ig37 Los Requisitos para los diáconos

ig37 Los Requisitos del DiáconoLos Requisitos para los diáconos

Por David Cox

[IG37] v1r ©2009 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

El oficio del diácono en la iglesia local es un ministerio espiritual tanto físico y de servicio al pueblo de Dios. Los diáconos representan a la iglesia local, y a Jesucristo su Salvador. Lo que el cristianismo de nuestro día nunca puede entender es que sin una vida ejemplar, no hay ministerio valido delante de Dios. Dios rechaza todo lo que hace un ministro si su vida no es según la voluntad de Dios. Los requisitos para el diácono reflejan esta insistencia de Dios para los que pretenden representarlo a Él (igual hay requisitos y esta insistencia para el pastor). Primero vemos que la iglesia tuvo el mandamiento de buscar entre ellos. Los diáconos deben ser seleccionados de los hombres que son fieles y leales a la iglesia local que les necesita. En nuestro día, muchos entran y salen sin asistir fielmente a los servicios y actividades de su iglesia. Estos no son aceptables como diáconos.

Llenos del Espíritu Santo y sabiduría

Hechos 6:3 impone el requisito de que sean llenos del Espíritu Santo. Esto se demuestra por el fruto del Espíritu Santo que debe abundar en su vida personal. Debe ser el ejemplo de un hombre de Dios. Gál 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,23 mansedumbre, templanza; Este carácter es obligatorio para el cristiano, y el diácono debe demostrar este carácter sin equivocación, como la meta, prioridad, y esfuerzo de su vida.

No dados a mucho vino

1Tim 3:8 El diácono debe estar libre de adicciones y excesos de la vida que puede influirle para el pecado o esclavizarle en una forma. Los que representan oficialmente a la iglesia de Dios son cristianos sin estos pecados que dominan y destruyen la vida.

Honestidad y sin doblez

1Tim 3:8 Un requisito muy importante es que los diáconos deben ser honestos, y con carácter propio. Esta palabra en el griego es solemne, de honor. Este concepto es contrapuesto contra doblez (doble lengua). O sea, la idea de no cambiar su conducta y plática cuando habla con diferentes personas para agradar a cualquier persona con quien esté al momento. O sea, es malo cuando el diácono condena al pastor o a la iglesia, y luego habla como el miembro más leal cuando está con el pastor, con otros líderes, u con otros diáconos. El carácter aquí es alguien que siempre dice y es lo que es, lo que debe ser, sin ser voluble, cambiando con las circunstancias para cualquier persona o posición doctrinal con que topa. No de “dos lenguas” o doble cara, una para la autoridad y otra con los miembros. Es muy importante que el diácono defienda el liderazgo de la iglesia, la doctrina y posiciones de la iglesia delante de todos iguales. Si hay algo malo, debe hablar primero con el liderazgo, y se arregla el asunto, si no el diácono baja de ser diácono si no está de acuerdo con la iglesia.

La palabra “honestidad” también significa “gravedad”, o sea, una persona seria, que no toma las cosas como broma, ligeramente, o sin una vista a la eternidad. No significa “estricta” necesariamente, pero es alguien que tiende a las cosas con seriedad y respeto.

No codiciosos de ganancias deshonestas

1Tim 3:8 El diácono primero representa a Dios delante de la iglesia, y luego a la iglesia, y por supuesto que (como el pastor y otros líderes) no viven una vida de trampa, quitando el dinero, haciendo beneficio propio de su posición o tomando ventajas de las situaciones. El trabajo primer visto es de físicamente llevar despensa o dinero de la iglesia a individuos en necesidad, igualmente se mete en otros asuntos económicos de la iglesia. Es muy fácil que el mensajero retenga parte para sí mismo, entonces un diácono tiene que ser una persona absolutamente arriba de sospechas de confianza en lo económico. O sea, tiene que ser de muchísima confianza por el tipo de trabajo que tiene.

Guardianes del misterio

1Tim 3:9 El diácono es una persona quien tiene un lugar y prioridad especial en su vida para el evangelio. Es una persona quien anuncia con denuedo este evangelio. Por ejemplo vemos a Esteban en Hechos 6:5 como un diácono, y luego en 6:8-9 vemos que Esteban disputaba con las herejías. Vemos también a Felipe predicando el evangelio en Hechos 8:5, y en Hechos 21:8, se nombra a Felipe, “Felipe el evangelista”.

Deben ser probados y cumplidos

1Tim 3:10 Los diáconos y los pastores no son personas quienes entran en sus oficios sin un tiempo de prueba, en que manifiestan su lealtad, fidelidad, dedicación y compromiso para servir a Dios sirviendo al pueblo de Dios. Pablo nos explica cómo y en qué forma es esta prueba, pero probablemente es de simplemente ejercer el trabajo por un tiempo antes de ser oficialmente aceptado como diácono. De pasar o fallar en la prueba es que ejercen el diaconado por un tiempo, y luego son examinados que si son “irreprensibles” (sin una acusación mala justificada).

Irreprensibles

1Tim 3:10 Este concepto no es que sea perfecto, sin ningún defecto, debilidad, o pecado cualquiera. Significa una persona a quien ninguna acusación de inmoralidad o falsa doctrina se le puede sostener. Si tiene acusaciones sostenibles entonces no califica para el oficio, y debe bajarse. Si no hace esto, la iglesia debe quitarle su oficio. Quiere decir que su vida es un ejemplo de verdad, honestidad, pureza moral, y justicia en sus asuntos y tratos.

De buen testimonio

Hechos 6:3 Su testimonio debe ser arriba de los de más en la iglesia, hombres quienes son buenos ejemplos de Cristo.

Maridos de una sola mujer.

1Tim 3:12 Los representantes oficiales de la iglesia tienen que ser hombres de una sola mujer. O sea, sin ser divorciado, sin ser soltero. Si se casa, y muere su esposa y toma a otra, es todavía un hombre de una sola mujer. Una persona puede esconder una vida desordenada, y un carácter horrible. Pero cuando habla de tener una esposa, y que los dos se presentan en la iglesia juntos, luego se ve si tienen estos problemas de carácter y problemas espirituales. Dios puso un requisito de ser casado, y que con el tiempo demuestre fidelidad en su matrimonio para los que le representan.

Gobernando bien sus hijos y casas

1Tim 3:12 El diácono (igual el pastor) debe ser una persona quien puede imponer reglas divinas en su vida, en su matrimonio, y en su familia. Si no puede vivir por la Palabra de Dios en su vida privada, ¿Por qué piensa que puede hacerlo en la iglesia? Este requisito subraya el principio divino que los líderes de la iglesia existen para imponer fuertemente la Palabra de Dios en los asuntos y acciones de la iglesia.

Las esposas de los diáconos
1Tim 3:11

¿Por qué la esposa de un diácono entra en los requisitos y no la esposa del pastor (ancianos)? La respuesta es muy fácil. El pastor desempeña su ministerio principalmente en la iglesia, y los diáconos en las casas de los miembros. Recordamos que en aquel tiempo no hubo transporte público, ni teléfono. El simple hecho (hoy en día) de comunicarse con los miembros era muy difícil en esos tiempos. Los diáconos eran quienes se iban a visitar a los miembros cuando faltaban tal vez. Aunque a veces el pastor y los ancianos hacen lo mismo, aparece que los diáconos estaban mucho más en las casas de los miembros que el pastor. Cuando hubo problemas llevaron informes a los líderes de la iglesia para consideración para ayuda económica. Las personas que más necesitaban ayuda eran las viudas. Pero un hombre solo en la casa de una mujer (madre soltera, viuda, o aun casada pero que su esposo estaba afuera trabajando) no se ve bien, entonces la esposa del diácono le acompañaba a sus visitaciones y trabajo.

Hay personas quienes promueven el oficio de diaconisa (Romanos 16:1). La palabra también se puede traducir “sierva”, y es lógica en este sentido. Entonces con una solo mención sin explicación, y con otra traducción mejor, no podemos establecer un oficio de diaconisa, pero entendemos aquí muy bien que estos requisitos son para la esposa del diácono.

Honestas. La palabra aquí significa honesta, venerable, solemne (igual como para el hombre arriba).

No calumniadoras. La palabra literalmente es “una diabla.” “Diablo” significa un acusador. La idea no es simplemente de acusar, sino de causar a otros de ser vistos como condenados, ni modo si es válido o no. Usan cualquier forma para que otros se parezcan mal delante de alguien. En este sentido, ellas van a estar presentes cuando vean situaciones pobres, vergonzosas, o difíciles en los hogares de los miembros. La diaconisa no debe ser persona de condenar fácilmente o rápidamente a otros, sino alguien que trata de entenderles y apoyarles en sus problemas. No tiene el hábito de hablar mal de otros, o pasar información que representa a otros en mala luz. No hace violencia al carácter y testimonio de otros.

Sobrias. “Sobria” significa de mente sana (procesos mentales). El concepto de sobria es que cuida muchísimo su vida de cualquier crítica valida en contra de ella, de su esposo, o de su familia. Siempre hay crítica invalida, pero nadie puede defenderse contra esto. Pero cuida su vida de ser ejemplar, haciendo las cosas en una forma normal para un cristiano, y no dando mal ejemplo de su vida, pero el ejemplo de un cristiano, conservador, balanceado, y reservado. No es dada a actuar o hablar bajo el control de sus pasiones. Es bien controlada emocionalmente y en sus formas de pensar y proceder. Es prudente.

Fieles en todo. El concepto de fidelidad es que ella es una persona quien es consistente, siempre lo mismo, y siempre bien. Fidelidad en hacer nada no tiene chiste. O sea, ella es una mujer quien apoya a la iglesia en áreas donde las mujeres trabajan, en la limpieza, en las comidas, en ayudar a las otras mujeres, en enseñar a los niños, y en evangelizar a las mujeres inconversas. En estos trabajos, la esposa del diácono es una persona quien se esfuerza a cumplir y ser fiel siempre donde ella puede trabajar y tener influencia. Suponemos que la diaconisa está también presente en los servicios de la iglesia fielmente.

Descarga DOC: ig37 Los Requisitos para los diáconos.doc
(263 veces)
Versión: 1.1.
Fecha subido: 04-19-2013.
Descripción: En este folleto examinamos los requisitos para que uno entre en el oficio de diácono. Temas: Llenos del Espíritu Santo y sabiduría, No dados a mucho vino, Honestidad y sin doblez, No codiciosos de ganancias, deshonestas, Guardinanes del misterio, Deben ser probados y cumplidos, Irreprensibles, De buen testimonio, Maridos de una sola mujer, Gobernando bien sus hijos y casas, y Las esposas de los diáconos.
Use Microsoft Word (DOC) para abrir y imprimir este folleto

Descarga PDF: ig37 Los Requisitos para los diáconos.pdf
(278 veces)
Versión: 1.1.
Fecha subido: 04-19-2013.
Descripción: En este folleto examinamos los requisitos para que uno entre en el oficio de diácono. Temas: Llenos del Espíritu Santo y sabiduría, No dados a mucho vino, Honestidad y sin doblez, No codiciosos de ganancias, deshonestas, Guardinanes del misterio, Deben ser probados y cumplidos, Irreprensibles, De buen testimonio, Maridos de una sola mujer, Gobernando bien sus hijos y casas, y Las esposas de los diáconos.
Use Adobe Acrobat (PDF) para abrir y imprimir este folleto
 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
This entry was posted in Iglesia and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>