fam33 ¿Qué es una Buena Mujer Virtuosa?

Fam33 La Mujer Buena y Virtuosa
Fam33 La Mujer Buena y Virtuosa
fam33-cox-mujer-buena-y-virtuosa-v1.pdf
Version: 1
109.6 KiB
233 Downloads
Details

¿Qué es una Buena Mujer Virtuosa?
Por David Cox
[fam33] v1 ©2012 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto

Gén 2:18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

Aunque Dios hizo el hombre perfecto, siendo perfecto no es suficiente si uno es solo. Dios creó al hombre como un ser emocional y social. El hombre es creado en la imagen de Dios, y siendo parte y forma de Su Santo Ser, Dios es una persona. Igualmente el hombre es una persona, y esto subraya el aspecto social, relacional, entre Dios y otros. Aun adentro de Dios mismo, existiendo en perfección, Dios es Trinidad, tres personas, Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Vemos la comunión aun entre ellos, y entendemos porque Adán “faltó algo” aunque era creado perfecto. Sin este aspecto social, una persona no es completo, no puede existir en felicidad y tener constante gozo. Entonces, Dios le hizo una ayuda idónea para él.

Divino Orden para el Hogar

Gén 2:18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

Antes de entender que es una “buena mujer”, tenemos que entender que son los papeles del hombre y de la mujer. El carácter de “ayuda idónea” ha sido definido en muy diferentes formas, y no todas son bíblicas. Primero, la mujer era para serle a “una ayuda.” Una ayuda es alguien o algo que hace mejor su vida. No es un amo para dirigir y mandar en su vida, sino alguien trabajando bajo la dirección y voluntad del hombre para hacer mejor, más feliz su vida. Desde Génesis

3:12-13, 16-19, vemos que hubo un orden divino en que el papel de la mujer era de apoyar y no dominar a su hombre, y Eva dominó a Adán haciendo las decisiones mayores para él. Dios pidió cuentas con Adán, y él lo echó todo a Eva. A Eva, Dios le castigó con restablecer de nuevo este orden divino, “tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti” (Gén. 3:16). Una buena mujer entonces es alguien que le ayuda (servicio) a su marido por ser sujeta a él. Es muy importante de ver, que todas las mañas de las mujeres con sus maridos, igualmente las malas actitudes de rebelión, controlarle, oponer lo que él trata de hacer, etcétera, son cosas que son desagradables y pecado en la vista de Dios. La única forma que la mujer puede ser aceptable en los ojos de Dios es de sujetarse a su marido (por esto deben escoger un marido que es un buen cristiano antes de nada).

También explícitamente Dios condenó a Adán, no por nada más comer del árbol, sino por primero, “obedecer la voz de su mujer” (Gén. 3:17). Esto era igual de gran error como de desobedecer el mandamiento de Dios. El hombre no debe abusar o maltratar a su esposa, pero igualmente no debe dejarla tomar control de sus vidas y ser dominante.

Col 3:18 Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. 19 Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.

Debe ser muy claro que este orden en el hogar es que la mujer es sujeta a su marido, y el marido amar a su esposa, y no le trata rudo o áspero. Esta palabra es de causar a otra persona de ser amarga con él por el trato. Amor es la forma en que le trata a su esposa.

La Mujer y su Hogar

Pro 14:1 La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba.
Pro 12:4 La mujer virtuosa es corona de su marido;   Mas la mala, como carcoma en sus huesos.

La mujer puede ser una gran bendición a su esposo y hogar, o puede ser una gran maldición. Por su sabiduría, ella puede remediar y mejorar muchas maldades, o por ser necia ella puede desperdiciar todo lo bueno que lo demás de su familia puede tratar de juntar. Ella puede ser la causa de su ruina, o el motivo de su bendición.

1Ti 5:11 Pero viudas más jóvenes…13 Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran. 14 Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su casa; que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia.

Dios quiere que las mujeres sean siervos de Dios por trabajar en sus casas, no siendo ociosas.

El Valor de una Mujer Virtuosa

Pro 31:10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. 11 El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. 12 Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida.

Simplemente, “una buena mujer” en los ojos de Dios es una mujer quien entiende su lugar de apoyo a su marido, y se dedica a trabajar en ello. Antes que las mujeres me reclaman, el hombre igualmente es de dedicarse a sostener su familia, y servirles. Entonces todo reclamo de que “esto es esclavitud” es simplemente la rebelión del corazón malvado que no quiere sujetarse a Dios. Lo que quiere el corazón ambicioso y rebelde en contra de los principios divinos es de centrar su voluntad en su vida, cumplir con sus placeres, aspiraciones, y ambiciones, y no servir o apoyar a otros en sus vidas. La mujer liberada no va a quedarse en el hogar para tender niños y a su marido, porque ella tiene “cosas grandes de hacer” afuera del hogar y su matrimonio, y esto de servir es muy humillante para ella. Satanás tentó a Eva con ser como dioses (una gran aspiración), y ella se cayó por su forma de pensar, y las mujeres de hoy siguen cayendo igualmente.

La Industria Femenina

Pro 31:13 Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos. 14 Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos. 15 Se levanta aun de noche Y da comida a su familia Y ración a sus criadas. 16 Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos. 17 Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos. 18 Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche. 19 Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca.

Hay muchas mujeres que preguntan, “¿Es correcto en la vista de Dios que la mujer trabaja afuera del hogar en un trabajo secular como el hombre?” Unas quieren torcer esto a una excusa de quedarse en la casa, salir con sus amigas, y hacer placeres que ella quiere hacer. Otras quieren echar los deberes de madre y esposa, de cuidar hogar y familia a ser responsabilidad del marido. Pero Dios propuso en estos versículos que la mujer virtuosa trabaja en cosas de comercio. O sea, sí trabaja, pero desde el centro de su hogar. Dios exalta la mujer quien “tiene negocios” con los cuales se apoya económicamente su hogar. Todo lo que ella hizo en estos versículos era para producir en casa, en lugar de comprar ya hecho. No nada más produjo para su familia, sino hizo tan buenas cosas, y más que tuvieron ellos necesidad, que vendió o intercambió con otros para producir un apoyo económico al hogar. La mentalidad de muchas mujeres hoy en día (aun cristianas) es de correr a la tienda y comprar lo que sea que necesita. De hacer cosas a mano es un arte que rápidamente es desapareciendo aun entre buenas cristianas. Ni cocinar, ni hacer o arreglar ropa, ni arreglar la prenda es cosa que mujeres de hoy hacen. Van a la tienda y lo compra ya hecho. Esto es su solución para todo. Esta mujer virtuosa buscaba forma de producir, de ahorrar, y de rendir lo que tiene.

La Piedad Femenina

Pro 31:20 Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso. 21 No tiene temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas dobles. 22 Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido. 24 Hace telas, y vende, Y da cintas al mercader. 

La mujer virtuosa también es una mujer responsable. Ella examina las vidas y necesidades de los más cerca de ella, y está siempre buscando de protegerles y resolver sus problemas antes que llegan a ser graves. Ella extiende su bondad, misericordia, y amor más allá de su familia a los pobres y menesterosos.

Proyecta gloria a su marido

Pro 31:23 Su marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.

El marido de la mujer virtuosa es un hombre que se puede hacer cosas afuera del hogar. En lugar de poner a su marido a lavar ropa, ella trabaja para que él cumpla con grandes proyectos afuera del hogar. Atrás de los grandes hombres de Dios es siempre una mujer virtuosa quien le apoya sin afán o mala actitud. Ella entiende que su papel es de “apoyar a su marido”, e igualmente la gloria y premio en el cielo para él será compartido con ella al final. Esto no es todo, porque igualmente padre y madre ven, quieren, y apoyan a sus hijos en la misma forma, sabiendo que la gloria y apreciación de Dios que logran sus hijos, también serán compartidas con sus padres.

El Carácter Femenino

Pro 31:25 Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir. 26 Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua. 27 Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde. 28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba.

La mujer virtuosa es una persona que se lleva su vida tal que se ve fácilmente (es “su ropa” o vestirse) el duro trabajo y la honra. Ella está preparando siempre por contratiempos y el por venir, y cuando viene necesidades o problemas, ella ya tiene la solución a mano. Su vida es vista con sabiduría en saber que hacer en cualquier momento (es sabia), y ella no es cruel con otros, sino demuestra misericordia y clemencia, ayudando a otros en la vida. Personalmente, es una gran trabajadora en que no es floja, no tiene hábitos de echar a perder el tiempo en actividades que no son parte de su misión en la vida. Su efecto en sus hijos y marido es de una forma que ellos le dan gracias a Dios por tener tal tipo de persona que buena y bondadosa en sus vidas.

El Alto Valor de la Mujer Virtuosa

Pro 31:29 Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas. 30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. 31 Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.

Dios declara que el carácter piadoso y trabajador es belleza actual, y “gracia” (alta sociedad) y hermosura (belleza física) son engañosas. Lo que es de mucho valor es una mujer que teme a Dios tanto que ella llega a ser como esta mujer virtuosa. Hay fuerza moral en ella que es de valor para la eternidad. Vale la pena a buscarla, e invertir tu vida en su vida