fam21 Los Niños Reyes

Fam21 Los Niños Reyes
Fam21 Los Niños Reyes
fam21-cox-ninos-reyes-v2.2.pdf
Version: 2.2
152.7 KiB
240 Downloads
Details

Los Niños Reyes
Padres que dejan a sus niños mandar
Por David Cox
[fam21] v1r ©2009 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
____________

Los Niños ReyesEn nuestro mundo hay todo tipo de maldad. Mientras en el pasado la maldad no era tan desarrollada, hoy en día parece que la maldad no conoce límites. La Biblia nos impone reglas y principios para que las cosas anden en orden y del agrado al Señor. La relación entre hijos y padres es una de estas cosas que llegó a estar muy distorsionada. Aparte del abuso de niños por sus padres, hay abuso de padres por los niños. Estos son niños quienes les manipulan y les controlan en una forma no bíblica. No respetan la autoridad que Dios les dio a sus padres.

El Punto Crítico

Hoy en día estamos viendo una abundancia de ejemplos de familias donde los niños mandan a sus padres. Esto es un resultado de la psicología, que viene de Carl Jung, una persona que recibió estas enseñanzas de un demonio (que Jung le llamaba Filemón). Lo que el niño quiere es la ley, y lo que “sugiere” el padre o la madre realmente ni es considerado ni importante. Digo “sugiere” porque no se imponen ni insisten en nada, todo es echado en una forma de acuerdos, o sugerencias. El problema con este cuadro es que Dios ha establecido un principio de autoridad y ha dado esta autoridad a los padres del niño, y el padre o la madre siempre tienen esta autoridad, aun cuando los hijos son grandes, todavía los padres merecen respeto y reverencia de sus hijos.

Si como padre no exiges de tus hijos este respeto y reverencia, estás desobedeciendo a Dios y lastimando a tus hijos.

Mateo 15:4-9 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente…. ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.

Dios impuso la pena de muerte para los niños quienes no honraron a sus padres. Dios tomó esto muy en serio. ¿Por qué? Por que el principio atrás de todo esto es un principio que afecta a Dios. Dios toma para sí mismo la autoridad de mandar totalmente en nuestras vidas por que Dios nos creó, nos dio vida. Siendo nuestro Creador (Romanos 1:25; 1Pedro 4:19), Formador (Isaías 43:1), y Hacedor (Isaías 17:7), entonces Dios toma autoridad por ser quien que nos dio a todos nuestra vida (Hechos 3:15). Entonces Dios exige que los padres enseñen a sus hijos a respetar a quienes les trajeron al mundo, a quienes les dieron la vida. Esto es respeto por la autoridad que tienen por parte de Dios. Es un reflejo de la autoridad que Dios tiene sobre nosotros. Cuando un hijo no tiene alto respeto para sus padres, este hijo va en el camino de Satanás, despreciando a las autoridades que Dios ha establecido (Judas 1:8 “rechazan la autoridad, y blasfeman de las potestades superiores”). Dios les presta el niño a los padres por un poco de tiempo, 18 años, y en ese tiempo deben imponer a una edad temprana el respeto para la autoridad. La misión de los padres es de encaminar a niño a Dios. Cuando los padres no castigan a los hijos con vara (Prov. 23:13-14) corporalmente, cuando son chiquitos, entonces el niño le faltará el respeto que el padre representa. Con niños chiquitos es mucho más fácil que con jóvenes y adultos. Físicamente el castigo pasará en un rato, pero el carácter del niño se cambia. Con adultos, ningún dolor físico cambiará su carácter mal formado. Ya es más difícil.

Los Excesos de Niños Malos

Prov. 28:24 El que roba a su padre o madre, y dice que no es maldad, Compañero es del hombre destruidor. “Robar” significa de romper, agarrar, tomar, o asir cosas por la fuerza. El cuadro es el de una persona que espera al lado de la carretera para tomar por la fuerza lo que quiere. Tiene la idea de violencia o fuerza. La idea se refiere a una muy mala práctica de desollar a las personas (quitarles o arrancarles su piel aun cuando estaban vivos) que era de la fama del ejercito Asirio. La idea es el romper, o quitar algo de alguien por jalar tan fuerte, violentamente, o bruscamente. O sea, la maldad que condena Dios es una situación donde los hijos despojan por la fuerza o aun peor por violencia las posesiones de los padres, nada más por que los hijos quieren. Es correcto que cada padre provee y cuida a sus hijos, pero cuando estos niños empiezan a demandar “por su derecho” o a arrancar los bienes y cosas de sus padres forzosamente, llega a ser un grave error y pecado en los ojos de Dios. Prov. 19:26; Mateo 15:4-6. Deben pedir permiso, con respeto. Esto es lo que hacían los hijos de Elí 1Samuel 2:22-25 (ve más adelante).

El Hijo que Maldice a sus Padres

Pro 30:11 Hay generación que maldice a su padre Y a su madre no bendice.

Deu 21:18 Si alguno tuviere un hijo contumaz y rebelde, que no obedeciere a la voz de su padre ni a la voz de su madre, y habiéndole castigado, no les obedeciere; 19 entonces lo tomarán su padre y su madre, y lo sacarán ante los ancianos de su ciudad, y a la puerta del lugar donde viva; 20 y dirán a los ancianos de la ciudad: Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz; es glotón y borracho. 21 Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán, y morirá; así quitarás el mal de en medio de ti, y todo Israel oirá, y temerá.

“Contumaz y rebelde” significa de ser obstinado y contencioso (desobedecer). Si los padres le disciplinaban y seguía rebelde, Dios mandó la pena de muerte. Claro que hoy en día esto no es vigente por que la iglesia no es la autoridad civil en la comunidad, pero vemos la importancia que puso Dios sobre la obediencia y sumisión de los niños a sus padres. ¿Por qué Dios hizo el castigo tan brutal y cruel para un niño que no hace caso a sus padres? La respuesta es que empezó en un camino de delincuencia por rehusar el respeto de la autoridad, empezando con sus padres.

Pro 30:17 El ojo que escarnece a su padre Y menosprecia la enseñanza de la madre, Los cuervos de la cañada lo saquen, Y lo devoren los hijos del águila.

Pro 20:20 Al que maldice a su padre o a su madre, Se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa.

El respeto es enseñado por los padres a sus niños cuando son chiquitos, y la forma principal es por insistir que no hay debate ni discusión entre padre e hijo. Lo que el padre dice es final y es de ser obedecido inmediatamente con buena actitud. Si el padre no insiste en esto, es una burla de su autoridad, y finalmente a la autoridad atrás de los padres, que es Dios. He visto padres quienes amenazan a sus hijos, reprochándole diez veces sin cumplir con ninguna amenaza. He visto padres a los cuales sus hijos les patean y les pegan en la cara o áreas vitales de su dignidad. Recuerda que esto es una manifestación de su rebelión en contra de Dios, y Dios te ha puesto como embajador de Dios con el niño para que tú le castigues al niño cuando hace esta rebelión. La falta de castigar al niño demuestra tu aborrecimiento de tu propio hijo y es un pecado de tu parte.

Pro 13:24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

Pro 23:13 No rehúses corregir al muchacho; Porque si lo castigas con vara, no morirá. 14 Lo castigarás con vara, Y librarás su alma del Seol.

Si no insistes con disciplina a que tu hijo te respete y respete la autoridad que tienes de Dios como padre, entonces “aborreces” a tu hijo. Estás condenándole a un camino de delincuencia que le llevará al infierno. La insistencia en respetar la autoridad es lo que librará su alma del infierno. Cuando la psicología moderna te dice que tomes la actitud de ser un igual con tu hijo, como un cuate, entonces ¡tú obedeces una doctrina de demonios en lugar de Dios!

Los niños deben honrar a sus padres

Prov 23:22 Oye a tu padre, a aquel que te engendró; Y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.

Col. 3:20 Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.

Los padres no son siempre 100% correctos en todo lo que hacen. No somos Dios. Pero a fin de cuentas, esto no es el asunto. El asunto es de honrar, respetar, y hacer reverencia a nuestros padres por su autoridad dada por Dios, aunque no entendemos la razón por sus decisiones.

Los niños no mandan en casa

Josué 24:15pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

Génesis 18:19 Porque yo sé que (Abraham) mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio…

Los buenos ejemplos bíblicos nos muestran que siempre los padres deben “ordenar” su casa por insistir e imponer los mandamientos y principios de Dios. Esto no es una votación sino es una imposición de autoridad sin discusión de otras opciones. Tal vez los padres deben explicar la base bíblica por sus decisiones, pero no son para discusión ni para cambiarse si no son de su agrado.

1Samuel 2:22-25 Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión. Y les dijo: ¿Por qué hacéis cosas semejantes? Porque yo oigo de todo este pueblo vuestros malos procederes. No, hijos míos, porque no es buena fama la que yo oigo; pues hacéis pecar al pueblo de Jehová. Si pecare el hombre contra el hombre, los jueces le juzgarán; mas si alguno pecare contra Jehová, ¿quién rogará por él? Pero ellos no oyeron la voz de su padre, porque Jehová había resuelto hacerlos morir.

Vemos el mal ejemplo del padre quien no tomó su autoridad como padre en serio, y sus hijos crecieron y se fueron fuera de control. Dios castiga a tales personas. ¿No es mejor que el padre les castigue cuando están chiquitos que Dios cuando son grandes? (¿o peor en el infierno?) Siempre los buenos ejemplos son los padres imponiendo los principios y moralidad en el hogar por que Dios lo manda así, y ellos son obedientes a este mandato de Dios. Es increíble ver como unos padres hoy en día dejan a los hijos mandar. Le tratan como reyes, preguntándoles siempre, “¿Qué quieres?” y esto es lo que es la ley de la casa.