ig23 Remuneración al Predicador

Ig23-cox-remuneracion-al-predicador-v1 2
Ig23-cox-remuneracion-al-predicador-v1 2
ig23-cox-remuneracion-al-predicador-v1_2.pdf
316.8 KiB
254 Downloads
Details

Remuneración al Predicador
¿Qué es tu obligación hacia tu pastor?
Por David Cox
[ig23] v1 ©2005 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Si el pastor se dedica a cuidar al pueblo de Dios, la iglesia, entonces ¿Quién cuidará del pastor? Cualquier pastor de animales vive de su trabajo con ellos. No lo hace por pasatiempo, y tampoco un representante de Dios debe tener que trabajar “noches” para pagar la renta y comida.

Nuestro pastor pelea en contra de la falsa doctrina, y a veces tiene que regañar a individuos en la iglesia por su pecado. Cuando éstas son los principales que apoyan económicamente la iglesia, es muy difícil para el pastor por que ellos se enojan y cortan sus diezmos y ofrendas. Si queremos una iglesia donde el pecado es constantemente perseguido, tenemos que apoyar económicamente a nuestra iglesia. Cuando hay problemas y unos salen o dejan de dar, tenemos que sacrificar más. Es la obligación de los miembros de avanzar en la causa de Cristo en nuestra iglesia, bajo la dirección del pastor.

Deben los pastores vivir del ministerio?

Hay personas que proponen que el oficio de pastor no es bíblico. Pero la Biblia declara que Dios constituyó el oficio de pastor, y dio el don de pastor a la iglesia (Efesios 4:8,11-12) “para perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, y para la edificación del cuerpo de Cristo.” Su oficio oficial es “obispo” ((Pablo mandó  a Tito, en Tito 1:5-7 de establecer ancianos en cada ciudad y repite casi exacta la lista de 1 Timoteo 3 para obispo. En Tito 1:7 usa la palabra “obispo” para estos como administradores. En 1 Pedro 5:1-2, Pedro usa la palabra “ancianos” que apacienten (pastorean). Lucas en Hechos 20:28 usa la palabra “obispos” que apacientan (pastorean) la iglesia. Los tres hablan de la misma persona, con las distinciones de “pastor” la actividad, “anciano” el carácter requerido, y “obispo” el oficio eclesiástico oficial.)), y su actividad es de “pastorear.” Su requisito es que sea un anciano, un hombre de Dios. En 1 Timoteo 3:5, Pablo comenta que el pastor (obispo) tiene que gobernar bien a su propia casa, por que si no, “¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?” Esta idea concede con el significado del Antiguo Testamento de pastor, que es un gobernante espiritual. Además Hebreos 13:17 nos manda a obedecer a nuestros pastores y sujetarnos a ellos. Entonces el ministerio de pastor es bíblico.

Hebreos 13:7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.

1° Corintios 16:15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos. 16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

Todos deben tener como meta de sus vidas de sostenerse económicamente.

1° Tesalonicenses 4:11 y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado, 12 a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada.

Efesios 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

2° Tesalonicenses 3:10 Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.

1° Timoteo 5:8 porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.

Estos versículos exigen que cada persona trabaje duro, y vivan del fruto de sus manos. Si no quiere trabajar, que no coma tampoco. El negarse a trabajar es equivalente a negar la fe cristiana (la maldición que Dios dio a Adán en Gén. 3:17-19). Entonces, es claro que el pastor debe trabajar, y vivir de lo que trabaja.

Los que trabajan en el evangelio deben vivir del evangelio

Pablo en 1 Corintios 9 propone su argumento por que deben sostenerle como ministro del evangelio. Por los problemas en la iglesia de Corintio, Pablo tuvo problemas con ellos sobre esto. Por un tiempo Pablo recibió salario de otras iglesias (2 Cor 11:8 “he despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros”.) y dejó la iglesia en Corintios sin la necesidad de sostenerle, y ahora está tratando de rectificar esta situación. Habían entrado falsos maestros en esa iglesia, enseñaban que no debían nada a Pablo (el fundador de esta iglesia, y quien que les introdujo al evangelio, y les enseñó su doctrina). Ahora quieren que Pablo tenga cartas de aprobación de estos maestros 2 Cor 3:1-2.

1° Corintios 9:9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. (Deu 25:4) ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, 10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. 14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

Su argumento es que Dios impone una ley, que el que trabaje duro (en obediencia a Génesis 3:17-19) debe recibir recompensa justa a la medida de sus labores, por sus labores. En la iglesia, los ministros que predican y enseñan a toda la iglesia deben vivir de esto.

1° Timoteo 5:17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, ((“Doble honor” – Según el comentarista Matthew Henry, esta frase significa de doble mantenimiento, deben recibir doble que otros en su posición recibirán (si gobiernan bien). Esto debe ser entendido que hacen todo su trabajo bien.))mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. 18 Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.

En 1 Timoteo 5:17, Pablo repite esta enseñanza a Timoteo, ligando el principio de Moisés con que el obrero es digno de su salario. Esto es entonces aplicado a “los ancianos que gobiernan bien.” ((En Hebreos 13:7 y 13:17, la palabra normal para “pastor” [poimh,n] no es utilizada sino usa otra palabra, “el que gobierna” [h`ge,omai – el que guía, que anda guiando el camino, quien que manda, quien tiene la autoridad].))La idea es que hay personas escogidas para gobernar, guiar, y para hacer decisiones “ejecutivas” para el grupo. Un estudio de la palabra para pastor en el A.T. demuestra que el concepto de pastor es exactamente esto.

Gálatas 6:6 El que es enseñado en la palabra, haga partícipe ((“Participe” – [koinwne,w] de tener comunión, ser un socio, ser alguien que comparte con otro, de distribuir.))de toda cosa buena al que lo instruye. 7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Es la obligación de cada creyente de buscar una buena iglesia donde enseñen la Biblia correctamente, y donde reunirse, participar, y de identificarse con este grupo de personas. Pero este versículo expone otro principio más a fondo. Además de reunirse con tal iglesia, debe hacerse un compromiso con el hombre de Dios que comparte la palabra de Dios (que apacienta la grey de Dios) para sostenerle. Claro que normalmente un solo miembro no puede sostener a otra persona, pero para los obedientes y espirituales cristianos, siempre toman en serio de hacer su parte en sostener al pastor.

El ejemplo de las sinagogas

Los judíos usaron el sistema de sinagogas. No empezaron una sinagoga hasta que hubo 10 personas con trabajos e ingresos en el área. Una vez que hubo 10, ellos buscaron un rabí (maestro) de las Escrituras. Cada persona hizo compromiso de entregarle el diezmo de sus ingresos fielmente cada semana. Esto dio al rabí un salario justo. El rabí diezmaba también, que con esto compró cosas incidentales para la sinagoga (velas, tela, bancos, etc.). Alguien donó un terreno y todos contribuyeron aparte de sus diezmos para comprar material, y todos juntos hicieron la mano de obra. Cuando 10 personas (que trabajan) diezman, se juntará un promedio de sus salarios para el ministro.

Dios condena al que no pague al obrero

Levítico 19:13 No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana.
Malaquías 3:5 Y vendré a vosotros para juicio;… contra los que juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero,…
Santiago 5:4 He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos.

El principio de Dios es que debemos pagar por lo que consumimos en la vida. No debemos ir buscando todo gratis. Como buenos cristianos tenemos la obligación de sentarnos a aprender bajo un piadoso y buen hombre de Dios. Pero igualmente tenemos la obligación delante de Dios de no defraudarle de su justo salario por sus labores. Es una tristeza ver en la mayoría de los casos que hay hombres de Dios dedicados a servir al pueblo de Dios, y sufren peleando por las menos comodidades de la vida.

Hageo 1:4 ¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa (de Dios) está desierta? 5 Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. 6 Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto… 9 Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa.

Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

Dios nos manda a edificar la casa de Dios (un lugar donde reunimos para adorar a Dios) y de pagar el salario del ministro. Debemos traer nuestros diezmos “al alfolí (para que) haya alimento en mi casa.” Esto habla de juntar diezmos para que los ministros puedan comer. Dios nos castiga en nuestra economía hogareña si no somos fieles con esta obligación de la obra de Dios.

1° Corintios 16:2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

Cada domingo, deben ponerlo en la ofrenda un porcentaje de lo que se ganó en la semana.

Más folletos de esta categoría:

Iglesia

Una respuesta a “ig23 Remuneración al Predicador”

  1. Doy gracias a Dios por este ministerio; los folletos descargados van ha ser muy bien utilizados en la edificación de una iglesia de dos años de plantada. Gracias estare orando por ustedes.

Comentarios cerrados.