ig24 El Poder de un Ejemplo

Ig24-cox-poder-del-ejemplo-espiritual-v2 1
Ig24-cox-poder-del-ejemplo-espiritual-v2 1
ig24-cox-poder-del-ejemplo-espiritual-v2_1.pdf
110.2 KiB
210 Downloads
Details

>El Poder de  un Ejemplo
Por David Cox
[ig24] v1 ©2011 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. Jn 13:15

En general, la mayoría de las personas no aceptan ni entienden el fuerte poder de un ejemplo. Aunque no dan crédito a esto, bien saben que no quieren entrar en algo nuevo o muy difícil hasta que otra persona ha entrado. Esta persona que sale primero es el ejemplo para todos, e igualmente es un líder. Dios ha estructurado las cosas que el poder de un ejemplo bueno o malo es muy fuerte. Por eso es tan importante de siempre pensar en el testimonio que uno está dando en cualquier momento. Y esto, nunca ha sido más cierto que en el caso de los padres con sus hijos.

El Poder del Ejemplo Espiritual

Sal 101:6 Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo; El que ande en el camino de la perfección, éste me servirá.

Cuando examinamos el poder de los ejemplos morales, necesitamos entender que esto va en dos sentidos, por el bien, y por el mal.

Prov 13:20 El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.

La Biblia presenta el cuadro de un sabio hijo de Dios como una persona que atrae y rechaza a personas. Atrae a los que quieren seguir y obedecer a Dios (2Tim 2:22; Sal 119:79; 16:3), y rechazar a los malvados (Sal 119:115).

2Co 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 17 Por lo cual Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré.

Simplemente cuando dos personas conviven juntas, se transfiere el carácter moral de uno al otro. Por esto, debemos 1) buscar personas de buen carácter moral para edificarnos, 2) debemos ser fuertes ejemplos para ayudar a otros en su vida moral. 3) Nunca ser nosotros malos ejemplos morales.

Jesucristo es Nuestro Ejemplo

1Pe 2:21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas;

1Jn 2:6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

Debe ser muy obvio el poder de un ejemplo moral para nosotros, pero no es muy obvio. Dios mandó a Jesús al mundo para ser nuestro ejemplo moral, el patrón perfecto espiritual, y esto es para que podamos imitar su ejemplo moral en nuestras vidas. Cuando Dios vio la necesidad de bajar del cielo para vivir entre los hombres, para dejarles un perfecto ejemplo de cómo debe ser un hijo de Dios, debe ser algo de meditar mucho y profundamente. Jesús pudo haber aparecido al principio de Semana Santa, y vivir entre los hombres nada más una semana como los ángeles que visitaron a Sodoma y Gomorra, y luego morir, pero no fue así. Dios quiso que observáramos su vida desde nacer hasta morir.

La influencia de un Mal Ejemplo

Ester 1:17 Porque este hecho de la reina llegará a oídos de todas las mujeres, y ellas tendrán en poca estima a sus maridos, diciendo: El rey Asuero mandó traer delante de sí a la reina Vasti, y ella no vino. 20 Y el decreto que dicte el rey será oído en todo su reino, aunque es grande, y todas las mujeres darán honra a sus maridos, desde el mayor hasta el menor.

En este relato, se ve el poder de un mal ejemplo. La reina Vasti rehusó de entrar en la presencia del rey Asuero, su rey y marido, y por lo cual, todas las esposas en su reino igualmente copiaban su conducta y actitud. Por un ejemplo notorio, (un líder), todos se caen en el mismo pecado. Lo que tenían era una infección de rebelión masiva en su reino por un solo ejemplo importante.

1Cor 15:33 No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.

La palabra aquí, “conversaciones” es realmente compañerismo o comunicación, y la frase “buenas costumbres” significa buenos hábitos morales. El principio es claro, una persona puede influir o afectar espiritualmente a otra persona (por el mal o el bien). “Costumbres” significa hábitos morales. Por estar en compañerismo con malos ejemplos, o por fijarse en ellos, uno corrompe su propia vida.

1Cor 5:6 No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?

Igualmente Pablo habla del poder espiritual de un mal ejemplo en este versículo, comparando este poder a la levadura que leuda toda la masa. Por medio de la influencia moral de una persona, muchas otras pueden ser afectadas. Esto es lo que otros ven en ti, tus acciones, actitud, y palabras, y esto puede afectar espiritualmente a otros. Lo más poderoso de esta influencia es cuando una persona vive cercana (comunión), en la misma familia con otra persona, y se afecta uno al otro, sea mala influencia o sea buena influencia. Dios ha puesto a los padres de familia de ser buenos ejemplos para sus hijos, y para que ellos sigan su ejemplo. Por estudios psicológicos, dicen que la influencia que más forma a un muchacho es su padre (la madre para una muchacha). Toman por sí la forma de ser varón o mujer de estas personas clave en su vida.

Debemos Ser Buenos Ejemplos

1Co 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.

El cristiano tiene la obligación de ser como el ejemplo de Cristo. Cuando los demás ven tu vida moral, deben ver a Jesucristo. En tener contacto y compañerismo contigo, deben conocer mejor a Cristo por medio de tu vida, tus palabras, tu carácter moral, etcétera.

1Co 10:33 como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.

Pablo propuso que él procuraba la salvación y beneficio espiritual de otros por medio de cómo vivía su vida. Vio la influencia de su vida sobre ellos como un instrumento para bendecirles espiritualmente, trayéndolos a Cristo. Esto es de ser un líder moral para influir a otros en el camino de Dios. Pablo abrió esta idea de incluir a otros en la iglesia que son los líderes espirituales y ejemplos morales.

Fili 3:17 Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.

Hay un enfoque e importancia (de apoyar) a los que son buenos líderes para Dios. Esto es tan importante porque es muy cierta la influencia de ejemplos en nuestras vidas. Esto se basa sobre el principio de que somos afectados muy fácilmente y fuertemente por los ejemplos morales en nuestra vida.

1Ti 4:12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

Pablo exhortó a Timoteo, aun siendo joven, de no olvidar que él tiene la obligación de ser ejemplo moral en su vida.

1Tes 2:14 Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de los judíos,

Pablo vio bien que los hermanos le imitaron en sus vidas espirituales. El principio es bíblico y es verdad de que un solo hombre (o mujer) puede ser un buen ejemplo de Dios y que llega a influir a muchos. Los demás te ven, y copian tu vida. Si tú no oras, no lees y estudias la Biblia, si no testificas, si no asistes la iglesia, si no eres fiel en participar y apoyar la obra de Dios, los demás se fijan en tu ejemplo y te copian, (sea bueno o malo tu ejemplo). Esto debe espantarnos.

El Pueblo de Dios es el Reflejo del Carácter de Dios

Efe 5:8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz.

Dios nos manda a andar como los hijos de Dios, y esto es una obligación moral. A fin de cuentas no podemos ser buen ejemplo y hacer lo que nos da la gana, y no importa. Sí importa, porque hacemos daño a nosotros mismos, e influimos a otros por el ejemplo que ponemos.

1Pe 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Dios llamó a su pueblo del mundo para ser el instrumento o medio por el cual el mundo inconverso puede ver a Dios. Dios llamó a Su pueblo para “anunciar las virtudes” de Dios. Esto es porque el mundo no se cambia por hipócritas, sino por una persona entregada a Dios.

Seguid la fe de tus Líderes

Heb. 13:7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado  de su conducta, e imitad su fe.

En el N.T., Dios ha impuesto líderes espirituales sobre cada iglesia. Esto es un obispo, un pastor, o un anciano. Aunque a veces las palabras son sinónimos, esta palabra “pastores” en Hebreos 13:7 es realmente la palabra “líderes” (los que gobiernan o están sobre uno). El poder de un ejemplo espiritual, una persona que cree, que practica, que enseña, que predica, y que vive los principios de Dios es una persona que afecta a otros para el bien espiritual. En este cuadro, el hipócrita es la persona más dañina de todos.

La fe de “Nuestro Padre”

Gál. 3:6 Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia. 7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.

Igualmente Dios ha puesto a los padres en cada hogar para influir en sus hijos, “mostrándoles el camino” porque los padres primero son ejemplos de Cristo. La influencia que tienen los padres sobre la vida espiritual de sus hijos es muy importante, y muy poderoso. Debemos hacer el bien siempre, pero debemos fijarnos que muchas veces, aunque no fijemos realmente, nuestra fidelidad a Dios es algo que influye a otros a lo mismo. Igualmente nuestros pecados o actitud mediocre hacia Dios y a las cosas de Dios contaminan a muchos para que tropiecen.

Más folletos de esta categoría:

Iglesia

Una respuesta a “ig24 El Poder de un Ejemplo”

Comentarios cerrados.