El Cristiano como Trabajador

fam50 El Cristiano como Trabajador

El Cristiano como Trabajador se trata de qué debemos trabajar como seres humanos, y cómo debemos trabajar (honestamente).

El Cristiano como Trabajador se trata de qué debemos trabajar como seres humanos, y cómo debemos trabajar (honestamente).

Por David Cox

[fam50] v1 ©2022 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Génesis 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.

Desde la creación del ser humano, Dios ha dado al hombre tareas. En Génesis 2:15, su tarea principal es de labrar y guardar[1]. Entonces, Dios quiere que el hombre esté ocupado (trabajando). Hay un dicho que dice que “las manos ociosas son el taller del diablo.” Es cierto que la prosperidad del ser humano es algo que muy pocos saben qué hacer con ello. Nada más ve cómo la jubilación causa problemas. Dios sabe que, si el hombre se enfoca en sobrevivir, trabajar para su sustento, su comida, su ropa, su lugar de dormir, etc., no tiene tanto tiempo para pecar y hacer cosas necias (sin valor en la eternidad). Salmos 128:2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. No hay nada mejor en la vida que trabajar duro y disfrutar del fruto de tus manos.

El Orden de Trabajar

Efesios 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

Hay solamente dos modos de tener lo que necesitamos en esta vida, que otra persona te lo de, o que trabajes en algo y lo compres. Aparte de estos dos modos legítimos, hay una forma ilícita, el hurtar o robar. Dios nos manda a trabajar en lo honesto, y en lo bueno para sostenernos.

Proverbios 13:11 Las riquezas de vanidad disminuirán; Pero el que recoge con mano laboriosa las aumenta.

Las riquezas y bienes en sí no dan satisfacción en la vida, pero a la misma vez, es difícil de vivir sin dinero. Dios bendice al buen trabajador. Podemos añadir que, si eres muy bueno en ganar dinero, Dios te manda a usarlo también para ayudar a otros y no solo en lujos para ti mismo.

¿Qué significa “Necio”?

El diccionario significados.com dice que un necio es alguien que no sabe qué hacer, que es ignorante. Pero la idea en la Biblia no es tanto esto. No es ignorancia. Es así por la fuerza de su voluntad que el necio no quiere reconocer lo que debe estar haciendo. El necio no ve la eternidad, ve solamente lo que está sobre él en ese momento.

El Valor Temporal de Riquezas y Bienes

Salmos 49:6 Los que confían en sus bienes, Y de la muchedumbre de sus riquezas se jactan, 7 Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, Ni dar a Dios su rescate. 8 (Porque la redención de su vida es de gran precio, Y no se logrará jamás), 9 Para que viva en adelante para siempre, Y nunca vea corrupción. 10 Pues verá que aun los sabios mueren; Que perecen del mismo modo que el insensato y el necio, Y dejan a otros sus riquezas.

Dios enfoca la realidad para nosotros. Hay lo temporal, y hay lo eterno. Para la eternidad cuando uno tiene que entregar cuentas a Dios, las riquezas y los bienes no sirven para nada. Son para lo temporal para vivir solamente. Romanos 14:12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. Nada de las riquezas de este mundo te ayudará en el día de tu juicio. Cuando contemplamos la eternidad, todo lo temporal se hace de menos importancia. De mayor importancia es lo que la persona contesta a Dios en cuanto a sus pecados. Todos pecamos y tenemos que pagar por ellos con castigo eterno en el infierno. No hay rescate eterno por medio de las riquezas. Solamente los que tienen a Jesucristo como su Salvador no van al infierno. Si uno se enfoca demasiado en este mundo, o exclusivamente en este mundo, va a pasar al infierno al morir. Es un necio.

¿Vale el dinero en esta vida? Claro que sí. Porque para vivir debemos tener dinero para comprar comida, ropa, y pagar renta o comprar una casa. Pero en la eternidad, este dinero no vale, no nos ayuda. Cuando Dios nos lleve a nuestra eternidad, ¿Cuánto llevas contigo?

Job 1:21 y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.

Job declara simplemente que las cosas de esta vida no van a mejorar o definir nuestra vida en la eternidad. Dejamos todas las cosas materiales en el mundo atrás de nosotros cuando morimos.

Vivimos para la Eternidad

Eclesiastés 3:9 ¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana? 10 Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él. 11 ​Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. 12 Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida; 13 y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor.

Entonces, aunque tengamos que trabajar y tener cuidado con nuestro dinero y ganancias en esta vida, nunca debemos codiciar estos bienes porque no van a la eternidad con nosotros.

Solamente el hombre (no los animales) comprenden la eternidad, que uno va al cielo o al infierno, pero todos viven después de la muerte. Esto es lo maravilloso de lo que Dios ha hecho.

Trabajamos para sobrevivir, pero trabajamos en lo temporal con nuestra vista en lo eterno. Proverbios 11:4 No aprovecharán las riquezas en el día de la ira; Mas la justicia librará de muerte. En el juicio, todos verán sus labores en la luz de la eternidad. Desearán muchos de haber vivido diferente. Juan 6:27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre. Debemos todos trabajar. Pero nuestro propósito de trabajar es por obedecer el mandamiento de Dios en Génesis 2:15. Trabajamos no por el dinero, sino para agradar a Dios con nuestras vidas. Pero los que trabajan también tendrán abundancia.

Filipenses 4:8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Ganado por Mala Forma

Proverbios 10:2 Los tesoros de maldad no serán de provecho; Mas la justicia libra de muerte. 4 La mano negligente empobrece; Mas la mano de los diligentes enriquece. 5 El que recoge en el verano es hombre entendido; El que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza.

Es un requisito que todo cristiano sea diligente en sus asuntos, en sus labores. La negligencia, la flojera no tiene lugar en la vida de un cristiano.

Un cristiano tiene que ganarse su vivir como cualquier otra persona, pero el cristiano tiene que atender también de CÓMO GANA SU VIVIR. El ganar dinero por formas incorrectas traerá la maldición sobre uno mismo. Proverbios 12:11 El que labra su tierra se saciará de pan; Mas el que sigue a los vagabundos es falto de entendimiento.

Dios quiere que trabajes y ganes. Pero Dios va a juzgarte por cómo vives tu vida y cómo ganas lo que necesitas.

Unos Trabajan Mal

Romanos 13:13 Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia,

Hay formas de andar en este mundo, y Dios es muy específico en que debemos vivir nuestras vidas en formas que le agraden a Él, y no en formas incorrectas. Una forma aquí es glotonerías y borracheras… La idea es simplemente en lujos excesivos.

Trabajando Bien

Colosenses 3:23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

Para el cristiano, TODO lo que hace en esta vida es para el Señor. Tiene que hacerlo con ganas. Todo lo que haces, aunque sea para un empleador secular es bajo revisión del Señor. Dios va a premiarnos según cómo vivimos nuestras vidas.

Filipenses 2:14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas,

Hay malos trabajadores que siempre se están resistiendo al duro trabajo. Es un milagro si hacen algo sin muchas quejas y murmuraciones. Un cristiano debe ser el mejor trabajador en una empresa. Debe ser honesto, fuerte trabajador, y hacer todo sin problemas de actitud. Debe haber una calidad de excelencia en todo lo que hace un cristiano. Su vida debe manifestar su salvación en todos los aspectos. Jesús era un hombre excepcional. Así debemos nosotros ser personas excepcionales.

1 Corintios 10:31 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

El cristiano ofrece el total de su vida, todo lo que hace como un sacrificio espiritual a Dios.

Como vivimos demuestra adoración

Romanos 12:11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; 12 gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;

Lo que es difícil para muchos de entender es que la forma en como vivimos la vida, las cosas pequeñas de esta vida, es cómo adoramos a nuestro Dios. No debemos separar lo secular de lo espiritual.

Una mujer, ama de casa, adora a Dios por cómo cocina, cómo limpia, cómo hace todo lo que hace. Un hombre puede trabajar en escarbar zanjas, pero está adorando Dios por la forma en que hace estas cosas.

Dedícate a lo que Vale

Proverbios 14:23 En toda labor hay fruto; Mas las vanas palabras de los labios empobrecen. 24 Las riquezas de los sabios son su corona; Pero la insensatez de los necios es infatuación.

Trabajamos para ganar dinero. No hay problema con ello. Pero nunca debemos poner tanto la vista en lo temporal tanto que nos olvidemos de lo eterno.

Todo es Porque Amamos a Dios

1 Pedro 4:7 Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración. 8 Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.
9 Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. 10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.
11 Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguna ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

El Cristiano como Trabajador

Download “fam50 El Cristiano como Trabajador” fam50-el-cristiano-como-trabajador-v1-min.pdf – Downloaded 20 times – 78 KB

[1] Guardar lo que Dios nos ha dado porque Satanás quiere echar a perder lo bueno que Dios nos da.

Más Folletos sobre la Familia

¿Quién es David Cox?