fam19 ¿Es permitido de casarse despues de divorciarse?

Fam19 El Casarse después de Divorciarse
Fam19 El Casarse después de Divorciarse
fam19-cox-casarse-despues-de-divorcio-v1.pdf
Version: 1
104.9 KiB
243 Downloads
Details

¿Es permitido de casarse después de divorciarse?
Por David Cox
[fam19] v1 ©2009 www.folletosytratados.com
Se puede fotocopiar e imprimir libremente este folleto
_________________

Mar 10:11 y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; 12 y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.

El problema con el divorcio es que nadie piensa en ello hasta que ya está encima de ellos. Dicen cosas y hacen cosas en la carne, y sin pensar en las consecuencias. Cuando tiene pareja, no la aguanta a su pareja en ninguna forma, y una vez divorciado, no puede vivir sin pareja. Se identifica el divorciado porque nunca busca y se hace contento con lo que haya por que Dios le ha dado. El divorciado siempre busca lo que él quiere, y por lo cual, se divorcia sin obedecer a Dios, y se casa de nuevo sin obedecer a Dios. Es la imposición de una fuerte voluntad rebelde (que probablemente causa ser imposible que otro viva que esta persona), que va a hacer lo que uno quiere, ni modo lo que es la voluntad de Dios. Pero esta rebelión se hace ridícula cuando la persona busca justificarse torciendo las Escrituras.

La Cláusula de Excepción

Mat 5:32 Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.

Mat 19:9 Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

Los divorciados normalmente usan estos para darles permiso para casarse de nuevo después de un divorcio. Siempre es “Mi pareja me abandonó, o se fue con otro, que es fornicación o adulterio. Yo soy inocente, entonces puedo casarse de nuevo.” Primero vemos la enseñanza de estos dos pasajes. En Mateo 5:32, la conclusión de los divorciados no cabe con tono del contexto. El versículo 5:28 habla de alguien que aun ve a una mujer para codiciarla cuando no es su esposa, es un adulterio. Ahora en 5:29-30 lo que sigue es un aviso de evitar el infierno a todo costo. Luego Jesús sigue con la importancia de cumplir con sus juramentos 5:33-37, obviamente refiriendo a los votos de matrimonio que uno rompe en divorciarse. Recordamos que la persona quien se permite que las experiencias sexuales dominan y controlan su cuerpo y vida (un fornicario o adulterio) no heredarán al cielo (1Cor 6:9; Gál 5:19-21; Ef 5.4-5), que solamente el quien sigue la paz y la santidad verá al Señor (Heb 12:14).

Jesús en Mateo 5:31-32 dice que “el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación”, y esto parece de dar permiso para el divorcio si su divorcio era por la razón de la fornicación. La palabra “a no ser por causa” en griego es parektos, que a veces tiene la idea de “aun por”, entonces se puede traducirlo “el que repudia a su mujer, aun por causa de fornicación.” En Mat 19:9, tenemos una alteración del texto por la inserción de una palabra “ei” en griego que empezó con Erasmo por 1500 en adelante. El cambio cambia el original, “aun por causa de fornicación” a ser el presente “salvo por causa de fornicación”.

Comprobando con otros Textos

Ahora si fuera nada más estos dos pasajes de Escritura que comenta esto, podamos discutir mucho si fueron alteraciones en contra de la verdadera voluntad de Dios o no. Pero la doctrina de Inspiración de las Escrituras claramente dice que las Escrituras que son inspiradas no pueden contradecirse de una parte a otra. Entonces buscamos otros textos que da luz a esta situación.

Empezamos con dos pasajes que claramente declara que una vez casados, Dios ratifica la unión a ser una unión espiritual, en que nadie se puede legalmente (con permiso de Dios) de separarlos (darles un divorcio). Son una sola carne juntados por Dios, y entonces no lo separe el hombre. Observamos que un pasaje es en Mateo 19, el mismo capítulo de los pasajes vimos en el principio. Mateo no escribió una contradicción adentro de 10 versículos de sí mismo.

Marcos 10:8 y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. 9 Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Mateo 19:5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? 6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Ahora del evento que ocasiónó esta enseñanza por Jesucristo, tenemos versiones paralelos en Lucas y Marcos. ¿Qué dicen estos relatos paralelos sobre la excepción?

Lucas 16:18 Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada del marido, adultera.

Marcos 10:11 y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; 12 y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.

Si Marcos y Lucas entendieron las palabras de Jesús de no dar una excepción o permiso en ningún caso, entonces ¿Cómo será el testimonio de Mateo? De tomar los textos en Mateo quien igualmente reconoce que el matrimonio es indisoluble (Mateo 19:5-6), vemos que esto es la enseñanza bíblica.

Pero aun Pablo entra aquí para apoyar con una explicación sobre el poder de la ley, y hace este comentario.

Romanos 7:3 Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera.

El casarse de nuevo después de una separación es de hacer el pecado de adulterio.

No hay excepciones en ningún caso. En estos pasajes se mencionan mucho a Adán y Eva. Cuando preguntaron a Jesús sobre el divorcio, era un tema muy discutido entre los rabís en su tiempo. Jesús no tomó al lado liberal (escuela de Hillel) ni estrecha (escuela de Shammai), sino regresó a Adán y Eva. Dios hizo una sola pareja, y tuvieron que hacerse contento con esta pareja y nada más. Jesús les refirió al hacerse satisfecho y contento aun que tu pareja te causa problemas como Eva lo hizo a Adán, o como Abraham lo hizo a Sara. Dios cierre el paso para nosotros, para que si queremos la voluntad de Dios, entonces no podamos abandonar una relación matrimonial para tomar otra pareja por el divorcio. Simplemente no es una opción. Entendiendo esto hace que uno no se entrega la guerra, sino se queda allí peleando hasta que hay paz.

Para los Abandonados

Dios bien lo sabe que cuando hay matrimonios sin bases bíblicos, que van a tener conflictos hasta el grado de divorciarse. Además cuando hay cristianos que no obedecen a Dios y aceptan una pareja inconversa, o parejas inconversas donde solamente uno acepta al Señor, siempre hay la posibilidad de un conflicto que resulta en divorcio. Pero la enseñanza de Pablo es muy aguda entonces. El cristiano tiene la responsabilidad de buscar paz y tranquilidad en su relación matrimonial (aun con un inconverso) y si se puede vivir con el inconverso, el cristiano siempre prefiere esto para tratar de ganarle a Cristo con tiempo (por ejemplo, 1Pedro 3:1-14).

1Co 7:10 Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; 11 y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer. 12 Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. 13 Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone. 14 Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos. 15 Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios.

Lo que Pablo claramente dice es que para el cristiano, si tiene estos problemas, busque reconciliarse y quedarse con su pareja inconversa, y si no, la única opción es la vida celibato.

Cuando dos cristianos divorcian

1Th 4:4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;

A la verdad, el divorcio entre creyentes nunca debe pasar jamás. Si Pablo propone que un inconverso y un hijo de Dios pueden quedarse en paz y tranquilidad por que uno de los dos es obediente a Dios, entonces ¿Por qué dos cristianos no se pueden quedarse casados?

Efesios 5:18sed llenos del Espíritu, 21 Someteos unos a otros en el temor de Dios. 22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, El problema es que ninguno de los dos ha aprendido los principios de Dios. Efesios 5:1 dice “Sed pues imitadores de Dios”. Debemos imitar el carácter moral de Dios.

Lucas 6:36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. 37 No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Si nosotros no tomamos el carácter moral de Dios, no somos salvos. En esto, el asunto del perdón entra tan fuerte, que Dios llega a decirnos, “Si no aprendes como perdonar a otros, YO NO TE PERDONARÉ.” El divorcio gira alrededor de un concepto de “no perdonar”, y ofender uno al otro. El creyente que no ofende es agradable, y no causa problemas con su pareja. Perdona todos (Mateo 18) las ofensas que el otro hace ni modo la gravedad o la frecuencia. Así Dios nos ha perdonado, y así debemos nosotros imponer en nuestras vidas. De cortar una relación por que uno “no aguanta más” (el divorcio) es simplemente la falta de paciencia, otro carácter moral de Dios que va con el perdón, y es lo que el cristiano siempre busca en su vida.

Conclusión

Aunque Dios perdona, no quiere decir que no tenemos que vivir con las consecuencias de nuestro pecado. Un borracho sale una noche a tomar, y se cae de un autobús borracho y se amputa la mano como consecuencia, Dios le perdonará su pecado, pero tiene que vivir sin mano ni modo. Para una persona quien arruina su matrimonio, o entra en un matrimonio condenado a tener problemas graves (como casándose con un inconverso, o con un supuesto cristiano quien no le importa la voluntad de Dios), va a pagar las consecuencias. Hay inconversos quienes se casan y se quedan felices y contentos. Uno no se puede hacer lo que quiere, sino entrar en la voluntad de Dios para realmente ser feliz y contento.