fam12 ¿Unión Libre? o ¿Abandono Fácil?

Fam12 ¿La Union Libre? o ¿Abandono Fácil?
Fam12 ¿La Union Libre? o ¿Abandono Fácil?
fam12-cox-union-libre-v1.pdf
Version: 1
121.8 KiB
247 Downloads
Details

¿Unión Libre? o ”¿Abandono Fácil?”
Por David Cox
[fam12] v1 ©2008 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
_____________

Mateo 24:38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

Muchos en nuestro día promueven la unión libre, que es una relación entre dos personas donde no hay ni se exige compromiso permanente ni responsabilidades entre la pareja. Entran en una relación de vivir juntos, compartir bienes y el fruto de sus labores económicas, y de tener relaciones sexuales a su gusto. Se comparten la vida, sin responsabilidades y obligaciones como de entre casados. Esto es el paraíso para unos, pero con tiempo, se ve que tiene más problemas que un mal matrimonio. Pero, ¿Qué dice Dios?

¿Qué es el Ejemplo para Nosotros?

Gén 2:24dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Hay muchas cosas que personas creyentes han hecho en la Biblia que no son normativas, o sea, que no es permitido, menos obligatorio, que seguimos sus ejemplos por que alguien en la Biblia hizo algo. Por ejemplo, David vio una mujer bañándose una tarde en su techo, y ella era desnuda y muy bonita. David la quiso, y mandó por ella, y la dejó embarazada, y luego mató a su esposo para conseguirla. Todo esto no es ejemplar, sino demuestra las fallas y flaquezas espirituales en David. Es un error de tomar todo ejemplo bíblico como bueno, normativo, o que nos da permiso de hacer lo mismo. Debemos fijarnos en el ejemplo de Dios empezando la humanidad con dos personas, hembra y macho, una pareja y familia, bendiciéndoles con hijos. Parte de nuestro entendimiento debe ser una fuerte regla que cualquier otra persona que entra en esta relación con uno u otro de la pareja de un matrimonio causa pecado, llamándolo adulterio.

1Co 6:16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. 18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

Hay una unión entre esas personas quienes tienen relación sexual entre sí. Esta es algo físico tanto espiritual, entonces hay prohibición de frecuentar a rameras, o de entrar y salir en relaciones sexuales “como marineros” (al gusto).

El Adulterio es Pecado

Éxo 20:14 No cometerás adulterio.

Cuando una persona casada tiene relación amorosa o sexual con otra persona (soltero o casado), y no son legalmente casadas una con la otra, entonces es adulterio, castigado con la pena de muerte en el A.T. (Deu 22:22-24).

Dios condena seriamente la destrucción de los hogares por las personas ajenas (o aun uno de la misma pareja) “lo que Dios juntó, no lo separe el hombreMat 19:5. Entonces el matrimonio es sagrado en los ojos de Dios.

Heb 13:4 Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.

El acto de sexo no es pecado sino sagrado, pero siempre cuando es en la ligas del matrimonio. Cuando personas hacen sexo con otros sin tener el compromiso de matrimonio entre ellos, es un pecado que Dios va a juzgar.

Unión Libre

Hay una maldad que hoy en día es muy popular en nuestro mundo, y esto es el concepto de “unión libre.” Unión libre no es “libre”, sino quiere decir el matrimonio de “abandono fácil.” Cuando dos personas viven juntas sin casarse, ellos no respetan los votos conyugales ni tienen algo de seriedad sobre la importancia que Dios ha impuesto sobre el matrimonio. No hay nada “libre” en esto. Las obligaciones y responsabilidades existen ni modo. Se molestan entre sí cuando un hay respecto de su relación y su hogar. Hasta autoridades civiles han demandado que parejas en unión libre respetan y cumplen con los deberes y responsabilidades aunque no tienen un “matrimonio oficial.” Esto es por que son responsables ni modo que piensan que su relación es “libre”.

En el concepto de estas personas, se juntan para un rato, y si les gusta estar con esta persona, entonces sigan viviendo juntos. Al momento que le desagrada el vivir con la otra persona, se marcha, cada uno a lo suyo. Pero hay el afecto y los sentimientos emocionales entre ellos que al disolver su relación ellos quedan muy daños. Cuando hay un producto de esta relación como unos bienes en común, o peor, un niño, entonces sale muy obvio el problema con la unión libre. Mientras la casa se puede dividir en dos, el niño no se puede partir en dos. Y aun con dos o más niños no se hace más fácil, por que cada niño tiene un amor y afecto para los dos de sus padres, y de tratar de borrar esto afecto de su mente es simplemente imposible. En Mal 2:15, Dios dijo, “¿No hizo él uno…¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.” Dios quiere que el matrimonio produzca a hijos para Dios.

El Matrimonio es hasta la Muerte

Rom 7:1 ¿Acaso ignoráis, hermanos… que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? 2 Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. 3 Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera.

Según Pablo aquí, una persona adultera es una persona quien que se junta con otra persona mientras que vive su esposo o esposa del previo matrimonio. El matrimonio es un compromiso por vida, y cuando alguien entra en esta relación tiene el placer de tener relaciones sexuales con su pareja, pero no es gratis ni libre. Hay una responsabilidad de aguantar y sufrir los problemas y dificultades que el otro tiene o que el otro te causa. Por ser difícil, no es causa justa delante de Dios de separarse de su pareja.

Mat 19:5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. 6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Cuando Dios forma una familia, una pareja casada en los vínculos de matrimonio, Dios no quiere que se disuelva este matrimonio hasta que Dios lo hace con la muerte de uno o el otro de ellos. Nadie ajena, ni tampoco cualquier de los dos puede deshacer el matrimonio por problemas, o simplemente por el no querer. Una vez juntos, hay responsabilidades que se forman, y Dios prohíbe la separación de estas personas.

La Ley Entiende Nuestros Debilidades

Mateo 19:7 Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? 8 El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. 9 Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo* por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

* “salvo” puede ser interpretado “aun”.

Dios entiende nuestras debilidades y flaquezas. Dios nos hizo provisiones por que Dios sobre todos entiende que el pecado mal afecta el pensar y portarse del ser humano. Pero aun en permitir el divorcio, no es posible el casar de nuevo mientras su primera pareja vive.

La Formalidad de una Boda

Ecl 5:4 Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. 5 Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.

El punto de una boda formal es de reconocer formalmente enfrente de Dios, toda la familia, los socios de trabajo, y los amigos, de las dos personas sus votos y compromiso en juntarse. Por medio de una boda formal, todas las personas envueltas en las vidas de los dos son testigos al compromiso que están haciendo, y la seriedad de sus votos. Lo que hace una unión libre es de burlarse de Dios y la seriedad que Dios pone sobre relaciones matrimoniales y familias. Es de vivir entrando y saliendo de relaciones como juego, menospreciando la institución del matrimonio que Dios ha hecho.

El Problema con unión libre

El problema principal con una unión libre en lugar de la formalidad de una boda es que deja Dios afuera de sus vidas, y burla de Dios además. Esto regresará a causarles daño.

Una relación matrimonial funciona porque hay unos factores importantes: (1) intereses en común entre los dos. (2) principios y elementos en las vidas que unen los dos. Y (3) un deseo de estar juntos, o sea, amor. Ahora el problema es que nunca quedamos parados, sino que estamos en constante cambio. La persona con quien te casaste o te juntaste hace 10 años es muy diferente que ahora. En estos cambios de la vida, los principios morales son el único factor que mantiene la persona sana y “lo mismo”. Por esto un soltero debe poner suprema importancia sobre las creencias de su pareja, y qué tan fielmente se demuestran en su vida actualmente. El proponer es muy fácil, pero el vivirlo fielmente es otra cosa.

¿Cómo arreglamos la Unión Libre?

Primero debemos entender que dos personas que empiezan a vivir juntas ya tienen delante de Dios obligaciones y responsabilidades entre sí. De complicar todo esto con hijos, es de hacer todavía más difícil la situación. Pero generalmente, la solución es de formalizar la relación matrimonial. Delante de Dios, dos personas que sexualmente se han juntadas ya son una sola carne. Deben reconocer sus obligaciones y responsabilidades por sus acciones, y hacer su relación formal, y dedicarse fielmente a su pareja. Esto habla de hacer un acta civil, y si son salvos, que deben casarse en una iglesia en una ceremonia religiosa. Una vez que se fijan en la voluntad de Dios, Dios perdona si las personas corrijan sus vidas. “Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” Juan 8:3-11. Una vez que Dios le ha enseñado la verdad, y la persona responde por dejar el vivir en pecado, y corregir su vida, Dios le perdonará.