienen quehaceres de hacer, y no hay tiempo para todo. El encuentro de Jesús en la casa de María y Marta ilustra esto. Marta estaba preocupado con los quehaceres de hospitalidad a Jesús, y pidió que Jesús regañará a María por esta sentada adorando a Jesús. El regaño fue a Marta por no escoger la cosa mejor.

Lucas 10:38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 39 Ésta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. 40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Los afanes de la vida siempre los tendríamos con nosotros, pero tenemos que poner prioridades, y Dios es antes que ellos.

(2) las riquezas. Mucha gente piensa que las riquezas son la mejor meta para tener en la vida. Piensan que es mejor de vivir rico que pobre.

Due 17:17 Ni tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe; ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia.

El “amontonar” dinero y riquezas para sí es una desviación y peligro al alma, no te hacen nada bien como cristiano, sino lucha contra tu alma.

Mat eo19:23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. 24 Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.




Jesús nos advierta que un rico va a encontrarlo muy difícil de ser salvo. Entonces, ¿Por qué tantos cristianos quieren esto?

1 Timoteo 6:9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;

Aun el deseo de ser rico es una trampa que te va a quitarte la posibilidad de ser salvo. Las riquezas y el deseo de ser rico (aunque eres pobre actualmente) son enemigos al alma, que luchan en contra de que seas salvo. ¡Aléjate de ellos!

(3) los placeres de la vida. Esta es otra distracción de la salvación que muchos dejan estorbar su vida espiritual hasta el punto de nunca ser salvo por ello.




La Salvación gira alrededor de la Voluntad de Dios

1 Juan. 2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Mateo 7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

La marca del salvo es su sumisión a la voluntad de Dios. Pecado (que nos separa de Dios) es de actuar, pensar, y ser opuesto o diferente de la voluntad de Dios. Naturalmente el opuesto es verdad también, salvación viene por obedecer a Dios.

Esta parábola demuestra exactamente esta misma cosa, que los que quieren ser salvos pero no seguir la voluntad de Dios se engañan a sí mismo, porque no pueden ser salvo dirigiendo su vida como quiera. Lo de Dios siempre viene primero, o la persona no es salva, y la mano de bendición de Dios no estará sobre su vida.

Simplemente Dios nos llama del mundo para ser parte de los planes y obra de Dios, no que Dios se une contigo para ayudarte cumplir con tus planes.




Download “ig61-cox-el-siervo-inutil-v1.1”

ig61-cox-el-siervo-inutil-v1.1.pdf – Downloaded 41 times – 122 KB

Más Folletos desde la Categoría

AUDIO Siervo inútil http://www.davidcoxsermones.com/sermones/doctrina/iglesia/siervo-inutil/

Sitio Oficial IBF-Tláhuac http://www.ibf-tlahuac.com

Ig61-cox-El Siervo Inutil
Ig61-cox-El Siervo Inutil
ig61-cox-el-siervo-inutil-v1.pdf
Version: 1
160.8 KiB
281 Downloads
Detalles