salv02 Ahora que has Creído (El Discipulado)

En este folleto repasamos los primeros pasos para un nuevo creyente, viendo 8 cosas que cada cristiano debe prestar atención en ellas.

Ahora que has Creído (El Discipulado)

Por David Cox
v2 ©2006 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
Tema: Discipulado

Los Primeros Pasos para Nuevos Cristianos El Discipulado

(1) Debes leer y estudiar la Biblia diariamente.
(2) Debes orar a Dios diariamente.
(3) Debes bautizarte en una buena iglesia.
(4) Necesitas reunirte en una buena iglesia.
(5) Debes participar en la obra de Dios.
(6) Debes alejar de las costumbres de pecado
(7) Debes buscar servir a Dios.
(8) Debes honrar a Dios con tu dinero por diezmar.

 

Muchos nuevos cristianos comenzando desmayan en los primeros pasos en su vida Cristiana. Siempre hay tiempos de desanimo, pero no debes rendirte. La resolución de tu alma debe ser de seguir adelante con Dios y con las cosas de Dios y esto es más importante que cualquier otra cosa. Pon la prioridad de tu vida en Dios y la iglesia. A veces alguien puede lastimarte mucho, y a veces ese alguien es un hermano o inclusive tu propia iglesia. Debes siempre cuidar la vista en Cristo y no los demás. Es Cristo que seguimos no los hombres.




Perspectiva: Eres para Dios

Empecemos por poner una perspectiva sobre la vida cristiana. Muchos piensan que su salvación es como una escalera para incendios, nunca la usas hasta que hay una emergencia, pero siempre está allí. La salvación es algo que toca nuestras vidas diarias, y no podemos olvidarla y ponerla en un rincón de nuestras vidas. Forzosamente nuestra relación con Dios tiene que ser algo vivo, dinámico. Somos salvos por tener una relación íntima con Dios, por lo tanto, los que no lo quiere esto, probablemente no son salvos.

1° Corintios 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. 7:23 Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.

1° Pedro 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

A fin de cuentas, Dios te salvó, y ahora tú eres posesión de Dios. No te perteneces a ti mismo, y ahora tienes obligaciones con tu Salvador, y una relación con Él. Dios te salvó para que glorifiques a Dios, y anuncies las virtudes de tu Dios.




Estás en la familia de Dios

No eres salvo porque dejaste de pecar o por lo que has hecho. Eres salvo porque aceptaste la solución o el remedio que Dios dio para tus pecados, la cual es Jesucristo quien murió en tu lugar y sufrió tu castigo. Tu salvación no depende de lo que tú has hecho, sino de lo que ha hecho Jesucristo por ti, si crees esto, recibes a Jesús (Juan 1:12), y aceptas la obra de Jesús, sin tratar de incluir una obra tuya para “pagar” por tu salvación.

Ahora, Dios dice que has nacido de nuevo (Juan 3:3-6). En este nacimiento espiritual Dios te adopta para ser parte de la familia de Dios, para que tu seas un hijo de Dios (“hijo” significa que como estás en la familia, eres como el papá, o sea, que tú tomas el carácter de la familia y que te identificas con la familia reuniéndote con ella).

Una vez que eres adoptado en la familia de Dios, siempre eres parte de ella. Dios no te echa afuera por ninguna razón. Puede ser que hagas algo que avergüence a la familia, y por esto dudas que seas parte de la familia, pero de todos modos, Dios no te echa afuera, sino que te corrige cuando andas mal. Tienes una relación con Dios, y Él te castiga como a un hijo querido (Proverbios 13:24; Hebreos 12:6-13).




El Espíritu y el Pecado

Claro, como nuevo miembro de la familia no vas a entender todas tus responsabilidades instantáneamente; esto toma algo de tiempo. Cuando uno es salvo, tampoco se entiende todo lo de la Biblia. Pero Dios hace una obra. En el mismo momento de tu salvación, Dios te da un depósito o garantía de esta promesa de Dios de que Él va a socorrerte en el día final del juicio. Esta una garantía para toda la eternidad, y es en realidad el Espíritu Santo de Dios morando adentro de tu cuerpo físico. Recibiste el Espíritu de Dios en el momento en que aceptaste a Jesucristo (Gálatas 3:2-3, 14; 4:6; Juan 7:38).

Efesios 1:13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él (Jesucristo), fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

Si no tienes el Espíritu Santo, es por que no eres parte de la familia de Dios, es decir, no eres salvo. El Espíritu Santo trabaja en tu conciencia para indicarte lo que has hecho mal. Él hace esta obra al usar la palabra de Dios para instruirte y corregir tu camino (2° Timoteo 3:16-17). Por esto es muy importante que consigas una Biblia y la leas, la estudies, y la medites cada día, y memorices partes regularmente. (Recomendamos una versión Reina Valera 1960, y que empieces en 1ª Juan, luego el Evangelio de Juan y luego el libro de Romanos.) Por la Palabra de Dios, el Espíritu Santo, cuando la usamos, nos limpia diariamente de nuestros pecados. Debes orar a Dios diario. Hazte una lista de oración. Según Santiago 4:2 no tenemos lo que deseamos, porque no le pedimos a Dios. Por la oración, Dios nos da el poder de victoria en nuestras vidas, agradecemos a Dios por lo que ha hecho por nosotros (esto permite que Dios haga más), y adoramos a nuestro Dios.

Pero aun haciendo esto, vas a pecar. Dios ya sabe que vas a fallar y a pecar de nuevo en ocasiones. ¿Qué debes hacer entonces? Debemos responder a la obra de Dios en nosotros. Dios dice que cuando pecamos, inmediatamente debemos confesar este pecado a Dios (1° Juan 1:8-10), pedir perdón, y dejarlo. Dios es fiel en perdonarnos, pero nuestra actitud debe ser siempre la de buscar el perdón para nuestros pecados y arrepentirnos de ellos (dejar de hacer este pecado). Si no lo hacemos, entonces porque somos parte de la familia de Dios, Dios va castigarnos como hijos de Dios por su amor.

Dios compara a la persona que profesa ser salvo y regresa al pecado como un perro que come su propio vomito o un marrano que se acuesta en su propio chiquero (2ª Pedro 2:22), o sea, debes verlo con asco. Una vez salvo todo empieza de nuevo, una nueva vida porque eres una nueva criatura (2° Corintios 5:17). Si no, tal vez no fuiste sincero cuando aceptaste a Jesucristo.




Discipulado: Necesitas ser bautizado

Esto no te salva, sino que es un testimonio de que ya has sido salvado por Dios. Ser sumergido en el agua, significa que tú ya has muerto al pecado (que su influencia no te domina), y ser levantado del agua significa que ya has nacido de nuevo a una vida nueva en Jesucristo. Mateo 10:32-33 explica que la persona que tiene miedo de confesar públicamente a Jesucristo no es salvo. A fuerzas tienes que confesar públicamente a tu Salvador.




Discipulado: Necesitas integrarte a una buena Iglesia

Decídete a ser un buen cristiano desde el principio y evita graves problemas por hacer todo esto a medias. En Hebreos 10:25 la Biblia nos manda que debemos tener la costumbre de congregarnos en una buena iglesia. Debes congregarte en ella domingo en la mañana y en la noche, y entre semana en el servicio de oración. Prepárate espiritualmente para llegar a tiempo, sin sueño, y orar y calmar tu espíritu antes del servicio. Lleva un cuaderno y pluma, y toma apuntes de los sermones. Esto es para tu beneficio espiritual. Aprecia a tu iglesia y a tu pastor 1° Corintios 16:15.

Hay dos conceptos importantes al evaluar una iglesia: su conducta actual y su doctrina. Búscate una buena iglesia que predique y enseñe el evangelio y que ponga mucha atención y esfuerzo en evangelizar a los inconversos, que tenga sana doctrina, incluyendo disciplina y separación de personas y grupos que no son de buena doctrina o conducta, y que los miembros tengan buen testimonio, especialmente los líderes, predicadores, y maestros. Debes imitar la conducta y fe del pastor (Hebreos 13:7) y si no puedes, mejor búscate otra iglesia.

En Mateo 25:31-46, Jesús nos explicó que nuestra salvación es realizada por Dios en una comunidad que es la iglesia. Crecemos y demostramos las evidencias de ser salvos por medio de nuestro amor a nuestros hermanos cristianos en nuestra iglesia local. 1° Juan 3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.




Discipulado: Tus Amigos y Compañeros

Una vez que eres salvo, necesitas vivir una nueva vida, y dejar de amar las cosas del mundo (1° Juan 2:15). Debes separarte de todo el pecado, y esto incluye las influencias malas de tu vida anterior. Debes decidirte a no ir a lugares de pecado, donde antes caíste en pecado, como en una cantina. Debes dejar los hábitos malos como el beber, el fumar, el bailar. La Biblia nos dice que el cristiano debe separarse de estas cosas del mundo (2° Corintios 6:14-18). Debes orar para la salvación de tus viejos amigos pero no andar con personas que te causen caer en pecado (como amigos que te inviten a tomar o drogarte). Busque a nuevos amigos que sean buenos cristianos, los cuales van a apoyarte en tu vida espiritual.




Discipulado: Tu Servicio para Dios

Dios dice que todos nosotros somos sacerdotes en el Nuevo Testamento para hacer la obra de Dios. Dios da diferente dones para ayudar el Cristiano a ministrar delante de Dios (Efesios 4:7). Según Mateo 25:14-30, Dios identifica como inconverso a la persona que no hace nada para servir a Dios. Es muy importante que busques y ofrezcas tus servicios a Dios. Dios solamente usa vasos limpios, por lo cual que debes buscar ser limpio (santo) y crecer en tu vida espiritual para que Dios te use. El Discipulado crece por tus esfuerzos en servir a Dios.




Discipulado: Diezmando y Ofrendando

Proverbios 3:9 Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; 10 y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto. Lucas 6:38 Esta promesa de Dios es donde muchos tropiezan en su vida cristiana. Debemos dar una parte de nuestros ingresos cada semana a la obra de Dios. Además debemos dar ofrendas de amor aparte cuando Dios nos toca nuestros corazones.




Salv02-cox-ahoraquehascreido-v2r
salv02-cox-ahoraquehascreido-v2r.pdf
Version: 2
110.4 KiB
939 Downloads
Detalles

Este folleto ayuda el recién nacido de nuevo para empezar su vida en Cristo.
Temas
Perspectiva: Eres para Dios
Estás en la Familia de Dios
El Espíritu y el Pecado
Nceesitas ser bautizado
Necesitas integrarte a una buena iglesia
Tus Amigos y Compañeros
Tu Servicio para Dios
Diezmando y Ofrendando

Languages:Español
Autor:Cox, David
Requirements:PDF Reader
Category:Salvación
Fecha:21/03/2015
Salv02 Ahora que has creido
salv02-cox-ahoraquehascreido-v2.1r-RVG-min.pdf
Version: 2.1
46.6 KiB
92 Downloads
Detalles

En este folleto repasamos los primeros pasos para un nuevo creyente, viendo 8 cosas que cada cristiano debe prestar atención en ellas.

Autor:Cox, David
Platforms:Windows 8
Category:Salvación
Fecha:17/12/2019

2 thoughts on “salv02 Ahora que has Creído (El Discipulado)

  1. Bendiciones sus webside a sido de mucha bendicion para mi vida y lo estoy con partiendo con otros y me gustaria saber como o donde boy para descargarlo en Ingles porque mis ninos no leer espanol y mis companeros de trabajo no hablan espanol y quisiera compartir con ellos. porfavor les agradeseria mucho si me dicen como ver los folletos en Ingles Gracias Dios los siga bendiciendo ricamente.

Comments are closed.